Venga tu Reino

Por: pastor Daniel Brito

Título: Venga tu Reino

Texto: Mateo 6:10

venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Introducción

El comienzo de un Nuevo Año nos debe hacer meditar en las cosas que tal vez nos hemos propuestos lograr hacer, pero debemos recordar que lo primero es buscar y seguir la Voluntad de DIOS para nuestras vidas. Trataremos los siguientes puntos:

(1) ¿Año nuevo vida nueva?

(2) El Reino de DIOS y Su Voluntad.

(3) Ciudadanos del Cielo.

(4) Hágase tu Voluntad.

(5) Para Reflexionar.

Lección

1.      ¿Año nuevo vida nueva? – Uno de los tantos dichos que la gente usa es el de: Año nuevo vida nueva; y ese dicho muestra el deseo de tantas personas de olvidar el año anterior y sus fracasos, o tal vez las adversidades, y mirar hacia un nuevo comienzo en el nuevo año. Eso es algo bueno siempre y cuando pongamos atención a la Voluntad de DIOS en nuestra vidas, y eso nos lleva a nuestro Texto de esta noche que es un extracto de la Oración Modelo del Padre Nuestro, que nuestro SEÑOR JESUCRISTO le enseñó a Sus discípulos como una guía de cómo deben ser nuestras oraciones.

2.      El Reino de DIOS y Su Voluntad. – Primeramente debemos tratar el tema del Reino de DIOS junto al tema de la Voluntad de DIOS. Las Palabras de nuestro SEÑOR JESUCRISTO simplemente dicen: “venga tu reino”.  En esta lección estaremos tratando el Reino de Dios “venidero”, y dejaremos el Reino de Dios actual y el de los Cielos para lecciones futuras.

a.      El SEÑOR JESUCRISTO en Su Primer Venida a esta tierra se hizo Carne para ir a la Cruz del Calvario a dar Su vida por los pecadores. Esa es la Venida de: DIOS CON NOSOTROS, de REDENCIÓN, de RESCATE y RECONCILIACIÓN.

b.      En Su Segunda Venida, JESUCRISTO viene para Reinar en esta tierra por MIL AÑOS. Ese será el único Reino aquí en la tierra donde podremos contemplar la verdadera justicia por parte del gobierno terrenal de nuestro Salvador. El profeta Isaías profetiza sobre el propósito de la Encarnación del Verbo Eterno, unos 700 años antes que JESUCRISTO se hiciera Carne.

i.(Isaías 9:6-7) “Porque nos ha nacido un niño,  se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos *nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de *paz. 7 Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David  y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del Señor *Todopoderoso.”

3.      Ciudadanos del Cielo. – Sabiendo lo que Su Segunda Venida es, debemos notar que en esta oración, nuestro SEÑOR JESUCRISTO nos muestra cuál debe ser nuestro deseo, y es ser parte de ese Reino Eterno. Eso quiere decir que el creyente debe siempre tener presente que su estadía aquí en la tierra es temporal, y su verdadero lugar lo es en el Reino de Dios.

a.      Por eso el apóstol Pablo hablando de la condición y el destino de aquellos que son enemigos de la Cruz de nuestro SEÑOR, les dice a los Filipenses (y a nosotros) cuál es la condición y el destino de los creyentes.

i.(Filipenses 3:18-20) “Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo.19 Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal. En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo.”

b.      El futuro eterno del creyente es habitar en el Reino de Dios porque como creyentes, somos CIUDADANOS del Cielo. Un Ciudadano es alguien que pertenece a una nación o a un reino; en nuestro caso, es al Reino de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

c.      De ahí que en la oración de nuestro Texto de esta noche, JESUCRISTO nos enseña que al orar: “Venga tu Reino”, estamos aceptando que no somos de este mundo, sino que somos CIUDADANOS del Cielo, y por eso deseamos estar en Su Reino.

i.JESUCRISTO nos advirtió que el “sistema del mundo” nos iba a aborrecer. Eso es porque NO SOMOS del mundo. El mundo ama a los suyos, pero aborrece a los hijos/as de la LUZ.

1.      (Juan 15:18-19) “Si el mundo los aborrece, tengan presente que antes que a ustedes, me aborreció a mí.19 Si fueran del mundo, el mundo los querría como a los suyos. Pero ustedes no son del mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo. Por eso el mundo los aborrece.”

4.      Hágase tu Voluntad. – (Mateo 6:10) “venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

a.      La segunda parte de nuestro Texto ahora nos muestra que no solamente en las cosas ETERNAS, sino que también en las cosas pequeñas, debemos desear que la Voluntad de DIOS se cumpla.

i.(Santiago 4:15-18) «Ahora escuchen esto, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí un año, haremos negocios y ganaremos dinero.»14 ¡Y eso que ni siquiera saben qué sucederá mañana! ¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece.15 Más bien, debieran decir: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.»

b.      Este Texto nos muestra lo frágil que la vida humana es, y nuestra incapacidad de saber lo que va a ocurrir el día de mañana. De ahí que los Ciudadanos del Reino de JESUCRISTO desean que sea la VOLUNTAD de DIOS, y no la de uno mismo.

i.Eso es una parte difícil para todo ser humano, porque es parte de nuestra naturaleza querer hacer lo que uno quiere. Pero cuando uno llega a los pies del Salvador, ya no es lo que uno quiere, sino lo que DIOS quiere. Por eso el apóstol Pablo decía con toda seguridad:

1.      (Gálatas 2:20) “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.

ii.Esa debe ser la confesión de TODO creyente.

5.      Para Reflexionar. – Habiendo estudiado la Palabra de Dios, podemos ver que el creyente debe desear el Reino de DIOS, y hacer la Voluntad de DIOS en todo momento de su vida. Por eso al comenzar este nuevo año 2011, debemos meditar y desear los verdaderos propósitos que ya hemos estudiado, dejando en segundo plano a nuestros propios deseos y propósitos. Debemos repetir una vez más: “venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Conclusión

Oremos….

 

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Version Internacional.