La oración de Jabes

Por: pastor Daniel Brito

Título: La oración de Jabes

Texto: (1ª Crónicas 4:9-10) «Jabés fue más importante que sus hermanos. Cuando su madre le puso ese *nombre, dijo: «Con aflicción lo he dado a luz».[c]10 Jabés le rogó al Dios de Israel: «Bendíceme y ensancha mi territorio; ayúdame y líbrame del mal, para que no padezca aflicción.» Y Dios le concedió su petición.»

Introducción

Ultimadamente se ha hecho muy famosa la oración de Jabes, siendo muchos los devocionales que han sido escritos sobre su corta oración. En esta noche estaremos extrayendo algunas lecciones de ésta corta lección. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. La oración

  3. Aplicando la lección

  4. Orando como Jabes

Lección

  1. Trasfondo. –Lo poco que sabemos de la vida de Jabes, o Jabés, es lo que acabamos de leer en nuestro Texto. Pero sabemos que el ESPÍRITU SANTO tenía un propósito en darnos a conocer lo poco que es mencionado de este hombre, y de su corta oración. Jabes recibió su nombre por parte de su madre quien parece ser que tuvo dificultad al dar a luz. Puede ser que su madre haya muerto dando a luz. De ahí su nombre de Jabes, que quiere decir tristeza.i
  1. La oración. – «Jabés le rogó al Dios de Israel: «Bendíceme y ensancha mi territorio; ayúdame y líbrame del mal, para que no padezca aflicción.» Y Dios le concedió su petición.»

    1. Jabes era un ADORADOR de JEHOVÁ, eso lo podemos notar porque su oración va dirigida al DIOS de Israel. Eso dice algo de su carácter, porque el pueblo de Israel no había sido fiel a JEHOVÁ del todo. El “sincretismo”, o sea, la mezcla de lo profano con lo sagrado era muy común entre los israelitas. Sin embargo, Jabes era un ADORADOR de JEHOVÁ.

    1. Como buen Israelita, Jabes conocía las promesas de JEHOVÁ para Su pueblo cuando entraran y habitaran la Tierra Prometida. De ahí que Jabes en su oración pide a JEHOVÁ que lo bendiga, ensanchando su territorio. Eso era parte de las tantas promesas que el SEÑOR le había dado al pueblo de Israel si eran obedientes a DIOS. (Ex. 34:24; Deut. 12:20; 19:8).

    1. La tercera parte de su oración tiene que ver con su NOMBRE de Jabes, que está relacionado con tristeza y dolor. Los Israelitas nombraban a sus hijos/as con nombres que reflejaban algo sobre su relación con DIOS, o según la condición durante su nacimiento. Esos nombres decían mucho de cómo la persona iba a vivir su vida.

      1. Para Jabes, llevar un nombre relacionado con “dolor” y “tristeza”, no era muy prometedor.

    1. En su oración, Jabes quería la bendición de JEHOVÁ, algo que todo cristiano debe desear. Pero también quería que su vida estuviera desasociada con lo que su nombre significaba: “dolor” y “tristeza”.

      1. «ayúdame y líbrame del mal, para que no padezca aflicción.»

    1. Para concluir este punto, podemos ver que DIOS contestó la oración de Jabes, quien llegó a tener más felicidad e importancia que sus hermanos.

      1. Al contestar la oración, DIOS muestra que no solamente Él ESCUCHA las oraciones, sino que también es quien CONTESTA las oraciones según su Santa Voluntad.

  1. Aplicando la lección. – (2ª Corintios 5:17) «Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!»

    1. La corta oración de Jabes contiene varias lecciones para nosotros, pero estaremos desmenuzando la última parte de su oración. Es importante notar que aunque nuestros nombres no están relacionados con “tristeza” y “dolor”, como lo era en el caso de Jabes, todos somos pecadores y necesitamos el perdón de DIOS.

      1. Una vida no entregada a DIOS, es una vida que va por el camino de “tristeza” y “dolor”. Sea en esta vida, o sea en el más allá.

    1. También es importante notar que son muchos los que en sus vidas pasadas, consultaron a adivinos para saber su futuro, o consultaron a un brujo o bruja, o a un espiritista. O tal vez fueron sus antepasados quienes lo hicieron.

      1. Por esa razón son muchos los que viven asustados por “maldiciones” que recibieron por parte de alguien, o por las llamadas “maldiciones generacionales”. O sea, por lo que sus antepasados hicieron.

    1. Nuestro Texto que hemos leído en 2ª Corintios, nos muestra la realidad de la condición de la persona cuando entrega su vida al SEÑOR JESUCRISTO. Eso es conocido como el Nuevo Nacimiento, donde el nuevo creyente es TRANSFORMADO por Obra del ESPÍRITU SANTO.

      1. (1ª Pedro 1:23) «Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece

      1. En el Nuevo Nacimiento recibimos una LIBERTAD COMPLETA de la CONDENACIÓN eterna por causa del pecado.

        1. (Romanos 8:1) «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

      1. Por eso concluimos este punto aclarando que toda condenación por el pecado, o maldiciones por los hechos de uno mismo o de nuestros antepasados, han sido borrados por nuestro SEÑOR JESUCRISTO, quien dio Su Vida por los pecadores.

        1. «Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!»

  1. Orando como Jabes. – La corta oración de Jabes es un ejemplo para nosotros seguir, deseando la BENDICIÓN del SEÑOR sobre nuestras vidas.

    1. Así como Jabes era un Israelita piadoso, así nosotros también debemos vivir vidas piadosas, entregados a la Voluntad del SEÑOR.

      1. (Proverbios 3:5) «Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.»

      1. (Salmos 34:6) «Este pobre clamó, y el Señor le oyó y lo libró de todas sus angustias

    1. Jabes oró como un heredero de un Canaán temporal. Nuestra herencia es mucho más grande y duradera en el Nuevo Pacto,ii porque nuestra esperanza es ETERNA.
      1. (Hebreos 13:14) «pues aquí no tenemos una ciudad permanente, sino que buscamos la ciudad venidera

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

[1] W.W. Rand, Diccionario de la Santa Biblia, p. 312, editorial Caribe.

[1] Herbert Lockyer, All the Prayers of the Bible, p. 81, Zondervan.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s