¿Puede el hombre caminar con DIOS? Jehú y su celo por JEHOVÁ

Por: pastor Daniel Brito

Título: ¿Puede el hombre caminar con DIOS? Jehú y su celo por JEHOVÁ

Texto: 2ª Reyes 9:1-10 «Un día, el profeta Eliseo llamó a un miembro de la comunidad de los profetas. «Arréglate la ropa para viajar —le ordenó—. Toma este frasco de aceite y ve a Ramot de Galaad.2Cuando llegues, busca a Jehú, hijo de Josafat y nieto de Nimsi. Ve adonde esté, apártalo de sus compañeros y llévalo a un cuarto.3 Toma entonces el frasco, derrama el aceite sobre su cabeza y declárale: “Así dice el Señor: ‘Ahora te unjo como rey de Israel.’ “ Luego abre la puerta y huye; ¡no te detengas!» 4 Acto seguido, el joven profeta se fue a Ramot de Galaad.5 Cuando llegó, encontró reunidos a los capitanes del ejército y les dijo: —Tengo un mensaje para el capitán.  —¿Para cuál de todos nosotros? —preguntó Jehú.  —Para usted, mi capitán —respondió.
6 Jehú se levantó y entró en la casa. Entonces el profeta lo ungió con el aceite y declaró: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Ahora te unjo como rey sobre mi pueblo Israel.7 Destruirás a la familia de Acab, tu señor, y así me vengaré de la sangre de mis siervos los profetas; castigando a Jezabel, vengaré la sangre de todos mis siervos.8 Toda la familia de Acab perecerá, pues de sus descendientes en Israel exterminaré hasta el último varón,[a] esclavo o libre.9 Haré con ellos lo mismo que hice con la familia de Jeroboán hijo de Nabat y con la familia de Basá hijo de Ahías.10 Y en cuanto a Jezabel, los perros se la comerán en el campo de Jezrel, y nadie le dará sepultura.” » Acto seguido, el profeta abrió la puerta y huyó

Introducción

En nuestra lección pasada, estuvimos hablando sobre: ¿Qué es lo que DIOS demanda del hombre? Ahora continuamos con la pregunta: ¿Puede el hombre caminar con DIOS? Es claro que el tema es uno de “santificación”, y qué mejor que comenzar con una historia del Antiguo Testamento para comenzar a explicar lo que “santificación” era para el pueblo de Israel, y lo que ahora es para el pueblo de DIOS en el Nuevo Testamento.

Lección

  1. Trasfondo. – La semana pasada estuvimos viendo lo que JEHOVÁ esperaba del pueblo de Israel, era “amor, servicio, y guardar Sus Estatutos”. Pero es obvio que el pueblo de Israel se desvió de los Mandamientos de JEHOVÁ, cayendo en la idolatría, y por ende, en la inmoralidad sexual.
    1. Debemos entender que la “adoración a JEHOVÁ” solamente, era el principio de la SANTIFICACIÓN para el pueblo de Israel. La fidelidad a JEHOVÁ y a Sus Mandamientos, daría frutos de obediencia al SEÑOR en toda área de las vidas. Mientras que la desviación de la adoración a JEHOVÁ, abría la puerta para la “inmoralidad” por parte del pueblo de Israel.
    2. Para la Iglesia del Nuevo Pacto, ya estudiamos la semana pasada lo que JESUCRISTO “demanda” del hombre. Es obvio que el tema de la SANTIDAD es bien claro en cuanto a su significado de la palabra, y es: “separación o apartamiento para vivir para Dios y para servirle a Él.”i
  1. La sentencia consumada. – La historia sagrada nos enseña los males que algunos reyes de Israel hicieron, mientras que rendían culto a dioses paganos. Eso comenzó con la división del reino por parte de JEHOVÁ como castigo por los pecados de Salomón. En realidad el pueblo de Israel había estado dividido mucho antes de la monarquía. Es al llegar Roboam el hijo de Salomón que entonces la división del reino se lleva a cabo, con Jeroboán llevándose las 10 tribus al norte de Israel, y las 3 tribus que permanecieron fieles al Roboam en Judá: Judá, Benjamín y la tribu de Leví, la cual ministraba en el Templo.
    1. Lo primero que Jeroboán hizo fue iniciar el culto de los becerros de oro, para que el pueblo no tuviera que ir a adorar a Jerusalén. Ese falso culto por Jeroboán, también tenía un falso sacerdocio.
    1. Debemos recordar que el uso de los becerros de oro había tenido su comienzo en la rebeldía del pueblo de Israel, mientras que Moisés estaba recibiendo la ley dada por JEHOVÁ DIOS.
      1. Fue ahí donde el propio Aarón, el hermano de Moisés, cayó en el engaño, fundiendo a dos becerros de oro, diciéndole al pueblo que ahí tenían a JEHOVÁ, quien los había sacado de Egipto.
      1. El deseo de tener a un ídolo y llamarlo JEHOVÁ, no solamente era idolatría, sino que era una blasfemia en contra del mismo JEHOVÁ, quien había prohibido que se hiciera eso, porque corrompe y distorsiona la adoración a JEHOVÁ, llevando al pueblo a la idolatría.
      1. Eso era el comienzo del “sincretismo” en el culto de Israel.
    1. Ahora vemos que la sentencia dada unos años atrás por JEHOVÁ, ahora se van a llevar a cabo, y Jehú es escogido para ser quien dicte la sentencia de muerte.
  1. JEHÚ es ungido rey. – (2ª Reyes 9:10-13) «Cuando Jehú salió para volver a reunirse con los capitanes, uno de ellos le preguntó:  —¿Todo bien? ¿Qué quería ese loco? —Ustedes ya lo conocen —respondió—, y saben cómo habla.
    12 —¡Pamplinas! —replicaron—. Dinos la verdad.  Jehú admitió:  —Esto es lo que me declaró, palabra por palabra: “Así dice el Señor: ‘Ahora te unjo como rey de Israel.’ “
    13 Dicho esto, todos se apresuraron a tender sus mantos sobre los escalones, a los pies de Jehú. Luego tocaron la trompeta y gritaron: «¡Viva el rey Jehú!
    1. El ungimiento de este capitán o general del ejército del impío Acab, era para llevar a cabo la sentencia que JEHOVÁ había decretado al profeta Elías. Veamos algunas cosas sobre Jehú.
      1. Lo primero es su nombre, que parece significar “JEHOVÁ es Él,”ii al igual que el nombre de su padre “Josafat”, que quiere decir: “JEHOVÁ juzga,”iii , lo cual parece ser que seguramente que su padre había sido un israelita piadoso, y por esa razón el nombre de su hijo reflejaba su creencia en JEHOVÁ DIOS.
      1. Jehú había peleado al lado del impío Acab, así que su comportamiento y creencias en el Verdadero DIOS, es puesta en dudas. Pero no debemos olvidar que el impío Acab tuvo un administrador con el nombre de Abdías, quien era un hombre piadoso y había sido responsable por proteger la vida de muchos profetas de JEHOVÁ, quienes habían sido escondidos y alimentados por Abdías.
    1. Puede ser que Jehú había sido un hombre parecido a Abdías en cuanto a su profesión de fe en JEHOVÁ, habiéndolo hecho de una manera escondida como Abdías lo había hecho.
  1. El celo de Jehú. – (2ª Reyes 9:14-37) «Entonces Jehú, hijo de Josafat y nieto de Nimsi, conspiró contra Jorán. Sucedió que Jorán, con todo el ejército israelita, había estado defendiendo Ramot de Galaad contra Jazael, rey de *Siria,15 pero tuvo que regresar a Jezrel para reponerse de las heridas que había recibido de los sirios en la batalla. Así que Jehú les dijo a sus partidarios: «Si ustedes quieren que yo sea rey, no dejen que nadie salga de la ciudad para ir a Jezrel con el informe.»16 Luego se montó en su carro de combate y fue a Jezrel, pues allí se estaba recuperando Jorán, a quien también Ocozías, rey de Judá, había ido a visitar.
    17 Cuando el centinela que vigilaba desde la torre de Jezrel vio que las tropas de Jehú se acercaban, gritó: —¡Se acercan unas tropas! En seguida Jorán ordenó: —Llama a un jinete y mándalo al encuentro de las tropas para preguntarles si vienen en son de paz.
    18 El jinete se fue al encuentro de Jehú y le dijo: —El rey quiere saber si vienen en son de paz. —¿Y a ti qué te importa? —replicó Jehú—. Ponte allí atrás. Entonces el centinela anunció:  —El mensajero ya llegó hasta ellos, pero no lo veo regresar.
    19 Por tanto, el rey mandó a otro jinete, el cual fue a ellos y repitió: —El rey quiere saber si vienen en son de paz.  —Eso a ti no te importa —replicó Jehú—. Ponte allí atrás.
    20 El centinela informó de nuevo: —Ya llegó el mensajero hasta ellos, pero a él tampoco lo veo regresar. Además, el que conduce el carro ha de ser Jehú hijo de Nimsi, pues lo hace como un loco.
    21 —¡Enganchen el carro! —exclamó Jorán.

Así lo hicieron. Y en seguida Jorán, rey de Israel, y Ocozías, rey de Judá, cada uno en su carro, salieron y se encontraron con Jehú en la propiedad que había pertenecido a Nabot el jezrelita.22 Cuando Jorán vio a Jehú, le preguntó:  —Jehú, ¿vienes en son de paz?  —¿Cómo puede haber paz mientras haya tantas idolatrías[b] y hechicerías de tu madre Jezabel? —replicó Jehú.
23 Jorán se dio la vuelta para huir, mientras gritaba:  —¡Traición, Ocozías!
24 Pero Jehú, que ya había tensado su arco, le disparó a Jorán por la espalda, y la flecha le atravesó el corazón. Jorán se desplomó en el carro,25 y Jehú le ordenó a su ayudante Bidcar:  —Saca el cadáver y tíralo en el terreno que fue propiedad de Nabot el jezrelita. Recuerda el día en que tú y yo conducíamos juntos detrás de Acab, padre de Jorán, y el Señor pronunció contra él esta sentencia:26 “Ayer vi aquí la sangre de Nabot y de sus hijos. Por lo tanto, juro que en este mismo terreno te haré pagar por ese crimen. Yo, el Señor, lo afirmo.” [c] Saca, pues, el cadáver y tíralo en el terreno, según la palabra que dio a conocer el Señor.
27 Cuando Ocozías, rey de Judá, vio lo que pasaba, huyó en dirección a Bet Hagán.[d] Pero Jehú lo persiguió, y ordenó:  —¡Mátenlo a él también! Y lo hirieron[e] en su carro cuando iba por la cuesta de Gur, cerca de Ibleam, pero logró escapar y llegar a Meguido. Allí murió.28 Luego sus siervos trasladaron el cuerpo a Jerusalén, la Ciudad de David, donde lo sepultaron en su tumba, junto a sus antepasados.29 Ocozías había ascendido al trono en el undécimo año del reinado de Jorán hijo de Acab.

30 Cuando Jezabel se enteró de que Jehú estaba regresando a Jezrel, se sombreó los ojos, se arregló el cabello y se asomó a la ventana.31 Al entrar Jehú por la *puerta de la ciudad, ella le preguntó: —¿Cómo estás, Zimri, asesino de tu señor?[f]32 Levantando la vista hacia la ventana, Jehú gritó: —¿Quién está de mi parte? ¿Quién?  Entonces se asomaron dos o tres oficiales,[g]33 y Jehú les ordenó:  —¡Arrójenla de allí! Así lo hicieron, y su sangre salpicó la pared y a los caballos que la pisotearon.34 Luego Jehú se sentó a comer y beber, y dio esta orden: —Ocúpense de esa maldita mujer; denle sepultura, pues era hija de un rey. 35 Pero cuando fueron a enterrarla, no encontraron más que el cráneo, los pies y las manos.36 Así que volvieron para informarle a Jehú, y éste comentó: —Se ha cumplido la palabra que el Señor dio a conocer por medio de su siervo Elías el tisbita, que dijo: “En el campo de Jezrel los perros se comerán a Jezabel.” [h]37 De hecho, el cadáver de Jezabel será como estiércol en el campo de Jezrel, y nadie podrá identificarla ni decir: “Ésta era Jezabel.”»

    1. El celo de Jehú por llevar a cabo la orden dada por Palabra de JEHOVÁ, lo llevó a ejecutar la sentencia de muerte al hijo de Acab quien había heredado el trono de su padre, y luego a Jezabel, quien había sido una mujer asesina, y había promovido el culto pagano de Baal y Astarté en Israel.
    1. Sobre Jezabel, noten que aun en su vejez, busca “seducir” a Jehú, para que tal vez él la hiciera su mujer.
      1. El nombre de Jezabel queda como un “simbolismo” en la Biblia de la “fornicación espiritual”; o sea, de aquellas que buscan llevar a otros y otras a la idolatría. Como ejemplo, tenemos Apocalipsis 2:20.
    1. Jehú extermina a la parentela de Acab (2ª Reyes 10:1-17).
    1. Jehú extermina a los adoradores de Baal (2ª Reyes 10:18-36).
  1. Los fallos de Jehú. – (2ª Reyes 10:28-31) «De este modo Jehú erradicó de Israel el culto a Baal.29 Sin embargo, no se apartó del pecado que Jeroboán hijo de Nabat hizo cometer a los israelitas, es decir, el de rendir culto a los becerros de oro en Betel y en Dan. 30 El Señor le dijo a Jehú: «Has actuado bien. Has hecho lo que me agrada, pues has llevado a cabo lo que yo me había propuesto hacer con la familia de Acab. Por lo tanto, durante cuatro generaciones tus descendientes ocuparán el trono de Israel.»31 Sin embargo, Jehú no cumplió con todo el *corazón la *ley del Señor, Dios de Israel, pues no se apartó de los pecados con que Jeroboán hizo pecar a los israelitas. »
    1. A pesar que Jehú había sido obediente a la voz de JEHOVÁ para llevar a cabo el Juicio de JEHOVÁ sobre la casa de Acab, y exterminar el culto de Baal, Jehú no “anduvo” con JEHOVÁ DIOS.
    1. Jehú siguió el ejemplo de Jeroboán, quien había introducido un falso culto a Israel como ya hemos mencionado, con un falso sacerdocio.
    1. Para concluir este punto, debemos notar que Jehú falló totalmente en vivir una vida en “santidad”, por no haberse SEPARADO de la idolatría, que por ende, lleva a la INMORALIDAD.
  1. Santificación en el Nuevo Pacto. – (Romanos 12:1-2) «Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual,[a] ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, *santo y agradable a Dios.2 No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta
    1. Ya hemos hablado de lo que JESUCRISTO “exige” o “requiere” para ser Su discípulo, y es TODO o NADA.
    1. Ahora en nuestro Texto, podemos ver que el creyente debe RENOVAR su mente por medio de la Palabra de DIOS. Eso es una entrega de todo su cuerpo al SEÑOR. Eso nos muestra que el Culto del Nuevo Pacto, es interno, pero se refleja en lo externo. En otras palabras, lo externo va a mostrar la condición de lo interno.
    1. La concepción del mundo en cuanto a lo que es bueno o malo, se opone a la concepción Bíblica de lo que es bueno o malo.
      1. Para el mundo lo malo es llamado bueno, y muchas veces lo bueno es llamado malo.
      1. Es por eso que el creyente debe RENOVAR su mente por medio de la Palabra de DIOS, para así comprender cuál es la VOLUNTAD DE DIOS.
      1. Pudiéramos agregar: Y cómo debe el hombre vivir su vida.
    1. Por esa razón en la Epístola a los Hebreos, la Palabra de DIOS es comparada con una espada de doble filo, que penetra y CORTA hasta lo más profundo del ser humano.
      1. (Hebreos 4:12) «Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos,[f] y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón
        1. Noten que eso es porque la Palabra de DIOS lee nuestras intenciones, al mostrarnos en ella. Eso es porque al leer la Palabra de DIOS, el hombre puede leer sus intenciones, aun las más escondidas en el corazón.
        1. Por eso el creyente debe leer y escuchar la Palabra de DIOS todo el tiempo, porque es así como su mente es RENOVADA.

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Dicionario de la Biblia, W.W. Rand, p. 594, editorial Caribe.

ii Hobbs, T.R., Word Biblical Commentary, Vol. 13, 2 Kings, (Dallas, Texas: Word Books, Publisher) 1998.

iii S.K. Mosiman, The International Bible Encyclopedia, James Orr, editor, vol. III, p. 1582, Hendrickson.

**Predicado el 10 de Noviembre de 2011**

La Fe por Medio de la Obediencia

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Fe por Medio de la Obediencia

Texto: 2 Reyes 5:1-16:

«Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre de mucho prestigio y gozaba del favor de su rey porque, por medio de él, el Señor le había dado victorias a su país. Era un soldado valiente, pero estaba enfermo de lepra.
2 En cierta ocasión los sirios, que salían a merodear, capturaron a una muchacha israelita y la hicieron criada de la esposa de Naamán.3 Un día la muchacha le dijo a su ama: «Ojalá el amo fuera a ver al profeta que hay en Samaria, porque él lo sanaría de su lepra.»
4 Naamán fue a contarle al rey lo que la muchacha israelita había dicho.5 El rey de Siria le respondió: —Bien, puedes ir; yo le mandaré una carta al rey de Israel.

Y así Naamán se fue, llevando treinta mil monedas de plata, seis mil monedas de oro[a] y diez mudas de ropa.6 La carta que le llevó al rey de Israel decía: «Cuando te llegue esta carta, verás que el portador es Naamán, uno de mis oficiales. Te lo envío para que lo sanes de su lepra.»
7 Al leer la carta, el rey de Israel se rasgó las vestiduras y exclamó: «¿Y acaso soy Dios, capaz de dar vida o muerte, para que ese tipo me pida sanar a un leproso? ¡Fíjense bien que me está buscando pleito!»
8 Cuando Eliseo, hombre de Dios, se enteró de que el rey de Israel se había rasgado las vestiduras, le envió este mensaje: «¿Por qué está Su Majestad tan molesto? ¡Mándeme usted a ese hombre, para que sepa que hay profeta en Israel!»
9 Así que Naamán, con sus caballos y sus carros, fue a la casa de Eliseo y se detuvo ante la puerta.10 Entonces Eliseo envió un mensajero a que le dijera: «Ve y zambúllete siete veces en el río Jordán; así tu piel sanará, y quedarás limpio.»
11 Naamán se enfureció y se fue, quejándose: «¡Yo creí que el profeta saldría a recibirme personalmente para invocar el nombre del Señor su Dios, y que con un movimiento de la mano me sanaría de la lepra!12 ¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farfar, no son mejores que toda el agua de Israel? ¿Acaso no podría zambullirme en ellos y quedar limpio?» Furioso, dio media vuelta y se marchó.
13 Entonces sus criados se le acercaron para aconsejarle: «Señor, si el profeta le hubiera mandado hacer algo complicado, ¿usted no le habría hecho caso? ¡Con más razón si lo único que le dice a usted es que se zambulla, y así quedará limpio!»14 Así que Naamán bajó al Jordán y se sumergió siete veces, según se lo había ordenado el hombre de Dios. ¡Y su piel se volvió como la de un niño, y quedó limpio!15 Luego Naamán volvió con todos sus acompañantes y, presentándose ante el hombre de Dios, le dijo:

—Ahora reconozco que no hay Dios en todo el mundo, sino sólo en Israel. Le ruego a usted aceptar un regalo de su servidor.»*

Introducción:
En esta noche estaremos estudiando una de las historias del Antiguo Testamento que contiene varias lecciones para nosotros. El relato trata con varias personas, pero en esta noche estaremos tratando con TRES personajes que tal vez de algunos no se dice nada más de ellos en la Biblia, pero nos dejaron una gran lección para nosotros también emular. Trataremos los siguientes temas:

(1) El Trasfondo.
(2) Un General Leproso.
(3) El Testimonio de Una Esclava.
(4) La orden del Varón de Dios.
(5) Siete Veces en el Río Jordán.
(6) La Fe a través de la Obediencia.

Lección:
1. El Trasfondo. — Este relato tiene lugar en la tierra del norte de Israel, donde reinaba Joram, el hijo del malvado rey Acab. Durante este tiempo bandas de soldados sirios redaban el norte de Israel y se llevaban cautivos para utilizarlos como esclavos. Fue así como en una de estas redadas de los sirios por el norte de Israel, que capturaron a una muchacha israelita y la hicieron la criada, o esclava, de la esposa del general del ejército de Siria. Sigamos ahora con nuestro siguiente punto.

2. Un General Leproso. — Este general tenía el nombre de Naamán, al que la tradición¹ dice que fue el hombre que tiró la flecha a la ventura y mató al malvado rey Acab de Israel. Este general era el brazo derecho del rey de Siria, y podríamos decir que lo tenía todo, menos una cosa, y era que estaba leproso.

a. La lepra era en los tiempos Bíblicos lo que el SIDA es en nuestros tiempos. Era una enfermedad que muchas veces era muy contagiosa, y era incurable. La mayoría de las veces el leproso tenía que irse de la ciudad e irse a vivir alejado, y en muchos casos, en una colonia de leprosos.

b. Por ser Naamán un hombre con un puesto alto en el gobierno Sirio, y poder estar ejerciendo su trabajo, lo más probable es que su lepra todavía estaba en su comienzo y no era muy contagiosa; pero sin duda alguna, a Naamán le esperaba una vida acortada por causa de la lepra. Es así como seguimos con el tercer punto.

3. El Testimonio de Una Esclava. — En esta historia tenemos el relato breve de una muchacha, que por la Providencia de Dios, había sido llevada cautiva por los sirios en una de las redadas que acostumbraban hacer en el norte de Israel.

a. No se sabe nada más de esta muchacha, pero sí sabemos que era bien joven, y al igual que en la historia del profeta Daniel que fue llevado cautivo a Babilonia también jovencito, esta muchacha se encontraba ahora en una tierra donde adoraban a otros dioses, y como una simple esclava.

b. No sabemos nada tampoco de la familia de esta joven, y tampoco sabemos si los sirios habían capturado a otros de su familia, o tal vez a algunas de sus amistades.

i. Lo que sí sabemos es que esta joven había sido criada en un hogar piadoso, y esa piedad y Temor de Dios se reflejaba en ella, aun estando ella lejos de su tierra.

c. Esta muchacha podía haberse amargado por su condición, y haberse llenado de odio, pero podemos ver que ella escogió por la piedad, y eso refleja su aprecio por sus amos, que seguramente habían sido bondadosos con ella.

d. Esta muchacha nos debe recordar la importancia de nuestro Testimonio delante de la gente. Ella conocía la condición de su amo, y le dice a su ama con toda CONFIANZA, que en Israel había un profeta de Dios que podía sanarlo de su lepra. ¡Qué confianza tenía esta joven, no en el profeta Eliseo, sino en el Dios de Israel que usaba al profeta! Veamos tres cosas en cuanto a esto:

i. Imagínese que ella hubiera pensado en no decir nada por miedo a que Dios no hubiera hecho nada con su amo, y su vida peligrara.

ii. También imagínese que ella no hubiera dicho nada por rencor a su amo, pensando que preferiría verlo morirse de la lepra, que verlo sanado.

iii. Pero ella no pensó de ninguna de esas maneras. Ella CONFIABA en el DIOS DE ISRAEL, a pesar que el Profeta Eliseo no había sanado a nadie de la lepra. Noten las Palabras de JESUCRISTO en Lucas 4:27:

(1) «Así mismo, había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán el sirio.»

iv. No solamente eso, sino que a pesar de haber sido capturada injustamente, ella prefirió BENDECIR, y no MALDECIR.

v. ¡Qué seguridad la de esta joven en el DIOS TODOPODEROSO!

e. Por la Providencia de Dios, esta joven había sido llevada como una simple esclava, a proclamar el PODER del ÚNICO y Verdadero Dios, a una tierra de gente pagana que creían en muchos dioses. Este evento les iba a probar que JEHOVÁ DIOS era el Verdadero Dios, que hacía milagros, y era digno de confianza.

f. Con eso debemos recordar que ese es el trabajo de TODO creyente, y es el de poder TESTIFICAR de JESUCRISTO en TODO lugar sin dudar si DIOS puede hacer la obra o no. Sigamos al cuarto punto.

4. La orden del Varón de Dios. — Cuando Naamán el leproso llega delante de la puerta del profeta Eliseo, Él esperaba un recibimiento de honor. Este hombre era leproso, pero era un general del ejército Sirio, y con mucho orgullo, esperaba honores. Pero Eliseo el Varón de Dios no salió a recibirlo; al contrario, solamente envió a un mensajero que le dijera a ese leproso, que se lavara en el río Jordán SIETE veces.

a. Naamán seguramente que esperaba que Eliseo viniera e hiciera algún tipo de magia delante de él.

b. Pero Eliseo estaba obedeciendo a DIOS que conocía muy bien el orgullo de Naamán, y por eso no cedió a propagar su ego inflado, enviando por medio de otro, las instrucciones que tenía que hacer.

i. Había un acto de obediencia que este leproso tenía que hacer para probar su confianza en el DIOS de Israel. Sigamos al siguiente punto.

5. Siete Veces en el Río Jordán. — El Varón de Dios le envía a decir al leproso Naamán: «Ve y zambúllete siete veces en el río Jordán; así tu piel sanará, y quedarás limpio.» El leproso todavía tenía su orgullo que no quería dejar. ¡Qué lección para nosotros!

a. De ahí que JESUCRISTO dijera en Mateo 16:24:

i. «Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.»

ii. El SEÑOR JESUCRISTO exige dejar el orgullo a un lado, negándose a sí mismo. Eso es echando a un lado el YO personal del egoísmo, y del orgullo, y entregándole su vida al Salvador del mundo.

iii. Ahora concluimos con nuestro último punto.

6. La Fe a través de la Obediencia. — El título de este punto, dice exactamente lo que la FE es, y es una demostración de la obediencia. FE no es solamente creer y dejarlo ahí. FE es creer, y hacer una decisión. Esa decisión es la obediencia, sin la cual no hay FE. “Los que quieran que Dios les ayude han de estar dispuestos a hacer lo que Dios manda.”²

a. Pero Naamán se enfureció con su orgullo y dijo: «¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farfar, no son mejores que toda el agua de Israel? ¿Acaso no podría zambullirme en ellos y quedar limpio?» Furioso, dio media vuelta y se marchó.»

i. Pero los siervos de ese leproso le dijeron: «Entonces sus criados se le acercaron para aconsejarle: «Señor, si el profeta le hubiera mandado hacer algo complicado, ¿usted no le habría hecho caso? ¡Con más razón si lo único que le dice a usted es que se zambulla, y así quedará limpio!»

ii. Naamán obedeció la voz del Varón de Dios y se zambulló siete veces en el Río Jordán.

(1) Uno se puede imaginar los ojos de Naamán al ver su piel limpia después de haber salido del agua la séptima vez.

b. Para Naamán había sido tan fácil el haber obedecido al Varón de Dios, aunque al principio se había querido rendir por causa de su orgullo.

i. Así es con el Evangelio, muchos no quieren dejar el YO de su vida, porque quieren hacer lo que quieren, sin someterse a la Voluntad de Dios.

c. ¿Cómo estamos viviendo nuestras vidas delante de Dios y los demás? Solamente la OBEDIENCIA a la Palabra de Dios, es la PRUEBA de nuestra FE en JESUCRISTO, el Salvador del mundo.

Conclusión:
Así como DIOS se reveló a Naamán por medio de una muchacha esclava, así también se revela a nosotros, llamándonos al arrepentimiento y a la SALVACIÓN.

Notas:

1. Herbert Lockyer, All the Miracles of the Bible, p. 122, Zondervan Publishers.

2. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 401, Editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue predicado en Octubre, 2008.

El Peligro de la Incredulidad

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: El Peligro de la Incredulidad

TEXTO: 2ª de Reyes 6:32-33

«Mientras Eliseo se encontraba en su casa, sentado con los ancianos, el rey le envió un mensajero. Antes de que éste llegara, Eliseo les dijo a los ancianos: —Ahora van a ver cómo ese asesino envía a alguien a cortarme la cabeza. Pues bien, cuando llegue el mensajero, atranquen la puerta para que no entre. ¡Ya oigo detrás de él los pasos de su señor! 33 No había terminado de hablar cuando el mensajero llegó y dijo: —Esta desgracia viene del Señor; ¿qué más se puede esperar de él?»1

2ª Reyes 7:1-2 «Eliseo contestó: —Oigan la palabra del Señor, que dice así: “Mañana a estas horas, a la entrada de Samaria, podrá comprarse una medida de flor de harina con una sola moneda de plata, y hasta una doble medida de cebada por el mismo precio.” 2 El ayudante personal del rey replicó: —¡No me digas! Aun si el Señor abriera las ventanas del cielo, ¡no podría suceder tal cosa! —Pues lo verás con tus propios ojos —le advirtió Eliseo—, pero no llegarás a comerlo

INTRODUCCIÓN:

En el Antiguo Testamento encontramos muchas historias de grandes hombres de Dios que nos sirven como ejemplo para nuestras vidas. El tema de esta noche trata sobre el «Peligro de la incredulidad». Según el Diccionario de la Real Academia Española, Incredulidad quiere decir: «Repugnancia o dificultad en creer algo; Falta de fe y de creencia religiosa.»i En este país de avances tecnológicos y de mucha abundancia, es fácil para una persona poner su confianza en sí mismo, o en lo que posee. Trataremos los siguientes Puntos:

1) Trasfondo

2) La Palabra dada por Dios

3) ¿Puede hacerlo Dios?

3) La Bendición de Creerle a Dios

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – El reino del norte de Israel se había descarriado de Dios. El rey Joram, el que estamos tratando en el relato, era hijo de Acab, el que había sido esposo de Jezabel, y en realidad había sido un asesino. Israel había optado por servir a «JEHOVÁ» a medias, y a servir a los dioses paganos de sus vecinos. Querían a JEHOVÁ, pero querían a los otros dioses también.

    1. Los Sirios habían venido a pelear contra Israel, y habían sitiado a Samaria, la capital del reino del norte. El cerco había durado largo tiempo y el hambre era tan grande que simplemente no había nada que comer.

    1. Leemos de como aun el estiércol de una paloma valía muy caro.

    1. Leemos también del caso de canibalismo, donde dos mujeres deciden comerse a sus hijos, y cuando una de ellas se echa para atrás después de haberse comido parte del niño de la otra, la que se siente defraudada acude al rey, la máxima ley para que le hiciera justicia.

    1. Es en estas condiciones donde vemos la respuesta de Dios a través del Hombre de Dios Eliseo, en el siguiente punto.

  1. La Palabra dada por Dios. – Debemos notar algo muy importante en el relato.

  1. En primer lugar, Eliseo, el hombre de Dios, estaba sentado con los ancianos de la ciudad con mucha calma y paz. En medio del hambre y del peligro, el Hombre de Dios tenía paz.

    1. En segundo lugar, Dios dice a través de Eliseo que en un espacio de 24 horas, iba a haber abundancia de comida.

    1. Decimos que Dios lo dice a través de Eliseo, porque un hombre común no puede predecir lo que va a ocurrir en 24 horas sobre abundancia de comida, en donde no hay absolutamente nada, y con un ejército cercando la ciudad, donde no entraba ni salía nada ni nadie.

    1. Solamente Dios puede haber predicho tal cosa. El caso se ve perdido, hasta imposible. No pueden ser las palabras de un simple hombre.

  1. ¿Puede hacerlo Dios? – (2ª Reyes 7:1) «Mañana a estas horas, a la entrada de Samaria, podrá comprarse una medida de flor de harina con una sola moneda de plata, y hasta una doble medida de cebada por el mismo precio

  1. Uno de los oficiales del rey de Israel que estaba presente, declaró que no creía en tal predicción. El oficial parece haber sido la mano derecha del rey.

    1. Este oficial del Rey no era ignorante en cuanto a las maravillas que Dios había hecho en Israel a través de los Profetas Elías y Eliseo. Su decisión de no CONFIAR, y aun no CREER a lo dicho por Dios, revela su INCREDULIDAD sobre el Poder de Dios. Es como pensar que Dios puede hacer esto, pero no puede hacer aquello.

    1. Debemos notar que hay una diferencia en CREER en DIOS, y CONFIAR en DIOS.

    1. Creer en Dios es asentar que uno está consciente que Dios existe.

    1. CONFIAR en Dios es una entrega, es una confianza, es un sometimiento al poder de Dios. Los que confían en Dios tienen paz. Isaías 26:3 dice:

      1. «Al de carácter firme lo guardarás en perfecta paz, porque en ti confía

    1. Hay tantas personas como el oficial del rey, que prefieren confiar en sí mismo, y en lo que tienen, en vez de confiar en Dios.

  1. La Bendición de Creerle a Dios. – (2ª Reyes 7:6-7) «Y era que el Señor había confundido a los sirios haciéndoles oír el ruido de carros de combate y de caballería, como si fuera un gran ejército. Entonces se dijeron unos a otros: «¡Seguro que el rey de Israel ha contratado a los reyes hititas y egipcios para atacarnos!»7 Por lo tanto, emprendieron la fuga al anochecer abandonando tiendas de campaña, caballos y asnos. Dejaron el campamento tal como estaba, para escapar y salvarse

  1. Cuatro leprosos que estaban afuera de la ciudad, vinieron a traer noticias que el ejército invasor de los sirios, se había ido, y había abandonado todo.

    1. Los leprosos eran considerados «inmundos» por la ley de Moisés, y tenían que irse a vivir fuera de la ciudad, alejados de la gente, para así prevenir que otros se contagien (Levíticos 13:45-46).

    1. Este relato nos muestra que en 24 horas, las cosas habían cambiado del todo. Los versos 16 al 18 dicen:

    1. «Y el pueblo salió a saquear el campamento sirio. Y tal como la palabra del Señor lo había dado a conocer, se pudo comprar una medida de flor de harina con una sola moneda de plata, y hasta una doble medida de cebada por el mismo precio. 17 El rey le había ordenado a su ayudante personal que vigilara la entrada de la ciudad, pero el pueblo lo atropelló ahí mismo, y así se cumplió lo que había dicho el hombre de Dios cuando el rey fue a verlo. 18 De hecho, cuando el hombre de Dios le dijo al rey: «Mañana a estas horas, a la entrada de Samaria, podrá comprarse una doble medida de cebada con una sola moneda de plata, y una medida de flor de harina por el mismo precio».

    1. El incrédulo lo vio, pero no lo disfrutó. El relato nos debe recordar, que la incredulidad es muy común, y es muy dañina.

    1. ¿Puede Dios cambiar la vida de alguien llena de vicios?

    1. ¿Puede Dios salvar un matrimonio listo para el divorcio?

    1. ¿Puede Dios ayudarte a resolver tus problemas financieros?

    1. La lista es bien grande, y según hemos estudiado, Dios puede hacer todo lo que ÉL quiera, porque DIOS es el TODOPODEROSO.

    1. Pero Dios hace las cosas a Su tiempo, no al nuestro.

    1. Para concluir, para uno poder recibir de Dios, hay que CONFIAR en ÉL. Y eso quiere decir que uno tiene que entregarse a ÉL. La entrega a Dios envuelve lo que conocemos como la Conversión, o la Salvación del alma.

 

Conclusión

Oremos…

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

 

Notas: