La Viña del SEÑOR

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Mateo 20:1-16

TITULO: La viña del SEÑOR

INTRODUCCIÓN: En esta mañana estaremos estudiando la Parábola de los Viña del SEÑOR. JESUCRISTO nos deja dos lecciones sobre aquellos que son salvo en Su Viña. Es así como comenzamos nuestra lección.

1. El Trasfondo. — Es necesario regresar a los últimos 3 versículos del capítulo 19, para poder entender mejor esta Parábola. «¡Mira, nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! —le reclamó Pedro—. ¿Y qué ganamos con eso? 28 —Les aseguro —respondió Jesús— que en la renovación de todas las cosas, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono glorioso, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos para gobernar a las doce tribus de Israel.29 Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.30 Pero muchos de los primeros serán últimos, y muchos de los últimos serán primeros.»

a. Nuestro SEÑOR les dice que hay una recompensa en el Cielo para los que hayan tenido que dejar todas las cosas como ellos lo habían hecho, pero la recompensa para todos los FIELES a JESUCRISTO es la Vida Eterna. Diferencia en recompensas, pero UN solo regalo que es la Vida Eterna. Es así como nuestro SEÑOR comienza esta Parábola.

b. Noten como dice que los primeros serán últimos y últimos primeros, en respuesta a la pregunta de Pedro.

i. El SEÑOR se está refiriendo a las diferentes edades de una persona, cuando es llamada a SERVIR, o sea, cuando recibe el llamado de la salvación.

(1) Algunos lo reciben cuando joven, pero otros lo reciben cuando ancianos.

(2) Algunos son como el criminal penitente en la cruz al lado de JESÚS, que entró en el Reino en la hora undécima de su vida, pero recibió el mismo regalo que es la vida eterna.

b. Noten el horario dado por nuestro SEÑOR en el que Él contrata a los labradores:

i. La hora de trabajar comienza a las 6:00 a.m

ii. Luego la hora tercera que son las 9:00 a.m

iii. Después la hora sexta o el mediodía.

iv. Y también a la hora novena que es la 3:00 p.m

v. Por último, sale a la hora undécima, que son las 5:00 p.m

c. El pago que recibirían era un denario, que usualmente equivalía al salario de un día para un hombre.

i. No vayan a caer en el error de pensar que uno puede ser salvo por obras, porque no es eso lo que esta Parábola quiere decir. Al contrario, muestra que el galardón es igual para todos, porque es por GRACIA.

ii. El pago del día de trabajo que es igual para todos, podemos decir que es la SALVACIÓN.

d. Es necesario entender que el Reino de los Cielos se rige por diferentes principios que los reinos de la tierra. En la tierra se espera un pago mejor para el que más trabaja, pero en el Reino de los Cielos es TODO por GRACIA, y por la GENEROSIDAD de nuestro SEÑOR.

2. ¿Para qué los contrata? Para trabajar en la Viña del SEÑOR. –– Como decía Matthew Henry,¹ La Viña de Dios es la Iglesia (Juan 15:1) «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.» Podemos decir que Él la plantó con Su Sangre en la cruz del Calvario (Juan 15:13).

a. En esta hermosa Parábola, tenemos un gran ejemplo del llamado a la salvación, que ocurre en diferentes etapas de nuestras vidas. Eso no quiere decir que uno no escuche, o que uno no conozca de Dios, quiere decir que uno sea llamado a la Salvación, porque si Dios no nos llama, nosotros no podemos venir a Él.

i. «Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.» (Juan 6:44).

ii. Nadie puede salvarse por sí mismo, o venir a Dios por sí mismo, porque es DIOS quien nos LLAMA o nos ATRAE a Sí mismo.

b. Eso no quiere decir que los jóvenes, o personas de edad madura decidan esperar para convertirse cuando sean ancianos, porque hay un peligro muy grande en eso, y es que no sabemos lo que el futuro trae para nosotros.

i. «Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios.» (2 Corintios 5:20). Y también dice:

(1) «Nosotros, colaboradores de Dios, les rogamos que no reciban su gracia en vano.2 Porque él dice: «En el momento propicio te escuché, y en el día de salvación te ayudé.» Les digo que éste es el momento propicio de Dios; ¡hoy es el día de salvación!» (2 Corintios 6:1)

ii. Todo esto quiere decir que el no obedecer al llamado de Dios es peligroso, y, por eso dice el Texto que HOY es el día de salvación.

iii. La vida del creyente siempre es en el HOY, no esperando a otro día.

(1) «Como se acaba de decir: «Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón como sucedió en la rebelión.» (Hebreos 3:15)

3. Llamados a Servir. — El llamado a la salvación no es un llamado a hacer nada, o un simple asentimiento de cabeza, o aún el levantar la mano para aceptar a JESÚS. El llamado a la SALVACIÓN es un llamado a servir. ¿A servir a quien? A servir a DIOS.

a. Noten como en otras ocasiones he hablado del apóstol Pablo que en algunas de sus Epístolas, se llamaba a sí mismo, siervo de JESUCRISTO, o literalmente: esclavo, de JESUCRISTO.

i. «Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, apartado para anunciar el evangelio de Dios» (Romanos 1:1)

ii. El esclavo no tenía libertad de hacer lo que quisiera, porque pertenecía a su amo.

(1) De ahí que Pablo se llamaba a sí mismo ESCLAVO de JESUCRISTO.

b. En el caso de los creyentes, el SEÑOR nos deja el libre albedrío para hacer decisiones, pero la libertad del Cristiano está limitada, si verdaderamente es un Creyente Nacido de Nuevo. Porque el creyente se entrega del TODO a JESUCRISTO haciéndose un esclavo, o siervo de JESÚS, y dedicándose a hacer la voluntad de Dios TODO el tiempo.

c. Veamos la diferencia entre un ADORADOR y un SIERVO.

i. El adorador es un devoto de JESUCRISTO, y por eso lo adora. Cuando decimos que lo adora, lo hace con palabras, con cantos, con acciones, etc.

(1) Con esto quiere aclarar que no estoy de acuerdo con la nueva onda de cantantes que se están llamando a sí mismo “adoradores” en vez de “cantantes”. No se si piensan que solamente ellos son adoradores, y los que no cantamos no lo somos, pero eso es un error.

ii. Somos llamados a SERVIR, y el adorador, es uno que SIRVE, o sea, que es un siervo o esclavo.

d. Veamos también algunos ejemplos en la Biblia sobre el uso de SERVIR a Dios.

i. Comenzamos con el profeta Daniel, donde lo encontramos al principio de su relato a una edad temprana de tal vez unos 17 años de edad, y fue fiel a Dios hasta una edad avanzada de tal vez los 90 años de edad.

(1) «El rey dio entonces la orden, y Daniel fue arrojado al foso de los leones. Allí el rey animaba a Daniel: —¡Que tu Dios, a quien siempre sirves, se digne salvarte!» (Daniel 6:16)

(2) «Ya cerca, lleno de ansiedad gritó: —Daniel, siervo del Dios viviente, ¿pudo tu Dios, a quien siempre sirves, salvarte de los leones?» (Daniel 6:20)

ii. Seguimos con Josué.

(1) «Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.» (Josué 24:15)

iii. Continuamos ahora con Jehú cuando está por destruir a todos los adoradores de baal.

(1) «Cuando Jehú y Jonadab hijo de Recab entraron en el templo de Baal, Jehú les dijo a los congregados: «Asegúrense de que aquí entre ustedes no haya siervos del Señor, sino sólo de Baal.»24 Entonces pasaron para ofrecer sacrificios y holocaustos.» (2 Reyes 10:23)

iv. Seguimos con el apóstol Santiago o Jacobo, que aunque era hermano del SEÑOR por ser hijo de María, no usaba eso para ganancia propia, al contrario, se llama a sí mismo “esclavo de JESUCRISTO.”

(1) «Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo»

e. Cada uno de estos ejemplos nos muestran personas en el Antiguo y el Nuevo Testamento, que eran entregados a Dios, y lo servían en toda área de su vida. Con esto podemos ver que el Siervo, es también un adorador.

4. Entrando a cuentas con los obreros. — Noten que a lo último del relato en Mateo 20, encontramos que el SEÑOR de la Viña, ordena a su capataz a que les pague a los obreros, haciendo las cosas al revés, al comenzar pagándole a los últimos primero, y luego a los primeros obreros que habían soportado el calor del día, y muchas más horas de trabajo.

a. Noten ahora las palabras del SEÑOR de la Viña a los que murmuran:

i. «Pero él le contestó a uno de ellos: “Amigo, no estoy cometiendo ninguna injusticia contigo. ¿Acaso no aceptaste trabajar por esa paga?14 Tómala y vete. Quiero darle al último obrero contratado lo mismo que te di a ti.15 ¿Es que no tengo derecho a hacer lo que quiera con mi dinero? ¿O te da envidia de que yo sea generoso?” 16 »Así que los últimos serán primeros, y los primeros, últimos.» (Mateo 20:13-16)

b. En primer lugar, en el Cielo no habrán quejas de nadie. El SEÑOR está usando un ejemplo sobre algo que sería muy normal en cualquier sitio de trabajo, y es que nadie piensa que le van a pagar igual a uno que trabaja 12 horas que al que trabaja una sola hora. Puede que gane lo mismo por hora, pero el que ha trabajado 12 horas, esperaría ganar 12 veces más en ese día que el que trabajó una sola hora.

c. En segundo lugar, el SEÑOR les dice que son envidioso, y he ahí otra lección para nosotros, porque la envidia es muy dañina.

i. La envidia desea lo que el prójimo tiene.

ii. La envidia quiere negarle al prójimo.

iii. Los envidiosos desean que el que tiene algo, lo pierda.

d. Pero la Palabra de Dios nos amonesta a dejar la envidia a un lado, y entregarnos a Su Palabra, para crecer en la salvación.

i. «Por lo tanto, abandonando toda maldad y todo engaño, hipocresía, envidias y toda calumnia,2 deseen con ansias la leche pura de la palabra, como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación,3 ahora que han probado lo bueno que es el Señor.» (1 Pedro 2:1-3)

5. Para concluir. — Notemos como el SEÑOR de la Viña termina también diciendo que los primeros serán últimos, y viceversa. Como dice Bonnet:² “Los que, por el contrario, han comprendido que todo es gracia en el reino de Dios, el llamamiento, el trabajo, la recompensa, y simplemente han confiado en la palabra del amo, pueden ser los primeros, aunque hayan sido los últimos en el trabajo.”

a. El llamado a la salvación es por la Gracia infinita de nuestro SEÑOR JESUCRISTO que en este día te está hablando y llamando a SERVIRLO.

Conclusión:

Oremos.

Notas:

1. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 1159, editorial CLIE.

2. L. Bonnet, Comentario del Nuevo Testamento, tomo 1, p. 233, Casa Bautista de Publicaciones.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue predicado el 5 de Octubre, 2008.

Los Niños y el Joven Rico

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Mateo 19:13-15

TITULO: Los Niños y el Joven Rico

INTRODUCCIÓN: Continuando con el Texto de la semana pasada, pasamos a dos relatos que siguen en este capítulo: uno es bien corto, y es el relato de los niños(as) que sus padres o madres traen a JESÚS para que los bendiga. Y el otro es el relato del Joven rico que viene a JESÚS a hacerle una pregunta. Es así como comenzamos nuestra lección en esta hermosa mañana.

1. Trasfondo. — Después de hablar del tema del divorcio, los padres y madres les traen a JESÚS sus niños(as) para que los bendijera. Lo más probable es que las madres que habían visto a JESÚS hacer tantos milagros con Sus Manos, también quisieran que esas Manos con poder para sanar, y para libertar, bendijeran a sus hijos(as).

a. De ahí la pregunta para nosotros: ¿Por qué no bautizamos niños(as) o infantes? — Porque el Bautismo en agua requiere que la persona se haya ARREPENTIDO de sus pecados. Eso es lo que podemos leer en Hechos 2:37-39:

i. «Cuando oyeron esto, todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: —Hermanos, ¿qué debemos hacer? 38 — Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo.»

b. Un niño(a), y menos todavía un bebé, no puede entender la necesidad de arrepentirse, o de ser salvos.

i. Por esa razón bautizamos a los niños(as) que hallan llegado a cierta edad donde puedan entender verdaderamente lo que están haciendo.

2. El SEÑOR se disgusta. — Nuestro SEÑOR JESÚS no se disgusta con los niños, sino con sus discípulos que no los dejaban acercarse a Él.

a. Los discípulos no estaban haciendo algo malo, seguramente que ellos se preocupaban por el SEÑOR que tal vez estaba cansado, y para ellos, los niños seguramente que tenían menos valor en referencia a la Obra que JESUCRISTO estaba haciendo.

b. Lamentablemente esa es la actitud de muchos adultos en nuestros días, que piensan que los niños no necesitan la atención para evangelizarlos, y para educarlos Bíblicamente. Eso nos lleva al siguiente punto.

3. La instrucción de los hijos. — Debemos recordar la importancia que Dios le puso a los niños(as) en las Sagradas Escrituras, donde encontramos como Dios le ordenó a Israel enseñarle a sus hijos(as) las Escrituras.

a. Veamos Deuteronomio 6:6-7:

i. «Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando.7 Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.»

4. De quienes son como ellos. — El SEÑOR JESÚS aquí nos dice que el Reino de los Cielos es para quienes son como ellos. Eso es porque los niños tienen una fe sencilla combinada con la inocencia. Como decía William Barclay: “La sencillez del niño está, desde luego, más próxima a Dios que ninguna otra cosa. La tragedia de la vida es que, a medida que nos hacemos mayores, nos vamos alejando de Dios en lugar de irnos acercando a Él.”

a. Cuando un niño(a) muere en la infancia o la niñez, es muy claro que el Sacrificio de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario es suficiente para salvar su vida inocente, y pasar a la Presencia de Dios.

i. Estableciendo que la vida humana comienza cuando una mujer concibe, entonces los bebés abortados por la fuerza o abortados por otros casos, son una vida humana, y esa vida tiene un alma, la cual va directamente a la Presencia de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

ii. Lo mismo podemos decir de los niños que nacen anormales, y que aun siendo adultos, no pueden razonar.

iii. Con esto pasamos a la segunda parte de nuestra lección para terminar este capítulo.

5. La Pregunta del Joven Rico. — Ahora seguimos con la segunda historia del capítulo 19 de nuestro estudio. En comparación a lo que hemos dicho de la crianza de los niños, los padres de este joven rico parecen que lo habían educado muy bien en el conocimiento de las Sagradas Escrituras, aunque al llegar a la edad de adulto, encontramos una desviación en el joven en cuanto a su obediencia a la Ley de Moisés. (Mateo 19:16-22) «Sucedió que un hombre se acercó a Jesús y le preguntó: —Maestro, ¿qué de bueno tengo que hacer para obtener la vida eterna? 17 —¿Por qué me preguntas sobre lo que es bueno? —respondió Jesús—. Solamente hay uno que es bueno. Si quieres entrar en la vida, obedece los mandamientos. 18 —¿Cuáles? — preguntó el hombre. Contestó Jesús: — “No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio,19 honra a tu padre y a tu madre”, y “ama a tu prójimo como a ti mismo”. 20 —Todos ésos los he cumplido —dijo el joven—. ¿Qué más me falta? 21 —Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme. 22 Cuando el joven oyó esto, se fue triste porque tenía muchas riquezas.»

a. El Texto de Mateo es un poco diferente al Texto de Marcos y Lucas, donde este joven le llama a JESÚS: Maestro Bueno. Veamos Marcos 10:17:

i. «Cuando Jesús estaba ya para irse, un hombre llegó corriendo y se postró delante de él. —Maestro bueno —le preguntó—, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? 18 —¿Por qué me llamas bueno? —respondió Jesús—. Nadie es bueno sino sólo Dios.»

ii. Nuestro SEÑOR aquí le está preguntando a este joven si él le estaba llamando DIOS a JESÚS, y tal vez estaba esperando la respuesta del joven rico AFIRMANDO que JESÚS es DIOS.

iii. Lucas dice que era Prominente o Principal en cuanto algún puesto, pero lo más probable es que era por su dinero.

b. Este hombre quería saber si podía hacer alguna OBRA para heredar la vida eterna.

i. Este joven era religioso porque había sido educado en las Sagradas Escrituras, pero había en él un vacío, y, una inseguridad que él quería llenar.

6. La Respuesta del SEÑOR. — «Si quieres entrar en la vida, obedece los mandamientos. 18 —¿Cuáles? —preguntó el hombre. Contestó Jesús: —”No mates, no cometas adulterio, no robes, no presentes falso testimonio,19 honra a tu padre y a tu madre” y “ama a tu prójimo como a ti mismo»

a. Noten que JESÚS le presenta los MANDAMIENTOS que representan la segunda Tabla de la Ley que trata con nuestros semejantes. No le dice nada sobre la parte de su devoción a Dios. A esto, el joven en seguida responde: «Todos ésos los he cumplido —dijo el joven—. ¿Qué más me falta?»

i. Se ha dicho mucho de este joven rico por su respuesta tan segura al decirle a nuestro SEÑOR que los había cumplido. No debemos pasar por alto que este joven seguramente se había cuidado de su comportamiento con sus semejantes en obediencia a la Ley, pero, había algo que había descuidado, y era su devoción completa hacia Dios.

7. La Avaricia es idolatría. — «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme. 22 Cuando el joven oyó esto, se fue triste porque tenía muchas riquezas. 23 —Les aseguro —comentó Jesús a sus discípulos— que es difícil para un rico entrar en el reino de los cielos.24 De hecho, le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.»

a. El problema mayor de este joven era su amor por las riquezas. Por esa razón JESUCRISTO le dijo que se lo diera a los pobres, y que lo Siguiera. Veamos algunas cosas sobre esto:

i. En primer lugar, JESUCRISTO no le pidió lo mismo a otra gente. Habían personas ricas entre los seguidores del Salvador.

ii. En segundo lugar, algunos que predican el mensaje de prosperidad, dicen que JESÚS estaba esperando que el joven rico le entregara todo para darlo mucho más, y algunos dicen que cien veces más.

(1) Pero esa no era la intención de JESÚS, porque el problema no era que JESÚS lo quería bendecir con más riquezas, porque las riquezas habían ocupado el lugar de un dios en la vida de este joven.

iii. En tercer lugar, es como ya dije, que el corazón de este joven estaba en sus riquezas, y el que ama sus riquezas, es un idólatra. Por eso JESUCRISTO dijo en Mateo 6:19-21:

(1) «No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar.20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar.21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.»

b. El fracaso de este joven. — Este joven había tenido mucho éxito con sus riquezas, pero en su obediencia a Dios había fracasado. Se había cuidado en su comportamiento con sus semejantes, pero no se había cuidado de su devoción TOTAL a Dios, y había dejado que las riquezas nublaran su vista espiritual.

i. Una persona no tiene que ser rica para ser un avaro, porque la avaricia es el deseo de tener que pone su amor en esas cosas, y llega a ser un dios para esa persona.

ii. Que mejor ejemplo que el problema que hemos estado siendo testigos de los bancos y la bolsa de valores, que están fallando en este país, y todo por la avaricia de tantas personas de tener más.

(1) Y no es solamente a los bancos, los inversionistas, los vendedores de casas, los vendedores de préstamos, y también muchos compradores.

8. ¿Quien podrá ser salvo? — «Al oír esto, los discípulos quedaron desconcertados y decían: —En ese caso, ¿quién podrá salvarse? 26 —Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, mas para Dios todo es posible. 27 —¡Mira, nosotros lo hemos dejado todo por seguirte! —le reclamó Pedro—. ¿Y qué ganamos con eso? 28 —Les aseguro —respondió Jesús— que en la renovación de todas las cosas, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono glorioso, ustedes que me han seguido se sentarán también en doce tronos para gobernar a las doce tribus de Israel.29 Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.30 Pero muchos de los primeros serán últimos, y muchos de los últimos serán primeros.»

a. JESÚS les había dicho lo difícil para un rico entrar en el Cielo: “le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios.”

i. Eso no es porque la persona sea rica, sino porque la persona ponía o pone, su corazón en las riquezas.

ii. Se ha dicho mucho sobre el ejemplo que JESÚS usó del camello y la aguja, donde algunos dicen que en Jerusalén había una entrada donde se tenían que bajar la carga de los camellos para poder entrar.

(1) Pero eso no es lo que JESUCRISTO está diciendo, nuestro SEÑOR está usando una hipérbole, o una exageración, para aclarar lo imposible que es para el ser humano de entrar en el Cielo por métodos humanos.

b. Esa imposibilidad para el ser humano, es totalmente POSIBLE para Dios, porque la Salvación es de Dios.

c. Dios quita los impedimentos cuando nos arrepentimos y obedecemos a Su Palabra.

i. ¿Quien puede entrar en Su Presencia? (Salmo 24:3-24a)

(1) “¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo? 4 Sólo el de manos limpias y corazón puro….”

(2) Pero Solamente la Sangre de JESUCRISTO nos limpia de TODO pecado. (1 Juan 1:7)

(a) “Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.”

Conclusión:
Pongamos atención al llamado del SEÑOR a llevar vidas entregadas a Él solamente. Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

*Estes sermón fue predicado el 27 de Septiembre, 2008.

El hombre que superó obstáculos

Por: Pastor Daniel Brito

Título: El hombre que superó obstáculos

Texto: Lucas 19:1-10:    «Jesús llegó a Jericó y comenzó a cruzar la ciudad.2 Resulta que había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico.3 Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero la multitud se lo impedía, pues era de baja estatura.4 Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí. 5 Llegando al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo:  —Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa. 6 Así que se apresuró a bajar y, muy contento, recibió a Jesús en su casa. 7 Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador.» 8 Pero Zaqueo dijo resueltamente:  —Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea. 9 —Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que éste también es hijo de Abraham.10 Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.»*

Introducción:
Esta historia es un contraste con la del joven rico de Lucas 18. Este hombre llamado Zaqueo, también era un hombre rico. Se puede decir que lo tenía todo. Pero al igual que la historia del joven rico, tenía una necesidad que las riquezas no pueden llenar. La historia de Zaqueo nos muestra como la conversión cambia a una persona. Pero este hombre tenía algunos obstáculos que tenía que vencer.  Y es así como comenzamos nuestra lección en esta noche. Trataremos los siguientes Puntos:
(1)    Su condición.
(2)    Su búsqueda.
(3)    Sus dificultades.
(4)    Su llamado.
(5)    Su obediencia.
(6)    El efecto de la conversión.

Lección:1.    Su condición. — Zaqueo era un publicano, ellos eran los que recaudaban impuestos para el imperio Romano, pero recaudaban más de lo que el imperio exigía, y así algunos como Zaqueo habían hecho muchas riquezas. El apóstol Mateo también había sido publicano, pero Zaqueo tenía un puesto más alto pues era jefe de los recaudadores de impuestos y, por eso se había hecho bien rico. Sigamos con el siguiente punto.

2.    Su búsqueda. — Zaqueo “Había odio hablar de JESÚS, que recibía a los publicanos y a los pecadores, y quería saber si tendría algo para él. Despreciado y odiado por los hombres, Zaqueo buscaba el amor de Dios.”[1] El Texto Sagrado dice “Estaba tratando de ver quién era Jesús”. Tal vez había cierta curiosidad por conocer a JESÚS, siendo que Su fama se había regado por todo lugar, pero lo más seguro es que Zaqueo buscaba un cambio para su vida.  Continuamos con el siguiente punto.

3.    Sus dificultades. — Había dos cosas que estaban estorbando el que Zaqueo pudiera ver a JESÚS.

a.    La primera era la multitud. — La gente que quería ver a JESÚS, era la misma que impedía que él pudiera verlo. Como recaudador de impuestos, Zaqueo se estaba arriesgando a que “muchos aprovecharían la oportunidad para pegarle una patada o un puñetazo o algo peor.”[2]

b.    La segunda dificultad era su estatura. — Zaqueo era bajo de estatura, o sea que era bien chaparro. Pero Zaqueo decidió superar sus dificultades subiéndose a un árbol sicómoro, algo que la decencia no habría permitido a un hombre considerado por su posición subir a un árbol,[3] pero la fe de Zaqueo venció. Continuamos con el siguiente punto.

4.    Su llamado. — JESÚS llama a Zaqueo por su nombre. No lo hace porque lo conocía, sino que siendo el Hijo de Dios, Él sabía quien era Zaqueo. Eso nos recuerda que el Evangelio de Juan 2:25 dice: «No necesitaba que nadie le informara nada acerca de los demás, pues él conocía el interior del ser humano.» JESUCRISTO lo estaba llamando a que fuera Su discípulo. Es muy claro que nadie puede acercarse a Dios por sus propios esfuerzos. Dios busca al pecador. Es responsabilidad del pecador responder o rechazar el llamado. Ahora sigamos con el siguiente punto.

5.    Su obediencia. — Zaqueo decide responder al llamado y ser obediente. Vemos que Zaqueo se apresuró en bajarse del árbol y, “muy contento, recibió a Jesús en su casa.” Zaqueo no recibió a JESÚS a regañadientes, noten que dice que muy CONTENTO recibió a JESÚS en casa. Zaqueo había encontrado lo que buscaba. Ahora vemos que él tenía otra dificultad que superar, y era la reacción de la multitud. La gente decía: “Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador.” Al llamarle PECADOR, se referían a la profesión de Zaqueo. Para ellos, JESÚS no tenía que asociarse con gente como Zaqueo. Pero JESÚS no iba a buscar ganancias por parte de Zaqueo, ni a buscar juntarse con personas que tenían mucho dinero. Nuestro Salvador conocía el corazón de Zaqueo. JESUCRISTO entra en casa de Zaqueo para llevar Salvación a su casa y traer un cambio en esta persona. Sigamos con el último punto.

6.    El efecto de la conversión. — Mucha gente busca una solución para la condición de su vida, pero no quieren convertirse a la verdad. Vemos que Zaqueo encontró con toda seguridad lo que buscaba, y no solamente habló de palabras, sino que como debe ser, con los hechos. Muchos dicen mucho y hacen poco, pero Zaqueo cumplió lo que decía. Zaqueo hace una resolución, señal de su renunciamiento al mundo, había sido preparada en su corazón por el arrepentimiento y por el ardiente deseo de conocer al Salvador.[4] Zaqueo decide que va a dar la mitad de todo lo que poseía a los pobres y que si había defraudado al alguien, se lo iba a devolver cuatro veces. No hay ninguna duda que Zaqueo estaba seguro de lo que estaba haciendo y que él sabía que iba a tener que devolverle a mucha gente cuatro veces la cantidad porque todo recaudador de impuestos de aquel tiempo hacía trampas para hacerse rico, y por esa razón eran tan odiados por el pueblo. Ahora tenemos dos cosas que nuestro SEÑOR JESÚS dice en casa de Zaqueo.

a.    En primer lugar dice: “Hoy a llegado la Salvación a esta casa.” — JESUCRISTO no se dejó llevar por las críticas de la gente que decían que no debía ir a casa de un pecador, en este caso un recaudador de impuestos. Las palabras de nuestro SEÑOR nos afirman que Zaqueo había tenido una conversión genuina.

b.    En segundo lugar dice: “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. El propósito de Su venida nos es revelado en estas palabras, que JESÚS ha cumplido con tierno amor por Su vida y por Su muerte en la cruz del calvario. Buscar y salvar lo que estaba perdido habla de todos nosotros. Toda persona necesita el perdón de sus pecados que solamente Dios puede dar. Nadie puede recibir perdón si no se arrepiente de sus pecados y acepta a JESÚS como el Hijo de Dios y el Salvador del mundo.

Conclusión:
¿Haz encontrado al Salvador del mundo? Así como Zaqueo se arrepintió de sus pecados y entregó su vida a JESUCRISTO, así también el SEÑOR te está llamando en esta noche.

Notas:

1. William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 345, editorial CLIE.

2. Ibid.

3. L. Bonnet, Comentario del Nuevo Testamento, tomo 1, p. 649, Casa Bautista de Publicaciones.

4. Ibid.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Agosto, de 2007.