Estudios en Romanos: Victoriosos en Cristo

Por: pastor Daniel Brito

Título: Estudios en Romanos: Victoriosos en Cristo

Texto: Romanos 8:18-25

«De hecho, considero que en nada se comparan los sufrimientos actuales con la gloria que habrá de revelarse en nosotros.19 La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios,20 porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza21 de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios.
22 Sabemos que toda la creación todavía gime a una, como si tuviera dolores de parto.23 Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las *primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo.24 Porque en esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza. ¿Quién espera lo que ya tiene?25 Pero si esperamos lo que todavía no tenemos, en la espera mostramos nuestra constancia.»

Introducción:
En esta noche seguimos con nuestro estudio en la Epístola a los Romanos, habiendo hablado de Viviendo conforme al Espíritu, ahora seguimos con más que vencedores.

Lección:

1.    La gloria futura. —El apóstol comienza hablando de los sufrimientos por los que el cristiano tiene que pasar tantas veces. En su caso, el apóstol había sufrido tantas veces golpizas, había sido apedreado, encarcelado y azotado. Pero el apóstol dice que para él, eso no se podía comparar con la gloria futura que le esperaba. De ahí que el apóstol como ciudadano del Cielo, el sabía que esta vida es solamente por un momento (en comparación con la eternidad). (Filipenses 3:20) «En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo.»

a.    El gemir de la creación. —Después de la caída de Adán y Eva, toda la tierra incluyendo a los animales, fue maldecida por Dios. Por eso el apóstol dice que la propia creación, GIME por esa Redención.

i.    Eso es cuando nuestro SEÑOR JESUCRISTO venga a Reinar en la tierra por mil años, y luego con los Cielos Nuevos y Tierra Nueva. Todo eso es lo que propia creación está deseando.

(1)    (2ª  Pedro 3:13) «Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia.»

ii.    En este caso, el apóstol personifica a la creación, como una persona que gime y espera su redención.

iii.    Por eso mismo, por mucho que la gente piense que el mundo se está sobre calentando, o que el ser humano está destruyendo la tierra, eso no puede ser, porque Dios tiene el tiempo apropiado para hacer las cosas como Él quiere. Y mientras tanto, la misma creación ha sido creada para que trabaje como Dios quiere, y hasta que Dios quiere.

2.    Los sufrimientos del creyente. —Desde el comienzo de la Iglesia, el Cristianismo ha sufrido persecuciones y violencia. Incluso, la Iglesia durante los primeros TRES siglos, sufrió en muchas ocasiones, violentas persecuciones.

a.    Hay creyentes en diferentes partes del mundo, donde tienen que adorar a escondidas. En otros lugares, muchos han sufrido encarcelamiento y golpizas.

i.    Nosotros en este país tal vez no hemos experimentado eso, pero sí hemos experimentado las burlas y acosamiento de los impíos. JESUCRISTO dijo en Juan 16:33:

(1)   «Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.»

b.    Aguardando la ADOPCIÓN. —El apóstol había aclarado que los que están en Cristo, han sido adoptados por medio de JESUCRISTO, y son herederos y coherederos con CRISTO.

i.    Aquí se está refiriendo a la última fase de nuestra adopción, y el Espíritu Santo ha sido dado como PRIMICIAS.

ii.    En la Epístola a los Gálatas, el apóstol le llama GARANTÍA o ARRAS.

(1)    (Gálatas 1:22) «nos selló como propiedad suya y puso su Espíritu en nuestro corazón, como garantía de sus promesas.»

c.    La ayuda del Espíritu Santo. —Vemos que en nuestra debilidad y falta de saber como orar, el Espíritu Santo INTERCEDE por nosotros. Esa es parte de la Obra del Espíritu Santo, que es nuestro INTERCESOR.

i.    El creyente que tantas veces encuentra tan difícil la oración, pero encuentra la ayuda del ESPÍRITU, que intercede por nosotros, a lo cual nosotros GEMIMOS, en lo que sin saber que decir, encontramos GEMIDOS, con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

3.    Las cosas obran para bien. —(Romanos 8:28) «Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito» Este Texto ha sido de mucha ayuda a todo creyente que en medio de las pruebas, y aflicciones, han podido encontrar un descanso en este Texto tan hermoso, y a veces tan difícil de entender.

a.    Pero notemos que el apóstol aclara que DIOS puede obrar en medio de la aflicción, de calamidades, de enfermedad, etc.,etc., pero el Obrar de Dios, puede que no sea el que uno quiere oír, porque nadie quiere pasar por la adversidad.

b.    Noten que Dios tiene un plan con todos los que son Sus Hijos, y Él DISPONE las cosas según Su Santa Voluntad. Pero eso claramente que nos lleva al siguiente punto que es muy importante.

4.    A los que antes conoció. —(Romanos 8:29-30) «Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.30 A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los *justificó; y a los que justificó, también los glorificó.»

a.    Ahora entramos en un tema que es bien amplio, y es sobre la presciencia, o el conocimiento previo de nuestro SEÑOR hacia nosotros. Lacueva dice: “Todo lo que Dios programó para la gloria y felicidad de sus hijos, decretó que fuese llevado a cabo por la vía de la gracia y de la santidad.”[1]

b.    Este Texto de Romanos, nos muestra que nadie es un mero “accidente”, o que somos agentes libres en el universo. Sino que Dios ya nos CONOCÍA antes de la creación. Antes que Adán y Eva pecaran, Dios ya nos CONOCÍA a TODOS. Veamos dos CREENCIAS, o puntos de vista, sobre el tema de la presciencia de Dios, y de la predestinación. En una lección corta como esta, solamente podemos tocarlo muy levemente, y debemos entender que de cada uno de estos puntos de vista, hay mucho que decir, o extenderse.

i.    En primer lugar, la creencia CALVINISTA dice que Dios decretó de todos los que se estaban perdiendo, salvar a algunos. Esos son los que de antemano CONOCIÓ, y PREDESTINÓ.

ii.    En segundo lugar, la creencia de nuestra Denominación, las Asambleas de Dios, es que Dios en Su presciencia, o pre-conocimiento, PREDESTINÓ a aquellos que Él CONOCIÓ, que son los que van a perseverar.

iii.    Como pueden ver, hay una gran diferencia en ambas creencias, pero lo importante del caso es como ya dije, que DIOS ya nos CONOCÍA, y tiene un PROPÓSITO con cada uno de nosotros.

c.    Debemos notar que la OBRA es de Dios, no es nuestra. Es Dios quien LLAMA, es Dios quien JUSTIFICA, es Dios quien GLORIFICA finalmente al creyente.

d.    Noten la OBRA de Dios en nuestras vidas:

i.    (Romanos 8:29)  «Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.»

ii.    Noten que el CREYENTE es transformado según la imagen del Hijo. Eso es la Obra que el Espíritu Santo hace en nuestro espíritu.

iii.    Y JESUCRISTO es llamado PRIMOGÉNITO por el apóstol en otros lugares, para referirse a la PRIMACÍA de nuestro SEÑOR, que en TODO, es el PRIMERO.

(1)    (Colosenses 1:15-20) «Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, 16 porque por medio de él fueron creadas todas las cosas  en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades:  todo ha sido creado  por medio de él y para él. 17 Él es anterior a todas las cosas, que por medio de él forman un todo coherente. 18 Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, el primogénito de la resurrección,  para ser en todo el primero. 19 Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud 20 y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas,  tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo,  haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.»

(2)    Noten que JESUCRISTO es el Primogénito de la Resurrección de los muertos. Veamos 1ª  Corintios 15:20-23:

(a)    «Lo cierto es que Cristo ha sido *levantado de entre los muertos, como *primicias de los que murieron.21 De hecho, ya que la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos.22 Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir,23 pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen.»

5.    Más que vencedores. —(Romanos 8:31-36) «¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?33 ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica.34 ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso *resucitó, y está a la *derecha de Dios e intercede por nosotros.35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?36 Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!»

a.    Si nosotros que somos pecadores, y sin merecerlo, hemos sido JUSTIFICADOS, y REGENERADOS y SANTIFICADOS por nuestro SEÑOR y, es como que nos estamos viendo GLORIFICADOS ya, aunque todavía estamos en este cuerpo terrenal. Casi que podemos PALPAR la INCORRUPCIÓN. Después de TODO esto, viene la pregunta:

i.    (Romanos 8:32-32) «¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?»

ii.    Si Dios entregó a Su Hijo JESUCRISTO para morir por nuestros pecados, entonces, ¿quién puede estar en contra nuestra?

b.    Noten como el creyente está SEGURO(A) en los BRAZOS de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. ¿Qué nos puede separar del amor de Dios? Ni Satanás en lo espiritual, ni ninguna otra circunstancia terrenal, nos podrá separar del amor de Dios en CRISTO JESÚS.

i.    (Romanos 8:33-39)  «Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte;  ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!» 37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios,[g] ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes,39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.»


Notas:

1. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 1585, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Julio, 2009.

La Esperanza Bienaventurada

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Esperanza Bienaventurada

Texto: 1 Tesalonicenses 4:13-18:

«Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza.14 ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.15 Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.18 Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.»*

Introducción:

Este año al igual que otros, ha comenzado con conflictos bélicos, y una incertidumbre mundial sobre el colapso de las distintas economías. Eso siempre trae preguntas sobre el futuro, y especialmente sobre la eternidad. Trataremos los siguientes puntos:


(1)    No debemos ignorar.
(2)    La Resurrección, columna del Cristianismo.
(3)    La Esperanza del Creyente.
(4)    Él Viene.
(5)    Una Observación.

Lección:

1.         No debemos ignorar. – Este Texto que hemos leído, comienza con una pequeña exhortación sobre el que no debemos ser ignorante en cuanto al DESTINO DEL CREYENTE. «Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza.» (Verso 13).

a.         Es muy claro que en toda religión y secta se encuentra diferentes ideas de lo que ocurre después de la muerte. Pero la Palabra de Dios le aclara al Creyente muy bien, los hechos y eventos que han de ocurrir al fin de la jornada del ser humano. Y para aquel que ha puesto su confianza en JESUCRISTO, la Biblia nos deja bien claro cual es nuestra esperanza. Veamos en nuestro siguiente punto.

2.         La Resurrección, columna del Cristianismo. – La esperanza de Vida Eterna para el creyente, comienza con el Sacrificio de JESUCRISTO en la Cruz, y Su Resurrección de entre los muertos. «¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él» (verso 14).

a.         JESUCRISTO le dijo a Marta, la hermana de Lázaro el que había muerto, y JESUCRISTO iba a Resucitar, que Él es la Resurrección y la Vida. Con eso, JESUCRISTO le estaba aclarando a ella y a nosotros, que el Destino, está en las manos de nuestro SEÑOR JESUCRISTO, que como dijimos la semana pasada, es el Buen Pastor, pero también es la PUERTA.

i.          «Entonces Jesús le dijo:  -Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera;26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?» (Juan 11:25).

b.         Por medio de la Resurrección de nuestro SEÑOR, Él nos ha prometido que un día, también los que CREEN en Él, un día Resucitaran para vida eterna.

i.          «Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible.51 Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados,52 en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados.53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad.54 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.» (1 Corintios 15:50-54).

3.         La Esperanza del Creyente. – Esta cita que hemos leído en 1 Corintios, tiene dos fases, una es lo que ya hemos mencionado y es la Resurrección de los muertos, de aquellos que han entregado sus vidas a JESUCRISTO. La segunda es que en esa esperanza de Su Venida, se encuentra el Retorno de JESÚS a la Tierra, para llevarse a Su Iglesia a Reinar con Él.

a.         Ese misterio, es muy bien aclarado en las Sagradas Escrituras, y es parte de esa esperanza que el creyente tiene: Y es de Esperar Su Retorno.

i.          «Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.16 El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.17 Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre» (1 Tesalonicenses 4:13-17).

b.         Hay una razón porqué nuestro SEÑOR viene a llevarse a Su Iglesia, y es que  el Arrebatamiento, es el tiempo que concluye la etapa de la Iglesia en la Tierra, y sigue a un tiempo de Gran Tribulación.

i.          El Arrebatamiento de la Iglesia ocurre para PRESERVAR a los Suyos, de la ira que viene. De ahí que dice:

(1)        «pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.» (1 Tesalonicenses 5:9).

ii.         Todos los creyentes desde la antigüedad, vendrán a Resucitar, y nosotros los que hemos quedados aquí, seremos ARREBATADOS.

c.         ¿Por qué razón Viene JESUCRISTO a Arrebatar a Su Iglesia? Veamos en el siguiente punto.

4.         Él Viene. – La Venida de JESUCRISTO, es parte del Plan de Dios para la humanidad. No es algo que Dios cambie por temporada, sino que es algo que desde la antigüedad, ha sido predicho.  (Judas 14-15) «También Enoc, el séptimo patriarca a partir de Adán, profetizó acerca de ellos: «Miren, el Señor viene con millares y millares de sus ángeles 15 para someter a juicio a todos y para reprender a todos los pecadores impíos por todas las malas obras que han cometido, y por todas las injurias que han proferido contra él.»

a.         Eso muestra que hay un tiempo predicho en la Palabra de Dios que nos habla de la Venida del Hijo de Dios. Veamos algunas cosas sobre esto:

i.          El Arrebatamiento de la Iglesia no es para asustar a nadie, como ya dijimos, es la Esperanza del Creyente.

ii.         El SEÑOR JESUCRISTO enseñó que Su Iglesia, es llamada a llevar vidas en expectativa de Su llegada. Por eso se nos dice en Su Palabra que Dios quiere que seamos SANTOS en toda forma de nuestras vidas.

(1)        «Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor.43 Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada.44 Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.» (Mateo 24:42-44).

(2)        Esa es una expectativa de DESEO, o sea para agradar a Su SEÑOR.

(3)        Es el deseo del creyente, de encontrarse un Día con Su SEÑOR, y por ese deseo, se PREPARA siempre para estar listo para ese encuentro.

b.         Así que es bien claro que las naciones rugen, y amenazan con guerra, y las economías se tambalean, y algunos hasta piensan que el mundo se va a acabar, pero nada puede destruir el Plan de Dios, que Él Viene a Buscar a Su Iglesia, para Reinar con Él.

5.         Una Observación. – Los únicos que deben preocuparse por el tema que Él Viene a llevarse Su Iglesia, son aquellos que no le han entregado sus vidas al Salvador del Mundo. Para poder irse con el SEÑOR, o para ir al Cielo, hay un solo Camino, y es JESUCRISTO. « -Yo soy el camino, la verdad y la vida -le contestó Jesús-» (Juan 14:6).

a.         Las adversidades, las calamidades, las guerras, todas esas cosas que nos hacen preocupar, son usadas por Dios como una ALARMA de reloj, para despertar al ser humano a que decida, al ver las circunstancias, el ser humano debe analizar lo frágil que es la vida, y donde va a pasar su eternidad.

b.         Pero para aquellos que sí han entregado sus vidas al Salvador, el tema de que Él Viene, debe ser de REGOCIJO, porque Su Iglesia debe decirle al Rey de Reyes:

i.          «El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; y el que escuche diga: «¡Ven!» El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.» (Apocalipsis 22:17).

ii.         ¡VEN SEÑOR JESÚS!

Conclusión:

Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Enero, 2009.

Esperando al SEÑOR

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Esperando al SEÑOR

TEXTO: Lucas 12:35-40

«Manténganse listos, con la ropa bien ajustada y la luz encendida.36 Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas, para abrirle la puerta tan pronto como él llegue y toque.37 Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles.38 Sí, dichosos aquellos siervos a quienes su señor encuentre preparados, aunque llegue a la medianoche o de madrugada.39 Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, estaría pendiente para no dejarlo forzar la entrada.40 Así mismo deben ustedes estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen

INTRODUCCIÓN:

El tema de la Segunda Venida de nuestro SEÑOR JESÚS es una PROMESA que todo creyente debe recordar, ya que en ella encontramos nuestro FUTURO ETERNO. Trataremos los siguientes Puntos:

  1. Trasfondo

  2. La FALTA de esperanza en las religiones y sectas de este mundo

  3. El Plan de Dios

  4. La Espera

  5. La Expectativa

  6. El esperar a nuestro SEÑOR es un estilo de vida

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – En este capítulo 12 de Lucas, el SEÑOR JESÚS había estado hablando sobre el NO hacer tesoros en la tierra, donde la persona lo puede perder todo. Más bien el discípulo debe hacer TESOROS en el Cielo, donde no hay nada que lo pueda robar o echar a perder. Esas enseñanzas nos muestran donde es que el discípulo debe tener su corazón. Así entonces ahora el SEÑOR JESÚS pasa al tema de cómo es que el buen discípulo espera al SEÑOR cuando venga por Su Iglesia.

  1. La FALTA de esperanza en las religiones y sectas de este mundo. – Las religiones orientales basan sus creencias en el «karma», aquello que define sus acciones, sean buenas o malas, basado en innumerables reencarnaciones, hasta llegar a lo que se puede definir mejor como una «aniquilación» en lo que la persona llega a una unidad con la divinidad. ¿Qué esperanza hay en eso?

    1. Otras religiones y sectas como el Islam, Mormones, Testigos de Jehová, etc., no proveen ninguna esperanza concreta para sus adherentes aquí en la tierra.

    1. Noten que lo único que proveen es cierto tipo de salvación por obras donde la persona no está segura qué es lo que le espera después de la muerte.

  1. El PLAN de DIOS. – (Hechos 1:9-11) «Habiendo dicho esto, mientras ellos lo miraban, fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista.10 Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba. De repente, se les acercaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: 11 -Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse

    1. Habiendo visto el vacío encontrado en las religiones y sectas de este mundo donde no existe una VERDADERA ESPERANZA, pasamos ahora a lo que la PALABRA DE DIOS dice sobre el PLAN de DIOS para el ser humano. Así podemos notar que este es uno de los tantos temas que encontramos en las Sagradas Escrituras que nos muestra como Dios como Creador de todas las cosas, tiene un PLAN bien formado.

    1. En el PLAN de DIOS podemos notar la solución para el pecado original de Adán y Eva, con la Encarnación del mismo HIJO DE DIOS quien se hizo pariente cercano del ser humano, para morir en la Cruz del Calvario por nuestros pecados, RESUCITANDO al tercer día, mostrando que quien murió en la Cruz, fue el mismo DIOS.

    1. Pero el PLAN de DIOS no termina ahí, hay esperanza para todo aquel que ha puesto su ESPERANZA en el SEÑOR JESÚS, y es que el discípulo, va a pasar la ETERNIDAD con el SEÑOR JESÚS.

      1. Así que el RETORNO de JESUCRISTO es el PLAN que todavía no se ha cumplido, pero ha sido PROMETIDO por nuestro SEÑOR JESÚS.

  1. La espera. – La vida del creyente no es una de CUMPLIR solamente al ir a la iglesia los Domingos, o asistir a ciertos eventos de vez en cuando, sino que es una vida de ESPERA por su SEÑOR. Una vida que ESPERA a su SEÑOR, es una vida entregada. Nadie puede esperar a su SEÑOR si no está listo para encontrarlo. Por eso JESUCRISTO dijo que Él viene cuando NADIE lo espera. Veamos DOS puntos importantes sobre la ESPERA:

    1. Para ESPERAR hay que entregarle la vida al SEÑOR JESUCRISTO.

    1. Para ESPERAR hay que hacerse SIERVOS de JESUCRISTO; eso es una ENTREGA total.

      1. Así que siendo que los ladrones no envían aviso para anunciarse, la única manera para estar listos para la llegada del ladrón es estar listo todo el tiempo. Así que si uno no quiere ser sorprendido, uno debe estar listo todo el tiempo para la Venida del Hijo del Hombre.i

  1. La expectativa. – (Filipenses 1:6) «Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá *perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.»

    1. Toda persona vive en expectativa de lo que va a hacer, o de lo que espera. Muchos esperan el Día de su graduación, o del comienzo de un nuevo trabajo, o de un viaje de vacaciones, o tal vez del nacimiento de un bebé. Esas esperanzas son parte de la vida humana.

    1. El Cristiano(a), tiene todas esas esperanzas tan comunes para el ser humano, pero la esperanza suprema de nuestras vidas es el ESPERAR a nuestro SEÑOR JESÚS.

      1. El esperar a nuestro SEÑOR muestra que estamos listos para el futuro cercano o lejano. Eso es porque la ESPERA se hace por haber hecho una decisión de entregarle al SEÑOR la vida de uno, y eso hace que la espera sea REAL.

      1. El futuro cercano es incierto. Eso lo vemos en estos días con el problema de la economía donde muchos han perdido sus casas, y otros temen perder sus empleos.

      1. El futuro cercano es incierto también por causa de las enfermedades, las guerras y rumores de guerras.

    1. Pero en medio de la incertitud del futuro, está la ESPERANZA puesta en el Regreso de nuestro SEÑOR, que nos hace recordar que el FUTURO está en las manos de Dios. Así podemos decir otra vez: «Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá *perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.»

  1. El esperar a nuestro SEÑOR es un estilo de vida. – (Tito 2:11-14) «En verdad, Dios ha manifestado a toda la *humanidad su gracia, la cual trae salvación 12 y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, 13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. 14 Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.»

    1. Mientras esperamos la «Bendita Esperanza», nos muestra una vida que espera a su SEÑOR en OBEDIENCIA. Como dice un comentarista:

      1. «Este pensamiento, esta espera habitual es lo más propio para destruir en nosotros “las concupiscencias mundanas,” y para desarrollar la vida cristiana y santa cuyos principales caracteres acaba de trazar el apóstol.»ii

      1. El apóstol Pablo lo expresa aun con más claridad al decir en Gálatas 2:20:

        1. «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí

    1. ¿Qué quiere decir Pablo con eso? Que su vida ya no la vivía para sí solamente, sino que ahora tenía puesta su mirada no sólo en los quehaceres de esta vida, sino en lo más importante y es en la ETERNIDAD.

      1. O sea, el apóstol Pablo había CRUCIFICADO su VOLUNTAD con CRISTO, para así poder vivir una vida entregada totalmente a la VOLUNTAD de DIOS.

    1. Es por eso que el ESPERAR el Regreso de JESUCRISTO, es un estilo de vida, es una esperanza, es un deseo.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Nolland, John, Word Biblical Commentary, Volume 35b: Luke 9:21-18:34, (Dallas, Texas: Word Books, Publisher) 1998.

ii L. Bonnet, tomo 3, p. 750, Casa Bautista de Publicaciones.

La esperanza que hay en nosotros

Por: pastor Daniel Brito
Título: La esperanza que hay en nosotros

Texto: 1 Pedro 3:15-16:    «Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.16 Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias.»*

Instrucción:
Para muchos en este mundo, no hay esperanza. Sea en cuanto a salir de la pobreza, o de la enfermedad, o tal vez en lugares donde hay guerra. El futuro es bien opaco para mucha gente. Cuando hablamos de ESPERANZA, no estamos hablando de un “Ojalá”.  La esperanza del Cristiano se basa en la FE, la cual es la confianza o seguridad en la Palabra Inspirada de Dios. Trataremos los siguientes Puntos:
(1)    La Pregunta.
(2)    Listos para Responder.
(3)    La Respuesta.

Lección:
1.    La Pregunta. — El Texto que hemos leído se está dirigiendo a aquellos hermanos que bajo persecución son cuestionados sobre sus creencias. Podríamos agregar que: “en un mundo hostil y suspicaz, era inevitable que se llamara al cristiano a defender la fe que confesaba y la esperanza por la que vivía.”¹ El apóstol Pedro les dice a ellos, y a nosotros también, que no teman responder y dar una razón por sus creencias. En esta gran nación, no somos perseguidos con cárcel por nuestras creencias, pero si somos cuestionados regularmente sobre el por qué creemos lo que creemos.

a.    Primeramente, la ESPERANZA del Cristiano es tan real y tan distinta a la de otros, que los no cristianos se asombran y tienen que preguntar.

b.    Segundo, es normal que las personas que lo conocen a uno y ven la conducta de uno, quieran preguntar sobre por qué creemos de esa forma, o por qué no hacemos lo que otros hacen. O por qué hablamos diferente.  Veamos ahora el siguiente punto.

2.    Listos para Responder. — El apóstol Pedro nos dice que estemos listos para responder. Esto quiere decir que debemos saber como responder. Es cierto que una persona que tiene poco tiempo en el Evangelio, pueda pensar que no va a saber responderle a alguien que le pregunte. Entonces, ¿Cómo responder? Toda persona que ha tenido un encuentro con JESUCRISTO, ya no es igual. El apóstol Pablo dice en 2 Corintios 5:17: «Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!»

a.    Esto quiere decir que una persona que todavía no conoce mucho la Biblia, puede testificarle a otra de las maravillas que Dios ha hecho en su vida. La vida cambiada es un testimonio del Poder de Dios que ha obrado en nosotros.

b.    Pero en medio de un mundo que se jacta en su conocimiento y sus adelantos, y es hostil al Evangelio, debemos motivarnos a ser como aquellos Judíos de Berea, que cuando Pablo les llevó el Evangelio, decidieron examinar las Escrituras para ver si era cierto. Hechos 17:7-10 dice:

i.    «10 Tan pronto como se hizo de noche, los hermanos enviaron a Pablo y a Silas a Berea, quienes al llegar se dirigieron a la sinagoga de los judíos.11 Éstos eran de sentimientos más nobles que los de Tesalónica, de modo que recibieron el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras para ver si era verdad lo que se les anunciaba.12 Muchos de los judíos creyeron, y también un buen número de griegos, incluso mujeres distinguidas y no pocos hombres.»

c.    En las Escrituras encontramos la Verdad del Evangelio. Encontramos la Palabra Inspirada por Dios, y es por esa razón que debemos examinar las Escrituras para estar LISTOS para poder dar una razón de lo que creemos a quien nos pregunte. Veamos ahora nuestro último punto.

3.    La Respuesta. — Comenzamos esta lección con el Texto que nos habla de la Esperanza que hay en nosotros. Una ESPERANZA bien cimentada es buena para todo el tiempo. Es buena en la pobreza. Es buena en la enfermedad. Es buena en la hora de morirse, y cuando enterramos un cuerpo, tenemos Esperanza que un día vamos a resucitar.

a.    ¿En qué se basa nuestra Esperanza? En el regalo de Dios. JESUCRISTO dijo en Juan 5:24:

i.    «Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.»

ii.    Romanos 6:23 dice:

(1)    «Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.»

b.    Una dádiva es un don, es un regalo. La vida eterna es un regalo de Dios para todo aquel que ha entregado su vida a JESUCRISTO y puesto su confianza totalmente en Él. Si es un regalo que Dios me ha dado, entonces es MI ESPERANZA.

c.    Noten que el Texto dice que el que cree en JESUCRISTO “TIENE”, no dice que tendrá Vida Eterna cuando vaya a morir. Tiene VIDA ETERNA quiere decir que aquí mismo en esta Célula, sí hemos entregado nuestra vida al Salvador del mundo, tenemos vida eterna. Hemos pasado de muerte a vida. De condenación, a Vida Eterna.

4.    Resumen.

a.    La Pregunta nos hace pensar en que responder.

b.    Respondemos con esa seguridad que nos da la ESPERANZA en el regalo de Dios a todo aquel que ha entregado su vida y cree en el Salvador del mundo, y esa Esperanza es: La Vida Eterna.

Conclusión:
NOTA: Esta parte no es para leerla. Es para el “Predicador(a)” de este bosquejo, quien debe saber bien las personas que tiene delante, y como debe concluir este mensaje. Sea con llamamiento, y si es así, cual.

Notas:

1. William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 995, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Junio, 2007.