El hombre que confió en Dios

Por: pastor Daniel Brito

Título: El hombre que confió en Dios

Texto: Génesis 50:15:26

Al reflexionar sobre la muerte de su padre, los hermanos de José concluyeron: «Tal vez José nos guarde rencor, y ahora quiera vengarse de todo el mal que le hicimos.»16 Por eso le mandaron a decir: «Antes de morir tu padre, dejó estas instrucciones:17 “Díganle a José que perdone, por favor, la terrible maldad que sus hermanos cometieron contra él.” Así que, por favor, perdona la maldad de los siervos del Dios de tu padre.»

Cuando José escuchó estas palabras, se echó a llorar.18 Luego sus hermanos se presentaron ante José, se inclinaron delante de él y le dijeron:—Aquí nos tienes; somos tus esclavos.19 —No tengan miedo —les contestó José—. ¿Puedo acaso tomar el lugar de Dios?20 Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.21 Así que, ¡no tengan miedo! Yo cuidaré de ustedes y de sus hijos.

Y así, con el corazón en la mano, José los reconfortó.22 José y la familia de su padre permanecieron en Egipto. Alcanzó la edad de ciento diez años,23 y llegó a ver nacer a los hijos de Efraín hasta la tercera generación. Además, cuando nacieron los hijos de Maquir, hijo de Manasés, él los recibió sobre sus rodillas.

24 Tiempo después, José les dijo a sus hermanos: «Yo estoy a punto de morir, pero sin duda Dios vendrá a ayudarlos, y los llevará de este país a la tierra que prometió a Abraham, Isaac y Jacob.»25 Entonces José hizo que sus hijos le prestaran juramento. Les dijo: «Sin duda Dios vendrá a ayudarlos. Cuando esto ocurra, ustedes deberán llevarse de aquí mis huesos.» 26 José murió en Egipto a los ciento diez años de edad. Una vez que lo embalsamaron, lo pusieron en un ataúd.

Introducción

Este es el mes que nos toca el día que en ésta nación celebramos como el Día de Acción de Gracias, y qué mejor que ir hablando de temas relacionados al agradecimiento. La gratitud hacia Dios no se debe limitar a los días o a los tiempos buenos, sino como veremos en nuestra lección de ésta noche, la gratitud hacia Dios es una evidencia de una vida de Fe, o sea, una vida que CONFÍA en el SEÑOR. Trataremos los siguientes puntos:

1. Llamado por Dios, pero vendido como esclavo

2. Perseguido por la Adversidad

3. Fiel a Dios en medio de la prueba

4. Un Regalo para recordar

5. Firme en la Fe

6. REFLEXIÓN

Lección

1. Llamado por Dios, pero vendido como esclavo. – La historia de José es uno de los grandes ejemplos de un hombre que desde su juventud creyó a Dio, y vivió una vida en obediencia a Él. Es un ejemplo para todo creyente de cómo el cristiano puede vivir una vida en obediencia a nuestro SEÑOR y Salvador, JESUCRISTO.

a. Podemos decir que José era un vidente, o sea un profeta de Dios, que desde su juventud recibió visiones de Dios sobre eventos del futuro.

i. (Génesis 37:26-28) “Entonces Judá les propuso a sus hermanos: —¿Qué ganamos con matar a nuestro hermano y ocultar su muerte?27 En vez de eliminarlo, vendámoslo a los ismaelitas; al fin de cuentas, es nuestro propio hermano. Sus hermanos estuvieron de acuerdo con él,28 así que cuando los mercaderes madianitas se acercaron, sacaron a José de la cisterna y se lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata. Fue así como se llevaron a José a Egipto.”

b. Hay una semejanza en la forma que José fue vendido, y nuestro SEÑOR JESUCRISTO fue traicionado. José fue vendido por 20 piezas de plata, y nuestro SEÑOR JESUCRISTO fue traicionado por 30 piezas de plata.

2. Perseguido por la adversidad. – José fue vendido cuando tenía unos 17 años de edad, y después de pasar un tiempo como esclavo de Potificar un funcionario de Faraón, fue acusado injustamente por la esposa de Potificar, y enviado a la cárcel donde estuvo preso por varios años. Como podemos ver, esta es la historia de un hombre que la adversidad lo persiguió injustamente por largos años, perdiendo su juventud separado de su familia.

3. Fiel en medio de la prueba. – (Génesis 41:45-46) “Entonces el faraón le dijo: —Yo soy el faraón, pero nadie en todo Egipto podrá hacer nada sin tu permiso. 45 Y le cambió el *nombre a José, y lo llamó Zafenat Panea; además, le dio por esposa a Asenat, hija de Potifera, sacerdote de la ciudad de On. De este modo quedó José a cargo de Egipto.”

a. Para hacer la historia corta, pasaremos por alto entrar en detalles, pero podemos ver que José ahora está trabajando para el Faraón, después que Dios le había dado la interpretación de los sueños que tuvo Faraón sobre las vacas gordas y las vacas flacas. Dios le había avisado a Faraón, por medio de los sueños del hambre que se aproximaba a la tierra de Egipto, y las tierras cercanas. Por haber interpretado los sueños al Faraón, José había sido puesto como segundo en Egipto.

b. Veamos algunas cosas:

i. José es FIEL a JEHOVÁ en medio de la adversidad como esclavo, y luego como un preso común por años sin haber cometido ningún crimen.

ii. Cuando el Faraón pone a José como segundo en el reino, le cambia el nombre a José por uno Egipcio, y le da como esposa a la hija de un sacerdote Egipcio.

iii. De la ADVERSIDAD a la PRUEBA, porque la PROSPERIDAD para José se convierte en la PRUEBA de su FE. Como esposo de una mujer pagana, e hija de un sacerdote pagano, José tendría ahora que LUCHAR por mantener su FE pura, y su vida en SANTIDAD delante de JEHOVÁ. ¡Qué gran ejemplo para nosotros!

4. Un regalo para recordar. – (Génesis 48:21-22) “Finalmente, Israel le dijo a José: —Yo estoy a punto de morir; pero Dios estará con ustedes y los hará volver a la tierra de sus antepasados.22 Y a ti, que estás por encima de tus hermanos, te doy Siquén, tierra que luchando a brazo partido arrebaté a los amorreos.”

a. Poco antes de morir, Israel (Jacob) bendice a los dos hijos de José, y le recuerda a José que JEHOVÁ los haría regresar a la Tierra Prometida, que Dios le había prometido a Abraham, y a Isaac el padre de Jacob. Con la bendición hay un regalo incluido: “Siquén, tierra que luchando a brazo partido arrebaté a los amorreos.”

b. Veamos algunas observaciones:

i. Jacob le da un regalo a su hijo que seguramente él sabía que nunca iba poseer, pero sí lo poseerían los descendientes de José. Incluso, el relato de JESUCRISTO y la mujer Samaritana (Juan 4) fue en el pozo de Sicar, o sea, a la salida de Siquén, la herencia que Jacob le había dejado a José y su descendencia.

ii. Con ese regalo Jacob le recuerda a su hijo José, que a pesar del puesto como gobernante en Egipto, José pertenecía a JEHOVÁ quien había hecho las PROMESAS de darle a Abraham, Isaac y Jacob la Tierra Prometida como herencia. En medio de esa cultura pagana, José siempre recordaría que su padre le había dejado una herencia, en la Tierra Prometida; o sea, que un día iban a regresar.

c. Para nosotros eso nos debe recordar que las herencias y pertenencias aquí en la tierra son cosas perecederas; pero la verdadera herencia, o sea, la herencia Celestial, es una herencia eterna.

i. (2 Corintios 4:18) “Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.”

5. Firme en la Fe. – (Génesis 50:25-26) “Tiempo después, José les dijo a sus hermanos: «Yo estoy a punto de morir, pero sin duda Dios vendrá a ayudarlos, y los llevará de este país a la tierra que prometió a Abraham, Isaac y Jacob.»25 Entonces José hizo que sus hijos le prestaran juramento. Les dijo: «Sin duda Dios vendrá a ayudarlos. Cuando esto ocurra, ustedes deberán llevarse de aquí mis huesos.”

a. Llegando al final de nuestra lección para ésta noche, debemos poner atención a nuestro Texto que hemos leído, y nos muestra que al llegar al final de su vida, José estaba seguro que las PROMESAS que Dios había hecho, se iban a cumplir. De ahí que José fuera incluido como uno de los HÉROES DE LA FE.

i. (Hebreos 11:22) “Por la fe José, al fin de su vida, se refirió a la salida de los israelitas de Egipto y dio instrucciones acerca de sus restos mortales.”

b. Veamos algunas observaciones:

i. José fue FIEL a JEHOVÁ en medio de la ADVERSIDAD.

ii. José fue FIEL a JEHOVÁ en medio de la PROSPERIDAD.

iii. José fue FIEL a JEHOVÁ en medio de una nación pagana que creía en otros dioses.

iv. José fue FIEL a JEHOVÁ al saber que las PROMESAS de DIOS son REAL, y no solamente en referencia a la Tierra Prometida, sino a la VIDA ETERNA.

6. REFLEXIÓN. – En ésta noche tal vez usted está pasando por la ADVERSIDAD, o tal vez por la PROSPERIDAD. Pero recuerde que todas esas son cosas PERECEDERAS. La FIDELIDAD y el AGRADECIMIENTO a DIOS, no debe depender de las circunstancias por las que uno atraviesa aquí en la tierra. Así como José al saber del regalo de su padre en Siquén, debía recordar que su vida NO pertenecía a Egipto, sino a JEHOVÁ, quien cumple las PROMESAS que hace; así también nosotros sabemos que nuestra VERDADERA RECOMPENSA está en el Cielo.

a. (1 Pedro 1:4) “Y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes.”

 

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Para descargar el PDF imprimir o compartir, o para leer en FULLSCREEN, PULSE AQUÍ.