Santificado sea Tu Nombre

Por: pastor Daniel Brito

Título: Santificado sea Tu Nombre

Texto: Mateo 6:9-10
«Ustedes deben orar así: Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, 10 venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.»

Introducción:
En esta noche estaremos hablando sobre la oración. Dios quiere que nosotros oremos, y sobre todo, le Adoremos. Oramos a Dios porque dependemos de Él para todas las cosas. Es así como comenzamos nuestra lección en esta noche.

Trataremos los siguientes temas:
(1) La Oración Modelo.
(2) Santificado sea Tu Nombre.
(3) Venga Tu Reino.

Lección:
1. La Oración Modelo. — “Era costumbre que los rabinos enseñaran a sus discípulos una oración sencilla para uso frecuente. Juan el Bautista lo había hecho con sus discípulos, y ahora le pedían a Jesús los suyos que Él también les enseñara una oración.”(1)

a. El SEÑOR JESÚS empieza llamándole a Dios Padre, algo que siempre había hecho en Sus oraciones. ¡Qué diferente a las religiones paganas! Los paganos tenían muchos dioses. JESUCRISTO presenta la Oración al único Dios Eterno. La oración es dirigida a Dios el Padre, o sea que no tenemos un Dios indiferente, sino que tenemos un Dios FAMILIAR, y accesible. “Todo el que es nacido de Dios sobre la tierra es miembro de esta inmensa familia de los redimidos de Cristo, con la cual somos unidos.”(2)

b. La oración debe ir dirigida solamente al Padre, porque solamente Dios puede contestar nuestras oraciones. Más adelante en el Evangelio de Juan, JESUCRISTO enseña que se debe orar al Padre en el NOMBRE de JESÚS. Juan 16:23b-24 dice:

i. «Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre.24 Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.»

c. Esta oración modelo no es para estarla repitiendo solamente. Es para tomar el modelo de cómo orar, y así poder hacerlo, usando también nuestras propias palabras.

2. Santificado sea Tu Nombre. — La reverencia es la segunda parte de esta oración. Dios es nuestro Padre, pero debemos reverenciarlo en todo tiempo. No debemos tomar Su NOMBRE en Vano para uso despectivo, o para juramentos falsos. Dios prohíbe eso en el Tercer Mandamiento de Éxodo 20:7 «No pronuncies el nombre del Señor tu Dios a la ligera.»

a. El Temor del SEÑOR es la Voluntad para nuestras vidas. No es un Temor de pánico hacia Dios, sino que es un Temor Reverencial hacia nuestro Creador. Dios no es un objeto de juegos o chistes, Él es el DIOS ETERNO, y por eso, debemos reverenciarlo en nuestras oraciones, y en nuestra conducta. Con mucha razón el Salmista dice en el Salmo 111:10a:

i. «El principio de la sabiduría es el temor del Señor.»

3. Venga Tu Reino. — “Expresa el deseo de la concreción del reinado de Dios en forma absoluta en la tierra, pues así lo es en el cielo.”(3) Esto nos debe hacer pensar ¿por qué razón no todos conocen a Dios y aceptan Su Reino? Recordemos que existe el reino del mal, y del pecado. Es por causa del pecado que JESUCRISTO se hizo Hombre para dar Su Vida como Rescate por TODOS nosotros. Todo el que viene al Reino de Dios, ha salido del reino de las tinieblas.

a. El Reino de Dios, es en realidad el Reinado de Dios. Quiere decir la ley y la regla de Dios. Analicemos esto un poco.

i. Era el mensaje de Juan el Bautista quien anunciaba la Venida del Cristo.

ii. Era el mensaje del mismo JESÚS quien anunciaba la Venida del Reino de Dios.

iii. JESUCRISTO mismo dijo que el Reino de Dios ya estaba aquí en la tierra. La razón por la cual nuestro Salvador dijo eso es porque Él estaba haciendo las OBRAS DEL REINO DE DIOS. Eso era con los milagros, sanidades, echaba fuera demonios. Todas esas cosas eran obras del Reino de Dios. Lucas 11:20 dice:

(1) «Pero si expulso a los demonios con el poder de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el reino de Dios.»

b. Cuando pedimos que Venga Tu Reino, estamos pidiendo que El SEÑOR complete toda la OBRA del Reino. Osea que todas las Promesas y Profecías del Reino Futuro se cumplan. Ese debe ser nuestro deseo. Desear las cosas Eternas es más importante que desear las cosas terrenales.

c. Cuando oramos que Venga Tu Reino, estamos haciendo una petición Misionera. Es como si pidiéramos que todos en Europa, en América Latina, en Asia, y en África, se conviertan al SEÑOR JESÚS.

d. Podemos decir que cuando pedimos Venga Tu Reino, estamos pidiendo el cumplimiento de todas las cosas. 2 Pedro 3:13 dice:

i. «Pero, según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia.»

ii. Eso es que deseamos que llegue el fin del mal, de las injusticias, del pecado.

e. Cuando pedimos Venga Tu Reino, estamos exaltando la Soberanía de Dios, quien tiene TODO el Dominio sobre todas las cosas, y sobre todo, el control del FUTURO.

Conclusión:
En esta oración hemos aprendido tres cosas:
• La oración es dirigida solamente a Nuestro Padre Celestial.
• Antes de pedirle nada, debemos Adorarlo a Él.
• Y por último, debemos desear que El Soberano de todas las cosas, complete Su Obra del Reino de Dios.

Notas:

1.William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 325, editorial CLIE.

2.L. Bonnet, Comentario del Nuevo Testamento, tomo 1, p. 108, Casa Bautista de Publicaciones.

3.James Bartley, Comentario Bíblico Mundo Hispano, p. 105, Editorial Mundo Hispano.

*Toda Referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este Sermón fue Predicado en Mayo de 2008.