Estudios en Romanos: Problemas de Conciencia

Por: pastor Daniel Brito

Titulo: Estudios en Romanos: Problemas de Conciencia

Texto: Romanos 14:1-9

“Reciban al que es débil en la fe, pero no para entrar en discusiones.2 A algunos su fe les permite comer de todo, pero hay quienes son débiles en la fe, y sólo comen verduras.3 El que come de todo no debe menospreciar al que no come ciertas cosas, y el que no come de todo no debe condenar al que lo hace, pues Dios lo ha aceptado.4 ¿Quién eres tú para juzgar al siervo de otro? Que se mantenga en pie, o que caiga, es asunto de su propio señor. Y se mantendrá en pie, porque el Señor tiene poder para sostenerlo.5 Hay quien considera que un día tiene más importancia que otro, pero hay quien considera iguales todos los días. Cada uno debe estar firme en sus propias opiniones.6 El que le da importancia especial a cierto día, lo hace para el Señor. El que come de todo, come para el Señor, y lo demuestra dándole gracias a Dios; y el que no come, para el Señor se abstiene, y también da gracias a Dios.7 Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, ni tampoco muere para sí.8 Si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos.9 Para esto mismo murió Cristo, y volvió a vivir, para ser Señor tanto de los que han muerto como de los que aún viven.”

Introducción:

Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos; ahora nos toca estudiar el tema de problemas de conciencia.

Lección:

1.Cristianos Inmaduros. – En este capítulo, el apóstol Pablo se dirige a dos grupos: los débiles en la fe, y los fuertes en la fe. Los débiles en la fe, se le pueden llamar así a los cristianos inmaduros, que tal vez tienen poco tiempo en el Evangelio, o que tal vez nunca han madurado. Esos casi siempre están viendo las faltas de otros.

1.Los débiles en la fe en la iglesia de Roma, eran probablemente una mezcla de judíos que habían salido del judaísmo, y todavía querían guardar las leyes ceremoniales respecto a las comidas, y siendo que en el vers. 21 menciona el vino que no estaba prohibido en la Ley de Moisés, es probable que también se incluye gentiles que salieron de cierto tipo de ascetismo pagano antes de convertirse, y quisieron guardar sus creencias extremistas.

2.El problema aquí no es un problema de pecado, ni tampoco es un problema DOCTRINAL. Es un problema típico en el ser humano, y es la diferencia de opiniones en las cosas pequeñas.

3.El problema parece ser el mismo que el apóstol Pablo menciona en su primer carta a los Corintios. Veamos en el siguiente punto.

2.Doctrinas Secundarias. – (1 Corintios 8:1-8) “En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, es cierto que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece, mientras que el amor edifica.2 El que cree que sabe algo, todavía no sabe como debiera saber.3 Pero el que ama a Dios es conocido por él. 4 De modo que, en cuanto a comer lo sacrificado a los ídolos, sabemos que un ídolo no es absolutamente nada, y que hay un solo Dios.5 Pues aunque haya los así llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra (y por cierto que hay muchos «dioses» y muchos «señores»),6 para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, de quien todo procede y para el cual vivimos; y no hay más que un solo Señor, es decir, Jesucristo, por quien todo existe y por medio del cual vivimos. 7 Pero no todos tienen conocimiento de esto. Algunos siguen tan acostumbrados a los ídolos, que comen carne a sabiendas de que ha sido sacrificada a un ídolo, y su conciencia se contamina por ser débil.8 Pero lo que comemos no nos acerca a Dios; no somos mejores por comer ni peores por no comer.”

1.Debemos recordar que en los tiempos antiguos no había refrigeración, y la carne que salía en la mañana para venderse, se termina en ese mismo día. Mucha de esa carne era llevada a los templos paganos y ofrecida a los demonios (ídolos), y luego era vendida, sea en el mismo templo, o en las carnicerías. Parece ser que eso es exactamente lo que estaba ocurriendo en la iglesia de Roma; y había causado cierto distanciamiento entre algunos hermanos(as).

2.El apóstol Pablo sabía muy bien que los ídolos en la tierra de los gentiles abundaban. Y él también sabía muy bien que todo eso era ofrecido en realidad a los demonios. Pero aclara que aunque es ofrecida a un ídolo, esos dioses no existen; porque hay UN SOLO DIOS.

3.Las DOCTRINAS SECUNDARIAS son aquellas por la que podemos estar en desacuerdo.

1.Algunos hermanos o hermanas, creen que se debe orar de una manera, o por tanto tiempo al día.

2.Otros creen uno se tiene que vestir de cierta forma solamente para ir al templo.

3.Otros creen que se tienen que hacer cierta cantidad de ayunos por ciertas razones.

4.Otros creen que para sentir la presencia de Dios hay que gritar, o brincar.

4.Como pueden notar, todas esas son doctrinas secundarias, por la que podemos ponernos de acuerdo para estar en desacuerdo.

3.El Problema del Sábado. – (Romanos 14:5-7) “Hay quien considera que un día tiene más importancia que otro, pero hay quien considera iguales todos los días. Cada uno debe estar firme en sus propias opiniones.6 El que le da importancia especial a cierto día, lo hace para el Señor. El que come de todo, come para el Señor, y lo demuestra dándole gracias a Dios; y el que no come, para el Señor se abstiene, y también da gracias a Dios.”

1.No hay duda que el día que algunos preferían era el Sábado; eso nos muestra que el apóstol se estaba dirigiendo a Judíos y a gentiles.

2.EXPLICACIÓN: Debo aclarar que el apóstol Pablo se estaba dirigiendo a personas que creían que había que guardar el Sábado, pero parece ser que eran “débiles” porque seguramente que se escandalizaban con otros que no lo hacían, pero no parece que eran JUDAIZANTES.

1.Los Judaizantes hostigaban a los que no guardaban el Sábado, y al mismo tiempo TODA la ley de Moisés.

2.Una característica de los JUDAIZANTES era el obligar a que los hombres gentiles se circuncidaran para ser salvos.

3.De ahí que podemos notar que no se estaba tratando de JUDAIZANTES, sino de cristianos que todavía eran débiles en la fe.

4.Eso lo podemos notar de una forma fácil, porque el apóstol Pablo ha tratado el tema de la ley de Moisés y La Gracia, de una forma extensa en esta Epístola, y aun maas en la Epístola a los Gálatas.

4.El mensaje es de SOBRELLEVARNOS, y cuidarnos de no juzgar para condenar. Aquí no se nos dice que aceptemos PECADOS. El tema NO es de prácticas pecaminosas, más bien es un tema de prácticas ceremoniales. En las cosas que no son ESENCIALES, podemos ponernos de acuerdo, para estar en desacuerdo.

5.El Tribunal de CRISTO. – (Romanos 14:10-12) “Tú, entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué lo menosprecias? ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios!11 Está escrito: «Tan cierto como que yo vivo —dice el Señor—, ante mí se doblará toda rodilla y toda lengua confesará a Dios.» 12 Así que cada uno de nosotros tendrá que dar cuentas de sí a Dios.”

1.Algunas Versiones dicen el Tribunal de Cristo, y otras de Dios. El Tribunal de Dios, (o de Cristo), es el lugar donde todo creyente tendremos que comparecer para ser juzgados por nuestro Señor Jesucristo. No es un juicio de condenación como el del Gran Trono Blanco, sino que es un juicio de “recompensa”, pero también de dar cuenta a Dios por nuestros hechos. Comp. 1 Cor. 5:10.

2.ACLARACIÓN: Cuando el creyente muere en Cristo, va a la PRESENCIA de Dios directamente. El creyente ha sido liberado de la CONDENACIÓN del pecado, habiendo sido JUSTIFICADO por la fe en JESUCRISTO solamente. Eso ya lo hemos tratado en esta misma Epístola, en el capítulo 8:1:

1.“Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús,2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.”

2.Es bien claro que los errores que hicimos en la tierra, no nos van a atormentar cuando pasemos en gloria con nuestro SALVADOR.

3.Pero sí debemos poner atención a nuestras intenciones en cuanto a lo que hacemos con nuestra vida Cristiana; y que hacemos con el Evangelio que se nos ha sido encomendado.

1.El mejor ejemplo lo tenemos en 1 Corintios 3:10-15:

1.“Según la gracia que Dios me ha dado, yo, como maestro constructor, eché los cimientos, y otro construye sobre ellos. Pero cada uno tenga cuidado de cómo construye,11 porque nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo.12 Si alguien construye sobre este fundamento, ya sea con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y paja,13 su obra se mostrará tal cual es, pues el día del juicio la dejará al descubierto. El fuego la dará a conocer, y pondrá a prueba la calidad del trabajo de cada uno.14 Si lo que alguien ha construido permanece, recibirá su recompensa,15 pero si su obra es consumida por las llamas, él sufrirá pérdida. Será salvo, pero como quien pasa por el fuego.”

2.Noten que el apóstol Pablo se estaba refiriendo a aquellos que sus intenciones no son buenas delante de Dios.

3.No están en pecado, pero no están agradando a Dios de la forma que se conducen con el pueblo de Dios.

4.Debemos recordar que DIOS nos llama a ser SIERVOS de JESUCRISTO, y no JEFES; por eso debemos regresar al capítulo 12:3 de esta misma Epístola a los Romanos:

1.“Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dad”

2.Noten también como el apóstol Pablo le dice a los Filipenses que consideren a los demás como más importantes que a ellos mismos. Eso queridos hermanos es difícil, pero es parte de la vida Cristiana. Es lo que aplasta al YO personal; al ego de uno mismo que casi siempre quiere considerarse como mejor, o como que sabe más que los demás. Filipenses 2:3:

1.“No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismo”

6.Cuidado de no hacer a otros tropezar. – (Romanos 14:13-23) “ Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. Más bien, propónganse no poner *tropiezos ni obstáculos al hermano.14 Yo, de mi parte, estoy plenamente convencido en el Señor Jesús de que no hay nada *impuro en sí mismo. Si algo es impuro, lo es solamente para quien así lo considera.15 Ahora bien, si tu hermano se angustia por causa de lo que comes, ya no te comportas con amor. No destruyas, por causa de la comida, al hermano por quien Cristo murió.16 En una palabra, no den lugar a que se hable mal del bien que ustedes practican,17 porque el reino de Dios no es cuestión de comidas o bebidas sino de justicia, paz y alegría en el Espíritu Santo.18 El que de esta manera sirve a Cristo, agrada a Dios y es aprobado por sus semejantes. 19 Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación.20 No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todo alimento es puro; lo malo es hacer tropezar a otros por lo que uno come.21 Más vale no comer carne ni beber vino, ni hacer nada que haga *caer a tu hermano. 22 Así que la convicción que tengas tú al respecto, manténla como algo entre Dios y tú. *Dichoso aquel a quien su conciencia no lo acusa por lo que hace.23 Pero el que tiene dudas en cuanto a lo que come, se condena; porque no lo hace por convicción. Y todo lo que no se hace por convicción es pecado.”

1.Noten como el verso 15 dice que “…. No destruyas, por causa de la comida, al hermano por quien Cristo murió.16 En una palabra, no den lugar a que se hable mal del bien que ustedes practica.” Esas son palabras fuertes, donde se advierte que uno debe tener cuidado como Cristiano en la Fe, de no ser PIEDRA DE TROPIEZO.

2.Note la importancia de un alma para El Señor, y debe serlo para nosotros también. F. Lacueva dice: «El que contrista al hermano, ya no anda conforme al amor (v. 15a) porque hace daño a un hermano, y el amor no destruye, sino que edifica (1ª Co. 8:1b). El hermano débil puede ser entristecido de dos maneras: (a) por ver a otro hermano tenido por espiritual, que come, o bebe, cosas que el tiene por ilícitas; (b) por comer o beber, contra su conciencia, esas cosas, ya sea vencido por la tentación al ver a otros, ya sea por no aparecer escrupuloso o ‘ bicho raro’. Lo cierto es que peca»[1]

3.El vers. 16, parece indicar que los de afuera (incrédulos) hablen mal o blasfemen a causa de la discordia entre ambos lados. Robert Mounce dice: Lo que tú consideras bueno, probablemente es el evangelio o la libertad que los creyentes fuertes disfrutan. Los que hablan mal de ello, probablemente son los de afuera de la iglesia. Stuhlmacher ve el verso como ‘un aviso de parte del apóstol a que no desacrediten la iglesia y la salvación obtenida ante los ojos y oídos de los incrédulos a través de una ofensiva disputa entre los fuertes y débiles.[2]

CONCLUSIÓN:

Oremos…

Notas:

1. Francisco Lacueva, en Comentario Bíblico de Matthew Henry, pag. 1599, editorial CLIE.

2. Robert Mounce, The New American Commentary on Romans, pag. 256, Broadman Press.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

Estudios en Romanos: el Cristiano y el estado

Por: pastor Daniel Brito

Título: Estudios en Romanos: el Cristiano y el estado

Texto: Romanos 13:1-7

« Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él.2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo.3 Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación,4 pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.5 Así que es necesario someterse a las autoridades, no sólo para evitar el castigo sino también por razones de conciencia.

6 Por eso mismo pagan ustedes impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas precisamente a gobernar.7 Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor.»

Introducción:

Habiendo tratado con el fruto de la fe y consejos a los creyentes en el capítulo 12, el apóstol Pablo ahora pasa al tema del deber del cristiano hacia el estado.

1.              Instituido por Dios. — Es bien claro que la Biblia ha sido usada fuera de contexto por tantas personas para justificar el mal por parte de gobiernos, y por aquellos que enseñan el pacifismo. Debemos tomar en su contexto lo que el Texto Sagrado nos dice sobre las autoridades civiles.

a.              La Biblia nos enseña que los gobiernos civiles son ordenados por Dios; eso no quiere decir que Dios bendice las injusticias que ellos hacen, sino que en este mundo caído bajo el pecado, tiene que haber un orden, o de otra manera reinaría la anarquía.

b.              Tenemos el caso de Israel, que habiendo sido infiel a Dios, fueron enviados al cautiverio; primero las 10 tribus del norte, y después el reino de Judá.

i.              (Jeremías 25:8-14) «Por eso, así dice el Señor *Todopoderoso: “Por cuanto no han obedecido mis palabras,9 yo haré que vengan todos los pueblos del norte, y también mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia. Los traeré contra este país, contra sus habitantes y contra todas las naciones vecinas, y los *destruiré por completo: ¡los convertiré en objeto de horror, de burla y de eterna desolación! —afirma el Señor—.10 Haré que desaparezcan entre ellos los gritos de gozo y alegría, los cantos de bodas, el ruido del molino y la luz de la lámpara.11 Todo este país quedará reducido a horror y desolación, y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años.” 12 »Pero cuando se hayan cumplido los setenta años, yo castigaré por su iniquidad al rey de Babilonia y a aquella nación, país de los *caldeos, y los convertiré en desolación perpetua —afirma el Señor—.13 Haré que vengan sobre ese país todas las amenazas que le anuncié, y todo lo que está registrado en este libro y que Jeremías ha profetizado contra las naciones.14 Los caldeos, a su vez, caerán bajo el yugo de muchas naciones y reyes poderosos. Así les daré lo que merecen su conducta y sus hechos.»

ii.              Debemos notar que Dios le llama a Nabucodonosor, quien es un rey impío y cruel, Su SIERVO.  Eso es porque Dios levanta reyes, y derrumba reinos cuando Él quiere, y cómo Él quiere.

iii.              Nabucodonosor había sido enviado por Dios para castigar no solamente a Israel, sino a todas las naciones vecinas. Pero Dios no estaba pasando por alto las injusticias de ellos, al contrario, podemos ver en el verso14 que Dios mismo 70 años después los iba a entregar a otro reino para que ellos también fueran castigados.

c.              Concluimos este punto recalcando que las autoridades son ordenadas por Dios, y aun Satanás no puede hacer lo que él quiere, sino lo que Dios le permite hacer; así es también con las autoridades gubernamentales.

2.              Para César lo que es de César. — (Mateo 22:15-22) «Entonces salieron los fariseos y tramaron cómo tenderle a Jesús una trampa con sus mismas palabras.16 Enviaron algunos de sus discípulos junto con los herodianos, los cuales le dijeron:   —Maestro, sabemos que eres un hombre íntegro y que enseñas el camino de Dios de acuerdo con la verdad. No te dejas influir por nadie porque no te fijas en las apariencias.17 Danos tu opinión: ¿Está permitido pagar impuestos al *césar o no? 18 Conociendo sus malas intenciones, Jesús replicó:  —¡*Hipócritas! ¿Por qué me tienden *trampas?19 Muéstrenme la moneda para el impuesto.  Y se la enseñaron. 20 —¿De quién son esta imagen y esta inscripción? —les preguntó. 21 —Del césar —respondieron.  —Entonces denle al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios. 22 Al oír esto, se quedaron asombrados. Así que lo dejaron y se fueron.»

a.              Aquí tenemos un buen ejemplo de los fariseos hipócritas que odiaban a JESÚS, y tramaron tentarle con una pregunta sobre si era lícito pagar los impuestos (taxes) al César.

i.              Si el SEÑOR JESUCRISTO respondía que sí, lo acusaban de colaborador con los Romanos.

ii.              Si el SEÑOR respondía que no, lo acusaban ante los Romanos como instigador a la rebeldía.

b.              La respuesta de JESUCRISTO los asombró a ellos y a muchos en nuestros tiempos, porque nuestro SEÑOR nos enseña una gran lección con Su respuesta sobre como es que Dios está por encima de los reyes y gobiernos, pero los gobiernos son instituidos por Dios, y están subordinados a la AUTORIDAD de nuestro SEÑOR.

i.              De ahí que nosotros en este mundo debemos obedecer y cooperar con los gobiernos civiles.

(1)              (1 Pedro 2:13-17) «Sométanse por causa del Señor a toda autoridad humana, ya sea al rey como suprema autoridad,14 o a los gobernadores que él envía para castigar a los que hacen el mal y reconocer a los que hacen el bien.15 Porque ésta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos.16 Eso es actuar como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como *siervos de Dios.17 Den a todos el debido respeto: amen a los hermanos, teman a Dios, respeten al rey.»

c.              Ahora eso nos lleva a nuestro siguiente punto sobre qué hacer con los gobiernos que oprimen al pueblo, o prohíben la adoración al único y verdadero Dios.

3.              Es necesario obedecer a Dios ante que a los hombres. — (Hechos 5:28-32) «—Terminantemente les hemos prohibido enseñar en ese nombre. Sin embargo, ustedes han llenado a Jerusalén con sus enseñanzas, y se han propuesto echarnos la culpa a nosotros de la muerte de ese hombre. 29 —¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres! —respondieron Pedro y los demás apóstoles—.30 El Dios de nuestros antepasados resucitó a Jesús, a quien ustedes mataron colgándolo de un madero.31 Por su poder, Dios lo exaltó como Príncipe y Salvador, para que diera a Israel *arrepentimiento y perdón de pecados.32 Nosotros somos testigos de estos acontecimientos, y también lo es el Espíritu Santo que Dios ha dado a quienes le obedecen.»

a.              Aquí tenemos el mejor ejemplo de cuando es nuestro deber el desobedecer a las autoridades civiles y religiosas, y es cuando ellas quieren ocupar el lugar de Dios. En el momento que los gobiernos prohíben nuestra libertad de adorar a Dios, es tiempo de desobedecer.

b.              El segundo ejemplo es el de Abdías, no el profeta cuyo libro lleva su nombre, sino el siervo del rey asesino Acab, quien recibiendo orden de matar a los profetas de JEHOVÁ, los escondía en una cueva desobedeciendo así al rey.

i.              (1 Reyes 18:1-8) «Después de un largo tiempo, en el tercer año, la palabra del Señor vino a Elías y le dio este mensaje: «Ve y preséntate ante Acab, que voy a enviar lluvia sobre la tierra.»2 Así que Elías se puso en camino para presentarse ante Acab. En Samaria había mucha hambre. 3 Por lo tanto, Acab mandó llamar a Abdías, quien administraba su palacio y veneraba al Señor.4 Como Jezabel estaba acabando con los profetas del Señor, Abdías había tomado a cien de ellos y los había escondido en dos cuevas, cincuenta en cada una, y les había dado de comer y de beber. 5 Acab instruyó a Abdías: «Recorre todo el país en busca de fuentes y ríos. Tal vez encontremos pasto para mantener vivos los caballos y las mulas, y no perdamos nuestras bestias.» 6 Así que se dividieron la tierra que iban a recorrer: Acab se fue en una dirección, y Abdías en la otra. 7 Abdías iba por su camino cuando Elías le salió al encuentro. Al reconocerlo, Abdías se postró rostro en tierra y le preguntó: —Mi señor Elías, ¿de veras es usted? 8 —Sí, soy yo —le respondió—. Ve a decirle a tu amo que aquí estoy.»

c.              Es bien claro que el cristiano debe obediencia al gobierno donde vive, siempre y cuando no sea obligado a hacer injusticias, o a no servir a nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

i.              Así como Abdías, fueron muchos los Cristianos que salvaron a Judíos de las garras del gobierno alemán Nazi; incluso poniendo en riesgo sus propias vidas.

ii.              ¿Puede el Cristiano quedar callado ante los 50 millones de bebés abortados desde 1973 en este país?

(1)              La respuesta a esa pregunta es un NO grande, porque el Cristiano debe ser como Abdías, buscar como salvar esas vidas por medio de la democracia electoral, y por medio de hablarlo y condenarlo en todo lugar.

iii.              El cristiano no debe quedarse callado ante la pudrición social causada por leyes sucias de gobernantes que trastornan el orden de la familia, con la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo; y el adoctrinamiento sexual encontrado en las escuelas.

4.             El deber del gobierno humano. — (Romanos 13:4-5) «pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.5 Así que es necesario someterse a las autoridades, no sólo para evitar el castigo sino también por razones de conciencia.»

a.              Debemos recordar que las fuerzas demoníacas operan en los hijos de desobediencia (Efesios 2:1-2), y muchos hacedores del mal roban, matan y hacen hechos que oprimen a los inocentes. De ahí que los “Policías” son “siervos” de Dios, porque ellos también están luchando en contra del mal.

b.              El policía, o el gobernante civil, es llamado por Dios aquí un “servidor”, o un “ministro” como dicen otras versiones. La palabra aquí en el griego es diákonós, alguien que “sirve”; de donde proviene lo que conocemos en muchas iglesias como el “diaconado”. Quiere decir que el gobernante civil o el policía, es un “diácono” o un “servidor” de Dios, para ejecutar venganza. Recordando que la Biblia nos dice que dejemos la venganza a Dios.

i.              (Romanos 12:9) “No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor.”

ii.              Pero es evidente que Dios usa a agentes subordinados a Él para ejecutar Su venganza.

c.              Podemos ver que es el deber del gobierno el castigar a los que hacen el mal, y la protección de los inocentes, aún cuando el gobierno tiene que usar fuerza letal. Por eso dice: “No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.”

i.              En nuestros tiempos podríamos decir: No en vano lleva la PISTOLA, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.

ii.              La espada, y en nuestro caso la pistola, es un instrumento de castigo, y un emblema de guerra. Quiere decir que el gobierno tiene el deber de corregir, y castigar a aquellos que hacen el mal.

5.              El deber del ciudadano cristiano. — (Romanos 13:7) «Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor.»

a.              El tema de los impuestos siempre ha sido controversial, por la cantidad de abusos que los gobiernos han impuestos a sus súbditos. Pero es importante aclarar que los gobiernos solamente pueden costear los gastos de mantener el orden y la protección de los ciudadanos por medio de los impuestos.

b.              Es por eso que es el deber de los cristianos de cumplir como ciudadanos del Cielo, y como ciudadanos aquí en la tierra, con los impuestos para el sostén del bienestar social.

i.              Es bien claro que los Cristianos no deben hacer trampas para no pagar impuestos; algo que tristemente es muy real entre creyentes.

c.              Otro deber para los Cristianos es el de orar por los gobernantes.

i.              (1 Timoteo 2:1-2) «Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos,2 especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna »

ii.              Se ora por los gobernantes no para Dios los bendiga, porque muchos son perversos, sino para que Dios les de sabiduría, y actúen con justicia. Por eso Proverbios 21:1 dice:

(1)              « En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado.»

6.              La responsabilidad hacia los demás — (Romanos 13:8-14) «No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.9 Porque los mandamientos que dicen: «No cometas adulterio», «No mates», «No robes», «No codicies», y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.»10 El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley. 11 Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos.12 La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz.13 Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias.14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la *naturaleza pecaminosa.»

a.              Una vez más encontramos un AVISO por parte del apóstol Pablo sobre el peligro de la frialdad y la negligencia que puede llevar al pecado. Debemos recordar que esta Epístola a los Romanos es Doctrinal del capítulo 1 al 11, donde el apóstol Pablo habla de la Obra de Dios en NOSOTROS. Desde el capítulo 12 and adelante, el apóstol trata el tema del fruto de la FE; lo que viene siendo el comportamiento cristiano. El cristiano nunca debe pensar que el pecado es algo del cual no tiene que preocuparse; al contrario, es por eso que encontramos aviso, tras aviso sobre el peligro del pecado en nuestras vidas.

b.              El amor al prójimo es esencial para la relación entre los seres humanos. La respuesta a la pregunta ¿quién es mi prójimo? La dejó nuestro SEÑOR en la Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10:30-37).

i.              Es bien claro que nuestro prójimo es la persona que está delante de uno. Pero para los Cristianos, el amarse entre hermanos y hermanas, es ESENCIAL para la unidad, y como TESTIMONIO a los no convertidos.

(1)              (Juan 13:34-35) «Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.35 De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.»

c.              En el amor al prójimo se cumple toda la ley. Eso claramente que para los que guardaban la ley de Moisés, no les serviría de nada si no tenían amor por sus semejantes; porque el que ama a su prójimo, no va a cometer adulterio contra su prójimo; y no va a robarle; y no va levantarle calumnias; etc.

i.              Lo mismo es en el Nuevo Pacto, y es que el ama a su prójimo, no peca en contra de su prójimo.

d.              Para concluir este punto y toda ésta lección, tenemos ahora una ADVERTENCIA para los creyentes de vivir como HIJOS DE LUZ, sin caer en pecados morales, en borracheras y el libertinaje. Algo que debemos recordar TODO EL TIEMPO. La vida pecaminosa es dañina; es muerte espiritual; es algo que los VERDADEROS salvos, no hacen.

i.              (Romanos 13:13-14) «Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias.14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la *naturaleza pecaminosa.»

CONCLUSIÓN:

Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*
**Este sermón fue predicado en Noviembre, 2009**

Estudios en Romanos: el final de las excusas

Por: pastor Daniel Brito

Título: Estudios en Romanos: el final de las excusas

Texto: Romanos 10:1-4:

«Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por los israelitas, es que lleguen a ser salvos.2 Puedo declarar en favor de ellos que muestran celo por Dios, pero su celo no se basa en el conocimiento.3 No conociendo la justicia que proviene de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios.4 De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia.»

Introducción:

Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. En esta mañana con el tema de Israel y la superioridad de la Gracia de Dios.

Lección:

1. El deseo de la salvación de Israel. — Ese debe ser el deseo y la oración de todo creyente. Analicemos algunos puntos encontrados en estos versos.

a. El celo religioso, no siempre indica algo bueno, porque hay muchos “religiosos” que están equivocados y son bien celosos de sus creencias, pero el hecho que son celosos por sus creencias erróneas, no los excusan delante de Dios por rechazar la VERDAD.

i. Ese era el caso de Israel, que como nación, había rechazado a JESUCRISTO como el Hijo de Dios.

b. El celo de ellos, era un celo EQUIVOCADO.

2. El fin de la ley. — (Verso 4) «De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia.»

a. En otras palabras, es el cumplimiento de la ley de Moisés. En Cristo, se cumple y termina de funcionar la ley de Moisés.

i. (Gálatas 3:24-25) «Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos *justificados por la fe.25 Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía.»

b. Noten que la ley tenía un objetivo, y ese objetivo era guiar a todos a JESUCRISTO. Pero ahora que Cristo murió por nuestros pecados, no necesitamos al GUÍA, o a la ley más.

3. La justicia del hombre vs. La Justicia de Dios. — (Romanos 10:5) «Así describe Moisés la justicia que se basa en la ley: «Quien practique estas cosas vivirá por ellas.»

a. La justicia del hombre, es chatarra, o basura, en comparación a la Justicia de Dios. El ser humano es egoísta. Las obras siempre producen orgullo espiritual en la persona que las hace. Se basa en lo “que hacen”, y no en lo que CRISTO ya hizo.

i. (Levítico 18:5) «Observen mis estatutos y mis preceptos, pues todo el que los practique vivirá por ellos. Yo soy el Señor.»

ii. En este Texto que hemos leído, hay una promesa de vida en la obediencia del ser humano hacia la ley de Dios. Pero ese “Observen” es guardar toda la ley.

(1) De ahí que hay muchos en nuestros días que buscan guardar otra vez parte de la ley de Moisés. Pero debemos aclarar que el que la comienza a guardar, la tiene que guardar toda.

(a) (Gálatas 3:12) «La ley no se basa en la fe; por el contrario, «quien practique estas cosas vivirá por ellas»

iii. Los judíos del tiempo de Cristo habían rechazado a JESUCRISTO, por seguir su propia justicia, basada totalmente en obras.

(1) El ser humano se jacta tantas veces en su propia opinión, sin contar con la opinión de Dios. Pero la Biblia advierte de que no debemos hacer eso.

(a) (Proverbios 3:7) «No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal.»

b. JESUCRISTO crucificado es la Justicia de Dios. Esta es la Justicia que Israel ignoraba, y es la Justicia que ellos rechazaron.[1]

i. (2 Corintios 5:21) «Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.»

4. La Justicia que se basa en la FE. — (Romanos 10:6-13) «Pero la justicia que se basa en la fe afirma: «No digas en tu corazón: “¿Quién subirá al cielo?” (es decir, para hacer bajar a Cristo),7 o “¿Quién bajará al *abismo?” » (es decir, para hacer subir a Cristo de entre los muertos).8 ¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» Ésta es la palabra de fe que predicamos:9 que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo *levantó de entre los muertos, serás salvo.10 Porque con el corazón se cree para ser *justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.11 Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado.» 12 No hay diferencia entre judíos y *gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan,13 porque «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo»

a. En estos Textos el apóstol está citando a Deuteronomio 30:11-20, donde está aclarando que la Palabra de Dios no está escondida, ni necesitan que otro venga a decirles, porque ya Dios les había dado la ley escrita, que por medio de ella, podían ser obedientes a Dios.

i. No había que volver a pedirle a JESUCRISTO que Resucitare, o que subiera al Cielo. Eso sería negar lo que ya nuestro SEÑOR JESUCRISTO hizo por nosotros en la cruz del Calvario, y que Él Resucitó.

b. No se necesita una nueva revelación, ni que vengan profetas o enviados especiales para revelar el mensaje.

i. El Texto está bien claro: «¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» Ésta es la palabra de fe que predicamos» (verso 8).

c. La Palabra de Fe para ser salvo contiene tres cosas importantes en este Texto, aunque el apóstol aquí omite una muy importante, que es el ARREPENTIMIENTO (Hechos 2:38).

i. Noten que para ser salvo, hay que creer que JESÚS es el SEÑOR. Esta parece haber sido la primer confesión Cristiana de fe, que proclama en las palabras posiblemente más simple, que JESÚS de Nazaret es en realidad Dios. La palabra Griega usada a través de la Septuaginta (más de seis mil veces) es aplicada aquí a JESÚS.[2]

ii. La otra es que hay que creer que Dios Resucitó a JESÚS de entre los muertos. En otras palabras, negar la Resurrección de JESUCRISTO, es NEGARLO TODO.

5. La fe viene por el oír. — (Versos 15-18) «Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?15 ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas *nuevas!» 16 Sin embargo, no todos los israelitas aceptaron las buenas nuevas. Isaías dice: «Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje?»17 Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.18 Pero pregunto: ¿Acaso no oyeron? ¡Claro que sí! «Por toda la tierra se difundió su voz, ¡sus palabras llegan hasta los confines del mundo!»

a. Estos versos han sido una guía para llevar a otros a los Pies de nuestro SEÑOR. El apóstol está haciendo referencia del mensaje predicado a Israel, quien no tenía excusa por rehusar creer en JESUCRISTO como su Salvador.

i. De ahí que el apóstol menciona Isaías 53:1 sobre como Israel no había creído al mensaje de Dios:

(1) «¿Quién ha creído a nuestro mensaje y a quién se le ha revelado el poder del Señor?»

b. La FE viene por el oír el mensaje de CRISTO. Esto es importante, porque es por medio de escuchar el mensaje, que la persona recibe fe.

i. Noten que el mensaje es de CRISTO, o sea, Cristo mismo es quien habla cuando el Evangelio es proclamado. Toda predicación efectiva, es cumplida por el mismo Dios. El mensajero es en sí un instrumento usado por el Espíritu Santo como una parte necesaria del proceso. Es la misma voz de Dios, la que enfrenta al pecador, y le ofrece la reconciliación.[3]

ii. De ahí que nuestro Texto dice en Romanos 1:16 que el Evangelio es PODER DE DIOS.

(1) «A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los *gentiles.»

iii. Debemos notar una vez más que el MENSAJE, solamente es de CRISTO JESÚS. Ese es el mensaje que atrae al pecador a los pies de nuestro Salvador. No se puede predicar OTRO mensaje.

6. Un pueblo rebelde. — (Romanos 10:19-21) «Pero insisto: ¿Acaso no entendió Israel? En primer lugar, Moisés dice: «Yo haré que ustedes sientan envidia de los que no son nación; voy a irritarlos con una nación insensata.» 20 Luego Isaías se atreve a decir: «Dejé que me hallaran los que no me buscaban; me di a conocer a los que no preguntaban por mí.» 21 En cambio, respecto de Israel, dice: «Todo el día extendí mis manos hacia un pueblo desobediente y rebelde.»

a. La desobediencia de Israel no se debía a una falta de oportunidad, o de haber sido ignorantes. Al contrario, Israel tenía la Palabra de Dios: la ley de Moisés, los Profetas, etc. Israel fue culpable de desobediencia, de rebeldía, y de apostasía.

i. Israel después rechazó a JESUCRISTO como el Hijo de Dios. Ellos mismos se habían hecho una idea de quien ellos creían que debería ser el Cristo, y al Verdadero Cristo, ellos rechazaron.

b. El odio hacia JESUCRISTO, no se limita a los Judíos, al contrario, el mensaje de JESUCRISTO fue recibido con violencia por muchos gentiles, que no querían saber nada de un Cristo Crucificado.

i. Otra vez encontramos que el ser humano, en su rebeldía, se hace la idea de quien debe ser su dios, y debe ser aceptable hacia ellos.

ii. Eso en realidad es REBELDÍA, y odio en contra de CRISTO.

iii. Son tantos los que prefieren seguir a otros dioses, o a profetas que les presentan otro dios.

(1) Eso es lo que podemos ver con los millones que siguen el Islam, o a los mormones, que prefieren seguir a un Cristo inventado por hombres. Eso para mencionar algunas de las tantas religiones y sectas que existen en el mundo.

7. RESUMEN:

a. Dios no ha desechado a Israel, pero para que Israel (el pueblo Judío) sea salvo, es solamente a través de JESUCRISTO.

b. En este capítulo de Romano, una vez más resumimos que la GRACIA de Dios, es superior a la ley de Moisés. Porque es solamente por FE y no por OBRAS, y anunciamos el final de las excusas.

CONCLUSIÓN:

Oremos.

Notas:

1. Donald Grey Barnhouse, 4:62, Eerdmans Publishers.

2. Robert H. Mounce, Romans, NAC Commentary, p. 209, Broadman Press.

3. Ibid., p. 212.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

Estudios en Romanos: Victoriosos en Cristo

Por: pastor Daniel Brito

Título: Estudios en Romanos: Victoriosos en Cristo

Texto: Romanos 8:18-25

«De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros.19 La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios,20 porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza21 de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios.
22 Sabemos que toda la creación todavía gime a una, como si tuviera dolores de parto.23 Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las *primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo.24 Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene?25 Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia.»

Introducción:
En esta noche seguimos con nuestro estudio en la Epístola a los Romanos, habiendo hablado de Viviendo conforme al Espíritu, ahora seguimos con más que vencedores.

Lección:

1.    La gloria futura. —El apóstol comienza hablando de los sufrimientos por los que el cristiano tiene que pasar tantas veces. En su caso, el apóstol había sufrido tantas veces golpizas, había sido apedreado, encarcelado y azotado. Pero el apóstol dice que para él, eso no se podía comparar con la gloria futura que le esperaba. De ahí que el apóstol como ciudadano del Cielo, el sabía que esta vida es solamente por un momento (en comparación con la eternidad). (Filipenses 3:20) «En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo.»

a.    El gemir de la creación. —Después de la caída de Adán y Eva, toda la tierra incluyendo a los animales, fue maldecida por Dios. Por eso el apóstol dice que la propia creación, GIME por esa Redención.

i.    Eso es cuando nuestro SEÑOR JESUCRISTO venga a Reinar en la tierra por mil años, y luego con los Cielos Nuevos y Tierra Nueva. Todo eso es lo que propia creación está deseando.

(1)    (2ª  Pedro 3:13) «Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia.»

ii.    En este caso, el apóstol personifica a la creación, como una persona que gime y espera su redención.

iii.    Por eso mismo, por mucho que la gente piense que el mundo se está sobre calentando, o que el ser humano está destruyendo la tierra, eso no puede ser, porque Dios tiene el tiempo apropiado para hacer las cosas como Él quiere. Y mientras tanto, la misma creación ha sido creada para que trabaje como Dios quiere, y hasta que Dios quiere.

2.    Los sufrimientos del creyente. —Desde el comienzo de la Iglesia, el Cristianismo ha sufrido persecuciones y violencia. Incluso, la Iglesia durante los primeros TRES siglos, sufrió en muchas ocasiones, violentas persecuciones.

a.    Hay creyentes en diferentes partes del mundo, donde tienen que adorar a escondidas. En otros lugares, muchos han sufrido encarcelamiento y golpizas.

i.    Nosotros en este país tal vez no hemos experimentado eso, pero sí hemos experimentado las burlas y acosamiento de los impíos. JESUCRISTO dijo en Juan 16:33:

(1)   «Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.»

b.    Aguardando la ADOPCIÓN. —El apóstol había aclarado que los que están en Cristo, han sido adoptados por medio de JESUCRISTO, y son herederos y coherederos con CRISTO.

i.    Aquí se está refiriendo a la última fase de nuestra adopción, y el Espíritu Santo ha sido dado como PRIMICIAS.

ii.    En la Epístola a los Gálatas, el apóstol le llama GARANTÍA o ARRAS.

(1)    (Gálatas 1:22) «nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón, como garantía de sus promesas.»

c.    La ayuda del Espíritu Santo. —Vemos que en nuestra debilidad y falta de saber como orar, el Espíritu Santo INTERCEDE por nosotros. Esa es parte de la Obra del Espíritu Santo, que es nuestro INTERCESOR.

i.    El creyente que tantas veces encuentra tan difícil la oración, pero encuentra la ayuda del ESPÍRITU, que intercede por nosotros, a lo cual nosotros GEMIMOS, en lo que sin saber que decir, encontramos GEMIDOS, con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

3.    Las cosas obran para bien. —(Romanos 8:28) «Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito» Este Texto ha sido de mucha ayuda a todo creyente que en medio de las pruebas, y aflicciones, han podido encontrar un descanso en este Texto tan hermoso, y a veces tan difícil de entender.

a.    Pero notemos que el apóstol aclara que DIOS puede obrar en medio de la aflicción, de calamidades, de enfermedad, etc.,etc., pero el Obrar de Dios, puede que no sea el que uno quiere oír, porque nadie quiere pasar por la adversidad.

b.    Noten que Dios tiene un plan con todos los que son Sus Hijos, y Él DISPONE las cosas según Su Santa Voluntad. Pero eso claramente que nos lleva al siguiente punto que es muy importante.

4.    A los que antes conoció. —(Romanos 8:29-30) «Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.30 A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los *justificó; y a los que justificó, también los glorificó.»

a.    Ahora entramos en un tema que es bien amplio, y es sobre la presciencia, o el conocimiento previo de nuestro SEÑOR hacia nosotros. Lacueva dice: “Todo lo que Dios programó para la gloria y felicidad de sus hijos, decretó que fuese llevado a cabo por la vía de la gracia y de la santidad.”[1]

b.    Este Texto de Romanos, nos muestra que nadie es un mero “accidente”, o que somos agentes libres en el universo. Sino que Dios ya nos CONOCÍA antes de la creación. Antes que Adán y Eva pecaran, Dios ya nos CONOCÍA a TODOS. Veamos dos CREENCIAS, o puntos de vista, sobre el tema de la presciencia de Dios, y de la predestinación. En una lección corta como esta, solamente podemos tocarlo muy levemente, y debemos entender que de cada uno de estos puntos de vista, hay mucho que decir, o extenderse.

i.    En primer lugar, la creencia CALVINISTA dice que Dios decretó de todos los que se estaban perdiendo, salvar a algunos. Esos son los que de antemano CONOCIÓ, y PREDESTINÓ.

ii.    En segundo lugar, la creencia de nuestra Denominación, las Asambleas de Dios, es que Dios en Su presciencia, o pre-conocimiento, PREDESTINÓ a aquellos que Él CONOCIÓ, que son los que van a perseverar.

iii.    Como pueden ver, hay una gran diferencia en ambas creencias, pero lo importante del caso es como ya dije, que DIOS ya nos CONOCÍA, y tiene un PROPÓSITO con cada uno de nosotros.

c.    Debemos notar que la OBRA es de Dios, no es nuestra. Es Dios quien LLAMA, es Dios quien JUSTIFICA, es Dios quien GLORIFICA finalmente al creyente.

d.    Noten la OBRA de Dios en nuestras vidas:

i.    (Romanos 8:29)  «Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.»

ii.    Noten que el CREYENTE es transformado según la imagen del Hijo. Eso es la Obra que el Espíritu Santo hace en nuestro espíritu.

iii.    Y JESUCRISTO es llamado PRIMOGÉNITO por el apóstol en otros lugares, para referirse a la PRIMACÍA de nuestro SEÑOR, que en TODO, es el PRIMERO.

(1)    (Colosenses 1:15-20) «Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, 16 porque por medio de él fueron creadas todas las cosas  en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades:  todo ha sido creado  por medio de él y para él. 17 Él es anterior a todas las cosas, que por medio de él forman un todo coherente. 18 Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, el primogénito de la resurrección,  para ser en todo el primero. 19 Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud 20 y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas,  tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo,  haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.»

(2)    Noten que JESUCRISTO es el Primogénito de la Resurrección de los muertos. Veamos 1ª  Corintios 15:20-23:

(a)    «Lo cierto es que Cristo ha sido *levantado de entre los muertos, como *primicias de los que murieron.21 De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos.22 Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir,23 pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen.»

5.    Más que vencedores. —(Romanos 8:31-36) «¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?33 ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica.34 ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso *resucitó, y está a la *derecha de Dios e intercede por nosotros.35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?36 Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!»

a.    Si nosotros que somos pecadores, y sin merecerlo, hemos sido JUSTIFICADOS, y REGENERADOS y SANTIFICADOS por nuestro SEÑOR y, es como que nos estamos viendo GLORIFICADOS ya, aunque todavía estamos en este cuerpo terrenal. Casi que podemos PALPAR la INCORRUPCIÓN. Después de TODO esto, viene la pregunta:

i.    (Romanos 8:32-32) «¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?»

ii.    Si Dios entregó a Su Hijo JESUCRISTO para morir por nuestros pecados, entonces, ¿quién puede estar en contra nuestra?

b.    Noten como el creyente está SEGURO(A) en los BRAZOS de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. ¿Qué nos puede separar del amor de Dios? Ni Satanás en lo espiritual, ni ninguna otra circunstancia terrenal, nos podrá separar del amor de Dios en CRISTO JESÚS.

i.    (Romanos 8:33-39)  «Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte;  ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!» 37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios,[g] ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes,39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.»


Notas:

1. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 1585, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Julio, 2009.

Estudios en Romanos: Viviendo conforme al Espíritu

Por pastor Daniel Brito

TITULO: Estudios en Romanos: Viviendo conforme al Espíritu

TEXTO: Romanos 8:1-4:

«Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,4 a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

INTRODUCCIÓN: Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. En esta noche comenzamos con el capítulo ocho. Es así como comenzamos nuestra lección.

1.    Libres de la ley del pecado y de la muerte. —En el capítulo anterior estuvimos estudiando sobre la lucha interna del cristiano, terminando con el hermoso verso 1, de este capítulo 8, donde dice: «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

a.    En esta hermosa Epístola, el problema del pecado es tratado extensamente. El apóstol aclarando la condición caída del ser humano, y la solucion por medio de la Obra Redentora de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario. Como ejemplo, en el 3:9 dice:

i.    «¿A qué conclusión llegamos? ¿Acaso los judíos somos mejores? ¡De ninguna manera! Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los *gentiles están bajo el pecado.»

ii.    Y el 3:23 dice:

(1)    «pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios»

iii.    Pero luego dice el 5:1:

(1)   «En consecuencia, ya que hemos sido *justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.»

iv.    Y por último, lo que ya hemos leído en el 8:1:

(1)    «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

b.    Estos versos nos muestran que aunque TODOS han pecado, y están bajo pecado, JESUCRISTO se hizo CARNE, u HOMBRE, para REDIMIRNOS del DOMINIO del pecado. Como dice el verso 3:

i.    «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

c.    Eso quiere decir que el cristiano que está en CRISTO, ya no está bajo la condenación del pecado, sino que ha sido liberado por medio de JESUCRISTO.

i.    No hay condenación eterna, porque hemos recibido VIDA eterna.

ii.    Tampoco hay condenación interna, o sea por medio de la conciencia, porque hemos sido liberado de la condenación del pecado.

d.    Claramente que el Texto Sagrado aclara:

i.   «a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

2.    La Cruz de JESÚS. —Debemos ponerle atención al Texto Sagrado sobre la importancia y el énfasis encontrado en la Biblia sobre el SACRIFICIO en la cruz por nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Todo lo que el creyente ha recibido por parte de Dios, lo debemos a la OBRA de JESUCRISTO.

a.    Notemos una vez más lo que el verso 3 nos dice:

i.   «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

b.    No solamente encontramos la Divinidad de JESUCRISTO en este Texto, sino que tenemos muy aclarado Su Humanidad. Gálatas 4:4 dice:

i.    «Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley,5 para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos.»

c.    La OBRA DE JESUCRISTO EN LA CRUZ es el CENTRO del MENSAJE de las Sagradas Escrituras.

i.    Uno no puede voltear las páginas de la Biblia, sin encontrar la OBRA de JESUCRISTO en la Cruz, de una forma u otra.

3.    La vida del cristiano se vive en el ESPÍRITU. —Hay muchos que quieren convertir la libertad cristiana en libertinaje. Este Texto aclara muy bien, al igual que hemos leído en el capítulo 6, que los que viven conforme al ESPÍRITU, ya no son esclavos del pecado, para hacer las obras de la carne.

a.    Martín Lutero en su sermón sobre este Texto, decía que, nuestros pecados no son perdonados con la intención de que continuemos haciendo pecado, pero de como debemos desistir de hacerlo. De lo contrario, sería más justamente llamado, no el perdón de los pecado sino permiso para pecar.

b.    Romanos 8:5-9 dice:

i.    «Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu.6 La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.7 La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. 9 Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia.11 Y si el Espíritu de aquel que *levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. 12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios»[1]

c.    Notemos los versos 12 y 13, que dicen:

i.   «Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.»

ii.    Eso quiere decir que el cristiano tiene una parte activa en la lucha en contra del pecado, con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

d.    Es muy claro en nuestro TEXTO, que la vida del cristiano debe ser una entregada a Dios, viviendo conforme el ESPÍRITU. Y el creyente que vive conforme a la CARNE, o sea, siguiendo a los deseos de su naturaleza pecaminosa, simplemente su fin es el infierno, o mejor dicho, el Lago de Fuego.

4.    Guiados por el Espíritu de Dios. —Muchos han usado este verso para interpretarlo como algo que ocurre en ciertas decisiones especiales de la vida. O en cuanto a las revelaciones o los dones del Espíritu. Pero es bien claro que esa interpretación es errónea, porque el apóstol está aclarando que ser Guiados por el Espíritu de Dios, tiene que ser algo de todos los días, o TODO EL TIEMPO. Veamos algunos puntos:

a.    Viviendo por el Espíritu, para no seguir los deseos de la carne. Gálatas 5:16-18 dice:

i.    «Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la *naturaleza pecaminosa.17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren.18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.»

ii.    Noten que el Espíritu Santo nos guía en contra de los deseos de la carne, o de la naturaleza pecaminosa.

iii.    Por eso nuestro SEÑOR JESUCRISTO dijo en Juan 16:13:

(1)    «Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.»

(2)    Noten como dice que el Espíritu Santo nos guiará a TODA VERDAD.

b.    El contraste: los frutos de ser guiados por el Espíritu Santo, o de seguir a los deseos de la carne, o la naturaleza pecaminosa. Sigamos leyendo en Gálatas 5:19-21:

i.   «Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje;20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.»

ii.    Noten que la vida en la CARNE, no ofrece nada bueno. Eso es lo que la naturaleza caída puede hacer, y muchas veces quiere hacer. Ahora veamos los FRUTOS de una vida que es GUIADA por el ESPÍRITU SANTO. Sigamos leyendo en Gálatas 5:22-26:

(1)    «En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, *fidelidad,23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.»

iii.    Noten también aquí la diferencia, y es una vida que produce FRUTOS AGRADABLES a DIOS.

c.    Para concluir este punto, solamente los que son GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO, son HIJOS DE DIOS.

i.    Eso es bien claro en nuestro TEXTO de Romanos 8:14:

(1)    «Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.»

ii.    Como he dicho tantas veces, en el Evangelio no existen términos medios. O se está en un lado, o se está en el otro. No pueden haber cristianos mundanos, porque como ya hemos dicho, o aun lado, o al otro.

5.    Hijos(as) por medio de la Adopción. —(Romanos 8:15-17) «Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡*Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria.»

a.    El apóstol ahora usa el ejemplo de dos contrastes: hijos por adopción, o esclavos.

i.    El esclavo romano no tenía derechos, estaba sujeto a los caprichos de su amo, y hasta ser azotado, o puesto a muerte.

ii.    Por esa razón, no podemos volver a ser esclavos del pecado otra vez, y tampoco de tener miedo, a regresar al pecado.

b.    En contraste, tenemos a la adopción, que en nuestros días podemos entender muy bien, lo que adoptar a un hijo o hija es.

i.    Bajo la ley Romana, en la adopción todas relaciones previas son rotas. El nuevo padre ejercita autoridad sobre el nuevo hijo, y el nuevo hijo entra en los privilegios y responsabilidades de un hijo natural.[2]

c.    Noten ahora los privilegios de ser hijo(a) de Dios, porque ahora, tenemos el TESTIMONIO interno del ESPÍRITU SANTO, que nos hace saber que somos hijos de Dios.

i.    Qué diferente a otras religiones como el Islam, o sectas, como los Testigos de Jehová, donde no hay seguridad de salvación. Nadie sabe hasta después de la muerte.

ii.    Esa es en realidad las creencias de casi toda religión pagana.

d.    Noten los beneficios de la ADOPCIÓN, y por ende, el ser GUIADOS por el Espíritu Santo, tienen vida Eterna. Y eso lo encontramos tantas veces dicho por el mismo SEÑOR JESUCRISTO.

i.    (Juan 5:24) «Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida»

ii.    (Juan 10:27-28) «Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.»

iii.    (Juan 12:25-26) «El que se apega a su *vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna.26 Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.»

e.    RESUMEN: Los privilegios de la ADOPCIÓN y de ser GUIADOS por el ESPÍRITU SANTO, es la Vida Eterna.


CONCLUSIÓN:

Oremos.


Notas:

1. Martin Luther, Complete Sermons of Martin Luther, 4:2 168-169, Baker Books.

2. Robert H. Mounce, Romans, NAC, p. 182, Broadman Press.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.*

**Este sermón fue predicado en Julio, 2009.**

<!–[if supportFields]> SEQ CHAPTER \h \r 1<![endif]–><!–[if supportFields]><![endif]–>5 de julio de 2009 (Domingo noche)

TITULO: Estudios en Romanos: Viviendo conforme al Espíritu

TEXTO: Romanos 8:1-4:

«Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,4 a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

INTRODUCCIÓN: Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. En esta noche comenzamos con el capítulo ocho. Es así como comenzamos nuestra lección.

1. Libres de la ley del pecado y de la muerte. —En el capítulo anterior estuvimos estudiando sobre la lucha interna del cristiano, terminando con el hermoso verso 1, de este capítulo 8, donde dice: «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

a. En esta hermosa Epístola, el problema del pecado es tratado extensamente. El apóstol aclarando la condición caída del ser humano, y la solucion por medio de la Obra Redentora de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario. Como ejemplo, en el 3:9 dice:

i. «¿A qué conclusión llegamos? ¿Acaso los judíos somos mejores? ¡De ninguna manera! Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los *gentiles están bajo el pecado.»

ii. Y el 3:23 dice:

(1) «pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios»

iii. Pero luego dice el 5:1:

(1) «En consecuencia, ya que hemos sido *justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.»

iv. Y por último, lo que ya hemos leído en el 8:1:


(1) «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

b. Estos versos nos muestran que aunque TODOS han pecado, y están bajo pecado, JESUCRISTO se hizo CARNE, u HOMBRE, para REDIMIRNOS del DOMINIO del pecado. Como dice el verso 3:

i. «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

c. Eso quiere decir que el cristiano que está en CRISTO, ya no está bajo la condenación del pecado, sino que ha sido liberado por medio de JESUCRISTO.

i. No hay condenación eterna, porque hemos recibido VIDA eterna.

ii. Tampoco hay condenación interna, o sea por medio de la conciencia, porque hemos sido liberado de la condenación del pecado.

d. Claramente que el Texto Sagrado aclara:

i. «a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

2. La Cruz de JESÚS. —Debemos ponerle atención al Texto Sagrado sobre la importancia y el énfasis encontrado en la Biblia sobre el SACRIFICIO en la cruz por nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Todo lo que el creyente ha recibido por parte de Dios, lo debemos a la OBRA de JESUCRISTO.

a. Notemos una vez más lo que el verso 3 nos dice:

i. «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

b. No solamente encontramos la Divinidad de JESUCRISTO en este Texto, sino que tenemos muy aclarado Su Humanidad. Gálatas 4:4 dice:

i. «Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley,5 para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos.»

c. La OBRA DE JESUCRISTO EN LA CRUZ es el CENTRO del MENSAJE de las Sagradas Escrituras.

i. Uno no puede voltear las páginas de la Biblia, sin encontrar la OBRA de JESUCRISTO en la Cruz, de una forma u otra.

3. La vida del cristiano se vive en el ESPÍRITU. —Hay muchos que quieren convertir la libertad cristiana en libertinaje. Este Texto aclara muy bien, al igual que hemos leído en el capítulo 6, que los que viven conforme al ESPÍRITU, ya no son esclavos del pecado, para hacer las obras de la carne.

a. Martín Lutero en su sermón sobre este Texto, decía que, nuestros pecados no son perdonados con la intención de que continuemos haciendo pecado, pero de como debemos desistir de hacerlo. De lo contrario, sería más justamente llamado, no el perdón de los pecado sino permiso para pecar.[1]

b. Romanos 8:5-9 dice:

i. «Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu.6 La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.7 La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. 9 Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia.11 Y si el Espíritu de aquel que *levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. 12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios»

c. Notemos los versos 12 y 13, que dicen:

i. «Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.»

ii. Eso quiere decir que el cristiano tiene una parte activa en la lucha en contra del pecado, con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

d. Es muy claro en nuestro TEXTO, que la vida del cristiano debe ser una entregada a Dios, viviendo conforme el ESPÍRITU. Y el creyente que vive conforme a la CARNE, o sea, siguiendo a los deseos de su naturaleza pecaminosa, simplemente su fin es el infierno, o mejor dicho, el Lago de Fuego.

4. Guiados por el Espíritu de Dios. —Muchos han usado este verso para interpretarlo como algo que ocurre en ciertas decisiones especiales de la vida. O en cuanto a las revelaciones o los dones del Espíritu. Pero es bien claro que esa interpretación es errónea, porque el apóstol está aclarando que ser Guiados por el Espíritu de Dios, tiene que ser algo de todos los días, o TODO EL TIEMPO. Veamos algunos puntos:

a. Viviendo por el Espíritu, para no seguir los deseos de la carne. Gálatas 5:16-18 dice:

i. «Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la *naturaleza pecaminosa.17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren.18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.»

ii. Noten que el Espíritu Santo nos guía en contra de los deseos de la carne, o de la naturaleza pecaminosa.

iii. Por eso nuestro SEÑOR JESUCRISTO dijo en Juan 16:13:

(1) «Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.»

(2) Noten como dice que el Espíritu Santo nos guiará a TODA VERDAD.

b. El contraste: los frutos de ser guiados por el Espíritu Santo, o de seguir a los deseos de la carne, o la naturaleza pecaminosa. Sigamos leyendo en Gálatas 5:19-21:

i. «Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje;20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.»

ii. Noten que la vida en la CARNE, no ofrece nada bueno. Eso es lo que la naturaleza caída puede hacer, y muchas veces quiere hacer. Ahora veamos los FRUTOS de una vida que es GUIADA por el ESPÍRITU SANTO. Sigamos leyendo en Gálatas 5:22-26:

(1) «En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, *fidelidad,23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.»

iii. Noten también aquí la diferencia, y es una vida que produce FRUTOS AGRADABLES a DIOS.

c. Para concluir este punto, solamente los que son GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO, son HIJOS DE DIOS.

i. Eso es bien claro en nuestro TEXTO de Romanos 8:14:

(1) «Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.»

ii. Como he dicho tantas veces, en el Evangelio no existen términos medios. O se está en un lado, o se está en el otro. No pueden haber cristianos mundanos, porque como ya hemos dicho, o aun lado, o al otro.

5. Hijos(as) por medio de la Adopción. —(Romanos 8:15-17) «Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡*Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria.»

a. El apóstol ahora usa el ejemplo de dos contrastes: hijos por adopción, o esclavos.

i. El esclavo romano no tenía derechos, estaba sujeto a los caprichos de su amo, y hasta ser azotado, o puesto a muerte.

ii. Por esa razón, no podemos volver a ser esclavos del pecado otra vez, y tampoco de tener miedo, a regresar al pecado.

b. En contraste, tenemos a la adopción, que en nuestros días podemos entender muy bien, lo que adoptar a un hijo o hija es.

i. Bajo la ley Romana, en la adopción todas relaciones previas son rotas. El nuevo padre ejercita autoridad sobre el nuevo hijo, y el nuevo hijo entra en los privilegios y responsabilidades de un hijo natural.[2]

c. Noten ahora los privilegios de ser hijo(a) de Dios, porque ahora, tenemos el TESTIMONIO interno del ESPÍRITU SANTO, que nos hace saber que somos hijos de Dios.

i. Qué diferente a otras religiones como el Islam, o sectas, como los Testigos de Jehová, donde no hay seguridad de salvación. Nadie sabe hasta después de la muerte.

ii. Esa es en realidad las creencias de casi toda religión pagana.

d. Noten los beneficios de la ADOPCIÓN, y por ende, el ser GUIADOS por el Espíritu Santo, tienen vida Eterna. Y eso lo encontramos tantas veces dicho por el mismo SEÑOR JESUCRISTO.

i. (Juan 5:24) «Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida»

ii. (Juan 10:27-28) «Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.»

iii. (Juan 12:25-26) «El que se apega a su *vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna.26 Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.»

e. RESUMEN: Los privilegios de la ADOPCIÓN y de ser GUIADOS por el ESPÍRITU SANTO, es la Vida Eterna.

CONCLUSIÓN:

Oremos.




[1]. Martin Luther, Complete Sermons of Martin Luther, 4:2 168-169, Baker Books.

[2]. Robert H. Mounce, Romans, NAC, p. 182, Broadman Press.

Estudios en Romanos: Muertos al Pecado

Por: pastor Daniel Brito

TEMA: Estudios en Romanos: Muertos al Pecado

TEXTO: Romanos 6:1-14

«¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde?2 ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?3 ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?4 Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo *resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.

5 En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección.6 Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado;7 porque el que muere queda liberado del pecado.

8 Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él.9 Pues sabemos que Cristo, por haber sido *levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre él.10 En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en cuanto a su vida, vive para Dios.

11 De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.12 Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos.13 No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.14 Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.»

INTRODUCCIÓN:

Seguimos con el estudio de la Epístola a los Romanos, y continuamos con el tema de la posición del Cristiano como una Nueva Criatura. Así comenzamos nuestra lección.

1.         El hombre viejo crucificado. – Debemos recordar que los capítulos y versículos no son parte del Texto original. De ahí que al apóstol Pablo siguiendo el tema de como sobreabundó la Gracia de Dios aun en medio del pecado, ahora pregunta: «¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde?»

a.         La idea de muchos ha sido de abusar de la gracia de Dios, creyendo que no importa el pecado, la gracia sobreabunda. Por eso el apóstol responde:

i.          ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?

b.         Es importante notar que el creyente ha sido redimido de su vida anterior pecaminosa, y por ende, ha muerto al dominio del pecado sobre su vida. Ese hombre viejo que hereda el pecado de Adán, ha muerto con Cristo en la Cruz del Calvario. Veamos algunas cosas:

i.          De ahí que el apóstol dice en la Epístola a los Gálatas 2:20:

(1)        «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.»

ii.         Y luego les dice a los Efesios que se quiten el ropaje de la vieja naturaleza, y se pongan el ropaje de la nueva naturaleza. Eso es bien claro el viejo hombre. Efesios 4:22-24:

(1)        «Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos;23 ser renovados en la actitud de su mente;24 y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad.»

c.         Nuestro cuerpo puede ser un instrumento del pecado. El anular el poder del pecado se basa en un principio que se puede reconocer, y es que la muerte termina con el dominio del pecado. Nuestra unión con Cristo en Su muerte, fue diseñada para tratar con el problema del pecado de una vez, y nos muestra que somos libres del control del pecado. Su dominio sobre nosotros, ha sido roto.

2.         El Bautismo, símbolo de la muerte y resurrección del creyente. – (verso 3-4) «¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?4 Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.»

a.         El apóstol usa el Bautismo en agua, como símbolo de la muerte del viejo hombre, que es bautizado “en su muerte.” O sea, en la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario.

b.         De ahí la importancia para el creyente que después de convertirse a JESUCRISTO, dé el paso de entrar a las aguas de la muerte, como se conoce el agua bautismal. Es una ORDENANZA porque con eso, el creyente está testificando al entrar en el agua, que ha MUERTO al pecado, o sea, al VIEJO HOMBRE.

c.         El agua bautismal continúa con su símbolo, porque al salir el creyente del agua, está testificando que ha RESUCITADO CON CRISTO. Noten los versos 4-5:

i.          «Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva. 5 En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección.»

d.         Es muy claro que el Bautismo en agua muestra la condición del creyente, y es que ahora, ha habido un cambio completo:

i.          Antes vivía bajo el dominio del viejo hombre, y por ende el pecado.

ii.         Ahora, ha resucitado a una nueva vida, bajo el dominio de JESUCRISTO.

e.         Para concluir este punto, podemos comparar el Bautismo en agua con el anillo de compromiso del novio y la novia. Cuando una pareja contrae matrimonio, hacen un intercambio de anillos, los cuales tienen un significado de la señal que el pacto se ha llevado a cabo. Veamos dos cosas.

i.          El hombre y la mujer cambian de posición al contraer matrimonio, el anillo es un testimonio de ello.

ii.         El hombre y la mujer, pasan de la posición de ser soltero y soltera, a la posición de casados. Eso quiere decir que ahora el hombre le pertenece a la mujer, y la mujer al hombre. El anillo es un testimonio de ello.

3.         Promesa de Vida Eterna. – (versos 8-10) «Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él.9 Pues sabemos que Cristo, por haber sido levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre él.10 En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en cuanto a su vida, vive para Dios.»

a.         El apóstol aclara un punto importante y es sobre la VICTORIA de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario. JESUCRISTO murió en la Cruz, pero siendo el HOMBRE PERFECTO, y el DIOS ETERNO, Su Cuerpo no pudo quedar en la tumba. Por eso Hechos 2:27, que está citando al Salmo 16:10, hablando de la Resurrección de CRISTO dice:

i.          «No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que tu santo sufra corrupción.»

b.         De ahí que la muerte, no tuvo ningún poder sobre nuestro SEÑOR JESUCRISTO, y es en la Muerte y Resurrección de JESUCRISTO, que nosotros tenemos la ESPERANZA de la vida eterna con nuestro SEÑOR en gloria.

4.         Muertos al Pecado. – (Versos 11-14)   «De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.12 Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos.13 No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.14 Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.»

a.         Como he dicho tantas veces, en el Evangelio, no hay lugar para cristianos mundanos. El creyente no puede vivir en término medio, o simplemente no puede pertenecer a dos REINOS. De ahí que regresamos otra vez al ANILLO de Compromiso, que muestra que el hombre y la mujer, ya no están en la posición antigua de ser solteros, sino que ahora se pertenecen el uno al otro. Es igual con el creyente, que tiene que pertenecer a un reino, o al otro reino.

b.         El apóstol está dándole una advertencia al creyente sobre cómo debe comportarse al pertenecer al REINO de la LUZ.

i.          Es muy claro que el creyente sigue siendo un pecador(a), pero libre de la esclavitud del pecado, porque ya no SIRVE al pecado.

c.         Es muy claro que el cuerpo humano se presta para todo tipo de pecado, pero el creyente que ha MUERTO al pecado, ya no es esclavo del pecado. Entonces aquí el apóstol advierte que: «No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia»

i.          Al igual que un hombre o una mujer casada, ya no pueden ofrecer sus cuerpos a otra persona, porque ahora se pertenecen SOLAMENTE el uno al otro.

ii.         Es igual con nosotros, ya no nos pertenecemos, por eso regresamos al Texto que ya leímos de Gálatas 2:20:

(1)        «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.»

d.         PREGUNTA: ¿Qué diremos de los cristianos que quieren persistir en el pecado? ¿O tal vez los que dicen que son cristianos “gay”.

e.         RESPUESTA: No importa si es “gay”, o si es fornicario, o si es adúltero, o ladrón, ese tipo de personas no pueden ser cristianos. Como ya dije, no hay como incluir al cristiano mundano en el Evangelio. En 1 Corintios 6:9-11:

i.          «¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales,10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.11 Y eso eran algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido *santificados, ya han sido *justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.»

ii.         Esto Texto aclara bien el pecado de la sodomía o homosexualidad, pero veamos lo que dice la Biblia de las Américas:

(1)        «¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales»

iii.        Esos estilos de vida pueden que se hagan parecer como MODERNOS, pero no tienen nada de modernos en ellos. Son pecados que han existido desde el tiempo que el Génesis nos narra la historia de Sodoma y Gomorra.

iv.        La Biblia no se conforma al MODERNISMO, porque la PALABRA DE DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE. Noten Romanos 12:2:

(1)        «No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.»

(2)        La Biblia de las Américas dice:

(a)        «Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto»

5.         RESUMEN: El Cristiano ha muerto al pecado, y ha RESUCITADO a una NUEVA vida en CRISTO JESÚS. De ahí que el Cristiano, ya no vive para sí mismo, sino que ahora vive para CRISTO. Leemos una vez más Gálatas 2:20:

a.         «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.»

Conclusión:

Oremos.


*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Marzo 1, 2009.

Estudios en Romanos: Los dos destinos

Por pastor Daniel Brito

TEXTO: Romanos 2:1-28

TITULO: Estudios en Romanos: Los dos destinos

INTRODUCCIÓN: En esta noche continuamos el estudio de la Epístola a los Romanos, que hace algún tiempo atrás estuvimos estudiando y, terminamos con el primer capítulo de esta hermosa Epístola. Esta noche continuamos con el segundo capítulo, que es una continuación de los últimos versos del primer capítulo. Así comenzamos nuestra lección en esta noche.

1. No hay Excusa. — Para seguir el tema de esta noche, tenemos que regresar a los últimos versos del capítulo 1, donde encontramos que Dios está hablando por medio de Su Palabra, y dice que no hay excusa, porque las cualidades invisibles de Dios desde la Creación, son evidente. (Romanos 1:20-32). Eso es porque Dios le puesto a todos los hombre y mujeres algo en su conciencia sobre el bien y el mal, y claramente sobre las evidencias de la existencia de Dios.

a. Noten la lista que encontramos en este Texto, sobre todo tipo de perversiones sexuales.

b. Noten también la cantidad de perversiones que no tienen que ver con el sexo.

c. Y por último, noten lo que dice el verso 32:

i. «Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.»

ii. Es muy claro que no hay excusa para el hombre porque de una forma u otra, Dios se ha revelado al hombre.

iii. Y es así como seguimos ahora con el capítulo 2, que continúa el tema.

2. El Justo Juicio de Dios. — El propósito de este segundo capítulo de Romanos, es para mostrar las consecuencias inevitables de nuestra naturaleza pecaminosa, y del Justo Juicio de Dios sobre TODA injusticia. Mucha gente niega que Dios castigue con un infierno, porque según ellos: Dios es amor. Pero aunque es cierto que Dios es amor, también es un fuego consumidor.

a. Debemos notar que el apóstol Pablo comienza esta Epístola explicando la condición pecaminosa de todo ser humano, y que TODOS somos pecadores y necesitamos un SALVADOR.

b. También Hemos visto que la Ira de Dios se revela en contra de los que persisten en practicar pecado y perversiones en contra de Dios.

c. Ahora, el tema importante que sigue, es el de la hipocresía religiosa, que era común en el tiempo de los apóstoles, pero lo es común en los nuestro también.

3. La hipocresía religiosa. — Es cierto que los Judíos en el tiempo de Pablo no practicaban la idolatría como es mencionada aquí, y aun menos la homosexualidad. Pero los Judíos también eran culpables de algunos de los otros pecados mencionados por Pablo.

a. Noten que comienza alertando al hipócrita que critica pero está haciendo lo mismo.

i. «Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.»

b. Debo aclarar sobre lo que juzgar es, porque está muy de moda que la gente diga: “no me juzgues”.

i. Es muy claro que ES la Palabra de Dios la que juzga nuestras actitudes. El creyente no tiene que idear nada propio, salvo el uso de la propia Palabra de Dios.

ii. El creyente sí tiene que juzgar en cuanto a DETERMINAR si algo es correcto o erróneo.

iii. Ahora, el juzgar que leemos aquí, y que nuestro SEÑOR JESÚS nos advirtió no hacer, es un juzgar que condena de una forma hipócrita. Veamos Mateo 7:1-2:

(1) «No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. 2 Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.»

(2) Sin embargo, en el verso 15-20, JESÚS advierte sobre los falsos profetas y maestros, y que por sus frutos ellos los iban a conocer. Eso sin duda alguna es JUZGAR.

(a) «Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces.16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo.18 Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno.19 Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego.20 Así que por sus frutos los conocerán.»

(3) Por eso debemos poner atención a lo que JESUCRISTO se estaba refiriendo al condenar a alguien hipócritamente.

(4) Ahora, también debo advertir, que como dice Evis Carballosa: “El hombre que juzga a otro se encontrará algún día haciendo lo mismo que aquel a quien condenó.”¹

c. Pasemos ahora a el juicio hipócrita de los Judíos en contra de los gentiles, que como ya he dicho, los Judíos no practicaban la idolatría en el tiempo de Pablo, ni la homosexualidad, pero sí eran culpables de otros pecados mencionados en Romanos 1.

i. Los Judíos también “creían que ocupaban una posición privilegiada, porque Dios podría ser el Juez de los paganos, pero era el Protector especial de los judíos.”²

d. Con esto encontramos la historia del rey David y el profeta Natán, que le está haciendo una historia sobre cierta injusticia, a la cual el rey David se enoja y condena a muerte al culpable, pero Natán le dice, que él era esa persona. El rey David había tomado la mujer de su prójimo, y después de eso condenó a su esposo a la muerte. (2 Samuel 12:1-12).

e. Y a Israel por haber sido la que había recibido la Revelación y los Pactos, se le exigía más. De ahí que Amós 3:2 Dios declara Juicio contra Israel por su desobediencia.

i. «Sólo a ustedes los he escogido entre todas las familias de la tierra. Por tanto, les haré pagar todas sus perversidades.»

ii. Y el verso 22 de nuestro Texto en Romanos 2 dice:

(1) «En fin, tú que enseñas a otros, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas contra el robo, ¿robas?»

(2) Ese es el mejor ejemplo de un religioso hipócrita.

4. Hipocresía religiosa (segunda parte). — Pero ahora sigamos con nosotros la Iglesia de JESUCRISTO. A través de la Historia de la Iglesia, encontramos tantas veces donde la Iglesia se hizo pasiva en cuanto a su liderato moral y espiritual.

a. Eso lo podemos ver en nuestros días con tantas DENOMINACIONES que prácticamente están moribundas, y otras que han dejado su verdadero lugar al acoplarse a las costumbres del mundo.

i. Los Himnos Antiguos, eran pura DOCTRINA, en su adoración a DIOS, y en el mencionar la Redención, la Cruz de JESÚS, la Sangre de JESÚS, y el dejar el MUNDO.

ii. Eso era importante para recordar la importancia de alejarse de las cosas MUNDANAS, y la importancia de SERVIR a JESUCRISTO.

iii. Es muy triste que muchos de los cantos de hoy, parecen canciones románticas que pueden ser cantadas a una mujer o a un hombre.

b. La Iglesia no puede juzgar si está haciendo lo mismo que los que están afuera. Y es por eso que la Iglesia de JESUCRISTO tiene que obedecer el llamado que Dios nos hace a vivir en SANTIDAD.

5. Recompensas para los fieles. — (Proverbios 14:12) «Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.»

a. Es muy claro que hay caminos que el hombre quiere seguir como nos dice el Texto que hemos leído, y que llevan a la perdición eterna, porque no son los caminos que el hombre quiera, sino el CAMINO que Dios QUIERE.

b. El que escoge perseverar en la obediencia a Dios, recibe vida eterna (Romanos 2:7).

i. «Él dará vida eterna a los que, perseverando en las buenas obras, buscan gloria, honor e inmortalidad.»

c. Pero aquel que persevera en la maldad, recibe el CASTIGO eterno (Romanos 2:8).

i. «Pero los que por egoísmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad, recibirán el gran castigo de Dios.9 Habrá sufrimiento y angustia para todos los que hacen el mal, los judíos primeramente, y también los gentiles;10 pero gloria, honor y paz para todos los que hacen el bien, los judíos primeramente, y también los gentiles.»

6. Es lo interno lo que se refleja en lo externo. — (Romanos 2:25-29). El Texto de este segundo capítulo, aclara que no es el conocer la LEY, sino el ser HACEDOR de la ley lo que cuenta. Veamos algunas cosas:

a. No es la circuncisión externa lo que importaba, sino la INTERNA. No hay duda que eso hubiera sido hallado como una blasfemia para los Judíos que estaban tan orgullosos en su posición como Israelitas circuncidados. Pero Pablo aclara que no es la circuncisión que era parte del Pacto Israelita con Dios, lo importante, más bien era la intención del corazón.

b. Para nosotros es lo mismo, no es en el OÍR solamente, sino en el ser un HACEDOR de la Palabra de Dios. Santiago 1:22 dice:

i. «No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.»

ii. No es el llamarse un Cristiano, sino en ser un HACEDOR de la Palabra de Dios que lo convierte a uno en un verdadero Cristiano.

Conclusión:
Oremos.

Notas:

1. Evis Carballosa, Romanos, p. 56, editorial Portavoz.

2. William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 565, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 16 de Noviembre, 2008.

Estudios en Romanos: La Ira de Dios

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Romanos 1:18-32

TITULO: Estudios en Romanos: La Ira de Dios

INTRODUCCIÓN: En esta noche continuamos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. Estaremos concluyendo con el primer capítulo, continuando donde nos quedamos la semana pasada.

1. La Justicia de Dios. — La semana pasada estuvimos terminando en el tema de la Justicia de Dios, que aplicada al hombre que pone su FE en JESUCRISTO, lo constituye justo. Eso es un acto Divino que solamente Dios puede hacer porque en esta misma Epístola en el capítulo 3:10 dice: «Así está escrito: «No hay un solo justo, ni siquiera uno.» Veamos algunas cosas:

a. Dios es Justo, y por Ser Justo, envío a Su Hijo JESUCRISTO que murió en la cruz del Calvario por nuestros pecados. Estos son actos Divinos de los cuales solamente Dios los puede hacer.

b. Los malvados son inexcusables, porque Dios no se dejó a si mismo sin testimonio.¹ Hechos 14:7 dice:

i. «Sin embargo, no ha dejado de dar testimonio de sí mismo haciendo el bien, dándoles lluvias del cielo y estaciones fructíferas, proporcionándoles comida y alegría de corazón.»

ii. Como ya estuvimos hablando la semana pasada, Dios Mismo se ha revelado en la propia Creación.

(1) Salmo 19:1: «Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos.»

c. Esa Misma Justicia de Dios, exige castigo hacia toda impiedad. Es por eso que la Ira de Dios es diferente a la ira del hombre. El hombre se llena de ira a veces sin razón, y otras veces deja que la ira lo lleve a pecar. Pero Dios es JUSTO, y Su Ira se manifiesta hacia toda impiedad.

d. De ahí que El SEÑOR JESÚS enseñó tanto sobre la realidad del INFIERNO y el Lago de Fuego,

2. No lo Glorificaron. — (Verso 21) Noten como dice que a pesar de haberlo conocido no lo glorificaron como Dios. ¿Quiere decir que el impío ha conocido a Dios?

a. Notemos que cuando Dios creó a Adán y Eva, Él Mismo se Reveló a ellos, y a sus hijos. Pero noten como el hijo mayor de ellos se rebeló contra Dios y se convirtió en un asesino, y en el tipo de persona que quiere adorar a Dios, como el culto de Caín, o sea, que quieren adorar a Dios no como Dios quiere, sino como ellos mismos quieren.

i. Luego tenemos la ira de Dios sobre la humanidad en el diluvio. Noé, su esposa y sus tres hijos y nueras fueron los únicos que no perecieron.

ii. Pero después encontramos que la humanidad se rebela vez tras vez, sea en la Torre de Babel, y luego en Sodoma y Gomorra y lo encontramos tantas veces en la Biblia.

iii. Es claro que esa gente no había estado en la oscuridad en cuanto a Dios, lo habían recibido de Adán y Eva, y luego de Noé y sus hijos, y de los suyos, hasta llegar a ellos.

b. En cada uno de estos casos encontramos una rebelión en contra de Dios.

3. La Depravación del hombre. — (Versos 22-23) Noten lo que dicen: «Aunque afirmaban ser sabios, se volvieron necios 23 y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes que eran réplicas del hombre mortal, de las aves, de los cuadrúpedos y de los reptiles.»

a. Esto es que abiertamente, cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes de hombres y de animales. Eso era común antiguamente, y lo es también en nuestros días.

b. El hombre después de haber sido hecho a imagen de Dios, busca hacer sus dioses a su propia manera. “En realidad, siempre que el ser humano pone el corazón en las obras de sus manos, es un idólatra.”² Cuantas veces los hombres no se hacen un dios y buscan la adoración de otros.

i. Eso era lo que los Césares hacían.

ii. Esa también lo vemos en tiempos recientes en Adolfo Hitler, que la gente lo endiosaba.

iii. También lo vemos en Vladimir Lenin, que decía que era ateo, pero la gente lo endiosaba a él. Tanto así que preservaron su cuerpo en una caja refrigerada que mantuvo su cuerpo congelado por décadas.

iv. Eso es lo que hicieron con Fidel Castro. La gente gritaba: Fidel, Fidel, y nadie más.

v. Es lo que hombres como Hugo Chávez y Daniel Ortega buscan.

c. Por su propia impiedad, Dios los entregó a sus propios malos deseos (verso 24). Ya aquí vemos cierta mención a varios pecados que degradan el cuerpo, incluyendo la homosexualidad, pero no es el único acto sexual que degrada al cuerpo, porque personas heterosexuales han cometido todo tipo de impureza bajo el efecto de drogas y de el alcohol.

d. En el verso 25, se nos dice que cambiaron la Verdad de Dios. Eso es que en vez de adorar al VERDADERO DIOS, adoraron a seres creados.

e. Otra vez se nos dice que Dios los entregó a pasiones vergonzosas (versos 26-27). La ira de Dios en contra del pecado, lo dirige a apartarse del pecador que por su propio deseo, continúa en su maldad.

i. Es en estos versos donde encontramos unas de las enseñanzas más claras sobre la homosexualidad en el Nuevo Testamento.

(1) Pablo les llama “Pasiones Vergonzosas”, “contra naturaleza”, y “perversión”.

(2) “Se nombran primero las mujeres, no porque este pecado sea entre ellas más corriente, sino por ser más antinatural.” Eso es porque uno siempre piensa lo peor del hombre, y no de la mujer.

(a) Se puede ver a un borracho sucio en la calle y tal vez tenerle lástima, pero cuando se ve a una mujer en las mismas condiciones, causa asombro.

ii. En la cultura Greco-Romana de los días del apóstol Pablo, la homosexualidad era muy bien tolerada. Algunos hasta la consideraban superior a la heterosexualidad. Se dice que 14 de los primeros 15 Emperadores Romanos fueron homosexuales.

f. Entregados a la depravación mental por NO tomar en cuenta el Conocimiento de Dios (verso 28). Noten los diferentes pecados mencionados:

i. Maldad.
ii. Perversidad.
iii. Avaricia.
iv. Depravación.
v. Envidia.
vi. Homicidios.
vii. Disensiones.
viii. Engaño y malicia.
ix. Son chismosos.
x. Calumniadores.
xi. Enemigos de Dios.
xii. Insolentes.
xiii. Soberbios.
xiv. Arrogantes.
xv. Se ingenian maldades.
xvi. Se rebelan contra los padres.
xvii. Son insensatos.
xviii. Desleales.
xix. Insensibles.
xx. Despiadados.

4. Las consecuencias de la Ira de Dios. — (Verso 32) «Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.»

a. Una gran realidad es que sabiendo que hacen mal, aprueban a quienes las practican. Ese tipo de rebelión la hemos visto por siglos, pero podemos verlo aún más en nuestros días.

i. Mientras más nos acercamos a la Venida de JESUCRISTO, más vemos que la maldad se multiplica.

b. Como ya dije anteriormente, la IRA de DIOS se ha visto a través de la historia Bíblica, pero también la profana.

i. Dios destruyó el mundo conocido por medio de agua en los días de Noé.

ii. Dios destruyó a Sodoma y Gomorra en los días de Lot y Abraham.

iii. Dios destruyó casi toda la TRIBU DE BENJAMÍN por causa de la homosexualidad (Jueces 19-20).

iv. Dios envió a Israel y a Judá al cautiverio por su deslealtad hacia DIOS.

c. En nuestros tiempos estamos viendo que la Iglesia se está callando de no predicar en contra de lo que la cultura del mundo está haciendo.

i. Muchas iglesias o Denominaciones están aceptando la relación homosexual como normal.

ii. Muchos se han asustado por leyes severas de los gobiernos, como lo es en algunos países de Europa y Canadá.

d. Si la Iglesia calla y no le dice al impío lo que hace mal, entonces deja de ser LUZ al mundo y llega a ser TINIEBLAS como el propio mundo.

e. El apóstol Pablo no solamente habla en contra de esos pecados en este pasaje de Romanos, lo encontramos también en otras de sus Epístolas, donde el apóstol aclara que los que practican tales cosas no heredarán el Reino de Dios.

i. 1 Corintios 6:9-11. ––— También aquí Pablo menciona el daño que el pecado sexual causa en nuestros cuerpos.

ii. 1 Timoteo 1:8-11.

iii. Nadie puede darle un círculo a lo que la Palabra de Dios dice sobre los que practican los pecados mencionados en esas citas. Sean de homosexualidad, o sean de heterosexualidad. No hay escape, porque dice claramente que NO HEREDARÁN EL REINO DE DIOS.

5. Dios no puede ser Burlado. — (Gálatas 6:7-8) «No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra.8 El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna.»

a. Los gobiernos pasan leyes haciendo legal el matrimonio homosexual, pero eso no quiere decir que Dios lo aprueba, al contrario, ellos mismos están sembrando destrucción eterna con sus conductas.

b. El SEÑOR nos llama a SEMBRAR para vida Eterna, sembrando para agradar al Espíritu de Dios.

CONCLUSIÓN:

¿De qué lado estás? ¿Del lado de la Obediencia, o del lado de la desobediencia?

Notas:

1. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 1570, editorial CLIE.

2. Ibid., p. 1571

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 7 de Septiembre, 2008.