La Fe por Medio de la Obediencia

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Fe por Medio de la Obediencia

Texto: 2 Reyes 5:1-16:

«Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre de mucho prestigio y gozaba del favor de su rey porque, por medio de él, el Señor le había dado victorias a su país. Era un soldado valiente, pero estaba enfermo de lepra.
2 En cierta ocasión los sirios, que salían a merodear, capturaron a una muchacha israelita y la hicieron criada de la esposa de Naamán.3 Un día la muchacha le dijo a su ama: «Ojalá el amo fuera a ver al profeta que hay en Samaria, porque él lo sanaría de su lepra.»
4 Naamán fue a contarle al rey lo que la muchacha israelita había dicho.5 El rey de Siria le respondió: —Bien, puedes ir; yo le mandaré una carta al rey de Israel.

Y así Naamán se fue, llevando treinta mil monedas de plata, seis mil monedas de oro[a] y diez mudas de ropa.6 La carta que le llevó al rey de Israel decía: «Cuando te llegue esta carta, verás que el portador es Naamán, uno de mis oficiales. Te lo envío para que lo sanes de su lepra.»
7 Al leer la carta, el rey de Israel se rasgó las vestiduras y exclamó: «¿Y acaso soy Dios, capaz de dar vida o muerte, para que ese tipo me pida sanar a un leproso? ¡Fíjense bien que me está buscando pleito!»
8 Cuando Eliseo, hombre de Dios, se enteró de que el rey de Israel se había rasgado las vestiduras, le envió este mensaje: «¿Por qué está Su Majestad tan molesto? ¡Mándeme usted a ese hombre, para que sepa que hay profeta en Israel!»
9 Así que Naamán, con sus caballos y sus carros, fue a la casa de Eliseo y se detuvo ante la puerta.10 Entonces Eliseo envió un mensajero a que le dijera: «Ve y zambúllete siete veces en el río Jordán; así tu piel sanará, y quedarás limpio.»
11 Naamán se enfureció y se fue, quejándose: «¡Yo creí que el profeta saldría a recibirme personalmente para invocar el nombre del Señor su Dios, y que con un movimiento de la mano me sanaría de la lepra!12 ¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farfar, no son mejores que toda el agua de Israel? ¿Acaso no podría zambullirme en ellos y quedar limpio?» Furioso, dio media vuelta y se marchó.
13 Entonces sus criados se le acercaron para aconsejarle: «Señor, si el profeta le hubiera mandado hacer algo complicado, ¿usted no le habría hecho caso? ¡Con más razón si lo único que le dice a usted es que se zambulla, y así quedará limpio!»14 Así que Naamán bajó al Jordán y se sumergió siete veces, según se lo había ordenado el hombre de Dios. ¡Y su piel se volvió como la de un niño, y quedó limpio!15 Luego Naamán volvió con todos sus acompañantes y, presentándose ante el hombre de Dios, le dijo:

—Ahora reconozco que no hay Dios en todo el mundo, sino sólo en Israel. Le ruego a usted aceptar un regalo de su servidor.»*

Introducción:
En esta noche estaremos estudiando una de las historias del Antiguo Testamento que contiene varias lecciones para nosotros. El relato trata con varias personas, pero en esta noche estaremos tratando con TRES personajes que tal vez de algunos no se dice nada más de ellos en la Biblia, pero nos dejaron una gran lección para nosotros también emular. Trataremos los siguientes temas:

(1) El Trasfondo.
(2) Un General Leproso.
(3) El Testimonio de Una Esclava.
(4) La orden del Varón de Dios.
(5) Siete Veces en el Río Jordán.
(6) La Fe a través de la Obediencia.

Lección:
1. El Trasfondo. — Este relato tiene lugar en la tierra del norte de Israel, donde reinaba Joram, el hijo del malvado rey Acab. Durante este tiempo bandas de soldados sirios redaban el norte de Israel y se llevaban cautivos para utilizarlos como esclavos. Fue así como en una de estas redadas de los sirios por el norte de Israel, que capturaron a una muchacha israelita y la hicieron la criada, o esclava, de la esposa del general del ejército de Siria. Sigamos ahora con nuestro siguiente punto.

2. Un General Leproso. — Este general tenía el nombre de Naamán, al que la tradición¹ dice que fue el hombre que tiró la flecha a la ventura y mató al malvado rey Acab de Israel. Este general era el brazo derecho del rey de Siria, y podríamos decir que lo tenía todo, menos una cosa, y era que estaba leproso.

a. La lepra era en los tiempos Bíblicos lo que el SIDA es en nuestros tiempos. Era una enfermedad que muchas veces era muy contagiosa, y era incurable. La mayoría de las veces el leproso tenía que irse de la ciudad e irse a vivir alejado, y en muchos casos, en una colonia de leprosos.

b. Por ser Naamán un hombre con un puesto alto en el gobierno Sirio, y poder estar ejerciendo su trabajo, lo más probable es que su lepra todavía estaba en su comienzo y no era muy contagiosa; pero sin duda alguna, a Naamán le esperaba una vida acortada por causa de la lepra. Es así como seguimos con el tercer punto.

3. El Testimonio de Una Esclava. — En esta historia tenemos el relato breve de una muchacha, que por la Providencia de Dios, había sido llevada cautiva por los sirios en una de las redadas que acostumbraban hacer en el norte de Israel.

a. No se sabe nada más de esta muchacha, pero sí sabemos que era bien joven, y al igual que en la historia del profeta Daniel que fue llevado cautivo a Babilonia también jovencito, esta muchacha se encontraba ahora en una tierra donde adoraban a otros dioses, y como una simple esclava.

b. No sabemos nada tampoco de la familia de esta joven, y tampoco sabemos si los sirios habían capturado a otros de su familia, o tal vez a algunas de sus amistades.

i. Lo que sí sabemos es que esta joven había sido criada en un hogar piadoso, y esa piedad y Temor de Dios se reflejaba en ella, aun estando ella lejos de su tierra.

c. Esta muchacha podía haberse amargado por su condición, y haberse llenado de odio, pero podemos ver que ella escogió por la piedad, y eso refleja su aprecio por sus amos, que seguramente habían sido bondadosos con ella.

d. Esta muchacha nos debe recordar la importancia de nuestro Testimonio delante de la gente. Ella conocía la condición de su amo, y le dice a su ama con toda CONFIANZA, que en Israel había un profeta de Dios que podía sanarlo de su lepra. ¡Qué confianza tenía esta joven, no en el profeta Eliseo, sino en el Dios de Israel que usaba al profeta! Veamos tres cosas en cuanto a esto:

i. Imagínese que ella hubiera pensado en no decir nada por miedo a que Dios no hubiera hecho nada con su amo, y su vida peligrara.

ii. También imagínese que ella no hubiera dicho nada por rencor a su amo, pensando que preferiría verlo morirse de la lepra, que verlo sanado.

iii. Pero ella no pensó de ninguna de esas maneras. Ella CONFIABA en el DIOS DE ISRAEL, a pesar que el Profeta Eliseo no había sanado a nadie de la lepra. Noten las Palabras de JESUCRISTO en Lucas 4:27:

(1) «Así mismo, había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán el sirio.»

iv. No solamente eso, sino que a pesar de haber sido capturada injustamente, ella prefirió BENDECIR, y no MALDECIR.

v. ¡Qué seguridad la de esta joven en el DIOS TODOPODEROSO!

e. Por la Providencia de Dios, esta joven había sido llevada como una simple esclava, a proclamar el PODER del ÚNICO y Verdadero Dios, a una tierra de gente pagana que creían en muchos dioses. Este evento les iba a probar que JEHOVÁ DIOS era el Verdadero Dios, que hacía milagros, y era digno de confianza.

f. Con eso debemos recordar que ese es el trabajo de TODO creyente, y es el de poder TESTIFICAR de JESUCRISTO en TODO lugar sin dudar si DIOS puede hacer la obra o no. Sigamos al cuarto punto.

4. La orden del Varón de Dios. — Cuando Naamán el leproso llega delante de la puerta del profeta Eliseo, Él esperaba un recibimiento de honor. Este hombre era leproso, pero era un general del ejército Sirio, y con mucho orgullo, esperaba honores. Pero Eliseo el Varón de Dios no salió a recibirlo; al contrario, solamente envió a un mensajero que le dijera a ese leproso, que se lavara en el río Jordán SIETE veces.

a. Naamán seguramente que esperaba que Eliseo viniera e hiciera algún tipo de magia delante de él.

b. Pero Eliseo estaba obedeciendo a DIOS que conocía muy bien el orgullo de Naamán, y por eso no cedió a propagar su ego inflado, enviando por medio de otro, las instrucciones que tenía que hacer.

i. Había un acto de obediencia que este leproso tenía que hacer para probar su confianza en el DIOS de Israel. Sigamos al siguiente punto.

5. Siete Veces en el Río Jordán. — El Varón de Dios le envía a decir al leproso Naamán: «Ve y zambúllete siete veces en el río Jordán; así tu piel sanará, y quedarás limpio.» El leproso todavía tenía su orgullo que no quería dejar. ¡Qué lección para nosotros!

a. De ahí que JESUCRISTO dijera en Mateo 16:24:

i. «Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.»

ii. El SEÑOR JESUCRISTO exige dejar el orgullo a un lado, negándose a sí mismo. Eso es echando a un lado el YO personal del egoísmo, y del orgullo, y entregándole su vida al Salvador del mundo.

iii. Ahora concluimos con nuestro último punto.

6. La Fe a través de la Obediencia. — El título de este punto, dice exactamente lo que la FE es, y es una demostración de la obediencia. FE no es solamente creer y dejarlo ahí. FE es creer, y hacer una decisión. Esa decisión es la obediencia, sin la cual no hay FE. “Los que quieran que Dios les ayude han de estar dispuestos a hacer lo que Dios manda.”²

a. Pero Naamán se enfureció con su orgullo y dijo: «¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farfar, no son mejores que toda el agua de Israel? ¿Acaso no podría zambullirme en ellos y quedar limpio?» Furioso, dio media vuelta y se marchó.»

i. Pero los siervos de ese leproso le dijeron: «Entonces sus criados se le acercaron para aconsejarle: «Señor, si el profeta le hubiera mandado hacer algo complicado, ¿usted no le habría hecho caso? ¡Con más razón si lo único que le dice a usted es que se zambulla, y así quedará limpio!»

ii. Naamán obedeció la voz del Varón de Dios y se zambulló siete veces en el Río Jordán.

(1) Uno se puede imaginar los ojos de Naamán al ver su piel limpia después de haber salido del agua la séptima vez.

b. Para Naamán había sido tan fácil el haber obedecido al Varón de Dios, aunque al principio se había querido rendir por causa de su orgullo.

i. Así es con el Evangelio, muchos no quieren dejar el YO de su vida, porque quieren hacer lo que quieren, sin someterse a la Voluntad de Dios.

c. ¿Cómo estamos viviendo nuestras vidas delante de Dios y los demás? Solamente la OBEDIENCIA a la Palabra de Dios, es la PRUEBA de nuestra FE en JESUCRISTO, el Salvador del mundo.

Conclusión:
Así como DIOS se reveló a Naamán por medio de una muchacha esclava, así también se revela a nosotros, llamándonos al arrepentimiento y a la SALVACIÓN.

Notas:

1. Herbert Lockyer, All the Miracles of the Bible, p. 122, Zondervan Publishers.

2. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 401, Editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue predicado en Octubre, 2008.

About these ads

11 pensamientos en “La Fe por Medio de la Obediencia

  1. Deseo recibir diferentes tipos de estudios pues tengo a cargo un grupo de hermanos nuevos en la fe que estoy dicipulando. dios los bendiga.

    • Gracias estimado Julio por su visita a este blog. Lo he suscrito a este blog para recibir los sermones por correo electrónico por medio de Feedburner. Lo único que tiene que hacer es verificar que usted sí quiere la suscrición pulsando el enlace, cuando reciba el correo electrónico de confirmación.

      Que Dios le bendiga.

  2. Gracias a Dios por haber escuchado La Palabra de Dios en este mensaje. Gracias a Dios primeramente y a ustedes por darnos herramientas. Nunca había ingresado a esta página antes. Todo es obra del Señor Jesucristo. Silya

  3. Yo estoy convencida que el obedecer es la clave para vivir en comunión con Dios, en mi experiencia pregonaba la palabra de Dios, gritaba que lo amaba e iba a congregarme siempre, pero en realidad al principio no estaba siendo obediente y así por mi capricho queria que el señor transoformara mi vida, pero Jehová es tan sabio y perfecto que esperó a mi obediencia total y entrega para empezar a mandarme bendiciones, y mi fé fue creciendo cada dia mas… Debemos cumplir con sus mandamientos para poder recibir respuesta, y aprender a aceptar su voluntad. DIOS LOS BENDIGA.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s