Estudios en Romanos: Viviendo conforme al Espíritu

Por pastor Daniel Brito

TITULO: Estudios en Romanos: Viviendo conforme al Espíritu

TEXTO: Romanos 8:1-4:

«Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,4 a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

INTRODUCCIÓN: Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. En esta noche comenzamos con el capítulo ocho. Es así como comenzamos nuestra lección.

1.    Libres de la ley del pecado y de la muerte. —En el capítulo anterior estuvimos estudiando sobre la lucha interna del cristiano, terminando con el hermoso verso 1, de este capítulo 8, donde dice: «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

a.    En esta hermosa Epístola, el problema del pecado es tratado extensamente. El apóstol aclarando la condición caída del ser humano, y la solucion por medio de la Obra Redentora de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario. Como ejemplo, en el 3:9 dice:

i.    «¿A qué conclusión llegamos? ¿Acaso los judíos somos mejores? ¡De ninguna manera! Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los *gentiles están bajo el pecado.»

ii.    Y el 3:23 dice:

(1)    «pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios»

iii.    Pero luego dice el 5:1:

(1)   «En consecuencia, ya que hemos sido *justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.»

iv.    Y por último, lo que ya hemos leído en el 8:1:

(1)    «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

b.    Estos versos nos muestran que aunque TODOS han pecado, y están bajo pecado, JESUCRISTO se hizo CARNE, u HOMBRE, para REDIMIRNOS del DOMINIO del pecado. Como dice el verso 3:

i.    «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

c.    Eso quiere decir que el cristiano que está en CRISTO, ya no está bajo la condenación del pecado, sino que ha sido liberado por medio de JESUCRISTO.

i.    No hay condenación eterna, porque hemos recibido VIDA eterna.

ii.    Tampoco hay condenación interna, o sea por medio de la conciencia, porque hemos sido liberado de la condenación del pecado.

d.    Claramente que el Texto Sagrado aclara:

i.   «a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

2.    La Cruz de JESÚS. —Debemos ponerle atención al Texto Sagrado sobre la importancia y el énfasis encontrado en la Biblia sobre el SACRIFICIO en la cruz por nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Todo lo que el creyente ha recibido por parte de Dios, lo debemos a la OBRA de JESUCRISTO.

a.    Notemos una vez más lo que el verso 3 nos dice:

i.   «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

b.    No solamente encontramos la Divinidad de JESUCRISTO en este Texto, sino que tenemos muy aclarado Su Humanidad. Gálatas 4:4 dice:

i.    «Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley,5 para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos.»

c.    La OBRA DE JESUCRISTO EN LA CRUZ es el CENTRO del MENSAJE de las Sagradas Escrituras.

i.    Uno no puede voltear las páginas de la Biblia, sin encontrar la OBRA de JESUCRISTO en la Cruz, de una forma u otra.

3.    La vida del cristiano se vive en el ESPÍRITU. —Hay muchos que quieren convertir la libertad cristiana en libertinaje. Este Texto aclara muy bien, al igual que hemos leído en el capítulo 6, que los que viven conforme al ESPÍRITU, ya no son esclavos del pecado, para hacer las obras de la carne.

a.    Martín Lutero en su sermón sobre este Texto, decía que, nuestros pecados no son perdonados con la intención de que continuemos haciendo pecado, pero de como debemos desistir de hacerlo. De lo contrario, sería más justamente llamado, no el perdón de los pecado sino permiso para pecar.

b.    Romanos 8:5-9 dice:

i.    «Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu.6 La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.7 La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. 9 Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia.11 Y si el Espíritu de aquel que *levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. 12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios»[1]

c.    Notemos los versos 12 y 13, que dicen:

i.   «Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.»

ii.    Eso quiere decir que el cristiano tiene una parte activa en la lucha en contra del pecado, con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

d.    Es muy claro en nuestro TEXTO, que la vida del cristiano debe ser una entregada a Dios, viviendo conforme el ESPÍRITU. Y el creyente que vive conforme a la CARNE, o sea, siguiendo a los deseos de su naturaleza pecaminosa, simplemente su fin es el infierno, o mejor dicho, el Lago de Fuego.

4.    Guiados por el Espíritu de Dios. —Muchos han usado este verso para interpretarlo como algo que ocurre en ciertas decisiones especiales de la vida. O en cuanto a las revelaciones o los dones del Espíritu. Pero es bien claro que esa interpretación es errónea, porque el apóstol está aclarando que ser Guiados por el Espíritu de Dios, tiene que ser algo de todos los días, o TODO EL TIEMPO. Veamos algunos puntos:

a.    Viviendo por el Espíritu, para no seguir los deseos de la carne. Gálatas 5:16-18 dice:

i.    «Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la *naturaleza pecaminosa.17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren.18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.»

ii.    Noten que el Espíritu Santo nos guía en contra de los deseos de la carne, o de la naturaleza pecaminosa.

iii.    Por eso nuestro SEÑOR JESUCRISTO dijo en Juan 16:13:

(1)    «Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.»

(2)    Noten como dice que el Espíritu Santo nos guiará a TODA VERDAD.

b.    El contraste: los frutos de ser guiados por el Espíritu Santo, o de seguir a los deseos de la carne, o la naturaleza pecaminosa. Sigamos leyendo en Gálatas 5:19-21:

i.   «Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje;20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.»

ii.    Noten que la vida en la CARNE, no ofrece nada bueno. Eso es lo que la naturaleza caída puede hacer, y muchas veces quiere hacer. Ahora veamos los FRUTOS de una vida que es GUIADA por el ESPÍRITU SANTO. Sigamos leyendo en Gálatas 5:22-26:

(1)    «En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, *fidelidad,23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.»

iii.    Noten también aquí la diferencia, y es una vida que produce FRUTOS AGRADABLES a DIOS.

c.    Para concluir este punto, solamente los que son GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO, son HIJOS DE DIOS.

i.    Eso es bien claro en nuestro TEXTO de Romanos 8:14:

(1)    «Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.»

ii.    Como he dicho tantas veces, en el Evangelio no existen términos medios. O se está en un lado, o se está en el otro. No pueden haber cristianos mundanos, porque como ya hemos dicho, o aun lado, o al otro.

5.    Hijos(as) por medio de la Adopción. —(Romanos 8:15-17) «Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡*Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria.»

a.    El apóstol ahora usa el ejemplo de dos contrastes: hijos por adopción, o esclavos.

i.    El esclavo romano no tenía derechos, estaba sujeto a los caprichos de su amo, y hasta ser azotado, o puesto a muerte.

ii.    Por esa razón, no podemos volver a ser esclavos del pecado otra vez, y tampoco de tener miedo, a regresar al pecado.

b.    En contraste, tenemos a la adopción, que en nuestros días podemos entender muy bien, lo que adoptar a un hijo o hija es.

i.    Bajo la ley Romana, en la adopción todas relaciones previas son rotas. El nuevo padre ejercita autoridad sobre el nuevo hijo, y el nuevo hijo entra en los privilegios y responsabilidades de un hijo natural.[2]

c.    Noten ahora los privilegios de ser hijo(a) de Dios, porque ahora, tenemos el TESTIMONIO interno del ESPÍRITU SANTO, que nos hace saber que somos hijos de Dios.

i.    Qué diferente a otras religiones como el Islam, o sectas, como los Testigos de Jehová, donde no hay seguridad de salvación. Nadie sabe hasta después de la muerte.

ii.    Esa es en realidad las creencias de casi toda religión pagana.

d.    Noten los beneficios de la ADOPCIÓN, y por ende, el ser GUIADOS por el Espíritu Santo, tienen vida Eterna. Y eso lo encontramos tantas veces dicho por el mismo SEÑOR JESUCRISTO.

i.    (Juan 5:24) «Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida»

ii.    (Juan 10:27-28) «Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.»

iii.    (Juan 12:25-26) «El que se apega a su *vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna.26 Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.»

e.    RESUMEN: Los privilegios de la ADOPCIÓN y de ser GUIADOS por el ESPÍRITU SANTO, es la Vida Eterna.


CONCLUSIÓN:

Oremos.


Notas:

1. Martin Luther, Complete Sermons of Martin Luther, 4:2 168-169, Baker Books.

2. Robert H. Mounce, Romans, NAC, p. 182, Broadman Press.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.*

**Este sermón fue predicado en Julio, 2009.**

<!–[if supportFields]> SEQ CHAPTER \h \r 1<![endif]–><!–[if supportFields]><![endif]–>5 de julio de 2009 (Domingo noche)

TITULO: Estudios en Romanos: Viviendo conforme al Espíritu

TEXTO: Romanos 8:1-4:

«Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,4 a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

INTRODUCCIÓN: Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. En esta noche comenzamos con el capítulo ocho. Es así como comenzamos nuestra lección.

1. Libres de la ley del pecado y de la muerte. —En el capítulo anterior estuvimos estudiando sobre la lucha interna del cristiano, terminando con el hermoso verso 1, de este capítulo 8, donde dice: «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

a. En esta hermosa Epístola, el problema del pecado es tratado extensamente. El apóstol aclarando la condición caída del ser humano, y la solucion por medio de la Obra Redentora de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario. Como ejemplo, en el 3:9 dice:

i. «¿A qué conclusión llegamos? ¿Acaso los judíos somos mejores? ¡De ninguna manera! Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los *gentiles están bajo el pecado.»

ii. Y el 3:23 dice:

(1) «pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios»

iii. Pero luego dice el 5:1:

(1) «En consecuencia, ya que hemos sido *justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.»

iv. Y por último, lo que ya hemos leído en el 8:1:


(1) «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús»

b. Estos versos nos muestran que aunque TODOS han pecado, y están bajo pecado, JESUCRISTO se hizo CARNE, u HOMBRE, para REDIMIRNOS del DOMINIO del pecado. Como dice el verso 3:

i. «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la *naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

c. Eso quiere decir que el cristiano que está en CRISTO, ya no está bajo la condenación del pecado, sino que ha sido liberado por medio de JESUCRISTO.

i. No hay condenación eterna, porque hemos recibido VIDA eterna.

ii. Tampoco hay condenación interna, o sea por medio de la conciencia, porque hemos sido liberado de la condenación del pecado.

d. Claramente que el Texto Sagrado aclara:

i. «a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.»

2. La Cruz de JESÚS. —Debemos ponerle atención al Texto Sagrado sobre la importancia y el énfasis encontrado en la Biblia sobre el SACRIFICIO en la cruz por nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Todo lo que el creyente ha recibido por parte de Dios, lo debemos a la OBRA de JESUCRISTO.

a. Notemos una vez más lo que el verso 3 nos dice:

i. «En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana»

b. No solamente encontramos la Divinidad de JESUCRISTO en este Texto, sino que tenemos muy aclarado Su Humanidad. Gálatas 4:4 dice:

i. «Pero cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley,5 para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos.»

c. La OBRA DE JESUCRISTO EN LA CRUZ es el CENTRO del MENSAJE de las Sagradas Escrituras.

i. Uno no puede voltear las páginas de la Biblia, sin encontrar la OBRA de JESUCRISTO en la Cruz, de una forma u otra.

3. La vida del cristiano se vive en el ESPÍRITU. —Hay muchos que quieren convertir la libertad cristiana en libertinaje. Este Texto aclara muy bien, al igual que hemos leído en el capítulo 6, que los que viven conforme al ESPÍRITU, ya no son esclavos del pecado, para hacer las obras de la carne.

a. Martín Lutero en su sermón sobre este Texto, decía que, nuestros pecados no son perdonados con la intención de que continuemos haciendo pecado, pero de como debemos desistir de hacerlo. De lo contrario, sería más justamente llamado, no el perdón de los pecado sino permiso para pecar.[1]

b. Romanos 8:5-9 dice:

i. «Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu.6 La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz.7 La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. 9 Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia.11 Y si el Espíritu de aquel que *levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. 12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios»

c. Notemos los versos 12 y 13, que dicen:

i. «Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.»

ii. Eso quiere decir que el cristiano tiene una parte activa en la lucha en contra del pecado, con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

d. Es muy claro en nuestro TEXTO, que la vida del cristiano debe ser una entregada a Dios, viviendo conforme el ESPÍRITU. Y el creyente que vive conforme a la CARNE, o sea, siguiendo a los deseos de su naturaleza pecaminosa, simplemente su fin es el infierno, o mejor dicho, el Lago de Fuego.

4. Guiados por el Espíritu de Dios. —Muchos han usado este verso para interpretarlo como algo que ocurre en ciertas decisiones especiales de la vida. O en cuanto a las revelaciones o los dones del Espíritu. Pero es bien claro que esa interpretación es errónea, porque el apóstol está aclarando que ser Guiados por el Espíritu de Dios, tiene que ser algo de todos los días, o TODO EL TIEMPO. Veamos algunos puntos:

a. Viviendo por el Espíritu, para no seguir los deseos de la carne. Gálatas 5:16-18 dice:

i. «Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la *naturaleza pecaminosa.17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren.18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.»

ii. Noten que el Espíritu Santo nos guía en contra de los deseos de la carne, o de la naturaleza pecaminosa.

iii. Por eso nuestro SEÑOR JESUCRISTO dijo en Juan 16:13:

(1) «Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.»

(2) Noten como dice que el Espíritu Santo nos guiará a TODA VERDAD.

b. El contraste: los frutos de ser guiados por el Espíritu Santo, o de seguir a los deseos de la carne, o la naturaleza pecaminosa. Sigamos leyendo en Gálatas 5:19-21:

i. «Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje;20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.»

ii. Noten que la vida en la CARNE, no ofrece nada bueno. Eso es lo que la naturaleza caída puede hacer, y muchas veces quiere hacer. Ahora veamos los FRUTOS de una vida que es GUIADA por el ESPÍRITU SANTO. Sigamos leyendo en Gálatas 5:22-26:

(1) «En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, *fidelidad,23 humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.25 Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu.26 No dejemos que la vanidad nos lleve a irritarnos y a envidiarnos unos a otros.»

iii. Noten también aquí la diferencia, y es una vida que produce FRUTOS AGRADABLES a DIOS.

c. Para concluir este punto, solamente los que son GUIADOS POR EL ESPÍRITU SANTO, son HIJOS DE DIOS.

i. Eso es bien claro en nuestro TEXTO de Romanos 8:14:

(1) «Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.»

ii. Como he dicho tantas veces, en el Evangelio no existen términos medios. O se está en un lado, o se está en el otro. No pueden haber cristianos mundanos, porque como ya hemos dicho, o aun lado, o al otro.

5. Hijos(as) por medio de la Adopción. —(Romanos 8:15-17) «Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡*Abba! ¡Padre!» 16 El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.17 Y si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria.»

a. El apóstol ahora usa el ejemplo de dos contrastes: hijos por adopción, o esclavos.

i. El esclavo romano no tenía derechos, estaba sujeto a los caprichos de su amo, y hasta ser azotado, o puesto a muerte.

ii. Por esa razón, no podemos volver a ser esclavos del pecado otra vez, y tampoco de tener miedo, a regresar al pecado.

b. En contraste, tenemos a la adopción, que en nuestros días podemos entender muy bien, lo que adoptar a un hijo o hija es.

i. Bajo la ley Romana, en la adopción todas relaciones previas son rotas. El nuevo padre ejercita autoridad sobre el nuevo hijo, y el nuevo hijo entra en los privilegios y responsabilidades de un hijo natural.[2]

c. Noten ahora los privilegios de ser hijo(a) de Dios, porque ahora, tenemos el TESTIMONIO interno del ESPÍRITU SANTO, que nos hace saber que somos hijos de Dios.

i. Qué diferente a otras religiones como el Islam, o sectas, como los Testigos de Jehová, donde no hay seguridad de salvación. Nadie sabe hasta después de la muerte.

ii. Esa es en realidad las creencias de casi toda religión pagana.

d. Noten los beneficios de la ADOPCIÓN, y por ende, el ser GUIADOS por el Espíritu Santo, tienen vida Eterna. Y eso lo encontramos tantas veces dicho por el mismo SEÑOR JESUCRISTO.

i. (Juan 5:24) «Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida»

ii. (Juan 10:27-28) «Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.»

iii. (Juan 12:25-26) «El que se apega a su *vida la pierde; en cambio, el que aborrece su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna.26 Quien quiera servirme, debe seguirme; y donde yo esté, allí también estará mi siervo. A quien me sirva, mi Padre lo honrará.»

e. RESUMEN: Los privilegios de la ADOPCIÓN y de ser GUIADOS por el ESPÍRITU SANTO, es la Vida Eterna.

CONCLUSIÓN:

Oremos.




[1]. Martin Luther, Complete Sermons of Martin Luther, 4:2 168-169, Baker Books.

[2]. Robert H. Mounce, Romans, NAC, p. 182, Broadman Press.