¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?

Por: pastor Daniel Brito

Título: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?

Texto: Mateo 16:13-17:

«Cuando llegó a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: —¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? Le respondieron:

14 —Unos dicen que es Juan el Bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o uno de los profetas. 15 —Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo? 16 —Tú eres el *Cristo, el Hijo del Dios viviente —afirmó Simón Pedro. 17 —*Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo.»

Introducción:

Después que nuestro SEÑOR JESUCRISTO le estuvo hablando de los errores doctrinales de los fariseos, ellos llegan a Cesarea de Filipo, una ciudad que hoy día se encuentra en Israel, muy pegado a la frontera de Siria. Es ahí donde nuestro SEÑOR decide hacerles una pregunta, que seguramente ellos nunca olvidarían. Trataremos los siguientes puntos:

(1)La primer pregunta.

(2)La segunda pregunta.

(3)La gran confesión.

(4)Hijo de Dios, Hijo del Hombre.

(5)La tercer pregunta.

Lección:

1.La primer pregunta. — Cesarea de Filipo, en tiempos antiguos había sido un centro de culto al dios falso Baal. Los griegos lo cambiaron en un altar al dios Pan, el dios hombre-cabra, que era un dios de fertilidad.[1] Es ahí en ese lugar que había sido tan pagano, donde el Hijo de Dios, nuestro SEÑOR JESUCRISTO, le hace una pregunta a sus discípulos.

a.El hecho que JESUCRISTO les hace la pregunta, no quiere decir que Él no sabía, más bien quiere oír la respuesta de sus discípulos.

b.¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? JESUCRISTO usaba con frecuencia el llamarse el Hijo del Hombre. Para los seres humanos, eso no tiene

mucho sentido, pero para nuestro Salvador, era algo que Él compartía todo el tiempo como prueba, que el Hijo de Dios, se había encarnado, y había llegado a ser el Hijo del Hombre.

i.Sus discípulos enseguida le responden con lo que ellos habían oído al pueblo decir.

(1)Aquellos que no eran discípulos de JESUCRISTO, creían que Él era uno de los profetas del Antiguo Testamento, que había venido de parte de Dios otra vez a la tierra.

(2)SEÑOR, unos dicen que eras Elías. Otros dicen que eres Jeremías, y otros dicen que eres Juan el Bautista, y aun algunos piensas que eres otro de los profetas.

(a)Incluso, Juan el Bautista hacía poco tiempo que había sido ejecutado por el asesino Herodes.

ii.Eso quiere decir que el pueblo sabía que JESUCRISTO hacía obras divinas. Su PODER era sobrenatural.

iii.Eso nos lleva a la segunda pregunta en el siguiente punto.

2.La segunda pregunta. – (Verso 15) «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?» Ahora el SEÑOR se dirige a ellos, queriendo oír de ellos, ¿quién dicen que soy yo?

a.¿Importa lo que la gente diga de Dios? ¡Claro que sí! Lo que la gente dice de Dios, muestra lo que ellos creen.

b.Lo que la gente de AFUERA cree, no puede ser lo mismo que la gente de adentro CREE.

c.Esto nos lleva al siguiente punto sobre la gran confesión.

3.La gran Confesión. – El apóstol Pedro en seguida como siempre, es el primero en responder. Veamos el verso 16: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente —afirmó Simón Pedro.»

a.No era que Pedro fuera más inteligente, o que había descubierto algo que los demás no sabían. Más bien su confesión mostraba la revelación que Dios le había

dado. Veamos algunas cosas

i.Es Dios quien llama al pecador.

(1) (Juan 6:44) «Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.»

ii.Es Dios quien REVELA.

(1) (1 Corintios 12:3) «Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a Jesús; ni nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo.»

(2)Por eso JESUCRISTO le dice a Pedro:

(a)«Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás —le dijo Jesús—, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo.»

iii.Para una persona verdaderamente confesar a JESUCRISTO como SALVADOR y como el HIJO DE DIOS, necesita venir a los pies de JESUS primeramente.

b.Eso nos debe recordar la otra gran confesión que encontramos en las Sagradas Escrituras.

i.(Juan 1:29-34) «Al día siguiente Juan vio a Jesús que se acercaba a él, y dijo: «¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!30 De éste hablaba yo cuando dije: “Después de mí viene un hombre que es superior a mí, porque existía antes que yo.” 31 Yo ni siquiera lo conocía, pero, para que él se revelara al pueblo de Israel, vine bautizando con agua. 32 Juan declaró: «Vi al Espíritu descender del cielo como una paloma y permanecer sobre él.33 Yo mismo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas que el Espíritu desciende y permanece, es el que bautiza con el Espíritu Santo.” 34 Yo lo he visto y por eso testifico que éste es el Hijo de Dios.»

ii.Juan el Bautista le dice a sus discípulos, cuando ve venir a JESUS: «¡Aquí tienen al Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!»

(1)Eso también había sido una revelación para el Bautista, sobre dos cosas que él confiesa:

(a)La primera es que JUAN testifica que Dios le había revelado que JESUCRISTO era el Hijo de Dios. Por eso dice: «Yo lo he visto y por eso testifico que éste es el Hijo de Dios.»

(b)Y la segunda es que JUAN testifica que JESUCRISTO es el CORDERO DE DIOS. Esa confesión estaba anunciando la razón por qué JESUS se había hecho CARNE, y era para venir a dar Su Vida en RESCATE por muchos.

(c)Ahora, una aclaración en el siguiente punto.

4.Hijo de Dios, Hijo del Hombre. – Cuando Pedro responde: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente» Estaba afirmando la Divinidad de nuestro SEÑOR. Mientras que otra gente creía que JESUS era uno de los “profetas”, Pedro afirma que JESUCRISTO es DIVINO, o sea, el Hijo de Dios.

a.Esa confesión es tan importante hoy día, como lo era cuando Pedro lo dijo. Porque para que una persona encuentre la salvación, tiene que ser a través de JESUCRISTO, y tiene que creer que JESUCRISTO es DIOS.

i.JESUCRISTO mismo dijo con toda claridad que Él era el gran YO SOY. O sea, repitiendo las Palabras encontradas en Éxodo 3:14:

(1)«Yo soy el que soy —respondió Dios a Moisés—. Y esto es lo que tienes que decirles a los israelitas: “Yo soy me ha enviado a ustedes.»

(2) (Juan 8:58) «Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡yo soy!»

ii.Todo el que niegue que JESUCRISTO es Dios, lo está negando todo, porque al negarlo, está diciendo que JESUCRISTO es un mentiroso. Y han sido muchos a través de la historia que han negado la Divinidad de JESUS. Esos mismos terminan en su propia condenación, por negar al Hijo de Dios.

b.La segunda parte de esta importante confesión es la del mismo JESUS.

i.¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?

ii.Nuestro SEÑOR estaba afirmando, lo que sus discípulos podían ver con sus ojos, y podían palpar con sus manos, y era que JESUCRISTO era cien por ciento hombre.

iii.Esa aclaración es tan importante como la que Él es el Hijo de Dios, porque para JESUCRISTO ser el CORDERO DE DIOS, tenía que ser cien por ciento hombre.

iv.Noten una vez más la diferencia entre una confesión basada en la revelación de Dios, y una confesión contraria a Dios.

(1)(1 Juan 4:2-3) «En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

3y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.» (La Biblia de las Américas).

(2)Todo el que niega que JESUCRISTO vino en CARNE, el tal tiene el espíritu del anticristo. No quiere decir que es el anticristo que ha de venir y encontramos en el Apocalipsis, pero sí tiene el espíritu contrario a Dios. Ese espíritu es enemigo de Dios y del ser humano.

(3)Ahora concluimos con nuestro último punto.

5.La tercer pregunta. –¿Haz confesado a JESUCRISTO como el Hijo de Dios y el Hijo del Hombre? Si no lo has hecho, recuerda que JESUCRISTO está llamando al ARREPENTIMIENTO y a la CONVERSION. Esos DOS hechos, CONFIESAN que JESUCRISTO es el Hijo de Dios, y el Hijo del Hombre.

Conclusión:

Oremos.

Notas:

1. Robert H. Mounce, Matthew, NIBC, p. 159, Hendrickson Publishers.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

**Estes sermón fue predicado en Octubre, 2009**

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s