Llamados a ser puros en un mundo impuro

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Llamados a ser puros en un mundo impuro

TEXTO: Salmo 119:37

«Aparta mi vista de cosas vanas, dame vida conforme a tu palabra.»

INTRODUCCIÓN:

El tema de esta noche es uno de PUREZA en un mundo IMPURO. Es un tema sobre la LUCHA del creyente en contra de todo lo que los OJOS pueden ver que no es bueno, y de todo lo que uno puede PENSAR, que no todo es bueno. Que DIOS bendiga Su Palabra predicada en esta noche.

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – Este Salmo 119 es el Salmo y capítulo de la Biblia más largo. Los 176 versos de nuestro Salmo contienen grandes lecciones y al mismo tiempo están llenos de DOCTRINA. Matthew Henry decía que este Salmo «es un buen termómetro para medir la temperatura espiritual del lector: si se entusiasma, buena señal; si se aburre, es que tiene frio el corazón.»i

  1. La vanidad. – Nuestro Texto es una ORACIÓN del salmista pidiéndole a DIOS que aparte sus ojos o su vista de cosas vanas. Otra Versión dice: «de cosas inútiles» (NTV).

    1. Las cosas VANAS son aquellas que en realidad son inútiles, porque no sirven. Son las cosas de la carne y del mundo. El comentarista Puritano del siglo 17 Thomas Manton, decía que los placeres del mundo, la honra que el mundo puede dar, y las ganancias que ser pueden recibir en el mundo. Todas esas cosas se pueden llamar VANIDAD porque en ellas no se pueden encontrar una felicidad sólida, y se desvanecen y perecen.ii

      1. Vanidad es el tema de Eclesiastés sobre las cosas que tanto el hombre se afana aquí en la tierra, sin embargo, no se las puede llevar.

      1. A la luz del Nuevo Testamento, las conocemos como las cosas PERECEDERAS.

    1. Pero las cosas PERECEDERAS que nos muestra el Nuevo Testamento, no todas son inútiles o malas. Entre ellas hay cosas muy buenas, pero que pertenecen a este MUNDO. O sea, son cosas que no podemos llevarnos con nosotros.

      1. De ahí que el SEÑOR JESÚS enseñó la importancia de DISTINGUIR sobre dónde poner nuestras prioridades, ya que las cosas de esta tierra, incluyendo lo que podemos considerar como TESOROS, son cosas de este mundo, que son PERECEDERAS, y al mismo tiempo, pueden CONTROLAR el CORAZÓN del creyente.

        1. (Mateo 6:19-21) «No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. 20 21 Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.»

  1. Pureza moral, es la Voluntad de DIOS. – Es importante notar que estamos viviendo tal vez en el tiempo más peligroso para el creyente por razones de los adelantos de la misma tecnología. Digo eso admitiendo las cosas buenas encontramos en los avances tecnológicos. Desde poder escribir en el computador, hasta poder encontrar en el propio móvil inteligente de uno, lugares en el mapa, y respuestas rápidas a cualquier tipo de preguntas que uno tenga.

    1. Veamos los retos que el creyente tiene que enfrentar en nuestros días:

      1. Es una realidad que la PORNOGRAFÍA ya tiene más de una década que ha salido del closet, y está al alcance de la mano.

        1. Por medio del INTERNET toda pudrición PORNOGRÁFICA está al alcance de los niños.

      1. Es una realidad que la HOMOSEXUALIDAD es considerado como un estilo de vida normal.

        1. Muchas iglesias tradicionales tienen algunos en su clero que son homosexuales declarados.

      1. Es una realidad que se ven cosas en la televisión que hace solamente 25 o 30 años nos hubiera asombrado.

        1. Casi nada sorprende al creyente al ver televisión y al mirar la cultura en la que vivimos.

          1. Sea adulterio, sexo antes del matrimonio, sexo en grupos, lesbianismo, cambiando esposas (o esposos), películas X en la televisión, divorcios, matrimonios múltiples, abortos, incesto, abuso de niños, bestialidad, embarazos de adolescentes, iglesias gay, educación sexual radical, etc.

    1. Veamos ahora la VOLUNTAD de DIOS para Su Iglesia.

      1. (Mateo 5:8) «Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.»

      1. «1ª Tesalonicenses 4:1-8) «Por lo demás, hermanos, les pedimos encarecidamente en el nombre del Señor Jesús que sigan progresando en el modo de vivir que agrada a Dios, tal como lo aprendieron de nosotros. De hecho, ya lo están practicando. Ustedes saben cuáles son las instrucciones que les dimos de parte del Señor Jesús. La voluntad de Dios es que sean *santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo[a] de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los *paganos, que no conocen a Dios; y que nadie perjudique a su hermano ni se aproveche de él en este asunto. El Señor castiga todo esto, como ya les hemos dicho y advertido. Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad; por tanto, el que rechaza estas instrucciones no rechaza a un hombre sino a Dios, quien les da a ustedes su Espíritu Santo.»

      1. (1ª Corintios 6:18-20) «Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. 19 ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; 20 fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.»

    1. Al leer nuestros Textos, podemos notar que ellos dicen: «DIOS QUIERE», «DIOS NOS HA LLAMADO», «USTEDES HAN RECIBIDO DE PARTE DE DIOS», «HONREN A DIOS».

      1. La PUREZA es sobre lo que DIOS quiere EN y PARA el creyente. O sea, no es lo que el creyente quiere, sino lo que DIOS quiere.

        1. ¿Honrará a DIOS que yo lea este libro?

        2. ¿Honrará a DIOS que yo salga con esta u otra persona?

        3. ¿Honrará a DIOS la manera en que yo me visto?

        4. La lista claramente que es mucho más extensa.

    1. Noten que para poder VER a DIOS, debemos ser LIMPIOS DE CORAZÓN, como ya hemos leído en el Texto de Mateo 5:8.

  1. Conforme a la Palabra de DIOS. – (Salmo 119:37) «Aparta mi vista de cosas vanas, dame vida conforme a tu palabra.»

    1. Noten la segunda parte de nuestro Texto y es que oración del salmista, no solamente era de que apartara sus ojos de ver cosas vanas, sino que DIOS le diera vida conforme a SU PALABRA.

      1. Eso es claramente lo que hemos estado estudiando en esta noche sobre cuál es la VOLUNTAD de DIOS.

      1. Debemos dejar que el ESPÍRITU SANTO guie nuestras vidas por medio de Su Palabra.

    1. Eso es una DECISIÓN que el creyente debe de hacer todos los días. Es una DECISIÓN de pedirle ayuda a DIOS para vivir una vida en PUREZA.

      1. (Romanos 12:1-2) «Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual,[a] ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, *santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.»

    1. Esa entrega del cuerpo de uno, es lo que conocemos como SANTIFICACIÓN o PUREZA.

      1. Es la Palabra de DIOS la que PURIFICA nuestras vidas.

      1. Es la Palabra de DIOS la que cambia nuestra forma de pensar.

  1. En que pensar. – (Filipenses 4:8) «Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio.»

    1. Noten que debemos CONSIDERAR o PENSAR en las cosas que EDIFICAN nuestras vidas y las vidas de otros.

    1. También debemos notar que el creyente pone en práctica lo que ha aprendido en la Palabra del SEÑOR incluyendo el CONSIDERAR o PENSAR en las cosas que EDIFICAN.

      1. (Filipenses 4:9) «Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes.»

    1. Noten que nuestro Texto dice: «y el Dios de paz estará con ustedes.» No solamente es DIOS quien nos da la PAZ que el mundo no puede comprender, sino que PAZ es parte de Su Carácter.iii DIOS ES PAZ y es el AUTOR de la PAZ.

      1. Los pleitos y discordias vienen de las obras de la carne (Gálatas 5:20).

    1. DIOS es quien cambia los corazones. Esa era la petición del salmista David quien después de haber cometido adulterio con Betsabé y haber visto las consecuencias, escribe el Salmo 51 el cual es un Salmo que muestra un corazón contrito y humillado.

      1. (Salmo 51:13) «Crea en mí, oh Dios, un *corazón limpio y renueva la firmeza de mi espíritu.»

      1. Así mismo también nosotros debemos orar como el salmista deseando que el SEÑOR limpie, purifique y renueva nuestros corazones.

Conclusión

Oremos…

*Todo el Texto Bíblico sin otra indicación ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 644, editorial CLIE.

ii Thomas Manton, 158 Sermons on Psalm 119, Kindle edition.

iii F. F. Bruce, NIBC, Philippians, p. 146, Hendrickson.

Dos vidas, dos lecciones

Por: pastor Daniel Brito

Título: Dos vidas, dos lecciones

Texto:

(Lucas 16:19-31) «Había un hombre rico que se vestía lujosamente y daba espléndidos banquetes todos los días.20 A la puerta de su casa se tendía un mendigo llamado Lázaro, que estaba cubierto de llagas21 y que hubiera querido llenarse el estómago con lo que caía de la mesa del rico. Hasta los perros se acercaban y le lamían las llagas. 22 »Resulta que murió el mendigo, y los ángeles se lo llevaron para que estuviera al lado de Abraham. También murió el rico, y lo sepultaron.23 En el infierno, en medio de sus tormentos, el rico levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él.24 Así que alzó la voz y lo llamó: “Padre Abraham, ten compasión de mí y manda a Lázaro que moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego.” 25 Pero Abraham le contestó: “Hijo, recuerda que durante tu vida te fue muy bien, mientras que a Lázaro le fue muy mal; pero ahora a él le toca recibir consuelo aquí, y a ti, sufrir terriblemente.26 Además de eso, hay un gran abismo entre nosotros y ustedes, de modo que los que quieren pasar de aquí para allá no pueden, ni tampoco pueden los de allá para acá.” 27 »Él respondió: “Entonces te ruego, padre, que mandes a Lázaro a la casa de mi padre,28 para que advierta a mis cinco hermanos y no vengan ellos también a este lugar de tormento.” 29 Pero Abraham le contestó: “Ya tienen a Moisés y a los profetas; ¡que les hagan caso a ellos!” 30 “No les harán caso, padre Abraham —replicó el rico—; en cambio, si se les presentara uno de entre los muertos, entonces sí se arrepentirían.” 31 Abraham le dijo: “Si no les hacen caso a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque alguien se levante de entre los muertos

Introducción

Esta historia tiene varios temas para tratar. Solamente trataremos las vidas y las decisiones de estos dos personajes. Dejaremos los detalles del Hades, y de la separación de los lugares donde las personas van a pasar la eternidad para otra ocasión. En realidad no sabemos nada de estas dos personas, ni cuando es qué vivieron. Lo que sí sabemos es que nuestro Salvador quería enseñarnos varias lecciones usando el ejemplo de esta historia. Trataremos los siguientes Puntos:

(1) Una gran apariencia delante de la gente.

(2) Una gran pobreza.

(3) Enterrado sin nada, pero llevado por los Ángeles.

(4) Rico en este mundo, pero sin nada en el venidero.

(5) El que es negligente en esta vida, lo recordará en la venidera.

(6) El que no escucha y cree en JESUCRISTO en esta vida, la perderá para la siguiente.

Lección

1. Una gran apariencia delante de la gente. — Es muy interesante notar que el Texto Sagrado no menciona el nombre de este hombre rico, pero sí menciona el nombre del mendigo. La historia que hemos leído, nos muestra un hombre rico que lo tenía todo. Por lo menos ante los ojos de la gente. Que fácil es envidiar al que aparenta tenerlo todo sin uno conocer su vida a fondo.

a. El hombre era Judío y, como Judío, tenía que conocer la Ley de Moisés; por lo menos lo esencial. Era un hombre secular, profano, que parece que no le importaba las cosas espirituales para nada. El Texto Sagrado dice que sé vestía lujosamente y hacía banquetes todos los días. Eso nos muestra una persona dedicada a sus PLACERES solamente. Seguramente que por su mente no había ningún interés en el conocer a Dios, y aun menos en servirle.

b. Este hombre tenía dinero, y por esa razón parece que tenía muchos amigos. El dinero atrae amistades interesadas. Veamos el siguiente punto.

2. Una gran pobreza. — Como ya hemos dicho, el Texto Sagrado no menciona el nombre del rico, pero sí menciona el nombre del pobre. Su nombre era LÁZARO.

a. El nombre de Lázaro quiere decir: “Dios ha ayudado, o Dios es El ayudador”.² El nombre es el mismo ELIEZER del Antiguo Testamento.

b. Qué contraste tan grande con esta otra persona que es parte de la historia que nuestro Salvador está contando. Es un hombre pobre, enfermo, lleno de llagas. En aquellos tiempos no había ayuda social ni cheques del Seguro Social ni del Welfare. Una persona que no podía trabajar, lo más probable era que lo echaran a la calle a mendigar. Es algo muy común en muchas naciones todavía en nuestros días. Este hombre no tenía absolutamente nada. Comía las migajas, las sobras de la casa de este hombre rico.

i. Pero en el contexto del intercambio de palabras entre el rico y Abraham en el Hades, cuando Abraham le dice al rico que: “Si no les hacen caso a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque alguien se levante de entre los muertos.”, podemos notar que el rico fue desobediente a la Palabra de Dios, pero Lázaro era un Judío piadoso. No tenía nada, pero había sido obediente a las Escrituras. Sigamos con el tema.

3. Enterrado sin nada, pero llevado por los Ángeles. — Este hombre Lázaro fue enterrado seguramente como se entierra a un animal. No había dinero para él. No se dice nada si tenía familiares. Lo que sí dice el Texto Sagrado en el versículo 22 es que: «Resulta que murió el mendigo, y los ángeles se lo llevaron para que estuviera al lado de Abraham.» ¡O cuanto fallamos al mirar a la gente y juzgarlos según las cosas que poseen! No es lo que la persona tiene en cuanto a bienes materiales, sino qué es lo que ha preparado para el más allá.

a. La gente prepara su vida con inversiones y compras de bienes y planean su futuro económico aquí en la tierra. Eso está bien siempre y cuando también se hagan planes para donde se va a ir a pasar la eternidad. Sigamos con el siguiente punto.

4. Rico en este mundo, pero sin nada en el venidero. — Cuando este rico muere, seguramente que le hicieron un funeral costoso y lo enterraron en un lugar de lujo. Los funerales y los entierros dicen mucho de lo que la persona poseía, pero no siempre dice lo que la persona hizo para prepararse para el mundo venidero, o para el más allá.

a. Este hombre era un simple idólatra, un adorador de sus riquezas y sus placeres. Nuestro Salvador lo aclaró bien en Mateo 6:24:

i. «Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas

b. En este versículo que hemos leído, las riquezas son personificadas como si fueran una persona. Para ser un idólatra, no se necesita tener ídolos de barro o yeso. Hay ídolos que no se ven por fuera, pero que controlan el corazón de una persona. Sigamos con el siguiente punto.

5. El que es negligente en esta vida, la recordará en la venidera. — Podemos ver algo bien claro y es que el rico sabía muy bien donde estaba y, le pide a Abraham que envíe a Lázaro para que le hable a sus hermanos que quedaron en la tierra. El rico sabía que sus hermanos eran igual que él, adoradores de sus placeres y de sus riquezas. No atendían a la Palabra de Dios. Este rico tenía suficiente tiempo donde estaba, para recordar todos sus errores.

a. El ser negligente en ciertas áreas en esta vida es algo que todos lo hemos sido de vez en cuando. Pero ser negligentes en cuanto a Servir a un SOLO SEÑOR, es idolatría. Ser negligente en cuanto a entregar el corazón a JESUCRISTO es perder la vida.

b. No puede haber nada que impida el que sirvamos y adoremos solamente a nuestro Dios. Sigamos para concluir con el siguiente punto.

6. El que no escucha y cree en JESUCRISTO en esta vida, la perderá para la siguiente. — Esto no tiene nada que ver con la creencia en la reencarnación. Esa creencia es falsa. En esta historia hemos visto que toda persona decide en esta vida donde va a pasar la eternidad. Cuando se habla de la vida siguiente, se está hablando del más allá, en fin, de la eternidad. La vida nuestra en realidad es frágil, y corta cuando se compara a la eternidad. Una persona que no decida por JESUCRISTO durante esta vida, la perderá para siempre.

a. Eso nos recuerda el versículo 25 de nuestro Texto original: “Pero Abraham le contestó: “Hijo, recuerda que durante tu vida te fue muy bien, mientras que a Lázaro le fue muy mal; pero ahora a él le toca recibir consuelo aquí, y a ti, sufrir terriblemente”

b. Pero el fin de todo lo que hemos hablado es que JESUCRISTO nos llama a vivir vidas entregadas a Dios para pasar la eternidad con Él. Juan 6:40 dice:

i. «Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final

Conclusión

Oremos….

 

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

²Herbert Lockyer, All the Parables of the Bible, p. 293, Zondervan.

**Este sermón fue predicado en Julio, 2007.


La Confianza del Creyente

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Confianza del Creyente

Texto: Salmo 27:13:

«Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra de los vivientes.» - Nueva Versión Internacional

«Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del SEÑOR en la tierra de los vivientes.» – Biblia de las Américas

Introducción:

En estos días se pueden escuchar noticias muy preocupantes sobre el estado de la economía de este país, y de todo el mundo. Muchas personas ponen su confianza en el gobierno, con esperanza de que puedan solucionar los problemas económicos. Pero el creyente sabe muy bien que en tiempos de aflicción, y de escasez, es en la PALABRA DE DIOS, donde verdaderamente encontramos la solución a nuestros problemas. De ahí que la confianza del Creyente en el SEÑOR, se compara a la inseguridad del NO CREYENTE. He ahí los dos polos opuestos. Uno está totalmente confiado, y el otro está totalmente inseguro. Trataremos los siguientes puntos:

(1)        Hubiera yo desmayado.

(2)        Luz y Salvación.

(3)        Una plegaria al SEÑOR.

(4)        Segunda plegaria al SEÑOR.

(5)        Guíame en Rectitud.

(6)        Pon tu esperanza en el SEÑOR.

(7)        Últimas Palabras.

Lección:

1.         Hubiera yo desmayado. – Este es un Salmo de confianza y de oración. Como han notado, el Texto que hemos leído para comenzar, se lee un poco diferente en las dos versiones que hemos usado para compararlo. Según la puntuación del Texto Hebreo Masorético, hay diferentes interpretaciones sobre cómo se debe leer el Texto. La Nueva Versión Internacional ha tomado la interpretación que muchos eruditos consideran ser la correcta: “Pero de una cosa estoy seguro.”[1]

a.         Habiendo dicho eso, podemos notar que ambas versiones DICEN LO MISMO, de una forma diferente. Hay una seguridad en el salmista que en esta tierra donde hay aflicciones, enfermedades, y guerras, el salmista está seguro de la bondad de Dios.

b.         La BONDAD de Dios es JUSTA, es GENEROSA, es PROTECTORA. Es en esa BONDAD que el salmista puede decir: “Pero de una cosa estoy seguro.”

2.         Luz y Salvación. – (Salmo 27:1) «El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?»

a.         El salmista usa el símbolo de la luz, para referirse al SEÑOR, que lo guía y lo protege. Debemos recordar que JESUCRISTO dijo que nosotros, Su Iglesia, somos la luz del mundo, pero nosotros somos como la luz de la luna, que es LUZ prestada.  Veamos Mateo 5:14:

i.          «Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse.»

ii.         Nosotros alumbramos, porque somos ALUMBRADOS por nuestro SEÑOR JESUCRISTO, quien alumbra nuestras vidas, y por eso es nuestra SALVACIÓN.

b.         Luego hace la pregunta: “¿a quién temeré?” Todos sabemos que el ser humano por mucho que se jacte en su juventud o su posición, es frágil. Es en esta tierra de incertidumbre, donde el salmista dice: “¿a quién temeré?” El salmista no se jacta en su posición, sino que afirma con seguridad, en quien ha CONFIADO.

i.          “¿De quién temeré? Una pregunta que lleva consigo la respuesta. A los poderes de las tinieblas no hay que temerlos, porque el Señor, nuestra Luz, los destruye; y a la condenación del infierno no tenemos por qué temerla, puesto que el Señor es nuestra salvación.”[2]

c.         “El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?” Un baluarte es una fortaleza, un lugar seguro. Las fortalezas antiguas, estaban seguras con paredes anchas para aguantar ataques. Así es nuestro SEÑOR, rodea a los SUYOS para protegerlos, y los tiene seguros.  Y no hay mejor seguridad que la de saber que somos SALVOS del pecado, protegidos en la FORTALEZA de nuestro SALVADOR. Veamos los versos 2 y 3.

i.          «Cuando los malvados avanzan contra mí  para devorar mis carnes, cuando mis enemigos y adversarios me atacan, son ellos los que tropiezan y caen. 3 Aun cuando un ejército me asedie, no temerá mi corazón; aun cuando una guerra estalle contra mí, yo mantendré la confianza.»

ii.         El salmista pensando en los peligros y calamidades de las guerras, se encuentra seguro, en la fortaleza del SEÑOR.

3.         Una plegaria al SEÑOR. – (versos 4-6) «Una sola cosa le pido al Señor, y es lo único que persigo: habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y recrearme en su templo. 5 Porque en el día de la aflicción él me resguardará en su morada; al amparo de su tabernáculo me protegerá, y me pondrá en alto, sobre una roca. 6 Me hará prevalecer frente a los enemigos que me rodean; en su templo ofreceré sacrificios de alabanza y cantaré salmos al Señor.»

a.         La petición del salmista es una de estar en la casa del SEÑOR. El salmista quería estar en el lugar santo, el lugar donde se adoraba a Dios. Quería estar allí y ser uno de los cantores que cantaban salmos al SEÑOR.

i. “Los sacerdotes tenían su residencia en los atrios del templo, y allí habría deseado David tener también su morada habitual.”[3]

b.         ¿Cuántas veces hacemos esa plegaria al SEÑOR?  Entendemos que en el Viejo Pacto, Dios habitaba en el Tabernáculo, y después en el Templo. Ahora, en el Nuevo Pacto, habita en las vida de los que han entregado sus vidas al SALVADOR, y así componen la Iglesia de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Pero, aún así, ¿Cuántas veces sentimos el deseo de estar juntos en el templo con los hermanos adorando al SEÑOR y escuchando Su Palabra?

i.          ¿Y cuántas veces nuestras oraciones son solamente un tiempo de pedir? El salmista deseaba con todo su corazón, poder estar en el lugar de adoración, donde el pueblo podía ir, pero no podía quedarse. Pero el salmista deseaba estar siempre en el lugar donde el SEÑOR HABITABA.

c.         También nosotros debemos desear asistir al Templo, y junto con los hermanos, adorar al SEÑOR, y escuchar Su Palabra predicada.

4.         Segunda plegaria al SEÑOR. –   (Versos 7-9)  «Oye, Señor, mi voz cuando a ti clamo; compadécete de mí y respóndeme. 8 El corazón me dice: «¡Busca su rostro!» Y yo, Señor, tu rostro busco. 9 No te escondas de mí;  no rechaces, en tu enojo, a este siervo tuyo, porque tú has sido mi ayuda. No me desampares ni me abandones, Dios de mi salvación.»

a.         En esta segunda plegaria, el salmista tiene una confianza en el SEÑOR, y por eso dice:

i.          «Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.» (Verso 10).

ii.         Aunque el salmista le pide al SEÑOR que no lo desampare ni lo abandone, hay una SEGURIDAD en el SEÑOR, de protección y cuidado, por eso dice: «Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.»

b.         No hay nada peor para una persona, que sentirse abandonado por su padre o su madre. Pero de una cosa el CREYENTE está confiado, y es que en los BRAZOS del SEÑOR, estamos SEGUROS.

5.         Guíame en Rectitud. – (versos 11-12) «Guíame, Señor, por tu camino; dirígeme por la senda de rectitud, por causa de los que me acechan. 12 No me entregues al capricho de mis adversarios, pues contra mí se levantan falsos testigos que respiran violencia.»

a.         El salmista sigue con su plegaria al SEÑOR, pidiendo para ser guiado en RECTITUD por causa de los que desean hacerle mal.

i.          “Enséñame, oh Jehová, tu camino, y guíame por senda de rectitud a causa de mis enemigos. Si un hombre viaja por la carretera real y le roban en pleno día, puede recibir satisfacción del condado en el cual tuvo lugar el robo; pero si emprende el viaje por la noche, no hay protección durante este tiempo, hace el camino bajo su riesgo y ha de aceptar el resultado. Del mismo modo, si un hombre guarda los caminos de Dios, puede estar seguro de la protección de Dios; pero si se ha descarriado, él mismo se expone al peligro.”[4]

b.         Esta es una petición que TODOS debemos hacer siempre, y es pedirle a Dios que nos guíe por la senda de rectitud, no solamente porque es lo correcto delante de Dios, sino también porque los impíos tienen sus ojos puestos en nosotros.

6.         Pon tu esperanza en el SEÑOR. – (versos 13-14) «Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra de los vivientes. 14 Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!»

a.         Ahora regresamos a nuestro Texto del comienzo de esta lección, y la confianza en la BONDAD del SEÑOR.

b.         Ahora el salmista anima a los demás con esa confianza y nos reta a que pongamos nuestra ESPERANZA en el SEÑOR.

i.          A esto podríamos preguntar: ¿En quién más podemos poner nuestra confianza? ¿En el Presidente? ¿En los otros políticos?

ii.         Es bien claro que el único que es DIGNO DE CONFIANZA es nuestro SEÑOR Y DIOS.

7.         Últimas Palabras. – Ahora concluimos con ésta pregunta, ¿tú que has escuchado esta lección, tienes la misma confianza en el SEÑOR? Solamente a través de JESUCRISTO encontramos esa paz y esa tranquilidad, aún en medio de la aflicción.«El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?»

Conclusión:

Oremos.

Notas:


[1].  Willem A. VanGemeren, The Expositor’s Commentary, Frank E. Gaebelein, general editor, vol. 5, p. 248, Zondervan.

[2].  Charles Spurgeon, El Tesoro de David.

[3].  Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 570, editorial CLIE.

[4].  Charles Spurgeon, El Tesoro de David.

  • Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.
  • *Este sermón fue predicado en Marzo, 2009.

He Guardado la Fe

Por: pastor Daniel Brito

TITULO: He guardado la Fe

TEXTO: 2 Timoteo 4:6-8

«Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado.7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe.8 Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.»

INTRODUCCIÓN: Esta noche estamos despidiendo un año más, y, es común que la gente hable sobre resoluciones para el año siguiente. En el mundo se habla mucho de resoluciones sobre tener “éxito”, poder tener más cosas, mejores trabajos, etc…. En realidad no hay nada malo en eso, siempre y cuando miremos a lo que el verdadero éxito es para el Cristiano, y lo que las verdaderas resoluciones deben ser. Trataremos algunos puntos basados en este Texto tan hermoso. Así comenzamos nuestra lección.

Lección:

1.         Una Confesión de Fe. – El Texto que hemos leído se encuentra en la última Epístola que el apóstol Pablo escribió. El apóstol se encuentra preso en ese momento. Él sabe que su vida en esta tierra está llegando al final. Pero noten lo seguro que el apóstol está de la realidad de su creencia y la obra que él había emprendido desde que JESUCRISTO lo llamó en el camino a Damasco.

a.         El apóstol le está dando instrucciones a Timoteo que tendrá que emprender más responsabilidades después de su partida. Pero Pablo espera todavía verlo. Eso quiere decir que no era una despedida total. Veamos algunas cosas que debemos ponerle atención.

b.         En primer lugar, Pablo le dice a Timoteo que él sabe que su tiempo está llegando. En otras palabras, él estaba preparado.

c.         En segundo lugar, aquí Pablo se está refiriendo al ministerio que Dios le había dado, pero también a su vida diaria, que no puede separarse del servicio a Dios. Pablo cuenta lo que había hecho en la Obra del SEÑOR hasta ese momento en las siguientes palabras.

i.          “He peleado la buena batalla” – La vida del creyente es una lucha contra el pecado, contra todo lo que se opone a Dios. Contra la desidia. Contra el desánimo. Contra la enfermedad. Contra pruebas. Me gusta lo que el comentarista del siglo 18,  Matthew Poole, dice (en mi propia traducción del ingles).

(1)        Mi vida ha sido una vida militar, pero yo no he peleado las luchas malas de la ambición ni de hombres pendencieros: mi lucha ha sido la buena y noble batalla de la fe, una lucha con el mundo, con la carne, y con el diablo, una contienda por la fe dada a los santos, manteniendo el deseo del Espíritu en contra de la carne, una guerra en contra de las maldades en lugares altos.[1]

(2)        Esas son luchas que el Cristiano tiene que emprender todo el tiempo agarrado del SEÑOR.

(3)        El apóstol Pablo estaba por terminar su carrera, pero entre nosotros en esta noche, tal vez se encuentre alguien que también esté por terminar su carrera, pero a la mayoría todavía nos queda mucho que hacer.

ii.         Con esto podemos decir que Pablo había cumplido lo que se le había CONFIADO a él, a si como él le amonesta a Timoteo que lo cuide. Eso es la Doctrina o Predicación del Evangelio. Veamos 2 Timoteo 1:14:

(1)        «Con el poder del Espíritu Santo que vive en nosotros, cuida la preciosa enseñanza que se te ha confiado.»

(2)        «Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.» -RV1960

(3)        «Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado.» -Biblia de las Américas.


d.         “Me he mantenido en la fe“- Podemos decir que este verso es clave en el Texto que estamos tratando, porque con estas palabras, el apóstol Pablo dice todo: he guardado la Doctrina, he sido fiel, me he mantenido en el Camino. He guardado mi fe personal.

i.          El Cristiano vive en el presente. Es por eso que debemos analizar nuestras intenciones a diario; sin esperar a algún evento especial, o alguna prueba.  Es ahí donde el creyente debe analizar su confesión de Fe al final de un año más: ¿He guardado la Fe? ¿Cómo he caminado en este año?

ii.         Pero Pablo estaba seguro que en medio de las pruebas y las luchas, él se había mantenido en la FE. No se había dejado ir para un lado ni para el otro.


2.         Un llamado a la Santidad. – (Efesios 5:1-14) «Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados,2 y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios. 3 Entre ustedes ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual, ni ninguna clase de impureza o de avaricia, porque eso no es propio del pueblo santo de Dios.4 Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias.5 Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia.7 Así que no se hagan cómplices de ellos. 8 Porque ustedes antes eran oscuridad, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de luz9 (el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad)10 y comprueben lo que agrada al Señor.11 No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas,12 porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto.13 Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible,14 porque la luz es lo que hace que todo sea visible. Por eso se dice: «Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo.»

a.         Podemos ver que la verdadera prioridad para nosotros es vivir una vida en santidad. Si unimos esto con el Texto de 2 Timoteo que hemos leído, podemos recordar que sí, la vida del creyente es una lucha en contra de las cosas que ya mencionamos, quiere decir que es una lucha por la santidad.

b.         El que tiene la esperanza de ver al SEÑOR, se purifica, o sea, busca la santidad. 1 Juan 3:2-3 dice:

i.          «Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.3 Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro.»

c.         He ahí el análisis que el creyente debe hacerse a sí mismo. Cada una de las cosas que dice el Texto Sagrado que hemos leído, se aplican a nuestras vidas en estos días. Y debemos preguntarnos: ¿estoy siguiendo a la santidad?

i.          Es una decisión humana de apartarse del pecado, claramente con la ayuda de Dios solamente. 2 Timoteo 2:19 dice:

(1)        «A pesar de todo, el fundamento de Dios es sólido y se mantiene firme, pues está sellado con esta inscripción: «El Señor conoce a los suyos», y esta otra: «Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor»


3.         Redimiendo el tiempo. – (Efesios 5:15-17) «Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios,16 aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.17 Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor»

a.         Esto es aprovechar la oportunidad, o más directo: no perder la oportunidad, o el tiempo. La Versión NVI dice: “aprovechando al máximo cada momento oportuno.”  Es esta la parte qué como cristianos, debemos ponerle atención, porque no nos servimos a nosotros mismos, sino que servimos a nuestro SEÑOR JESUCRISTO que es Cabeza de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo.

b.         Como creyentes, todos somos llamados a servir, y tenemos una parte en la Obra de Dios. Cuando nos ocupamos del todo en nuestros quehaceres y no nos ocupamos en la Obra de Dios, estamos poniendo más carga en otros, que tienen que tomar nuestro lugar en esa Maravillosa Obra de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

c.         “Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.” Pero, ¿Cómo sabemos la Voluntad de Dios? La voluntad de Dios está revelada en Su Palabra. Notemos algo sobre la Voluntad de Dios.

i.          «No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios» (Efesios 6:6)

ii.         «No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.» (Romanos 12:2)

iii.        «Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido.» (Hebreos 10:36)

iv.        La Palabra de Dios nos enseña la Voluntad de Dios, que a diario es:

(1)        Como debemos comportarnos.

(2)        Como debemos adorarlo.

(3)        Como debemos servirle.

(4)        Como debemos serle fiel.


4.         Una recompensa. – (2 Timoteo 4:8) «Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.»

a.         Para el apóstol Pablo, la lucha por la Fe y la fidelidad a Dios era una lucha real, así como la recompensa que él esperaba.

b.         La vida del Cristiano, es una Vida SEPARADA, y DEDICADA a Dios. Eso es porque hemos sido LLAMADOS por el SEÑOR.

i.          Por eso para el creyente la lucha por la BUENA BATALLA de nuestra FE, es una que produce el fruto de recompensa cuando lleguemos a estar en la Presencia de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

ii.         Es ahí donde recibiremos esa CORONA, que para nosotros ahora, debe ser tan real, como todo lo que podemos ver con nuestros propios ojos.

c.         Los reto en esta noche a reflexionar en cada una de nuestras vidas de lo que hemos hecho por el SEÑOR primeramente, y después, por nosotros mismos.

i.          ¿Qué debemos cambiar?

ii.         ¿Qué debemos mejorar?

iii.        ¿Qué debemos dejar?


Conclusión:

Oremos.

Notas:


1. Matthew Pool, Matthew Poole’s Commentary on the whole Bible, vol. 3, p. 798, Hendrickson Publishers.

 

 

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 31 de Diciembre, 2008.

JESÚS enseña sobre el Divorcio

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Mateo 19:1-12

TITULO: JESÚS enseña sobre el Divorcio

INTRODUCCIÓN: En esta mañana estaremos continuando el estudio de Mateo que el pastor ha seguido, y me ha pedido que continúe mientras él está de vacaciones. El tema es uno de los más controversiales en nuestros días, porque trata la esencia de la institución del matrimonio, y si es lícito que se disuelva. Debemos dejar que la Palabra de Dios sea luz a nuestras vidas, y así poder vivir una vida en obediencia a Dios. Es así como comenzamos nuestra lección en esta mañana.

1. Los fariseos prueban a JESÚS. — El Texto dice que JESUCRISTO partió de Judea y fue al otro lado del Jordán, o sea lo que se conocía como la provincia de Perea. Esa era la ruta más transitada por los Judíos que bajaban de Galilea a Judea, y no querían pasar por Samaria. Es ahí donde dice el Texto que grandes multitudes seguían a JESÚS, y que sanó allí a los enfermos. Quiere decir que nuestro SEÑOR había estado enseñando y haciendo Milagros.

a. Nuestro Texto dice que entonces se le acercaron algunos fariseos para ponerlo a prueba. En este caso, ellos están usando la misma palabra que Mateo emplea para decir que el diablo tentó a JESÚS.[1] Eso quiere decir que ellos estaban TENTANDO a JESÚS con malicia, para ver como podían acusarlo. La prueba era una pregunta sobre el divorcio, si le era lícito a un hombre divorciarse de su esposa por cualquier razón. Veamos dos razones probables por esta pregunta para probar a nuestro SEÑOR JESÚS:

i. La primera es que Herodes Antipas, que gobernaba esa tierra, tenía una relación ilícita con la esposa de su hermano Felipe. Este Herodes es el mismo que mandó matar a Juan el Bautista.

ii. La segunda es que había dos escuelas Rabínicas que tomaban una posición opuesta.

(1) La escuela del rabino Shammai, decía que un hombre solamente podía divorciarse por causa de adulterio.

(2) Mientras que la escuela de Hillel, era más liberal y le otorgaba el derecho al hombre a divorciarse por diferentes razones, como ejemplo: si echó a perder la comida del marido.[2]

(3) Un siglo después, el Rabino Akiba pensaba que si el marido encontraba una mujer más bonita que la suya, era suficiente razón para divorciarse.

b. El SEÑOR JESÚS no cae en la trampa tomando ningún bando, sino que les responde con la explicación de la Intención Original del Plan de Dios hacia el Matrimonio. Eso lo vemos en el siguiente punto.

2. ¿No han leído? — Esto es una respuesta que les debe haber asombrado a ellos. Nuestro SEÑOR dice: “que en el principio el Creador los hizo hombre y mujer.” Veamos algunas cosas:

a. El SEÑOR JESÚS está citando el relato de la Creación encontrado en el libro de Génesis. Con esto está aprobando el Origen Divino del Texto Sagrado.

b. El Matrimonio entre un Hombre y una Mujer es una Institución Divina. Digo Divina, porque fue Instituida por el mismo Creador. En estos tiempos no solamente estamos batallando en contra del problema del divorcio, sino también en contra del problema del llamado matrimonio homosexual.

i. Para el creyente, no puede haber la menor duda que Dios creó a Adán, así como lo encontramos en el libro de Génesis, y que de él mismo hizo a Eva, una sola raza.

ii. El propósito principal del matrimonio como lo vemos en Génesis, era la procreación.

iii. Y el segundo propósito era el de crear la familia.

(1) Solamente un hombre y una mujer se pueden procrear.

(2) Dos personas con cuerpos que tienen diferencias, y totalmente distintas en cuanto a lo emocional.

c. Una Unión Sagrada. — “¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”,5 y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? 6 Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.”

i. El SEÑOR JESÚS está citando al Texto de Génesis 2:24, después que Dios creó a Eva, mostrando la unión que existiría no solamente entre ellos dos, sino en toda su descendencia.

ii. Notemos que el unirse a la esposa para un hombre, o al esposo, para una mujer, los constituye en una sola carne. Es como si fueran unidos con pegamento, para que desde ese momento fueran inseparable.

(1) También noten que el hijo o la hija nunca llegan a ser una sola carne con su padre o madre aunque descienden de ellos.

(2) La unión especial es entre ESPOSO Y ESPOSA.

iii. Con esas Palabras, nuestro SEÑOR les está recordando la importancia del Plan Divino para el hombre y la mujer en cuanto al matrimonio.

iv. NADIE puede SEPARAR lo que DIOS ha UNIDO.

(1) Ningún pariente.

(2) Ninguna amistad.

(3) Ninguna entidad legal (puede hacerlo legalmente, pero Dios no tiene que aceptarlo.)

3. El Divorcio bajo la Ley. — Los fariseos acuden a la Ley de Moisés para tratar de atrapar a JESÚS con algo que pudieran acusarle. “¿Por qué, entonces, mandó Moisés que un hombre le diera a su esposa un certificado de divorcio y la despidiera?” JESÚS les responde que el mandato de Moisés que permitía la carta de divorcio por parte del hombre a su esposa, era permisivo por causa de la dureza de corazón del pueblo de Israel.

a. Debemos recordar que en el mundo antiguo, la mujer era propiedad primero de su padre, y después de casada, de su marido.

i. La mujer no podía divorciarse; era el marido el que se divorciaba de ella.

ii. Era un mundo gobernado por hombres, y la mujer dependía del hombre para todo.

b. La carta de divorcio era una protección para la mujer de aquel tiempo, lo cual si era despedida por su esposo y le daba la carta de divorcio, ella quedaba libre para casarse, y probar con la carta de divorcio que no estaba adulterando al volverse a casar.

i. Si un hombre le daba carta de divorcio a su esposa sin razones de inmoralidad sexual, le tenía que devolver la dote, que en algunos casos tenía que ser bastante dinero, lo cual seguramente que impedía que algunos lo hicieran de forma irresponsable.[3]

4. Solamente por infidelidad. — (verso 9) “Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio.” La Biblia de las Américas dice parecido: “Y yo os digo que cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, y se case con otra, comete adulterio.” Y la Reina-Valera 1960 dice: “Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.” Veamos algunas cosas sobre este Texto:

a. Nuestro SEÑOR dice que en caso de INFIDELIDAD CONYUGAL, la palabra original usada es porneía “del cual viene el término pornografía. A veces este término se traduce ‘fornicación’, entendiendo un acto sexual entre solteros. El término griego no se limita a este acto, es un término de aplicación general y se refiere a cualquiera acto sexual ilícito.”[4] La otra palabra para adulterio es moicheuo.

i. De ahí que algunos comentaristas creen que JESÚS estaba hablando de fornicación en el tiempo que los dos estaban comprometidos, y así era descubierta en la noche de bodas.

ii. Aunque era parte de lo que la Ley de Moisés decía, lo encuentro muy poco probable que ese haya sido lo que nuestro SEÑOR hubiera querido decir, porque es exactamente lo que JESÚS dijo en cuanto habiendo sido dado por el corazón duro de ellos.

iii. Es por eso que las dos primeras lecturas de la Nueva Versión Internacional y la Biblia de las Américas, se acercan más a lo que el Texto Sagrado nos quiere decir al llamarle por causa de Infidelidad Conyugal. O sea, el adulterio.

b. De ahí que el matrimonio es una unión indisoluble a no ser que sea por causa de infidelidad sexual.

5. Respuestas a una Iglesia sobre el Matrimonio. — (1 Corintios 7:1-16). El apóstol Pablo, hablando bajo la Inspiración del Espíritu Santo, toca este punto tan importante en su primer carta a los Corintios.

a. Noten que el apóstol Pablo les dice a las mujeres, que no abandonen a sus esposos, y que los esposos no abandonen a sus esposas.

i. Pero sí lo ha hecho, que se quede sin casar, a no ser que se reconcilie con su marido si es mujer, o con su esposa, si es hombre.

b. Noten la importancia de la unión matrimonial que aunque haya separación, lo ideal delante de Dios es la reconciliación.

c. Algo que ya los cristianos habían experimentado, eran los matrimonios donde probablemente una mujer se convertía al cristianismo, y su esposo no quería nada con la iglesia. O lo mismo en el caso de un hombre casado que se convierte y la esposa no quiere nada con la iglesia.

i. Aquí el apóstol Pablo recomienda que si el no creyente está de acuerdo en permanecer con ella, que no se separe. Lo mismo con el hombre.

6. ¿Qué pasa con los que se han divorciado? — Vivimos en un mundo donde muchos vienen a la verdad del Evangelio después de haber estado divorciado, y en una relación en concubinato con una mujer que no es su esposa, y en algunos casos, todavía casado con su esposa anterior.

a. Hay casos aun peor que esos, donde el pastor de una iglesia tiene que aconsejar a los recién llegado al Evangelio sobre los pasos que deben tomar para arreglar su vida delante de Dios. Veamos lo que dice el Texto de 1 Corintios 7:17-24:

i. “En cualquier caso, cada uno debe vivir conforme a la condición que el Señor le asignó y a la cual Dios lo ha llamado. Ésta es la norma que establezco en todas las iglesias.18 ¿Fue llamado alguno estando ya circuncidado? Que no disimule su condición. ¿Fue llamado alguno sin estar circuncidado? Que no se circuncide.19 Para nada cuenta estar o no estar circuncidado; lo que importa es cumplir los mandatos de Dios.20 Que cada uno permanezca en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó.21 ¿Eras esclavo cuando fuiste llamado? No te preocupes, aunque si tienes la oportunidad de conseguir tu libertad, aprovéchala.22 Porque el que era esclavo cuando el Señor lo llamó es un liberto del Señor; del mismo modo, el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo.23 Ustedes fueron comprados por un precio; no se vuelvan esclavos de nadie.24 Hermanos, cada uno permanezca ante Dios en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó.”

ii. Esto tenía que ver con la condición social de la persona, fuera libre o esclavo, o casado o soltero, o divorciado y re-casado, o viviendo en concubinato, etc.,etc..

b. Con esto el apóstol Pablo nos dice que no importa su condición social, pero sí importa si se está en pecado, pero el apóstol dice que así como Dios nos ha llamado, esto es el llamado a la salvación, así se quede uno. Otra vez tiene que ver con el estado social, pero si la persona es divorciada, y re-casada, así se quede, y si viene con un enredo de vivir con alguien, y estar casada todavía con otro, es algo que se tiene que arreglar, pero es obvio que en la mayoría de los casos es imposible que las personas regresen otra vez al que fue su cónyuge anteriormente.

c. Los divorcios en las personas antes de convertirse, traen consecuencias aun después que la persona viene a los Pies de JESUCRISTO. Las consecuencias no se pueden evitar, y prueban que no es NORMAL tener hijos(as) fuera del matrimonio, y no es NORMAL divorciarse, especialmente con hijos(as), porque todo eso produce consecuencias que son inevitables.

i. Ahora, a un corazón arrepentido verdaderamente, la Gracia de Dios es una ayuda en cada paso que la persona de después de venir a los Pies de JESUCRISTO.

7. ¿Hay perdón para los divorciados? — Hemos podido ver en este sermón que el Plan de Dios para el Matrimonio es que se reconcilien si tienen problemas.

a. JESUCRISTO fue bien claro en aclarar que solamente la INFIDELIDAD CONYUGAL es aceptable para el divorcio. Ahora, podemos estar seguros que DIOS perdona nuestros pecados siempre y cuando sea un arrepentimiento genuino.

i. ¿Qué quiero decir con eso? Dios conoce muy bien el corazón arrepentido, y podemos estar seguros que un corazón arrepentido no es evidenciado necesariamente por lágrimas o gritos, o promesas.

(1) La prueba de un corazón arrepentido es la conducta, y donde la persona se ha arrepentido de lo que había hecho, mostrará su arrepentimiento por medio de su conducta y sus hechos.

b. Un buen ejemplo es el de la mujer Samaritana que encontró a nuestro SEÑOR a la orilla del pozo (Juan 4:16-18).

i. “Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá —le dijo Jesús. 17 —No tengo esposo —respondió la mujer. —Bien has dicho que no tienes esposo.18 Es cierto que has tenido cinco, y el que ahora tienes no es tu esposo. En esto has dicho la verdad.”

ii. Es muy claro que este caso si fue como la Ley de Moisés dice, entonces esta mujer recibió 5 cartas de divorcio, y ahora estaba viviendo con un hombre sin estar casada.

iii. Una mujer que la hayan divorciado (al estilo Judío) 5 veces, tenía que ser problemática.

(1) Quien puede saber como era de carácter o de conducta.

(2) También podemos estar seguros que puede haber sido víctima de una o más injusticias por parte de los que fueron sus maridos.

iv. Lo que sí sabemos, es que JESÚS se encarga de OFRECERLE el verdadero PAN DEL CIELO, que es Él mismo, y así, al creer ella, podemos estar seguros que hubo un cambio en ella, y en el hombre con el que ella vivía.

c. Sabemos que muchos se han divorciado, y algunos más de una vez, y podemos estar seguros de el PERDÓN DE DIOS. Ahora, cuidado con jugar con DIOS, porque DIOS no puede ser burlado.

CONCLUSIÓN:

Oremos.

Notas:

1. James Bartley, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Mateo, p. 248, Editorial Mundo Hispano.

2. Alfred Edershine, The Life and Times of Jesus the Messiah, 2.234, Hendrickson Publishers.

3. William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 149, editorial CLIE.

4. Bartley, p. 99.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue predicado 21 de Septienbre, 2008.

El hombre que superó obstáculos

Por: Pastor Daniel Brito

Título: El hombre que superó obstáculos

Texto: Lucas 19:1-10:    «Jesús llegó a Jericó y comenzó a cruzar la ciudad.2 Resulta que había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico.3 Estaba tratando de ver quién era Jesús, pero la multitud se lo impedía, pues era de baja estatura.4 Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí. 5 Llegando al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo:  —Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu casa. 6 Así que se apresuró a bajar y, muy contento, recibió a Jesús en su casa. 7 Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador.» 8 Pero Zaqueo dijo resueltamente:  —Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea. 9 —Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que éste también es hijo de Abraham.10 Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.»*

Introducción:
Esta historia es un contraste con la del joven rico de Lucas 18. Este hombre llamado Zaqueo, también era un hombre rico. Se puede decir que lo tenía todo. Pero al igual que la historia del joven rico, tenía una necesidad que las riquezas no pueden llenar. La historia de Zaqueo nos muestra como la conversión cambia a una persona. Pero este hombre tenía algunos obstáculos que tenía que vencer.  Y es así como comenzamos nuestra lección en esta noche. Trataremos los siguientes Puntos:
(1)    Su condición.
(2)    Su búsqueda.
(3)    Sus dificultades.
(4)    Su llamado.
(5)    Su obediencia.
(6)    El efecto de la conversión.

Lección:1.    Su condición. — Zaqueo era un publicano, ellos eran los que recaudaban impuestos para el imperio Romano, pero recaudaban más de lo que el imperio exigía, y así algunos como Zaqueo habían hecho muchas riquezas. El apóstol Mateo también había sido publicano, pero Zaqueo tenía un puesto más alto pues era jefe de los recaudadores de impuestos y, por eso se había hecho bien rico. Sigamos con el siguiente punto.

2.    Su búsqueda. — Zaqueo “Había odio hablar de JESÚS, que recibía a los publicanos y a los pecadores, y quería saber si tendría algo para él. Despreciado y odiado por los hombres, Zaqueo buscaba el amor de Dios.”[1] El Texto Sagrado dice “Estaba tratando de ver quién era Jesús”. Tal vez había cierta curiosidad por conocer a JESÚS, siendo que Su fama se había regado por todo lugar, pero lo más seguro es que Zaqueo buscaba un cambio para su vida.  Continuamos con el siguiente punto.

3.    Sus dificultades. — Había dos cosas que estaban estorbando el que Zaqueo pudiera ver a JESÚS.

a.    La primera era la multitud. — La gente que quería ver a JESÚS, era la misma que impedía que él pudiera verlo. Como recaudador de impuestos, Zaqueo se estaba arriesgando a que “muchos aprovecharían la oportunidad para pegarle una patada o un puñetazo o algo peor.”[2]

b.    La segunda dificultad era su estatura. — Zaqueo era bajo de estatura, o sea que era bien chaparro. Pero Zaqueo decidió superar sus dificultades subiéndose a un árbol sicómoro, algo que la decencia no habría permitido a un hombre considerado por su posición subir a un árbol,[3] pero la fe de Zaqueo venció. Continuamos con el siguiente punto.

4.    Su llamado. — JESÚS llama a Zaqueo por su nombre. No lo hace porque lo conocía, sino que siendo el Hijo de Dios, Él sabía quien era Zaqueo. Eso nos recuerda que el Evangelio de Juan 2:25 dice: «No necesitaba que nadie le informara nada acerca de los demás, pues él conocía el interior del ser humano.» JESUCRISTO lo estaba llamando a que fuera Su discípulo. Es muy claro que nadie puede acercarse a Dios por sus propios esfuerzos. Dios busca al pecador. Es responsabilidad del pecador responder o rechazar el llamado. Ahora sigamos con el siguiente punto.

5.    Su obediencia. — Zaqueo decide responder al llamado y ser obediente. Vemos que Zaqueo se apresuró en bajarse del árbol y, “muy contento, recibió a Jesús en su casa.” Zaqueo no recibió a JESÚS a regañadientes, noten que dice que muy CONTENTO recibió a JESÚS en casa. Zaqueo había encontrado lo que buscaba. Ahora vemos que él tenía otra dificultad que superar, y era la reacción de la multitud. La gente decía: “Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador.” Al llamarle PECADOR, se referían a la profesión de Zaqueo. Para ellos, JESÚS no tenía que asociarse con gente como Zaqueo. Pero JESÚS no iba a buscar ganancias por parte de Zaqueo, ni a buscar juntarse con personas que tenían mucho dinero. Nuestro Salvador conocía el corazón de Zaqueo. JESUCRISTO entra en casa de Zaqueo para llevar Salvación a su casa y traer un cambio en esta persona. Sigamos con el último punto.

6.    El efecto de la conversión. — Mucha gente busca una solución para la condición de su vida, pero no quieren convertirse a la verdad. Vemos que Zaqueo encontró con toda seguridad lo que buscaba, y no solamente habló de palabras, sino que como debe ser, con los hechos. Muchos dicen mucho y hacen poco, pero Zaqueo cumplió lo que decía. Zaqueo hace una resolución, señal de su renunciamiento al mundo, había sido preparada en su corazón por el arrepentimiento y por el ardiente deseo de conocer al Salvador.[4] Zaqueo decide que va a dar la mitad de todo lo que poseía a los pobres y que si había defraudado al alguien, se lo iba a devolver cuatro veces. No hay ninguna duda que Zaqueo estaba seguro de lo que estaba haciendo y que él sabía que iba a tener que devolverle a mucha gente cuatro veces la cantidad porque todo recaudador de impuestos de aquel tiempo hacía trampas para hacerse rico, y por esa razón eran tan odiados por el pueblo. Ahora tenemos dos cosas que nuestro SEÑOR JESÚS dice en casa de Zaqueo.

a.    En primer lugar dice: “Hoy a llegado la Salvación a esta casa.” — JESUCRISTO no se dejó llevar por las críticas de la gente que decían que no debía ir a casa de un pecador, en este caso un recaudador de impuestos. Las palabras de nuestro SEÑOR nos afirman que Zaqueo había tenido una conversión genuina.

b.    En segundo lugar dice: “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. El propósito de Su venida nos es revelado en estas palabras, que JESÚS ha cumplido con tierno amor por Su vida y por Su muerte en la cruz del calvario. Buscar y salvar lo que estaba perdido habla de todos nosotros. Toda persona necesita el perdón de sus pecados que solamente Dios puede dar. Nadie puede recibir perdón si no se arrepiente de sus pecados y acepta a JESÚS como el Hijo de Dios y el Salvador del mundo.

Conclusión:
¿Haz encontrado al Salvador del mundo? Así como Zaqueo se arrepintió de sus pecados y entregó su vida a JESUCRISTO, así también el SEÑOR te está llamando en esta noche.

Notas:

1. William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 345, editorial CLIE.

2. Ibid.

3. L. Bonnet, Comentario del Nuevo Testamento, tomo 1, p. 649, Casa Bautista de Publicaciones.

4. Ibid.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Agosto, de 2007.


El Cristo Glorificado

Por: pastor Daniel Brito

TEXTO: Juan 20:1-31

TITULO: El Cristo Glorificado

INTRODUCCIÓN: En esta mañana estaremos continuando nuestro estudio del Evangelio de Juan. Entiendo que no todos han estado presente en estos estudios de Juan, porque la mayoría han sido en el Culto de la noche. Pero en esta mañana estaremos poniendo atención a algunos puntos importantes en este capítulo 20 del Evangelio de Juan, que trata sobre el Cristo Resucitado y Glorificado. Trataremos los siguientes puntos:

(1)    La evidencia de la Resurrección del Cristo.
(2)    La primer aparición a sus discípulos.
(3)    Otras apariciones.
(4)    Palabras difíciles.
(5)    ¿Tomás el incrédulo?
(6)    Para que crean.

1.    La evidencia de la Resurrección del Cristo.  — Es importante notar que el apóstol Juan, narra un poco diferente los sucesos de la Resurrección del CRISTO, y lo hace como un testimonio de un testigo ocular que prueba con evidencias que nuestro SEÑOR Resucitó de entre los muertos.

a.    Notemos la importancia de la narración sobre DOS eventos muy especial para todo el Cristianismo, y es la MUERTE y la RESURRECCIÓN de JESUCRISTO. En esto se sostiene el Cristianismo y es que CRISTO murió por nuestros pecados, y que Resucitó al tercer día.

b.    Es evidente que nuestro SEÑOR ya había resucitado. Los soldados que estaban presente guardando la entrada de la tumba salieron huyendo de espanto por lo que habían visto.

i.    Ellos no se habían quedado dormidos como algunos críticos han sugerido, por la sencilla razón que los soldados Romanos sabían muy la responsabilidad que tenían bajo pena de muerte.

ii.    Lo más seguro es que ellos vieron a CRISTO salir de la tumba Resucitado, y lo más probable, es que ellos fueron los primeros testigos del milagro ocurrido, pero al mismo tiempo, se vendieron por dinero y cambiaron la historia.

(1)    Podemos pensar en la condenación de estos soldados si no se arrepintieron de sus pecados más adelante y aceptaron a JESÚS como el Salvador de sus vidas.

(2)    Ellos vieron lo que otros no vieron ni escucharon pero creyeron.

c.    Los otros Evangelios tienen a María Magdalena viniendo al sepulcro con las otras mujeres muy de mañana. El Evangelio de Juan aquí la menciona solamente a ella.

i.    Podemos estar seguros que María no venía sola al sepulcro, sino que estaba con las otras mujeres. Cuando se acercaron a la tumba donde JESÚS había sido puesto y vieron la piedra movida, lo más seguro es que María salió corriendo y fue a dar las nuevas a Pedro y a Juan.

d.    Es ahora donde tenemos la historia de estos dos apóstoles corriendo hacia la tumba, y siendo Juan el apóstol más rápido que Pedro, llegó a la tumba primero, miró adentro y dice que vio las envolturas allí pero no entró.

i.    Lo más probable es que Juan haya sido más joven que Pedro, pero eso no lo haría ser más atlético en su físico. Podemos ver algunas observaciones sobre estos dos personajes.

(1)    Juan era de carácter callado, cercano a JESÚS, y cercano también a Simón Pedro. Los encontramos siempre junto.

(2)    Pedro era impulsivo, era el que siempre hablaba antes que nadie, era un líder cualquiera. Pedro también pertenecía al círculo cercano de JESUCRISTO.

(3)    El apóstol Juan seguramente que fue testigo de la negación de Pedro en la casa del sumo sacerdote.

(4)    Seguramente que Juan había tenido que consolar a Pedro después de la crucifixión de JESÚS; podemos notar que ese era el carácter de este hombre.

(5)    Con esto debemos recordar que Dios usa a perdonas común como ustedes y como yo. Personas de diferentes temperamentos.

e.    Noten la evidencia narrada por el apóstol Juan en cuanto a lo que él vio, y es que el sudario, no estaba con las vendas, sino que estaba envuelto aparte.

i.    María Magdalena había pensado que se habían robado el cuerpo de JESÚS, y ahora Juan está viendo con sus ojos, y CREE que JESUCRISTO ha RESUCITADO. Noten el verso 8:

(1)    “En ese momento entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; y vio y creyó.”

(2)    Eso no quiere decir que en ese momento él comenzaba a creer, sino que en ese momento entendió lo que el MISMO JESÚS les había dicho, y era que tenía que morir y Resucitar de entre los muertos. Es como si una venda se le hubiera caído de sus ojos.

(3)    Un ladrón, o varios ladrones, no se hubieran preocupado en enrollar el sudario. Es claro que JESUCRISTO HABÍA RESUCITADO.

2.    La primer aparición a sus discípulos. — Si los soldados Romanos fueron los primeros en ver al CRISTO Resucitado primero, entonces María Magdalena fue la segunda persona en verlo. Lo que sí sabemos es que fue la PRIMER discípulo de JESÚS en verlo Resucitado. Como dijo un comentarista Bíblico: “Fue la última en Su cruz, y la Primera en Su tumba.”¹  La devoción de esta mujer hacia Su Maestro fue por un gran agradecimiento. ¡Qué importante es ser agradecido a Dios! Y a esto podemos agregar que hay tantos que son tan mal agradecidos a Dios. Veamos algunas observaciones sobre esta mujer llamada María.

a.    El Evangelio de Lucas nos dice que JESUCRISTO había liberado a María Magdalena de 7 demonios.

i.   “Y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malignos y de enfermedades: María, a la que llamaban Magdalena, y de la que habían salido siete demonios”

ii.    Eso muestra que María era una mujer agradecida a Su SEÑOR en gran manera.

b.    Pero podemos notar que María tampoco había entendido el mensaje de JESUCRISTO sobre la necesidad de padecer en la cruz, y Resucitar al tercer día. Al igual que los demás discípulos, María seguramente que tenía una expectativa que JESÚS como El Mesías haría algo especial, y no pensaba que se trataba de morir y Resucitar.

c.    Parece ser que Pedro y Juan se fueron corriendo otra vez sin contarle a María que JESUCRISTO había Resucitado. Por esa razón, encontramos a María ahora llorando o gimiendo en gran manera.

i.    Los dos ángeles estaban sentados donde JESÚS había estado tendido, y le preguntan: “¿Por qué lloras, mujer? —le preguntaron los ángeles.”

ii.    En la Biblia encontramos apariciones de ángeles en forma de hombres y María no se dio cuenta de quienes eran.

d.    JESÚS le pregunta ahora a María que sigue llorando: “¿Por qué lloras, mujer? ¿A quién buscas?” María no se da cuenta que es JESÚS, y esto es porque nuestro SEÑOR ahora tenía un Cuerpo Glorificado.

i.    “María —le dijo Jesús. Ella se volvió y exclamó:  —¡Raboni! (que en arameo significa: Maestro).”

ii.    Noten que en el momento que María escuchó la voz de JESÚS, lo pudo reconocer.  Eso nos debe recordar lo dicho por nuestro SEÑOR:

(1)    “Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí.”  (Juan 10:14).

3.    Otras apariciones. — Ahora pasamos al atardecer del primer día de la semana, que es el Domingo, lo que la Iglesia después le comenzó a llamar el Día del SEÑOR.

a.    Ahora el SEÑOR llega donde están los apóstoles menos Tomas, y se les aparece con puertas cerradas. Ellos estaban todavía asustados por los Judíos. Seguramente que al haber recibido noticias de Pedro y Juan que el SEÑOR había Resucitado, se habían llenado de más temor todavía, pensando que los líderes Judíos iban a querer hacerles daño ahora a ellos por la ausencia del Cuerpo de JESÚS que mostraba que había Resucitado.

b.    “¡La paz sea con ustedes!” Esas palabras no eran un simple saludo Judío. Nuestro SEÑOR les había advertido sobre las cosas que iban a suceder pero ellos no habían puesto atención. Él les había hablado Palabras de consuelo antes de morir en la cruz.

i.    “No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar.3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.” (Juan 14:1).

ii.    “La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.” (Juan 14:27).

iii.    ¿Habrá algo en esta mañana que te aflige? Ten por seguro que esas Palabras de nuestro SEÑOR a Sus discípulos, son para nosotros también.

4.    Palabras difíciles. — Encontramos ahora unas Palabras de nuestro SEÑOR mencionadas solamente por el apóstol Juan, pero en parte, mencionadas también por Mateo en el capítulo 16 cuando habla de atar y desatar. “Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes. 22 Acto seguido, sopló sobre ellos y les dijo:   —Reciban el Espíritu Santo.23 A quienes les perdonen sus pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonen, no les serán perdonados.” Veamos dos cosas sobre lo que nuestro Salvador les dice.

a.    En primer lugar los comisiona una vez más para el llamado que les había encomendado, y les sopla. Eso nos hace pensar en la Creación de Adán, cuando Dios le sopló el aliento de vida.

i.      “Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.” (Génesis 2:7).

ii.    Esto nos debe recordar el relato que JESÚS tuvo con Nicodemo, sobre la importancia del Nuevo Nacimiento (Juan 3), y es aquí donde podemos decir que ellos reciben el Nuevo Nacimiento en sus vidas. Es más adelante en Hechos 2, donde ellos serían llenos del Espíritu Santo.

(1)    “Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece”    (1 Pedro 1:23).

b.    La segunda parte de lo que JESÚS les dice a los apóstoles, ha sido de mucha controversia, y ha dado a la creencia dogmática de la Iglesia tradicional de la absolución de los pecados.

i.    Pero notemos que en ningún lugar encontramos a alguno de los apóstoles ejerciendo ninguna autoridad sobre si la persona podía ser perdonada o no.

ii.    La mejor explicación es que los apóstoles al igual que la Iglesia en general, ha recibido la orden de Evangelizar y predicar el perdón de los pecados a través del arrepentimiento y la Fe en JESUCRISTO.

(1)    “Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38).

iii.    Ese era el mensaje de los apóstoles, y debe ser el mensaje de nosotros como Iglesia a un mundo que necesita la salvación. No podemos negarles a los pecadores el mensaje del arrepentimiento y la Fe en JESUCRISTO, porque entonces estaríamos siendo culpables.

5.    ¿Tomás el incrédulo? — Aquí podemos preguntarnos,  porqué razón Tomas había caído en una incredulidad tan aguda.

a.    El miedo, y el desánimo se habían apoderado de aquel hombre que había estado listo para dar su vida por JESUCRISTO.

i.    “Entonces Tomás, apodado el Gemelo, dijo a los otros discípulos:  —Vayamos también nosotros, para morir con él.” (Juan 11:16).

ii.    ¿Se encontrará alguien desanimado en esta mañana? Debemos de cuidarnos que el desánimo no nos lleve a dudar.

(1)    Por eso necesitamos poner nuestra mirada solamente en JESUCRISTO, no importa lo que pase, y no en ninguna persona.

b.    Noten que JESUCRISTO tenía un Cuerpo totalmente FÍSICO, aunque GLORIFICADO, y eso una vez más muestra Su HUMANIDAD, al igual que Su DIVINIDAD.

c.    Después de tocar a JESÚS, y poner sus dedos en Su costado y en sus heridas, Tomas exclama unas Palabras hermosas y real que nos muestra al CRISTO DIVINO y tan real.

i.    “¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás.”

ii.    Esa debe ser nuestra exclamación TODO el tiempo hacia nuestro SALVADOR.

6.    Para que crean. — Estas últimas Palabras de este capítulo nos dejan saber porque razón el apóstol Juan había sido Inspirado por el Espíritu Santo para escribir este Evangelio.

a.    “Jesús hizo muchas otras señales milagrosas en presencia de sus discípulos, las cuales no están registradas en este libro.31 Pero éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida.”

b.    Cuan importante es la PALABRA DE DIOS. Estaríamos ciegos, si no existiera Su Palabra. Pero por esa razón El Espíritu Santo nos ha dado las Sagradas Escrituras, y este Evangelio de Juan que narra con pruebas convincentes la Vida, la Muerte y la Resurrección del CRISTO DIVINO, y HUMANO.

CONCLUSIÓN: ¿Le has entregado tu vida a JESUCRISTO?  Es tiempo de ser agradecidos con el Salvador del mundo, entregando nuestras vidas totalmente a Él.

Notas:

1. J.C. Ryle, Expository Thoughts on the Gospels, Vol. 4, p. 347, Baker Book House.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado Junio 28, 2008.