La Fe por Medio de la Obediencia

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Fe por Medio de la Obediencia

Texto: 2 Reyes 5:1-16:

«Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre de mucho prestigio y gozaba del favor de su rey porque, por medio de él, el Señor le había dado victorias a su país. Era un soldado valiente, pero estaba enfermo de lepra.
2 En cierta ocasión los sirios, que salían a merodear, capturaron a una muchacha israelita y la hicieron criada de la esposa de Naamán.3 Un día la muchacha le dijo a su ama: «Ojalá el amo fuera a ver al profeta que hay en Samaria, porque él lo sanaría de su lepra.»
4 Naamán fue a contarle al rey lo que la muchacha israelita había dicho.5 El rey de Siria le respondió: —Bien, puedes ir; yo le mandaré una carta al rey de Israel.

Y así Naamán se fue, llevando treinta mil monedas de plata, seis mil monedas de oro[a] y diez mudas de ropa.6 La carta que le llevó al rey de Israel decía: «Cuando te llegue esta carta, verás que el portador es Naamán, uno de mis oficiales. Te lo envío para que lo sanes de su lepra.»
7 Al leer la carta, el rey de Israel se rasgó las vestiduras y exclamó: «¿Y acaso soy Dios, capaz de dar vida o muerte, para que ese tipo me pida sanar a un leproso? ¡Fíjense bien que me está buscando pleito!»
8 Cuando Eliseo, hombre de Dios, se enteró de que el rey de Israel se había rasgado las vestiduras, le envió este mensaje: «¿Por qué está Su Majestad tan molesto? ¡Mándeme usted a ese hombre, para que sepa que hay profeta en Israel!»
9 Así que Naamán, con sus caballos y sus carros, fue a la casa de Eliseo y se detuvo ante la puerta.10 Entonces Eliseo envió un mensajero a que le dijera: «Ve y zambúllete siete veces en el río Jordán; así tu piel sanará, y quedarás limpio.»
11 Naamán se enfureció y se fue, quejándose: «¡Yo creí que el profeta saldría a recibirme personalmente para invocar el nombre del Señor su Dios, y que con un movimiento de la mano me sanaría de la lepra!12 ¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farfar, no son mejores que toda el agua de Israel? ¿Acaso no podría zambullirme en ellos y quedar limpio?» Furioso, dio media vuelta y se marchó.
13 Entonces sus criados se le acercaron para aconsejarle: «Señor, si el profeta le hubiera mandado hacer algo complicado, ¿usted no le habría hecho caso? ¡Con más razón si lo único que le dice a usted es que se zambulla, y así quedará limpio!»14 Así que Naamán bajó al Jordán y se sumergió siete veces, según se lo había ordenado el hombre de Dios. ¡Y su piel se volvió como la de un niño, y quedó limpio!15 Luego Naamán volvió con todos sus acompañantes y, presentándose ante el hombre de Dios, le dijo:

—Ahora reconozco que no hay Dios en todo el mundo, sino sólo en Israel. Le ruego a usted aceptar un regalo de su servidor.»*

Introducción:
En esta noche estaremos estudiando una de las historias del Antiguo Testamento que contiene varias lecciones para nosotros. El relato trata con varias personas, pero en esta noche estaremos tratando con TRES personajes que tal vez de algunos no se dice nada más de ellos en la Biblia, pero nos dejaron una gran lección para nosotros también emular. Trataremos los siguientes temas:

(1) El Trasfondo.
(2) Un General Leproso.
(3) El Testimonio de Una Esclava.
(4) La orden del Varón de Dios.
(5) Siete Veces en el Río Jordán.
(6) La Fe a través de la Obediencia.

Lección:
1. El Trasfondo. — Este relato tiene lugar en la tierra del norte de Israel, donde reinaba Joram, el hijo del malvado rey Acab. Durante este tiempo bandas de soldados sirios redaban el norte de Israel y se llevaban cautivos para utilizarlos como esclavos. Fue así como en una de estas redadas de los sirios por el norte de Israel, que capturaron a una muchacha israelita y la hicieron la criada, o esclava, de la esposa del general del ejército de Siria. Sigamos ahora con nuestro siguiente punto.

2. Un General Leproso. — Este general tenía el nombre de Naamán, al que la tradición¹ dice que fue el hombre que tiró la flecha a la ventura y mató al malvado rey Acab de Israel. Este general era el brazo derecho del rey de Siria, y podríamos decir que lo tenía todo, menos una cosa, y era que estaba leproso.

a. La lepra era en los tiempos Bíblicos lo que el SIDA es en nuestros tiempos. Era una enfermedad que muchas veces era muy contagiosa, y era incurable. La mayoría de las veces el leproso tenía que irse de la ciudad e irse a vivir alejado, y en muchos casos, en una colonia de leprosos.

b. Por ser Naamán un hombre con un puesto alto en el gobierno Sirio, y poder estar ejerciendo su trabajo, lo más probable es que su lepra todavía estaba en su comienzo y no era muy contagiosa; pero sin duda alguna, a Naamán le esperaba una vida acortada por causa de la lepra. Es así como seguimos con el tercer punto.

3. El Testimonio de Una Esclava. — En esta historia tenemos el relato breve de una muchacha, que por la Providencia de Dios, había sido llevada cautiva por los sirios en una de las redadas que acostumbraban hacer en el norte de Israel.

a. No se sabe nada más de esta muchacha, pero sí sabemos que era bien joven, y al igual que en la historia del profeta Daniel que fue llevado cautivo a Babilonia también jovencito, esta muchacha se encontraba ahora en una tierra donde adoraban a otros dioses, y como una simple esclava.

b. No sabemos nada tampoco de la familia de esta joven, y tampoco sabemos si los sirios habían capturado a otros de su familia, o tal vez a algunas de sus amistades.

i. Lo que sí sabemos es que esta joven había sido criada en un hogar piadoso, y esa piedad y Temor de Dios se reflejaba en ella, aun estando ella lejos de su tierra.

c. Esta muchacha podía haberse amargado por su condición, y haberse llenado de odio, pero podemos ver que ella escogió por la piedad, y eso refleja su aprecio por sus amos, que seguramente habían sido bondadosos con ella.

d. Esta muchacha nos debe recordar la importancia de nuestro Testimonio delante de la gente. Ella conocía la condición de su amo, y le dice a su ama con toda CONFIANZA, que en Israel había un profeta de Dios que podía sanarlo de su lepra. ¡Qué confianza tenía esta joven, no en el profeta Eliseo, sino en el Dios de Israel que usaba al profeta! Veamos tres cosas en cuanto a esto:

i. Imagínese que ella hubiera pensado en no decir nada por miedo a que Dios no hubiera hecho nada con su amo, y su vida peligrara.

ii. También imagínese que ella no hubiera dicho nada por rencor a su amo, pensando que preferiría verlo morirse de la lepra, que verlo sanado.

iii. Pero ella no pensó de ninguna de esas maneras. Ella CONFIABA en el DIOS DE ISRAEL, a pesar que el Profeta Eliseo no había sanado a nadie de la lepra. Noten las Palabras de JESUCRISTO en Lucas 4:27:

(1) «Así mismo, había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino Naamán el sirio.»

iv. No solamente eso, sino que a pesar de haber sido capturada injustamente, ella prefirió BENDECIR, y no MALDECIR.

v. ¡Qué seguridad la de esta joven en el DIOS TODOPODEROSO!

e. Por la Providencia de Dios, esta joven había sido llevada como una simple esclava, a proclamar el PODER del ÚNICO y Verdadero Dios, a una tierra de gente pagana que creían en muchos dioses. Este evento les iba a probar que JEHOVÁ DIOS era el Verdadero Dios, que hacía milagros, y era digno de confianza.

f. Con eso debemos recordar que ese es el trabajo de TODO creyente, y es el de poder TESTIFICAR de JESUCRISTO en TODO lugar sin dudar si DIOS puede hacer la obra o no. Sigamos al cuarto punto.

4. La orden del Varón de Dios. — Cuando Naamán el leproso llega delante de la puerta del profeta Eliseo, Él esperaba un recibimiento de honor. Este hombre era leproso, pero era un general del ejército Sirio, y con mucho orgullo, esperaba honores. Pero Eliseo el Varón de Dios no salió a recibirlo; al contrario, solamente envió a un mensajero que le dijera a ese leproso, que se lavara en el río Jordán SIETE veces.

a. Naamán seguramente que esperaba que Eliseo viniera e hiciera algún tipo de magia delante de él.

b. Pero Eliseo estaba obedeciendo a DIOS que conocía muy bien el orgullo de Naamán, y por eso no cedió a propagar su ego inflado, enviando por medio de otro, las instrucciones que tenía que hacer.

i. Había un acto de obediencia que este leproso tenía que hacer para probar su confianza en el DIOS de Israel. Sigamos al siguiente punto.

5. Siete Veces en el Río Jordán. — El Varón de Dios le envía a decir al leproso Naamán: «Ve y zambúllete siete veces en el río Jordán; así tu piel sanará, y quedarás limpio.» El leproso todavía tenía su orgullo que no quería dejar. ¡Qué lección para nosotros!

a. De ahí que JESUCRISTO dijera en Mateo 16:24:

i. «Luego dijo Jesús a sus discípulos: —Si alguien quiere ser mi discípulo, tiene que negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguirme.»

ii. El SEÑOR JESUCRISTO exige dejar el orgullo a un lado, negándose a sí mismo. Eso es echando a un lado el YO personal del egoísmo, y del orgullo, y entregándole su vida al Salvador del mundo.

iii. Ahora concluimos con nuestro último punto.

6. La Fe a través de la Obediencia. — El título de este punto, dice exactamente lo que la FE es, y es una demostración de la obediencia. FE no es solamente creer y dejarlo ahí. FE es creer, y hacer una decisión. Esa decisión es la obediencia, sin la cual no hay FE. “Los que quieran que Dios les ayude han de estar dispuestos a hacer lo que Dios manda.”²

a. Pero Naamán se enfureció con su orgullo y dijo: «¿Acaso los ríos de Damasco, el Abaná y el Farfar, no son mejores que toda el agua de Israel? ¿Acaso no podría zambullirme en ellos y quedar limpio?» Furioso, dio media vuelta y se marchó.»

i. Pero los siervos de ese leproso le dijeron: «Entonces sus criados se le acercaron para aconsejarle: «Señor, si el profeta le hubiera mandado hacer algo complicado, ¿usted no le habría hecho caso? ¡Con más razón si lo único que le dice a usted es que se zambulla, y así quedará limpio!»

ii. Naamán obedeció la voz del Varón de Dios y se zambulló siete veces en el Río Jordán.

(1) Uno se puede imaginar los ojos de Naamán al ver su piel limpia después de haber salido del agua la séptima vez.

b. Para Naamán había sido tan fácil el haber obedecido al Varón de Dios, aunque al principio se había querido rendir por causa de su orgullo.

i. Así es con el Evangelio, muchos no quieren dejar el YO de su vida, porque quieren hacer lo que quieren, sin someterse a la Voluntad de Dios.

c. ¿Cómo estamos viviendo nuestras vidas delante de Dios y los demás? Solamente la OBEDIENCIA a la Palabra de Dios, es la PRUEBA de nuestra FE en JESUCRISTO, el Salvador del mundo.

Conclusión:
Así como DIOS se reveló a Naamán por medio de una muchacha esclava, así también se revela a nosotros, llamándonos al arrepentimiento y a la SALVACIÓN.

Notas:

1. Herbert Lockyer, All the Miracles of the Bible, p. 122, Zondervan Publishers.

2. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 401, Editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue predicado en Octubre, 2008.

¿Me amas?

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Juan 21:15-25

TITULO: ¿Me amas?

INTRODUCCIÓN: En esta noche continuamos el tema de esta mañana, y concluimos también el estudio del Evangelio de Juan. Esta mañana estuvimos hablando sobre la Pesca Milagrosa que nuestro SEÑOR Resucitado obró en Sus discípulos. Ahora, concluimos este hermoso Evangelio. Es así como comenzamos nuestra lección.

1.    Cuando terminaron de desayunar. — Nuestro SEÑOR había hecho un gran milagro al darles 153 pescados que ellos a Su Palabra, habían obedecido y tirado la red. Podemos decir que JESUCRISTO se los dio, porque ellos no habían pescado nada, y podemos estar seguros que el SEÑOR hizo los pescados de la nada, o los trajo a la red de Sus discípulos.

a.    Podemos ver la Humanidad de JESUCRISTO al igual que Su Divinidad. No era un espíritu lo que ellos estaban viendo, sino que era al CRISTO GLORIFICADO.

b.    El SEÑOR JESÚS les había hecho de comer, y seguramente que había comido también. Su Cuerpo Glorificado no necesitaba comida, pero así como era palpable, podía aparecer y desaparecer, también podía comer si quería.

2.    Una pregunta hecha tres veces. — “Cuando terminaron de desayunar, Jesús le preguntó a Simón Pedro:   —Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?  —Sí, Señor, tú sabes que te quiero —contestó Pedro.  —Apacienta mis corderos —le dijo Jesús. 16 Y volvió a preguntarle:  —Simón, hijo de Juan, ¿me amas?  —Sí, Señor, tú sabes que te quiero.  —Cuida de mis ovejas. 17 Por tercera vez Jesús le preguntó:   —Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?  A Pedro le dolió que por tercera vez Jesús le hubiera preguntado: «¿Me quieres?» Así que le dijo:  —Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.  —Apacienta mis ovejas —le dijo Jesús—”

a.    Encontramos ahora a nuestro SEÑOR dirigiéndose hacia Pedro con tres preguntas. Algunos piensan que JESÚS salio caminando con Pedro y tuvo una conversación privada. Otros piensan que no, que la conversación fue delante de los demás.

b.    En realidad, no sabemos como fue, pero veamos lo que las preguntas dicen:

i.    El SEÑOR JESÚS le pregunta: ¿Me amas? Tres veces.

ii.    Entendemos que en el Texto griego, el SEÑOR usa dos palabras para amar, como también en el español diríamos: me amas, o me quieres. Tal como el Texto de la Nueva Versión Internacional lo tiene. Y algunos piensan que fue para ponerse a la par con Pedro, tal como usted puede verlo en el Texto de la NVI como ya dije.

(1)    Se ha dicho mucho sobre ese intercambio de palabras, pero en realidad, creo que la evidencia de los comentaristas a un lado y al otro, recae más sobre el uso intercambiable de esas palabras.

c.    La tristeza de Pedro se debía sin ninguna duda, a la tercera vez que JESÚS le pregunta lo mismo. Debemos recordar que Pedro se había jactado en decirle a JESÚS que él daría su vida por JESÚS (Juan 13:36-38). Y es ahí donde el SEÑOR predice que Pedro lo iba a negar tres veces antes que el gallo cantara.

i.    No hay duda que Pedro ya se había arrepentido, pero nuestro SEÑOR lo estaba restaurando al encararlo con esa pregunta tres veces.

ii.    Veamos en el siguiente punto la importancia del amor hacia DIOS.

3.    El amor a la Persona de CRISTO debe estar presente en nuestras vidas.

a.    ¿Puede alguien ser salvo si no ama a JESUCRISTO? Esa pregunta que en realidad nos muestra que no, es imposible ser salvo si uno no ama a JESUCRISTO.

i.    El amor a Dios es el Gran Mandamiento, y es nuestro deber amar a nuestro SEÑOR. Nuestro Salvador JESUCRISTO respondió esa pregunta en Mateo 22:36-37:

(1)    “—Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley? 37 —”Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”  —le respondió Jesús—”

b.    ¿De que vale tener puestos en la iglesia, y no amar a JESÚS?

c.    Un creyente puede que no entienda todavía la Doctrina Bíblica muy bien, pero si uno le pregunta si ama a JESUCRISTO, la respuesta es un si.

i.    Veremos un poco más en el siguiente punto.

4.    Si le amamos, debemos obedecerlo. — Juan 14:15 dice: “Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.”  Es claro que la obediencia siempre va unida al amor en las Sagradas Escrituras. No se puede jactar uno en el amor hacia Dios, si no se está  demostrando obediencia a la Palabra de Dios.

a.    El amor y la fidelidad a Dios son sinónimos, y no se pueden SEPARAR. 1 Pedro 1:3-9 dice:

i.    “¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva4 y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes,5 a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos.6 Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas *pruebas por un tiempo.7 El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele.8 Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso,9 pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.”

b.    Por eso encontramos en las Escrituras que cuando se habla del amor hacia el cónyuge, se incluye el comportamiento que incluye la fidelidad. Efesios 5:25-30 dice:

i.    “Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella26 para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra,27 para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable.28 Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo,29 pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia,30 porque somos miembros de su cuerpo.”

ii.    Noten el vínculo entre el amor y el comportamiento del esposo hacia la esposa.

5.    Un llamado a servir. — El SEÑOR está llamando una vez más a Pedro al servicio del Evangelio. Porque iban a ser ellos los que comenzaran a hacer la obra de pastorear y apacentar el rebaño de JESUCRISTO.

a.    Ese llamado no era un llamado a ser papa, como la iglesia tradicional enseña, sino que era un llamado a pastorear, y como eran los primeros, era la obra de apóstol la él iba a empeñar. 1 Pedro 5:1-4 dice:

i.    “A los *ancianos que están entre ustedes, yo, que soy anciano como ellos, testigo de los sufrimientos de *Cristo y partícipe con ellos de la gloria que se ha de revelar, les ruego esto:2 cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo, no por obligación ni por ambición de dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere.3 No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean ejemplos para el rebaño.4 Así, cuando aparezca el Pastor supremo, ustedes recibirán la inmarcesible corona de gloria.”

b.    Ese es el trabajo del verdadero pastor o anciano en la Obra del Evangelio, porque el rebaño es de JESUCRISTO no es de nosotros. La Iglesia le pertenece a JESÚS, y los pastores o ancianos están llevando a cabo el puesto de ENCARGADOS del SEÑOR JESÚS que es CABEZA DE LA IGLESIA.

c.    Un verdadero pastor es sumiso a la Autoridad de JESUCRISTO, y se nota en su conducta.

i.    He escuchado tantas veces a personas hablar de un pastor que uno muy bien conoce que tiene fama de ser un dictador y con falta de amor hacia los miembros de la iglesia, pero enseguida las personas responden que Dios lo está usando en gran manera.

ii.    El que así hace, puede que gane muchas almas para el Evangelio, pero de igual manera desparrama las almas otra vez.

iii.    El verdadero obrero de JESUCRISTO debe ser sumiso como ya dije a la autoridad de JESUCRISTO el Hijo de Dios.

6.    ¡Sígueme! — Juan 21:18-19: “De veras te aseguro que cuando eras más joven te vestías tú mismo e ibas adonde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras ir. 19 Esto dijo Jesús para dar a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios. Después de eso añadió: —¡Sígueme!”

a.    Seguramente que todos conocemos a alguien que ha llegado a una edad avanzada, sea una viuda, o un viudo, y tenga que estarse dividiendo entre sus hijos o hijas.

i.    La persona así, cuando era joven, hacía lo que quería, e iba a donde quería ir, pero ahora que está anciano o anciana, tiene que ir a donde lo lleven.

b.    Pero eso no es lo JESÚS le está diciendo a Pedro, sino que según nos dice aquí el Texto Sagrado, era de la forma que Pedro iba a glorificar a JESÚS en su muerte.

i.    El apóstol Juan estaba escribiendo este Evangelio entre el año 85-95 de nuestra era.

ii.    El apóstol Pedro murió martirizado según la tradición de la Iglesia por el 65-66 de nuestra era.

(1)    La tradición de la Iglesia dice que Pedro fue crucificado con la cabeza para abajo a petición de él mismo, para no morir igual a su SEÑOR.

iii.    Quiere decir que Pedro ya había dado su vida por JESUCRISTO, y sin duda, Juan lo sabía muy bien.

7.    El final del Evangelio de Juan. — Juan 21:20-25:  “Al volverse, Pedro vio que los seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el mismo que en la cena se había reclinado sobre Jesús y le había dicho: «Señor, ¿quién es el que va a traicionarte?»21 Al verlo, Pedro preguntó:  —Señor, ¿y éste, qué? 22 —Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué? Tú sígueme no más. 23 Por este motivo corrió entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no dijo que no moriría, sino solamente: «Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?» 24 Éste es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y las escribió. Y estamos convencidos de que su testimonio es verídico. 25 Jesús hizo también muchas otras cosas, tantas que, si se escribiera cada una de ellas, pienso que los libros escritos no cabrían en el mundo entero.”

a.    Noten que Pedro enseguida le pregunta a JESÚS sobre Juan que iba siguiéndolos.

b.    JESÚS le dice algo que todos debemos ponerle atención, y es que Dios trata con nosotros de una forma individual.

c.    El testimonio del autor que es el apóstol Juan, sin ninguna duda, es digno de confianza.

d.    El propio Juan nos dice que JESUCRISTO hizo muchos otros milagros que no están escrito en este libro, y sabemos que tampoco en los sinópticos, y es una prueba que nuestro SEÑOR no dejó ninguna duda con Sus Hechos, que Él era el Hijo de Dios, el Cristo el Mesías prometido.

CONCLUSIÓN:

Si nos examinamos a nosotros mismo, ¿cómo veremos el amor nuestro hacia Dios? ¿Qué dicen nuestros hechos? El arrepentimiento genuino y la conversión debe producir un cambio ¿ya lo has hecho?

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 13 de Julio, 2008.

El Verdadero Éxito

Por: pastor Daniel Brito

Título: El Verdadero Éxito

Texto: Josué 1:8
«Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.»*

Introducción:
Seguimos con el hermoso tema de la importancia de la Palabra de Dios. Esta noche trataremos el tema del verdadero éxito, que es un tema que está de apogeo en cualquier medio de información, o en el mejorar de la auto estima. Lo que para el ser humano es de mucha importancia, casi siempre lo es porque otros lo están haciendo, o lo han definido de esa manera. Pero la Palabra de Dios nos muestra lo que verdaderamente es importante ante los OJOS DE DIOS, y de esa manera, lo debe ser para nosotros también. Es así en como comenzamos nuestra lección en esta noche.

Trataremos los siguientes temas:
(1)    El llamado de un hombre.
(2)    Meditando en la Palabra.
(3)    Santificado en la Palabra.
(4)    Pero yo y mi casa….
(5)    El Verdadero Éxito.

Lección:
1.    El llamado de un hombre. — Josué había sido el ayudante de Moisés por muchos años, aun cuando Josué era mucho más Joven que Moisés. Cuando Moisés había estado los 40 días en el monte recibiendo la ley por parte de Dios, Josué estaba en un lugar cerca. Eso quiere decir que Josué había experimentado el Poder de Dios como TODO Israelita lo había experimento también:

a.    Él había visto el efecto de las plagas que Dios le había enviado a los egipcios para que dejaran ir a Su Pueblo, él vio también el mar Rojo abrirse en dos para que el Pueblo de Dios pasase en seco, y él vio todas las otra maravillas que el Pueblo de Israel había sido testigo.

b.    Pero Josué vio cosas que los demás en Israel no vieron. Como ya dijimos, él había estado cerca de Moisés cuando Dios se manifestó a Moisés y le habló. Josué no estaba con Moisés, pero había sido testigo de la Gloria de Dios. Ese es el Josué que Dios decide llamar para suceder a Moisés y guiar al pueblo de Israel a la tierra prometida.

c.    Habiendo dicho todo esto, a pesar de todas esas experiencias que Josué había tenido, había algo que él necesitaba hacer para así poder llevar a cabo la labor que Dios quería que él hiciera, y era en la meditación de la Palabra de Dios. Eso nos lleva a nuestro siguiente punto.

2.    Meditando en la Palabra. — La versión de la Biblia que estamos usando, la Nueva Versión Internacional, traduce la Palabra meditar bien cercano a lo que el Texto original quiere decir, y es Recitar, que los Judíos hacían en voz baja. Tal vez usted ha notado que hay personas que cuando leen lo hacen en voz baja, otros en voz alta, y otros leen para sí mismo. Los Judíos repetían o Recitaban la Palabra de Dios en voz baja, vez tras vez para recordarse.

a.    Ese es el secreto de la lectura de la Palabra de Dios, leyendo, recitarla, y hablarla con los demás.

b.    El hablar la Palabra de Dios con otros, fortalece nuestra fe, y al mismo tiempo, llega a ser una guía de nuestra conducta y de nuestro hablar. Sigamos con el siguiente punto.

3.    Santificado en la Verdad. — Josué estaba recibiendo una orden de mantenerse siempre atento a la Palabra de Dios, y debemos notar otro de los efectos de la Palabra de Dios en nuestras vidas, y es el de la santificación.

a.    Veamos el Salmo 25:5 que dice: “Encamíname en tu verdad, ¡enséñame! Tú eres mi Dios y Salvador.” “En vez de seguir sus propios métodos y trazar nuevos caminos de pensamiento para si mismos, inquirieran sobre los antiguos y buenos caminos de la propia verdad de Dios, y solicitaran al Espíritu Santo que les diera entendimientos santificados y deseosos de aprender.”¹

i.    (Juan 17:7) “Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad.” En esa oración de intercesión, nuestro SEÑOR JESÚS estaba orando al Padre por Sus discípulos, y por nosotros también. La Palabra de Dios es la VERDAD, y al pedirle que ellos fueran santificados por Su Palabra, estaba pidiendo que fueran consagrados, o separados, por la Palabra de Dios. ¿Separados de qué? Separados del mundo y del pecado. Es la Palabra de Dios como hemos dicho de antemano, la que cambia nuestros pensamientos. Al uno leerla y recitarla, nuestra forma de pensar se establece según la Palabra de Dios.

b.    Esto nos muestra que Josué había tenido experiencias grande con Dios, pero necesitaba todo el tiempo estar meditando en la Palabra de Dios para no olvidarlo, y para mantener sus pensamientos enfocados en la Voluntad de Dios.

c.    Si una persona ha sido siempre mal hablada, cuando viene a los Pies de JESUCRISTO y se arrepiente de sus pecados y se convierte al Salvador del mundo, sus pensamientos y su hablar empiezan a cambiar poco a poco, aunque en algunos casos es casi de inmediato. El cambio se empieza a ver porque mientras más la persona está expuesta al mensaje de la Palabra de Dios, más se van limpiando sus pensamientos, y su forma de hablar.

i.    Podríamos usar el ejemplo de una llave de agua caliente que uno la abre, pero en tiempos de frío, toma un poco de tiempo en comenzar a salir el agua caliente, hasta ser tanto que aun quema.

ii.    Es igual con nuestra forma de pensar y de hablar, mientras más se está expuesto a la Palabra de Dios, más rápido es el cambio.

iii.    Continuamos con nuestro siguiente punto.

4.    Pero yo y mi casa….  — Hemos hablado de la necesidad para Josué de meditar en la Palabra de Dios todo el tiempo desde que era joven, y ahora saltamos a la época de su vejez, cuando Josué junta al pueblo de Israel para darles instrucciones. Josué 24: 15 dice: “Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.” Notemos ahora la importancia de hacer buenas decisiones basadas en la Palabra de Dios. Toda persona tiene que escoger el camino que quiere tomar: o toma el camino de la vida eterna, o toma el camino de la perdición eterna.

a.    Josué había escogido cuando era más joven y ahora en su vejez, seguía siendo el mismo.

b.    Ahora le dice a Israel que escoja a quien van a servir. Él había estado seguro de su decisión de obedecer a la Palabra de Dios, y por eso les dice: “Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.”  Sigamos con nuestro último punto.

5.    El Verdadero Éxito. — Como ya hemos dicho, el éxito no se define por la forma que el mundo lo considera como tal. Veamos lo que dice nuestro SEÑOR en Lucas 12:15: “¡Tengan cuidado! —advirtió a la gente—. Absténganse de toda avaricia; la vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes.”   En esta lección hemos aprendido que para Josué el verdadero éxito no era en las conquistas que había hecho como general del ejército de Israel, sino en una vida sometida a la Palabra de Dios. Ese es el verdadero éxito: la obediencia a la Palabra de Dios.

Conclusión:
¿Has experimentado el verdadero éxito en tu vida? ¿O todavía sigues buscando el éxito de la forma que el mundo lo define? Sigamos al verdadero éxito que es la obediencia a la Palabra de Dios, y la salvación de nuestras vidas.

Notas:

1. Charles Spurgeon, El Tesoro de David.

*Toda Referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Julio, 2008.

Conociendo la Voluntad de Dios

Por: pastor Daniel Brito

Título: Conociendo la Voluntad de Dios

Texto: Salmo 37:23
«El Señor afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir»*
–Nueva Versión Internacional

Introducción:
En esta noche estaremos hablando sobre conociendo la Voluntad de Dios. Para muchos, el hablar de la voluntad de Dios los hace pensar en propósitos especiales que Dios tenga para uno, o un llamado a ser misionero(a), y cuantas otras cosas no le vienen a uno a la mente. Pero veremos que los aspectos esenciales de la Voluntad de Dios están revelado en Su Santa Palabra. Es así como comenzamos nuestra lección en esta noche.

Trataremos los siguientes temas:
(1) Lo que está Aclarado en la Biblia.
(2) Dos requisitos que son la Voluntad de Dios.
(3) Ser un Discípulo es la Voluntad de Dios.

Lección:
1. Lo que está aclarado en la Biblia es nuestro primer punto. – El Texto que hemos leído en el libro de los Salmos y dice: «El Señor afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir», nos muestra en esencia la Voluntad de Dios. Si uno preguntara si será la voluntad de Dios el que yo me enamore con la esposa del vecino, o el esposo del vecino, es muy claro que no es la Voluntad de Dios, porque Él prohíbe la codicia y el adulterio. Si uno se pregunta si es la Voluntad de Dios el llevarse algo que no es de uno, claramente que no lo es, porque la Biblia prohíbe el robar. Noten que es en el Texto Sagrado donde encontramos la Voluntad de Dios. Dios nos ha dado Su Palabra, para guiarnos en el camino que Él quiere que vivamos. Es por eso que es tan importante el conocer lo que la Biblia, que es la Palabra de Dios, dice.

2. Vean ahora dos cosas que Dios considera esencial para nuestras vidas, y Él quiere que todo ser humano haga.

a. El primero es el tema que estuvimos hablando hace dos semanas, y es el del arrepentimiento. 2ª Pedro 3:9 dice:

i. «El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan.»

ii. Notemos que es la Voluntad de Dios que TODOS vengan al arrepentimiento. Con esto entendemos que este es el primer paso que toda persona tiene que dar para seguir a JESUCRISTO.

iii. Si preguntamos, ¿Será la Voluntad de Dios que esa persona se arrepienta de sus pecados? Es algo que no hay que preguntarlo, es evidente en el Texto Sagrado que Dios nos llama al Arrepentimiento y por eso es Su Voluntad.

b. El segundo es la Voluntad de nuestro Salvador que recibamos la Regeneración, o como también se conoce, el Nuevo Nacimiento. Nuestro SEÑOR JESUS, hablando con Nicodemo, le explica la necesidad de una cambio interno, a eso le llamó el Nuevo Nacimiento. Juan 3:3 dice:

i. «De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios —dijo Jesús.»

ii. 1 de Pedro 1:3 dice: «¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva»

iii. Con esto podemos ver que es la Voluntad de Dios que recibamos el Nuevo Nacimiento en nuestras vidas. Es del interior para fuera como uno cambia, no al revés. Nada externo puede cambiarnos, sino que es lo interno lo que cambia primero. Y eso es para que tengamos la Esperanza de la Vida Eterna.

iv. Nuestro Salvador quiere que TODOS vengamos al Arrepentimiento, y que experimentemos el Nuevo Nacimiento para la Salvación de nuestras almas.

3. Ser un Discípulo es la Voluntad de Dios. — Este es nuestro último punto, y es parte del Plan Divino de nuestro SEÑOR. Marcos 8:34-37 dice: «Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. —Si alguien quiere ser mi discípulo —les dijo—, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.35 Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa y por el evangelio, la salvará.36 ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde la vida?37 ¿O qué se puede dar a cambio de la vida?»

a. Vamos a comenzar aclarando el Texto. El SEÑOR JESUCRISTO pone las condiciones para TODO el que quiera ser Su discípulo. El negarse a sí mismo, es el decirse NO a sí mismo. El ego es la parte de la persona que nos hace a todos egoístas. El egoísmo propio, centrado en los intereses de uno mismo, a veces lleva a la idolatría propia. JESUCRISTO dice que para seguirle a Él, hay que decirle NO a las cosas prohibidas, y sí a someterse a la Voluntad de nuestro Salvador.

i. Noten lo parecido que el negarse a sí mismo es, con el Tomar la cruz, que es someterse a la voluntad de Dios, y por ende, la obediencia a Su Palabra.

b. Nuestro SEÑOR ahora agrega un ejemplo sobre ganar el mundo y perder su vida, o su alma. Ganar el mundo es llegar a tener lo que pocos han logrado en cuanto a riquezas, pero se intenta ganar el mundo haciendo lo que uno mismo quiere hacer. A esto JESUCRISTO dice que el discípulo, tiene que decirle NO a sus propios intereses, y decirle SI a seguir la Voluntad de Dios.

i. Decirle NO a la Voluntad de Dios es perder el alma. Decirle SI a la Voluntad de Dios, es decirle sí a la vida eterna.

c. ¿Cómo encontrar la Voluntad de Dios? En las Sagradas Escrituras que son Sus Palabras.

Conclusión:
Hemos aprendido que la Voluntad de Dios la encontramos en la Palabra de Dios. También hemos aprendido que la obediencia a la Palabra de Dios y a Su Voluntad, es requerida para la vida eterna.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Mayo de 2008.

Los Israelitas en Sinaí

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Éxodo 19:1-25

TITULO: Los Israelitas en Sinaí

INTRODUCCIÓN: Continuamos esta noche con nuestro estudio en el libro de Éxodo. Trataremos los eventos en preparación para que Israel recibiera los Diez Mandamientos. Debemos ponerle mucha atención al estudio, porque contiene muchas lecciones para todos nosotros hoy día. Es así como comenzamos nuestra lección.

1. La llegada al Sinaí. — Como dice el Texto Sagrado, hacía tres meses que Dios había sacado a Israel de la esclavitud de Egipto. Habían llegado al desierto del Sinaí, frente al monte, solamente unas millas de distancia de Refidim, donde habían estado. Según Números 10:11, Israel estuvo más de 10 meses en Sinaí.

2. Dios habla con Moisés en el Monte. — Después de acampar junto al monte, Moisés sube para encontrarse con Dios. Es allí donde Dios comienza a revelarle a Moisés y a Israel Su Propósito con todos ellos.

a. Dios recalca como los sacó de Egipto con Mano Fuerte, o sea con Milagros, y les estuvo sustentando de alimento y agua por esos tres meses.

b. El llamado a la Santidad. – La exhortación a ser obedientes y cumplir Su Pacto, era un llamado a la santidad, o sea, a ser consagrados y separados como una nación santa. Dios sabía muy bien que Israel era una nación de personas humanas con debilidades, el llamado a la santidad no era a la perfección, sino que era a la separación del mal.

3. Las Condiciones de Dios. – Dios declara que Israel sería un Reino de Sacerdotes. Iban a ser de bendición a otras naciones, pero había condiciones.

a. Dios había escogido a Israel para ser una nación Sacerdotal, o sea, una nación intermediara entre las otras naciones, y Dios. De ahí que Dios esperara que Israel fuera una bendición para las otras naciones. Podríamos decir que serían el ejemplo para que las otras naciones alcanzaran a Dios.

b. Los ancianos y el pueblo escuchan por parte de Moisés las condiciones que Dios pone delante de ellos. Dios los estaba llamando a ser una nación santa, consagrada al único y verdadero Dios. Podemos decir que aquí tenemos una consulta entre Moisés y los ancianos, que luego le preguntan al pueblo que decida si quieren aceptar las condiciones que Dios ponía delante de ellos. Notemos dos cosas sobre el llamado o elección de Dios hacia Israel:

i. “Las promesas acompañan la elección y la ley acompaña el pacto.”(1) Esto quiere decir que Dios los llamaba a ellos, y les daba las Promesas sobre Su propósito hacia ellos. Ahora Dios también les da una Ley de como comportarse, para así ser obedientes al Pacto que hacen con JEHOVÁ DIOS.

c. LECCIÓN: Dios nos llama a nosotros a la santidad, eso es a consagrarnos y a vivir vidas separadas del pecado, para ser bendición al mundo que no conoce a Dios. 1 Pedro 1:14-17 dice:

i. “Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia.15 Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó;16 pues está escrito: «Sean santos, porque yo soy santo.»17 Ya que invocan como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo.”

ii. Y luego dice en el 2:9: “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.”

iii. Notemos la semejanza en el Texto Sagrado al llamado de Dios a Israel, y ahora al llamado que Dios nos hace a nosotros. Es nuestro deber vivir vidas consagradas a Dios, y así ser de bendición, para poder ser testigos a aquellos que no conocen a nuestro Salvador.

4. Moisés regresa con la respuesta del pueblo y los ancianos. — Israel fue llamado por Dios como NACIÓN y como INDIVIDUOS. Pero eso no quiere decir que ellos no tuvieron que escoger si querían servir a JEHOVÁ o no. Notemos que Moisés regresa al Monte a llevarle a Dios el reporte de los ancianos y del pueblo.

a. Veamos un poco sobre lo que un Pacto significaba:

i. “Un pacto era un contrato o un tratado que ligaba a dos partes en vínculos estrechos. Así se ve la importancia del concepto especialmente en los libros proféticos; por infidelidad de parte de Israel se había anulado el pacto, o lo que vinculaba a Israel con Dios.”(2)

5. Moisés consagra al pueblo. — Dios es Santo, y le da instrucciones a Moisés sobre como consagrarse físicamente y espiritualmente. Había una lección para Israel, y era que tenían que tomar las cosas en Serio cuando iban a encontrarse con Dios. La pureza física les haría recordar a ellos también la necesidad de la limpieza espiritual.

a. Debían lavar sus ropas. – En el desierto, y con la escasez de agua, era difícil mantener la ropa limpia.

b. La segunda advertencia era sobre no acercarse al monte más allá de los límites prescriptos por Dios. El Monte Sinaí se convertiría en un Recinto Sagrado donde Dios descendería en medio de Ellos. Dios quería enseñarles a ellos que lo respetaran, y que el Culto hacia Él debía tomarse en serio, y por esa razón era Sagrado.

c. La Tercera advertencia era sobre no tener relaciones sexuales. No había nada malo en eso por parte de los casados, pero Dios quería mostrarles una lección de consagración y separación, y que no hubiera nada que los estuviera distrayendo.

i. Dios quería enseñarles a ellos que tuvieran TEMOR DE DIOS en sus vidas.

d. ¿Por qué razón Dios no quería que se acercaran tanto? Como ya he dicho, para enseñarles el TEMOR DE DIOS, pero también el ser humano, y más ellos que salían de una nación pagana, estaban propensos a idolatrar las cosas y no a Dios. El ser humano se lleva más por lo que ve que por la fe. Ellos podían haber tomado piedras, o cualquier cosa que estuviera en el monte, y haberlo hecho un amuleto, o un ídolo.

e. LECCIÓN para Nosotros: También hay una advertencia sobre eso. ¿Cuanta gente no trae agua o aceite de la Tierra Santa y lo vende aquí? La venta de supuestas reliquias, o las apariciones, todo eso atrae al ser humano que pone sus ojos en los objetos, y no en el Verdadero Dios que está en todo lugar. Tenemos que cuidarnos de la comercialización del Evangelio.

6. La advertencia al pueblo por parte de JEHOVÁ DIOS. — Truenos, Relámpagos, la densa nube; todo Mostrándole al Pueblo la Gloria de Dios. Israel estaba siendo testigo con sus propios ojos del Poder y la Gloria de Dios. Noten que nuestro SEÑOR que sabe todas las cosas, le dice a Moisés que baje otra vez y que vuelva a advertir al Pueblo sobre el consagrarse antes de acercarse a Él, no sea que muchos mueran. Dios sabía muy bien que había muchos que no estaban limpios delante de Él.

a. Moisés disiente diciéndole a Dios que el Pueblo sabe que tiene que consagrarse. Tal vez Moisés no quería bajar otra vez, viéndolo como una pérdida de tiempo, pensando que según él, la gente ya lo sabía.

b. Dios le dice que descienda, y le diga a Aarón que suba con Moisés. Esa orden seguramente era porque Dios sabía que había muchos que no estaban limpios delante de Él, y le aclara que nadie más puede subir con ellos al monte; ni siquiera el sacerdocio.

i. Aquí hay una pregunta sobre como es que Dios habla de sacerdocio si Aarón y sus hijos no habían sido consagrados todavía para el sacerdocio. Es muy claro que Dios tiene que haberle dado instrucciones a Moisés y a Aarón sobre Sus Planes sobre crear un Sacerdocio Aarónico.

ii. Pero ni aun la descendencia de Aarón podía subir con ellos. Ni los ancianos, ellos tenían que quedarse con el pueblo y mantener su distancia.

c. LECCIÓN para Nosotros: Dios nos llama a llevar vidas puras delante de Él.

Conclusión:
Que lección tan hermosa en la cual Dios nos llama a servirlo solamente a Él, y a mostrarnos que nosotros también hemos sido llamados para ser santos, siendo consagrados para servirle, y para heredar la vida eterna.

Notas:

1. Andrés Glaze, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Éxodo, p. 163, editorial Mundo Hispano.

2. Ibid., p. 164.

*Toda referencia Bíblica, es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

*Este Sermón fue predicado Mayo 1, 2008.


La Promesa del Espíritu Santo

Por pastor Daniel Brito

TEXTO: Juan 14:15-31

TITULO: La Promesa del Espíritu Santo

INTRODUCCIÓN: En esta noche continuamos con nuestro estudio en el Evangelio de Juan. Ahora nos toca entrar en el tema tan hermoso e importante, que es el de la Promesa del Espíritu Santo. Pongamos atención al Texto Sagrado, para notar la importancia que nuestro Salvador le da a la comunión entre nosotros sus hijos, y Dios. Esa relación es real, y la llenura y presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas también es real.

1. Una condición. — El SEÑOR JESÚS ha enseñado bastante sobre el amor de Dios hacia ellos, y el deber de amarse los unos a los otros. Ahora, les dice que tienen que amarlo a Él constantemente para así guardar Sus Mandamientos.

a. Noten que hay un vínculo entre el amor a Dios, y el guardar Sus Mandamientos. Sería engañarse a uno mismo si se piensa que el amor a Dios y el guardar Sus Mandamientos no son esencial.

b. Hay tantos que creen que JESUCRISTO nunca habló de ciertos pecados, y que solamente habló del amor. Los que creen así, casi siempre defienden un comportamiento inmoral delante de Dios.

i. Tenemos que ponerle atención al Texto Sagrado, y notar que JESUCRISTO muchas veces habló e hizo énfasis en la Obediencia, y el comportamiento es producto de la obediencia.

ii. JESUCRISTO tuvo miles y miles de personas que asistían a sus enseñanzas y lo rodeaban, pero que no llegaron a ser “discípulos”, en la forma que el discípulo Bíblico es.

(1) Eso quiere decir que hubieron miles que no decidieron hacerse Sus discípulos, por no querer comprometerse con JESUCRISTO.

2. El Parakletos prometido. — Esta palabra parakletos en el Texto griego quiere decir: Intercesor, Auxiliador, Consolador.(1) Es una palabra que como dice William Barclay,(2) es imposible de traducir. Eso es cierto en todos los idiomas. Hay palabras en el Castellano, que son imposible de traducir al ingles y vice versa.

a. Parakletos, “alguien que es llamado al lado de uno -como abogado advocatus”.(4) Una persona llamada a abogar por uno. Barclay dice que también se usaba de una persona llamada a animar o a auxiliar a una compañía de soldados que se encuentra deprimida y desanimada.(5)

b. Notemos que el Texto Sagrado dice que Él, JESUCRISTO, pedirá al Padre, y Él le dará OTRO Consolador. Noten que el Texto dice otro, que es igual, y no diferente.

i. JESUCRISTO es también un Pakletos, que ABOGA por nosotros. El Espiritu Santo es OTRO Parakletos, enviado para nuestra Ayuda.

c. El Mundo, o el sistema del mundo, no puede conocer al Espiritu Santo, porque no conoce a JESUCRISTO.

i. Ahora, el Espiritu Santo nos es dado para auxiliarnos, y reargüir al mundo de pecado. Aquellos que nos hacen la vida imposible en el mundo, son reargüidos por el Espiritu Santo que mora en nosotros.

d. En este Texto Sagrado tan hermoso, se encuentra una Explicación de la Trinidad clara, y nos muestra que hay un orden en la Deidad: El Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo que procede del Padre y del Hijo, pero los Tres son Eternos y co-iguales.

3. El Espíritu Santo Cambia a la Persona en el Nuevo Nacimiento. – (Romanos 8:5-17.)

a. Noten que para el que ha Nacido de Nuevo, la ayuda del Espíritu Santo produce un CAMBIO en su vida. Ahora el estilo de vida va cambiando, porque el Espíritu Santo empieza a obrar y a cambiar los pensamientos y los deseos de la carne.

b. En primer lugar, noten que el llevar el estilo de vida del mundo, es obra de la carne, eso no es solamente la parte nuestra del cuerpo que es carne, sino que como la Nueva Versión Internacional lo deja más claro, es la Naturaleza Pecaminosa. Eso es parte del viejo hombre, del pasado pecaminoso.

i. Seguir practicando las cosas del pasado, es seguir en el mismo estilo de vida, sin evidencia de una cambio.

ii. Por eso podemos decir con toda seguridad, que las acciones muestran nuestra obediencia o desobediencia a las Palabras de Nuestro SEÑOR.

c. Se hacen morir los deseos de la carne por medio del Espíritu Santo. Él es quien nos ayuda a cambiar. Nadie puede hacerlo por sí solo; Todos necesitamos la ayuda del Espíritu Santo.

i. De ahí que El Espíritu Santo sea nuestro Parakletos, nuestro Ayudador, nuestro, Abogado, nuestro Auxilio.

4. Una Promesa de Vida Eterna. — Juan 14:19 “Dentro de poco el mundo ya no me verá más, pero ustedes sí me verán. Y porque yo vivo, también ustedes vivirán.”

a. Noten las Palabras de nuestro Salvador en Presente: “Porque Yo vivo, también ustedes vivirán.” “El que tiene la vida en sí mismo sabe que la muerte que va a soportar no tendrá el poder de destruir esa vida.”(5)

b. Noten la Promesa de Vida Eterna para TODOS Sus discípulos. El que es la Resurrección y la Vida, tiene el control de la Vida y la Muerte. Y porque Él es el Dios Eterno, el Gran YO Soy, tenemos Vida Eterna.

i. No es cualquier cosa ser un Seguidor de JESUCRISTO.

ii. El que Sigue a JESUCRISTO, tiene Vida Eterna.

5. El que no ama a Jesucristo, no guarda Su Palabra. — Juan 14:23-24: “Le contestó Jesús: -El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. El que no me ama, no obedece mis palabras. Pero estas palabras que ustedes oyen no son mías sino del Padres que me envió.”

a. Este Texto lo dice todo.

i. El que ama a JESÚS, guarda, esto es que obedece Su Palabra.

ii. El que no ama a JESÚS, es el que no guarda Su Palabra.

(1) Quiere decir que no se puede llevar una vida al antojo de uno, y pensar que se está agradando a Dios, y que no importa porque siempre se es salvo. El creer así, es creer al antojo de uno mismo. No tiene que ver en realidad sobre la salvación eterna, porque uno no puede hacer las cosas al antojo de uno mismo.

(2) Somos salvo, porque hemos creído en JESUCRISTO, y para creer en JESUCRISTO, hay que amarle. Si le amamos, como dice JESÚS, entonces GUARDAMOS Sus Mandamientos. No puede ser como uno diga, sino como ha dicho el SEÑOR.

6. El Maestro Divino. — Juan 14:26: “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.”

a. El SEÑOR JESÚS ahora nos presenta al Maestro Divino. Él es quien nos guía a Toda Verdad.

i. Por eso los que seguimos a JESUCRISTO, no tenemos porque descarriarnos, ni irnos a oír palabras de error.

ii. El Mismo Espíritu Santo nos guía por donde Él quiere que vayamos.

b. Veamos ahora Romanos 8:26-27. Noten como el Espíritu Santo conoce nuestra Debilidad, e Intercede por Nosotros, esto es usándonos a nosotros mismo para interceder.

i. Él nos usa a nosotros para orar por nosotros mismo, y por otros.

(1) Recordemos Santiago 5:13: “¿Está afligido alguno entre ustedes? Que ore.”

ii. Cuando uno se siente débil, triste, deprimido, es Tiempo de ir en oración al SEÑOR. Tenemos la ayuda del Espíritu Santo en todo tiempo.

7. La Paz de Cristo. — Juan 14:27: “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.”

a. “La Paz (shalom) esté contigo” era y es el saludo usual de los Judíos, cuando se encontraban con amigos o cuando se iban.”(6)

b. Esta despedida era mucho más que usual. JESUCRISTO no les estaba ofreciendo la paz común de la gente, o la que el mundo ofrecía. Por eso JESUCRISTO dice: “Mi paz les doy.” Recordemos lo que dice Filipenses 4:7:

i. “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

c. ¿De qué paz está hablando?

i. La Paz de saber que uno tiene vida eterna.

ii. La Paz de saber que los pecados han sido lavados en la Sangre de JESÚS.

iii. La Paz, que nos dice que Él guarda nuestras vidas.

Conclusión: ¿Tienes esa Paz? ¿Has encontrado al Salvador

Notas:

1.Alfred E. Tuggy, Léxico Griego-Español del Nuevo Testamento, p. 726, editorial Mundo Hispano.

2.William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 464, editorial CLIE.

3.Ibid.

4.Ibid.

5.L. Bonnet, Comentario al Nuevo Testamento, tomo 2, p. 283, Casa Bautista de Publicaciones.

6.F.F. Bruce, The Gospel & Epistles of John, p. 305, Eerdmans.

*Toda Referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue predicado el 20 de Abril, 2008.