¡Ebenezer!

31 de diciembre de 2011

Por: pastor Daniel Brito

Título: ¡Ebenezer!

Texto: (1ª Samuel 7:12) « Después Samuel tomó una piedra, la colocó entre Mizpa y Sen, y la llamó Ebenezer,[a] «El Señor no ha dejado de ayudarnos

Introducción

El tema de nuestro Texto que hemos leído es muy apropiado para nosotros que estamos despidiendo este año 2011, y mirando hacia el 2012 que aunque apenas falta solamente unos minutos para llegar, sigue siendo parte del futuro. Pero en esta noche yo quiero que meditemos en las maravillas que JEHOVÁ hizo por el pueblo de Israel en este relato, y al mismo tiempo nosotros mirar hacia atrás, y poder contar las grandes cosas que DIOS ha hecho en nuestras vidas. DIOS bendiga Su Palabra predicada en esta noche.

Lección

  1. Trasfondo. – Hacía 20 años que el pueblo de Israel había sido derrotado por los filisteos, y el Arca del Pacto había sido llevada por ellos. También los hijos del sacerdote Elí habían muerto bajo el juicio de JEHOVÁ quien ya lo había predicho.

    1. Samuel había convocado al pueblo llamándolos a que dejaran a los dioses falsos que todavía ellos estaban guardando y siguiendo en sus vidas, y al arrepentimiento.

    1. La reacción del pueblo al llamado de Samuel fue positiva, llegando en gran número a Mizpa, buscando arreglar sus vidas delante de JEHOVÁ.

    1. El hecho que tanta gente se reuniera en Mizpa, causó temor en los filisteos, quienes decidieron ir a pelear contra el pueblo de Israel.

      1. Debemos recordar que el pueblo de Israel por causa de la desobediencia y su idolatría, habían sido castigados por JEHOVÁ, y estaban sufriendo las consecuencias bajo el yugo de los filisteos.

  1. La victoria fue toda de JEHOVÁ. – El pueblo de Israel ni siquiera tenían armas de guerra para pelear, en su mayoría eran campesinos, mientras que los filisteos tenían un ejército bien armado, incluyendo carrozas de caballos.

    1. Enfrentados a la amenaza de guerra, el pueblo le pide a Samuel que siga orando a JEHOVÁ por ellos, y Samuel presenta un holocausto al SEÑOR.

    1. Mientras tanto, los filisteos se acercan para pelear, y JEHOVÁ mismo “hace tronar”, y crea confusión en el ejército de los filisteos.

    1. El pueblo de Israel sale a perseguir a los filisteos, derrotándolos en el camino, hasta llegar la sitio donde deciden parar.

      1. La victoria no había sido como ya hemos dicho por la valentía, o el armamento de los israelitas, porque ni siquiera tenían armas de guerra, ni tampoco por alguna estrategia de ellos mismos.

      1. La victoria había sido TOTALMENTE obrada por el mismo JEHOVÁ.

    1. Es en ese lugar donde Samuel tomó una piedra, poniéndola como un RECORDATORIO para el pueblo, y para las generaciones que seguirían, y la llamó EBENEZER, que quiere decir “Piedra de Ayuda”, y así recordarle al pueblo de Israel cuando la fuerza humana no había tenido éxito, solamente por la ayuda de DIOS.i

  1. Recordando los fracasos del pasado. – Mientras el pueblo perseguía a los filisteos llegando al fin de la batalla, seguramente que se podrían ver las piedras de algunas tumbas de hombres muertos 20 años atrás. Ese recuerdo de la mortandad que el pueblo de Israel había sufrido, era por causa de sus pecados contra JEHOVÁ. Un pueblo idólatra que había sido infiel a JEHOVÁ quien los había sacado con mano dura de Egipto.

    1. Esos mismos campos donde estaban viendo la victoria que JEHOVÁ les estaba dando, habían sido campos de derrota por causa del pecado. Como ya hemos dicho, ellos estaban bajo el yugo de los filisteos por causa de sus pecados.

      1. Fue por causa de sus pecados que el Arca del Pacto había sido tomada.

      1. Fue por causa de sus pecados que el JUICIO DE DIOS descendió sobre los hijos de Elí y del mismo Elí también.

    1. Pero el pueblo se había arrepentido, y se había consagrado delante del SEÑOR habiendo dejado a los falsos dioses y poniendo su confianza en el único y VERDADERO DIOS.

      1. Esa era la diferencia con lo que había ocurrido hacía 20 años atrás, donde el pueblo con toda arrogancia, habían tomado el Arca del Pacto como un amuleto, pensando que tenían la victoria garantizada, sin arrepentirse de sus rebeliones.

    1. De la misma manera el cristiano debe recordar los fracasos del pasado, y sobre todo, ARREPENTIRSE. Porque no hay perdón de pecados donde no existe el ARREPENTIMIENTO.

      1. Los fracasos del pasado se deben recordar para uno ARREPENTIRSE, o para uno RECORDAR de donde DIOS lo sacó a uno, pero nunca para uno vivir en esos recuerdos. El pasado pertenece a la parte de nuestra vida que ha sido REDIMIDA por la Sangre de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

  1. Valor en medio de la aflicción. – Así como el pueblo de Israel se sentía afligido al ver la amenaza filistea, así también el cristiano se siente afligido tantas veces. A eso podemos preguntar: ¿No ha hecho DIOS grandes cosas en nuestras vidas? La respuesta es un sí bien fuerte. En medio de la aflicción, podemos recordar las grandes cosas que DIOS ha hecho en nuestras vidas. Es fácil para el ser humano quejarse cuando las cosas no van bien, sin recordar las buenas que ha tenido.

    1. Veamos como el SEÑOR JESUCRISTO respondía a aquellos que afligidos buscaban un toque sobre sus vidas.

      1. (Mateo 9:2). «Unos hombres le llevaron un paralítico, acostado en una camilla. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: —¡Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados!»

      1. (Mateo 9:22). «Jesús se dio vuelta, la vio y le dijo: —¡Ánimo, hija! Tu fe te ha sanado. Y la mujer quedó sana en aquel momento.»

      1. (Mateo 14:27). «Pero Jesús les dijo en seguida: —¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo.» — La Biblia de las Américas dice: «Tened ánimo, soy yo; no temáis.»

      1. (Juan 16:33). «Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.»

    1. Muchos en este año han sufrido enfermedades, otros han estado sin trabajo. Otros han experimentado problemas en el matrimonio, o con los hijos, etc., etc. A eso podemos oír el llamado de nuestro SEÑOR JESUCRISTO a tener VALOR: ¡Ánimo! ¡Ánimo! Eso es porque el SEÑOR JESUCRISTO es nuestro “Ebenezer”. Él es nuestra “Piedra de Ayuda”.

      1. (1ª Pedro 2:4-8) «Cristo es la piedra viva, rechazada por los *seres humanos pero escogida y preciosa ante Dios. Al acercarse a él,5 también ustedes son como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio *santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo.6 Así dice la Escritura: «Miren que pongo en Sión una piedra principal escogida y preciosa, y el que confíe en ella no será jamás defraudado.»[b] 7 Para ustedes los creyentes, esta piedra es preciosa; pero para los incrédulos, «la piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular» 8 y también: «una piedra de *tropiezo y una roca que hace *caer.»[d] Tropiezan al desobedecer la palabra, para lo cual estaban destinados

    1. Podemos decir con toda seguridad una vez más: “Ebenezer«El Señor no ha dejado de ayudarnos.» «Hasta aquí nos ha ayudado el SEÑOR.»

Conclusión

Oremos…..

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional y la Biblia de las Américas.

Notas:

i Mary J. Evans, 1 and 2 Samuel, NIBC, p. 39, Hendrickson.