La Eternidad de la Palabra de DIOS

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: La Eternidad de la Palabra de DIOS

TEXTO: Salmo 119:89

«Tu palabra, Señor, es eterna, y está firme en los cielos

INTRODUCCIÓN:

En nuestra lección pasada estuvimos hablando sobre el AMOR DE DIOS, un tema muy apropiado para este mes de Febrero, el cual es considerado como el mes de amor. Pero el VERDADERO AMOR es el AMOR de DIOS, quien dio a Su Hijo Unigénito para Salvar al mundo de sus pecados, pero no dejó al ser humano a imaginarse como vivir, o a buscarlo en el “misticismo”, sino que nos ha dado SU PALABRA ETERNA para guiar nuestras vidas. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. La INMUTABILIDAD de DIOS

  3. Lo que perece vs. Lo IMPERECEDERO

  4. El gran CONTRASTE está delante de nosotros

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – Los versos 89 al 96 del Salmo 119, llevan algunos temas de mucha importancia, y son la (1) ETERNIDAD de la Palabra de DIOS (2) la misma ETERNIDAD de DIOS (3) DIOS el Creador; (4) la PALABRA DE DIOS como SOSTÉN en medio de la adversidad. En estos versos el Salmista muestra su propia mortalidad en contraste con la PALABRA de DIOS qué es ETERNA.

  1. La INMUTABILIDAD de DIOS. – (Santiago 1:17) «Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras

    1. El Diccionario de la Real Academia Española define “inmutable” como: “No mudable, que no puede ni se puede cambiar.”i

      1. Eso es lo que la Doctrina de la INMUTABILIDAD DE DIOS enseña y es que DIOS no puede cambiar.

    1. Nuestro Texto nos muestra TRES cosas:

      1. La primera es que DIOS es el dador de TODA buena dádiva, o sea, algo que se da gratuitamente, o por GRACIA, sin que uno lo merezca.

      1. La segunda es que DIOS el Padre, es el Creador de las lumbreras celestes, y por ende de todas las cosas.

      1. La tercera es que DIOS el Padre NO cambia.

        1. Debemos aclarar que al decir que DIOS no CAMBIA, quiere decir eso mismo, que Él como DIOS, el Creador de todas las cosas, y el único que conoce el FUTURO, no cambia.

        1. En comparación al ser humano que no conoce el FUTURO, y que por la mancha del pecado es totalmente IMPERFECTO, y por eso CAMBIA de opinión y de pensar, muchas veces. Tal vez podríamos decir MILES de veces.

    1. La Biblia también nos enseña que el SEÑOR JESÚS es DIOS, y por eso también es INMUTABLE.

      1. (Hebreos 13:9) «Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos

      1. Con esto aclaramos que la Santísima Trinidad es INMUTABLE, porque DIOS es uno.

    1. Es importante entender la INMUTABILIDAD de DIOS cuando uno lee Su Palabra, para entender que al ser ETERNA, también es INMUTABLE. En otras palabras, si DIOS es INMUTABLE y ETERNO, Su PALABRA es INMUTABLE y ETERNA.

      1. Eso quiere decir que la Palabra de DIOS no está sujeta a AJUSTESsociales, ni a cambios teológicos, ni a una interpretación subjetiva.

  1. Lo que perece vs. Lo IMPERECEDERO. – (Salmo 119:96) «He visto que aun la perfección tiene sus límites; ¡sólo tus mandamientos son infinitos

    1. El Salmista sabe que todo aquí en la tierra tiene sus límites, aun las cosas que parecen ser “perfectas”. De hecho, el ser humano muchas veces se considera “perfecto”, pero a la luz de su conducta, se nota enseguida que es “imperfecto”. La Versión de la Biblia DIOS HABLA HOY traduce nuestro Texto así:

      1. «He visto que todas las cosas tienen su fin, pero tus mandamientos son infinitos

      1. El ser humano está acostumbrado a ver que todas las cosas tienen un comienzo y un fin.

      1. Es por eso que aquellos que rechazan a DIOS y prefieren creer en la evolución, lo hacen porque aunque no lo entiendan, no pueden creer que ALGUIEN (DIOS) sea ETERNO, y prefieren creer que todo salió de la nada.

    1. El gran CONTRASTE es entre lo que PERECE (la creación) y lo que NO PERECE (DIOS). O sea, lo que es ETERNOvs. lo que es pasajero.

      1. (1ª Pedro 1:23-25) «Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece. 24 Porque «todo *mortal es como la hierba, y todasu gloria como la flor del campo; la hierba se seca y la flor se cae, 25 pero la palabra del Señor permanece para siempre.»[f] Y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes

      1. En el CONTEXTO de nuestro Texto, el apóstol Pedro está hablando de Vivir como un nuevo Pueblo de DIOS que ha NACIDO DE NUEVO por medio de la PALABRA DE DIOS.

        1. Esa PALABRA DE DIOS es INVENCIBLE y es la PALABRA proclamada a todos. O sea, el EVANGELIO que compartimos con los demás.

        1. Es por eso que la PALABRA DE DIOS es ESENCIAL para la vida de TODO creyente, quien la necesita para nutrir su vida, y para poder ser GUIADO en el camino que lleva a la VIDA ETERNA.

        1. Por esa razón la SEGURIDAD de la Salvación se debe buscar SOLAMENTE en la PALABRA de DIOS. Es por eso que los que buscan poner sus mentes en las cosas del mundo, hacen mal, porque son cosas perecederas. Eso es porque la FIRMEZA de la PALABRA DE DIOS, trasciende mucho más la estabilidad del mundo.ii

  1. El gran CONTRASTE está delante de nosotros. – Para concluir nuestra lección, enfatizamos la ETERNIDAD de DIOS y Su regalo al ser humano que es SU PALABRA, la cual nos guía a la VIDA ETERNA, en oposición a las cosas perecederas. Eso exige de nosotros una DECISIÓN, sea la VIDA ETERNA, o sea la perdición eterna. Es por eso que de una cosa estamos seguros, y es que Su PALABRA es ETERNA, y nos GUÍA a TODA VERDAD.

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional, a no ser que haya sido mencionado como la Biblia Dios Habla Hoy.

Notas:

ii John Calvin, Commentary on Psalms, vol. 4, Christian Ethereal Library.

La vida triunfante

Por: pastor Daniel Brito

Título: La vida triunfante

Texto: (2 Corintios 2:14-17) «Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes[a] y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento. 15 Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden. 16 Para éstos somos olor de muerte que los lleva a la muerte; para aquéllos, olor de vida que los lleva a la vida. ¿Y quién es competente para semejante tarea? 17 A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en Cristo, como enviados de Dios que somos.»

Introducción

En las lecciones pasadas estuvimos hablando sobre la Obra del ESPÍRITU SANTO en la vida del creyente. Ahora seguimos con el tema de la vida TRIUNFANTE del creyente en medio de un mundo que está en enemistad con DIOS. Trataremos los siguientes puntos:

A. Trasfondo

B. Una vida en Cristo

C. Una vida que esparce fragancia

D. Una vida fragante para DIOS

E. Una vida fiel a la Palabra de DIOS

F. Una vida triunfante

Lección

  1. Trasfondo. – Bajo el Imperio Romano, los desfiles de “triunfo” después de una guerra eran un gran espectáculo. El desfile era guiado por el general victorioso, con una procesión en honor a los falsos dioses por la victoria. La procesión incluía a los magistrados Romanos, miembros del senado, sacerdotes de los falsos dioses, y los que habían sido llevados cautivos para luego ser ejecutados al terminar el desfile.[1]

    1. Seguramente que el apóstol Pablo tenía esa imagen en su mente al escribir nuestro Texto bajo Inspiración del ESPÍRITU SANTO.

    1. Ese desfile muestra no sólo para aquellos paganos del tiempo del apóstol Pablo, sino también para todo tipo de celebración que declara “triunfo” según criterios humanos, los cuales solo duran por un corto tiempo.

  1. Una vida en Cristo. – Lo primero que debemos notar en nuestra lección es que la vida del cristiano no es una vida INDEPENDIENTE en el sentido que vive cerca o lejos de DIOS según los sentimientos de la persona. La vida del cristiano es una vida EN CRISTO. O sea, LIGADA al SEÑOR JESUCRISTO.

  1. Una vida que esparce fragancia. – (Verso 14-15) «Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes[a] y, por medio de nosotros, 15 Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden.»

    1. No hay nada peor que el mal olor que sale de las cosas que se están echando a perder. En ese sentido figurado, podemos ver como el mismo Conocimiento del SEÑOR JESUCRISTO “esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento”.

      1. Eso es por la sencilla razón que las BUENAS Nuevas del Evangelio, son compartidas por medio del creyente a un mundo que está alejado de DIOS. O sea, eso es porque “nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden.

      1. Eso es como si pudiéramos oler la FRAGANCIA de las Buenas Nuevas del Evangelio que liberta a los encadenados por el pecado.

    1. Es así como el verdadero TRIUNFO es considerado por DIOS. O sea, la VICTORIA de la Salvación y de la ESPERANZA del creyente de encontrarse con el SEÑOR JESÚS un día Cara a Cara. Es por eso que produce una FRAGANCIA hermosa.

  1. Una vida fragante para DIOS. – (Efesios 5:1-2) «Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, 2 y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios

    1. Para el ser humano el pensar en imitar a DIOS es algo imposible al uno pensar en la PERFECCIÓN DIVINA. Pero como hijos de DIOS, tenemos la obligación de IMITAR a DIOS, y dejar que nuestras vidas sean un buen AROMA que reflejan esas vidas cambiadas por la Obra de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario.

    1. Así volvemos a recordar las lecciones pasadas sobre la Obra del ESPÍRITU SANTO en la vida del creyente, quien ayuda al creyente a vivir una vida FRAGANTE hacia DIOS.

      1. El ser humano nunca puede hacerlo por sí solo, porque necesita la ayuda de DIOS para hacerlo.

  1. Una vida fiel a la Palabra de DIOS. – (Verso 17) «A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en Cristo, como enviados de Dios que somos.»

    1. En el mundo se escuchan muchas voces en cuanto al futuro y a la vida del más allá. Pero nosotros al igual que el apóstol Pablo podemos decir que el mensaje que compartimos, lo hacemos con sinceridad delante de los hombres, y del SEÑOR JESUCRISTO, porque la Palabra de DIOS que hemos recibido, o sea, la Biblia, ha sido dada por DIOS. Por eso el apóstol Pablo dice:como enviados de Dios que somos.

    1. En otras palabras, no compartimos la palabra de hombres, sino la Palabra de DIOS, la cual trae vida al pecador y es INDESTRUCTIBLE.

      1. (1 Pedro 1:23-25) «Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece. 24 Porque «todo *mortal es como la hierba, y toda su gloria como la flor del campo; la hierba se seca y la flor se cae, 25 pero la palabra del Señor permanece para siempre.»[f] Y ésta es la palabra del evangelio que se les ha anunciado a ustedes.»

    1. Es por eso que la Biblia es nuestra única REGLA de FE y CONDUCTA.

  1. Una vida triunfante. – (Romanos 8:37-39) «Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios,[g] ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor

    1. Como hemos podido ver, la vida del creyente no se basa en criterios meramente humanos, sino en la Palabra de DIOS.

    1. El triunfo según los criterios humanos, se basa solamente en victorias temporales de la vida.

      1. Pero los triunfos humanos muchas veces duran solamente por un corto tiempo.

    1. El triunfo del Cristiano no se basa en las circunstancias por las que uno pueda estar pasando. Sea una de abundancia material, o sea de adversidad y enfermedad. El triunfo del Cristiano se basa en las cosas ETERNAS, que en esta vida podemos disfrutar, aun en medio de circunstancias adversas.

      1. Es por eso que podemos estar seguros que NADA nos puede apartar del Amor de DIOS que está en CRISTO JESÚS quien dio Su Vida en rescate por nosotros en la Cruz del Calvario.

      1. Es por eso que la vida del creyente es como un olor FRAGANTE en medio de un mundo que necesita recibir el mensaje de DIOS.

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

1. James M. Scott, 2 Corinthians, NIBC, p. 61, Hendrickson.

La Espada del Espíritu

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Espada del Espíritu

Texto: Efesios 6:17-20 :
«Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
18 Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los *santos.
19 Oren también por mí para que, cuando hable, Dios me dé las palabras para dar a conocer con valor el *misterio del evangelio,20 por el cual soy embajador en cadenas. Oren para que lo proclame valerosamente, como debo hacerlo.»

Introducción:
Siguiendo el tema que comenzamos hace poco sobre la Armadura del Creyente, seguimos en esta noche con el tema de la Espada del Espíritu. Trataremos los siguientes puntos:

(1)    Una Valiosa Enseñanza.
(2)    La Biblia, el Arma del Creyente.
(3)    La Biblia, indispensable para el Creyente.

Lección:

1.    Un Valiosa Enseñanza. —(Mateo 4:1-11) «Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que el diablo lo sometiera a *tentación.2 Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.3 El tentador se le acercó y le propuso: —Si eres el Hijo de Dios, ordena a estas piedras que se conviertan en pan. 4 Jesús le respondió:  —Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”  5 Luego el diablo lo llevó a la ciudad santa e hizo que se pusiera de pie sobre la parte más alta del *templo, y le dijo: 6 —Si eres el Hijo de Dios, tírate abajo. Porque escrito está: “Ordenará que sus ángeles  te sostengan en sus manos,  para que no tropieces con piedra alguna.” 7 —También está escrito: “No pongas a prueba al Señor Dios”  —le contestó Jesús. 8 De nuevo lo tentó el diablo, llevándolo a una montaña muy alta, y le mostró todos los reinos del mundo y su esplendor. 9 —Todo esto te daré si te postras y me adoras. 10 —¡Vete, Satanás! —le dijo Jesús—. Porque escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.”  11 Entonces el diablo lo dejó, y unos ángeles acudieron a servirle.»

a.    Debemos notar algo muy importante en este relato, y es que nuestro SEÑOR JESUCRISTO siendo el Creador, podía haber respondido de una forma distinta a Satanás, quien fue creado por el mismo JESUCRISTO. Pero nuestro SEÑOR nos ha dejado una gran enseñanza para nuestra lucha en esta tierra con Sus respuestas a Satanás.

i.    En primer lugar, debemos recordar que si somos salvos, debemos crucificar la carne, vencer al mundo, y resistir al diablo.[1]

ii.    En segundo lugar, también debemos recordar que la tentación no es nada extraño para el hombre o la mujer. En otras palabras, es algo por lo cual todos somos propensos a pasar por ello.

b.    La tentación de por sí no es un pecado, CEDER a la tentación sí lo es.

i.    (Santiago 1:13-15) «Que nadie, al ser tentado, diga: «Es Dios quien me tienta.» Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie.14 Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.15 Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.»

ii.    De ahí que todo creyente tiene que enfrentarse a las pruebas, a las tentaciones y las luchas internas. Es por eso que nuestro SEÑOR JESUCRISTO nos dejó esa valiosa enseñanza sobre qué decir o hacer en medio de la tentación.

2.    La Biblia, el arma del creyente. —(Hebreos 4:12) «Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.»

a.    Es importante notar que TODA PALABRA que Dios ha dicho, es CORTANTE. De ahí que en el libro del Apocalipsis se nos muestra al SEÑOR JESÚS con una espada de doble filo que sale de Su Boca.

i.    (Apocalipsis 1:16) «En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos. Su rostro era como el sol cuando brilla en todo su esplendor.»

b.    En esa visión, Juan está viendo a JESUCRISTO que cuando habla, una espada de doble filo sale de Su Boca. Eso es porque JESÚS es Dios, y TODO lo que dice es CORTANTE, o sea que Su Palabra penetra hasta lo más profundo del ser humano, tal y como nuestro Texto que hemos leído en Hebreos 4:12 dice.

i.    La Palabra de Dios está para instruir, para dirigir, para guiar, y para prohibir.

ii.    La Palabra de Dios cuando es predicada, hablada o leída, revela lo más íntimo de una persona, porque le está revelando lo que la misma Palabra de Dios dice sobre su condición.

c.    Resumiendo este punto, el creyente debe entender que la forma de resistir al diablo, es usando las Sagradas Escrituras, así como nuestro SEÑOR nos enseñó.

3.    La Biblia, indispensable para el Creyente. —(Salmo 119:11) «En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.»

a.    Es bien claro que la Biblia como Espada del Espíritu, no tiene ningún valor si solamente ocupa un puesto en nuestro hogar, en el carro, o aún si se deja guardada (o extraviada como pasa con muchos) en la iglesia.

i.    La Biblia como Espada, trabaja en nuestro interior. Es por medio de escuchar la Palabra de Dios, y de leerla, que es ATESORADA como dice el Texto que hemos leído.

b.    La Biblia nos dice como vivir en santidad. Por eso dice: «En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.» Eso quiere decir que la Palabra de Dios nos muestra cual es la Voluntad de Dios, y qué podemos y no podemos hacer.

c.    La Biblia GUÍA nuestras vidas. Por eso dice en el Salmo 119:105:

i.   «Tu palabra es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero.»

ii.    Cuanta gente no lee el horóscopo, o visitan a adivinos, buscando saber lo que le espera en el día, pero el único que conoce el futuro es nuestro SEÑOR, ni el horóscopo ni los adivinos conocen el futuro, porque el futuro está en las manos de Dios.

iii.    La Palabra de Dios revela el futuro eterno del ser humano. El creyente sabe con seguridad cual es el estado eterno de los que creen en JESUCRISTO como Salvador.

(1)    La Palabra de Dios revela cual es el destino eterno de los no salvos.

iv.    La Palabra de Dios revela lo NECESARIO para nosotros saber. Nuestro diario vivir lo vivimos por FE, agarrados de JESUCRISTO, y dependiendo de Él en toda área de nuestra vida.

Conclusión:
Oremos.

Notas:

1. J.C. Ryle, Expository Thoughts on the Gospels, 1:25, Baker Book House.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

**Este sermón fue predicado en Septiembre, 2009**

La Confianza del Creyente

Por: pastor Daniel Brito

Título: La Confianza del Creyente

Texto: Salmo 27:13:

«Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra de los vivientes.» - Nueva Versión Internacional

«Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del SEÑOR en la tierra de los vivientes.» – Biblia de las Américas

Introducción:

En estos días se pueden escuchar noticias muy preocupantes sobre el estado de la economía de este país, y de todo el mundo. Muchas personas ponen su confianza en el gobierno, con esperanza de que puedan solucionar los problemas económicos. Pero el creyente sabe muy bien que en tiempos de aflicción, y de escasez, es en la PALABRA DE DIOS, donde verdaderamente encontramos la solución a nuestros problemas. De ahí que la confianza del Creyente en el SEÑOR, se compara a la inseguridad del NO CREYENTE. He ahí los dos polos opuestos. Uno está totalmente confiado, y el otro está totalmente inseguro. Trataremos los siguientes puntos:

(1)        Hubiera yo desmayado.

(2)        Luz y Salvación.

(3)        Una plegaria al SEÑOR.

(4)        Segunda plegaria al SEÑOR.

(5)        Guíame en Rectitud.

(6)        Pon tu esperanza en el SEÑOR.

(7)        Últimas Palabras.

Lección:

1.         Hubiera yo desmayado. – Este es un Salmo de confianza y de oración. Como han notado, el Texto que hemos leído para comenzar, se lee un poco diferente en las dos versiones que hemos usado para compararlo. Según la puntuación del Texto Hebreo Masorético, hay diferentes interpretaciones sobre cómo se debe leer el Texto. La Nueva Versión Internacional ha tomado la interpretación que muchos eruditos consideran ser la correcta: “Pero de una cosa estoy seguro.”[1]

a.         Habiendo dicho eso, podemos notar que ambas versiones DICEN LO MISMO, de una forma diferente. Hay una seguridad en el salmista que en esta tierra donde hay aflicciones, enfermedades, y guerras, el salmista está seguro de la bondad de Dios.

b.         La BONDAD de Dios es JUSTA, es GENEROSA, es PROTECTORA. Es en esa BONDAD que el salmista puede decir: “Pero de una cosa estoy seguro.”

2.         Luz y Salvación. – (Salmo 27:1) «El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?»

a.         El salmista usa el símbolo de la luz, para referirse al SEÑOR, que lo guía y lo protege. Debemos recordar que JESUCRISTO dijo que nosotros, Su Iglesia, somos la luz del mundo, pero nosotros somos como la luz de la luna, que es LUZ prestada.  Veamos Mateo 5:14:

i.          «Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse.»

ii.         Nosotros alumbramos, porque somos ALUMBRADOS por nuestro SEÑOR JESUCRISTO, quien alumbra nuestras vidas, y por eso es nuestra SALVACIÓN.

b.         Luego hace la pregunta: “¿a quién temeré?” Todos sabemos que el ser humano por mucho que se jacte en su juventud o su posición, es frágil. Es en esta tierra de incertidumbre, donde el salmista dice: “¿a quién temeré?” El salmista no se jacta en su posición, sino que afirma con seguridad, en quien ha CONFIADO.

i.          “¿De quién temeré? Una pregunta que lleva consigo la respuesta. A los poderes de las tinieblas no hay que temerlos, porque el Señor, nuestra Luz, los destruye; y a la condenación del infierno no tenemos por qué temerla, puesto que el Señor es nuestra salvación.”[2]

c.         “El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?” Un baluarte es una fortaleza, un lugar seguro. Las fortalezas antiguas, estaban seguras con paredes anchas para aguantar ataques. Así es nuestro SEÑOR, rodea a los SUYOS para protegerlos, y los tiene seguros.  Y no hay mejor seguridad que la de saber que somos SALVOS del pecado, protegidos en la FORTALEZA de nuestro SALVADOR. Veamos los versos 2 y 3.

i.          «Cuando los malvados avanzan contra mí  para devorar mis carnes, cuando mis enemigos y adversarios me atacan, son ellos los que tropiezan y caen. 3 Aun cuando un ejército me asedie, no temerá mi corazón; aun cuando una guerra estalle contra mí, yo mantendré la confianza.»

ii.         El salmista pensando en los peligros y calamidades de las guerras, se encuentra seguro, en la fortaleza del SEÑOR.

3.         Una plegaria al SEÑOR. – (versos 4-6) «Una sola cosa le pido al Señor, y es lo único que persigo: habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y recrearme en su templo. 5 Porque en el día de la aflicción él me resguardará en su morada; al amparo de su tabernáculo me protegerá, y me pondrá en alto, sobre una roca. 6 Me hará prevalecer frente a los enemigos que me rodean; en su templo ofreceré sacrificios de alabanza y cantaré salmos al Señor.»

a.         La petición del salmista es una de estar en la casa del SEÑOR. El salmista quería estar en el lugar santo, el lugar donde se adoraba a Dios. Quería estar allí y ser uno de los cantores que cantaban salmos al SEÑOR.

i. “Los sacerdotes tenían su residencia en los atrios del templo, y allí habría deseado David tener también su morada habitual.”[3]

b.         ¿Cuántas veces hacemos esa plegaria al SEÑOR?  Entendemos que en el Viejo Pacto, Dios habitaba en el Tabernáculo, y después en el Templo. Ahora, en el Nuevo Pacto, habita en las vida de los que han entregado sus vidas al SALVADOR, y así componen la Iglesia de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Pero, aún así, ¿Cuántas veces sentimos el deseo de estar juntos en el templo con los hermanos adorando al SEÑOR y escuchando Su Palabra?

i.          ¿Y cuántas veces nuestras oraciones son solamente un tiempo de pedir? El salmista deseaba con todo su corazón, poder estar en el lugar de adoración, donde el pueblo podía ir, pero no podía quedarse. Pero el salmista deseaba estar siempre en el lugar donde el SEÑOR HABITABA.

c.         También nosotros debemos desear asistir al Templo, y junto con los hermanos, adorar al SEÑOR, y escuchar Su Palabra predicada.

4.         Segunda plegaria al SEÑOR. -   (Versos 7-9)  «Oye, Señor, mi voz cuando a ti clamo; compadécete de mí y respóndeme. 8 El corazón me dice: «¡Busca su rostro!» Y yo, Señor, tu rostro busco. 9 No te escondas de mí;  no rechaces, en tu enojo, a este siervo tuyo, porque tú has sido mi ayuda. No me desampares ni me abandones, Dios de mi salvación.»

a.         En esta segunda plegaria, el salmista tiene una confianza en el SEÑOR, y por eso dice:

i.          «Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.» (Verso 10).

ii.         Aunque el salmista le pide al SEÑOR que no lo desampare ni lo abandone, hay una SEGURIDAD en el SEÑOR, de protección y cuidado, por eso dice: «Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.»

b.         No hay nada peor para una persona, que sentirse abandonado por su padre o su madre. Pero de una cosa el CREYENTE está confiado, y es que en los BRAZOS del SEÑOR, estamos SEGUROS.

5.         Guíame en Rectitud. – (versos 11-12) «Guíame, Señor, por tu camino; dirígeme por la senda de rectitud, por causa de los que me acechan. 12 No me entregues al capricho de mis adversarios, pues contra mí se levantan falsos testigos que respiran violencia.»

a.         El salmista sigue con su plegaria al SEÑOR, pidiendo para ser guiado en RECTITUD por causa de los que desean hacerle mal.

i.          “Enséñame, oh Jehová, tu camino, y guíame por senda de rectitud a causa de mis enemigos. Si un hombre viaja por la carretera real y le roban en pleno día, puede recibir satisfacción del condado en el cual tuvo lugar el robo; pero si emprende el viaje por la noche, no hay protección durante este tiempo, hace el camino bajo su riesgo y ha de aceptar el resultado. Del mismo modo, si un hombre guarda los caminos de Dios, puede estar seguro de la protección de Dios; pero si se ha descarriado, él mismo se expone al peligro.”[4]

b.         Esta es una petición que TODOS debemos hacer siempre, y es pedirle a Dios que nos guíe por la senda de rectitud, no solamente porque es lo correcto delante de Dios, sino también porque los impíos tienen sus ojos puestos en nosotros.

6.         Pon tu esperanza en el SEÑOR. – (versos 13-14) «Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra de los vivientes. 14 Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!»

a.         Ahora regresamos a nuestro Texto del comienzo de esta lección, y la confianza en la BONDAD del SEÑOR.

b.         Ahora el salmista anima a los demás con esa confianza y nos reta a que pongamos nuestra ESPERANZA en el SEÑOR.

i.          A esto podríamos preguntar: ¿En quién más podemos poner nuestra confianza? ¿En el Presidente? ¿En los otros políticos?

ii.         Es bien claro que el único que es DIGNO DE CONFIANZA es nuestro SEÑOR Y DIOS.

7.         Últimas Palabras. – Ahora concluimos con ésta pregunta, ¿tú que has escuchado esta lección, tienes la misma confianza en el SEÑOR? Solamente a través de JESUCRISTO encontramos esa paz y esa tranquilidad, aún en medio de la aflicción.«El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme?»

Conclusión:

Oremos.

Notas:


[1].  Willem A. VanGemeren, The Expositor’s Commentary, Frank E. Gaebelein, general editor, vol. 5, p. 248, Zondervan.

[2].  Charles Spurgeon, El Tesoro de David.

[3].  Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 570, editorial CLIE.

[4].  Charles Spurgeon, El Tesoro de David.

  • Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.
  • *Este sermón fue predicado en Marzo, 2009.

El llamado de JESUCRISTO a que tengamos valor o ánimo

Por: pastor Daniel Brito

Título: El llamado de JESUCRISTO a que tengamos valor o ánimo

Texto: Mateo 9:2:

«Unos hombres le llevaron un paralítico, acostado en una camilla. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: -¡Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados!»*

Introducción:

En estos días, cada vez que uno ve las noticias, solamente se escucha malas noticias sobre la economía, o sobre conflictos bélicos en otros países. Pero veamos que dice la Palabra de Dios sobre cuál debe ser nuestra actitud en medio de la adversidad. Estaremos hablando en esta noche de cinco ejemplos sobre como el SEÑOR nos llama a tener ánimo, o valor. Sin duda, algunos han oído al autor de este bosquejo, decir algunas veces ÁNIMO a los hermanos. Es algo que la gente necesita oír cuando está rodeada de circunstancias negativas. Tener valor o ánimo en medio de una generación tan perversa como ésta no es fácil. Todos nosotros tenemos días donde la adversidad nos visita. Como creyentes, sabemos como acudir a Dios, pero a veces pensamos que somos los únicos. Trataremos los siguientes puntos:


(1)    Anímate hijo.
(2)    Hija, ten ánimo.
(3)    Tened ánimo, Soy Yo, no temáis.
(4)    ¡Anímense! Yo he vencido al mundo.
(5)    Ten ánimo.

Lección:

1.         Anímate hijo. (Mateo 9:2). «Unos hombres le llevaron un paralítico, acostado en una camilla. Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: -¡Ánimo, hijo; tus pecados quedan perdonados!» – Unas de las condiciones peor que una persona se pudiera encontrar en aquel tiempo, era paralítico. Un hombre en la miseria, sin poder trabajar. Los paralíticos muchas veces eran sacados afuera para que así tirados, pudieran mendigar por su propio sostén. No había “welfare”, o Seguro Social. En realidad, seguro que muchos de los que escucharon a nuestro SEÑOR decir las Palabras: “Tus Pecados te son perdonados”, pensaron que lo que este pobre hombre necesitaba era salir de esa condición miserable que se encontraba como paralítico. Eso es porque la gente mira las circunstancias que se pueden ver en lo exterior, sin percibir qué es lo interior, lo que necesita cambiar primero.

a.         Vemos DOS grandes necesidades en esta vida.

i.          El pecado que necesitaba ser perdonado.

ii.         El cuerpo que necesitaba ser sanado.

b.         Los judíos tenían una creencia que las enfermedades eran ocasionadas por pecados.[1]

i.          Con esto, al JESÚS decir esas Palabras, estaba hablando como Dios. Él estaba tratando el problema que agobia a todo ser humano, pero que SOLAMENTE Dios puede solucionar, y es el PECADO.

c.         La sanidad compuso el segundo problema del hombre, y comprueba que el que dijo esas Palabras, era EL mismo Hijo de Dios JESUCRISTO, el Dios Eterno.

d.         EJEMPLO #1: Por mucha que sea la miseria, la necesidad más grande del hombre es el perdón de los pecados.

e.         Ejemplo #2: Aquí vemos la importancia de traer a otros al Evangelio.[2] No sabemos la condición de este hombre. Pero este hombre necesitó la ayuda de otros para poder llegar al SALVADOR. No sabemos si eran sus familiares, o si eran amigos los que lo trajeron a JESUCRISTO, pero esa es una lección muy importante para nosotros, y es que tenemos una responsabilidad de compartir con otros, y de llevar a otros a los Pies de nuestro Salvador, quien es el único que puede cambiar las vidas.

2.         Hija, ten ánimo. (Mateo 9:22). «Jesús se dio vuelta, la vio y le dijo: -¡Ánimo, hija! Tu fe te ha sanado.  Y la mujer quedó sana en aquel momento.» – Esta mujer tenía una hemorragia constante, no sabemos qué era, ni tampoco su edad. Si la mujer era de una edad mediana, podemos decir que seguramente su esposo se había divorciado de ella, porque tenía 12 años con esa hemorragia, y la Ley de Moisés la clasificaba como impura por esa razón.

a.         Esta mujer estaba desesperada por una enfermedad que tal vez la iba a llevar a la muerte. No podía tocar a nadie, y aún menos a un hombre Santo con ese flujo.

b.         Su TEMOR era constante, ella pasó por en medio de la gente, tocando y siendo tocada, lo que era una violación de la Ley de Moisés. Por eso ella no quería que nadie supiera que había tocado al SALVADOR, y a la gente que lo rodeaba.

c.         «Tu fe te ha sanado» Pero el Texto literal dice: Te ha Salvado”.  - Eso quiere decir que JESUCRISTO fue más allá de la sanidad del cuerpo, salvando la vida de esta mujer.

i.          Debemos notar que JESÚS salva de los pecados.

ii.         Y también JESÚS sana las enfermedades.

d.         EJEMPLO #1: ¿Cuántos podemos identificarnos con esta mujer?

i.          Puede ser por razones de enfermedad.

ii.         Puede ser también por estar pasando un tiempo de adversidad.

e.         EJEMPLO #2: El mundo divide a la gente en DOS  grupos:

i.          Los importantes.

ii.         Y los que no son importantes.

f.          Pero Dios mira a cada persona igual. Dios se interesó en esta mujer de la misma manera que se hubiera interesado en una persona importante.

i.          En el hundimiento del Titanic, el New York Times publicó un editorial de un hombre rico que había muerto en el barco. A penas mencionaron los otros 1800 que habían perdido sus vidas.

(1)        Qué diferente con Dios: Él sí se interesa por TODOS nosotros.

3.         Tened ánimo, Soy Yo, no temáis. (Mateo 14:27). «Pero Jesús les dijo en seguida:  -¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo.» - La Biblia de las Américas dice: «Tened ánimo, soy yo; no temáis.» – Uno puede criticar a estos hombres, por lo que creían que veían pero debemos ponernos en su lugar antes de hacerlo.

a.         Esta tempestad en el barco nos deja un ejemplo de la tempestad que todos pasamos.

i.          Pruebas.

ii.         Tentaciones.

iii.        Enfermedades.

iv.        Pérdidas económicas.

v.         Pérdidas familiares.

b.         Debemos recordar que en medio de la prueba es cuando llega el SALVADOR, y nos tiende la mano. Es en medio de un túnel oscuro, donde uno ve la luz al final.

c.         Noten las Palabras de nuestro SALVADOR que en medio de la tormenta les dice a ellos que no TEMAN, y tengan ÁNIMO.

4.         ¡Anímense! Yo he vencido al mundo. (Juan 16:33). «Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.» – En medio de una generación perversa, donde hoy día el Cristianismo está sufriendo tanto ataque por medio del enemigo y del sistema del mundo, oímos la voz de JESUCRISTO que nos dice que Él ya venció al mundo.

a.         El sistema del mundo, es hostil hacia el Pueblo de Dios. Nuestro SEÑOR lo dijo muy claro en Juan 17:14-16:

i.          «Yo les he entregado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.15 No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno.16 Ellos no son del mundo, como tampoco lo soy yo.»

b.         El sistema del mundo atrae con los llamados placeres que llevan al pecado.

i.          El alcohol, el adulterio, la fornicación, la lascivia, la codicia, la avaricia, el egoísmo, etc…

c.         El sistema del mundo dice qué es lo que debe ser moral según su propio criterio.

d.         Pero la respuesta a eso es que como Cristianos, hemos sido llamados a la santidad.

i.          Una vida distinta al mundo.

ii.         Una vida entregada a Dios.

e.         No debemos dejarnos vencer como Iglesia por el mundo.

f.          JESUCRISTO venció al mundo, y nos dice: «¡Anímense! Yo he vencido al mundo.»

5.         Ten ánimo. (Hechos 23:11). «A la noche siguiente el Señor se apareció a Pablo, y le dijo: «¡Ánimo! Así como has dado testimonio de mí en Jerusalén, es necesario que lo des también en Roma.» – Pablo está en un concilio donde lo golpearon, y parece que podía haber perdido su vida. En medio de esa aflicción, JESUCRISTO se le aparece y le dice que TENGA ÁNIMO.

a.         El SEÑOR no le dice que el peligro había pasado. Le quiere decir que Él lo iba a cuidar en medio del peligro.

b.         Había un propósito en lo que JESUCRISTO le dice a Pablo: Tenía que testificar en Roma.

c.         El enemigo no quería que Pablo fuera a Roma.

d.         EJEMPLO #1: ¿Cuántas aflicciones no tiene el creyente cuando quiere trabajar por el SEÑOR?

e.         EJEMPLO #2: ¿Cuántas aflicciones no tiene el creyente enfrentando la adversidad?

f.          RESPUESTA: A estas preguntas el SEÑOR responde: «¡Ánimo!

Conclusión:

Oremos.

Notas:


[1].  Robert H. Mounce, Matthew, NIBC, p. 82, Hendrickson Publishers.

[2].  William Barclay, Mateo, p. 88., editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Febrero, 2009.

La Palabra de Dios Permanece para Siempre

Por: Pastor Daniel Brito

Título:  La Palabra de Dios Permanece para Siempre

Texto: Isaías 40:6-8:    «Una voz dice: «Proclama.» «¿Y qué voy a proclamar?», respondo yo. «Que todo mortal es como la hierba,  y toda su gloria como la flor del campo. 7 La hierba se seca y la flor se marchita,  porque el aliento del Señor sopla sobre ellas. Sin duda, el pueblo es hierba. 8 La hierba se seca y la flor se marchita,  pero la palabra de nuestro Dios  permanece para siempre.»*

Introducción:

El creyente en medio de los ataques del sistema del mundo en que vivimos, puede que piense insignificante las creencias Bíblicas. Puede que hasta haya dudas por ver el incremento de la ciencia, o de la hostilidad en contra de una vida santa. Isaías estaba hablando de eventos que ocurrirían 150 años después. Osea, que el Texto Bíblico es Palabra de Dios y no es cualquier cosa. No es revelación de un hombre, sino que es la Palabra incorruptible e infalible de Dios. Es así como comenzamos nuestra lección en esta noche. Trataremos los siguientes Puntos:

(1)    La vida humana es frágil.
(2)    La Palabra incorruptible que ha sido predicada.
(3)    Nadie puede Retar a la Palabra de Dios.
(4)    La Palabra de Dios es nuestra guía.

Lección:

2.         La vida humana es frágil. – Esta comparación es puesta en comparación con la Palabra de Dios que permanece para siempre. La fragilidad de la vida es evidente cada vez que ocurre una tragedia. Cuanta gente muere joven, o aun en la niñez. Uno puede observar a una persona joven y fuerte, y al paso de los años, se puede ver la diferencia. El Texto Sagrado nos está dejando la mejor prueba que existe en comparación a las cosas de Dios que son Eternas, con las cosas terrenales que son pasajeras.

a.         Las pertenencias materiales son frágiles y se echan a perder. Esto es muy significante para todos, porque no importa cuanto uno tenga o si uno es dueño de propiedades, todo lo que uno puede ver y disfrutar en esta vida, es temporal. Con razón el apóstol Pablo dice en 2 Corintios 4:18: «Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.»

3.         La Palabra incorruptible que ha sido predicada. – Una de las pruebas más grande de la veracidad de la Biblia, son las Profecías cumplidas. No solamente prueban que Dios conoce el futuro, sino que por ser Palabra de Dios son indestructibles. Veamos algunos ejemplos sobre el tema.

a.         Muchos han prohibido la existencia de la Biblia, ordenando el que sean destruidas.

i.          Unos dos siglos antes de JESUCRISTO, un hombre cruel y asesino, con el nombre de Antioco Epífanes, rey de Siria, después de conquistar la tierra Sagrada y ocupar a Jerusalén, ordenó la destrucción de todas las ESCRITURAS y la muerte de muchos Judíos. Es muy claro que las ESCRITURAS sobrevivieron esa masacre, pero Antioco murió y tuvo que enfrentarse a la eternidad, mientras que las ESCRITURAS siguen todavía.

ii.         Otro caso parecido ocurrió a principio del siglo cuatro de nuestra era, con un emperador Romano con el nombre de Diocleciano. Este emperador que odiaba a los Cristianos, ordenó la destrucción de todas las ESCRITURAS Bíblicas, y la muerte de los Cristianos. No es por demás el decir que Diocleciano murió una muerte bien dolorosa, y también tuvo que enfrentarse al verdadero DIOS, pero las ESCRITURAS o PALABRA DE DIOS, todavía Permanece delante de nosotros.

iii.        Otro caso muy reciente ha estado ocurriendo en países a nuestro alrededor.  El comunismo prohibió la publicación y la posesión de las Biblias. Naciones como la Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Rumanía, China, Corea del Norte, y la lista sigue pues es bien larga. Aun así, muchas de esas naciones ya no son comunistas y, la BIBLIA o la PALABRA DE DIOS, todavía permanece.

iv.        La Biblia es el libro que más se vende en el mundo. Es un libro INDESTRUCTIBLE por la sencilla razón que es INCORRUPTIBLE, pues como PALABRA DE DIOS, PERMANECE PARA SIEMPRE.

4.         Nadie puede Retar a la Palabra de Dios. – Isaías 40:21-26 dice: «¿Acaso no lo sabían ustedes?  ¿No se habían enterado? ¿No se les dijo desde el principio? ¿No lo entendieron desde la fundación del mundo? 22 Él reina sobre la bóveda de la tierra, cuyos habitantes son como langostas. Él extiende los cielos como un toldo,  y los despliega como carpa para ser habitada. 23 Él anula a los poderosos, y a nada reduce a los gobernantes de este mundo. 24 Escasamente han sido plantados, apenas han sido sembrados, apenas echan raíces en la tierra, cuando él sopla sobre ellos y se marchitan; ¡y el huracán los arrasa como paja! 25 «¿Con quién, entonces, me compararán ustedes? ¿Quién es igual a mí?», dice el Santo. 26 Alcen los ojos y miren a los cielos: ¿Quién ha creado todo esto? El que ordena la multitud de estrellas una por una,  y llama a cada una por su nombre.  ¡Es tan grande su poder, y tan poderosa su fuerza, que no falta ninguna de ellas!»

a.         Un hombre fuerte puede retar a otro hombre fuerte y vencer. Pero nadie por muy fuerte que sea, puede retar a Dios y vencer. Sí, es cierto que algunos se burlan de Dios, lo blasfeman, o lo retan. Pero al cabo del tiempo, se marchitan como todo ser humano y tienen que enfrentarse a la eternidad a comparecer delante del Creador y del dador de la PALABRA DE DIOS que PERMANECE PARA SIEMPRE.

5.         La Palabra de Dios es nuestra guía. – Siendo que la Biblia no es un simple libro, sino que es la Palabra incorruptible de Dios, es nuestra guía moral para comportamiento. Nadie puede decidir su propia ética o moralidad porque entonces cada persona puede hacer lo mismo. ¿Cómo saber lo que es malo? ¿Cómo saber que hacerle daño a otra persona es malo? ¿Cómo saber cual debe ser nuestra conducta? Todas esas preguntas tienen una respuesta clara y es que todo lo que es COMPORTAMIENTO, se puede interpretar de la forma que cada persona quiera. Es solamente si seguimos las enseñanzas de la Biblia que es la PALABRA INCORRUPTIBLE de DIOS, y las que nos alumbra el camino para saber que debemos hacer.

a.         ¿Cómo puede una persona llevar una vida íntegra? El Salmo 119:9 dice: «¿Cómo puede el joven llevar una vida íntegra? Viviendo conforme a tu palabra.»

b.         ¿Cómo cuidarse uno para no pecar contra Dios? El Salmo 119:11 dice: «En mi corazón atesoro tus dichos  para no pecar contra ti.»

c.         ¿Cómo saber cual camino tomar en esta vida? El Salmo 119:105 dice: «Tu palabra es una lámpara a mis pies;  es una luz en mi sendero.»

d.         ¿Cómo puede uno ser libre del pecado? El Evangelio de Juan 8:31-36 dice: «Jesús se dirigió entonces a los judíos que habían creído en él, y les dijo: -Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos;32 y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. 33 -Nosotros somos descendientes de Abraham -le contestaron-, y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo puedes decir que seremos liberados? 34 -Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado -respondió Jesús-.35 Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre.36 Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.»

e.         Es muy claro que nuestro SEÑOR JESUCRISTO es la VERDAD. Su Palabra lo dice. Para encontrar la vida eterna, toda persona tiene que entregar su vida a JESUCRISTO como su SALVADOR. Este TEXTO SAGRADO, nos revela la VERDAD, y esa VERDAD que es ETERNA, nos hace libre.

Conclusión:

Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Noviembre, 2007.

El Buen Pastor

Por: pastor Daniel Brito

Título: El Buen Pastor

Texto: Salmo 23:1-6

«El Señor es mi pastor, nada me falta; 2 en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; 3 me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.

4 Aun si voy por valles tenebrosos,  no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. 5 Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar.

6 La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor habitaré para siempre.»*

Introducción:

En esta noche estaremos hablando de uno de los Salmos más hermosos de las Sagradas Escrituras, y el que tal vez es más leído por los Cristianos. Lo leemos cuando visitamos a los enfermos en el hospital, o cuando alguien pierde un familiar.

Este año comienza con mucha inseguridad para esta nación, y para todo el mundo, porque la economía mundial se está tambaleando. Se oye de tantas personas que están perdiendo sus empleos, y eso produce inseguridad en todos. Pero nosotros tenemos Promesa de Provisión por parte de nuestro SEÑOR, quien nos llama a CONFIAR nuestras vidas a Él.Trataremos los siguientes puntos:


(1)    Una Confesión Necesaria.
(2)    Una Confesión de Confianza.
(3)    Una Confesión de Cuidado.
(4)    Una Confesión de Protección.
(5)    Más que suficiente.
(6)    Una Promesa de Vida Eterna.

Lección:

1. Una Confesión Necesaria. – Debemos notar algo importante sobre el autor de este Salmo, y es que él había experimentado a nuestro SEÑOR como su Pastor. Nadie puede llamar a Dios su PASTOR, sin antes creerlo de TODO corazón. Veamos algunas cosas sobre esto.

a.         JESUCRISTO no es solamente el Pastor del Rebaño, Él es la Puerta. Juan 10:7 dice:

i.          «Por eso volvió a decirles: «Ciertamente les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas.»

ii.         Eso quiere decir que la entrada al Rebaño, es solamente por medio de JESUCRISTO. Efesios 2:18 refiriéndose a JESUCRISTO dice:

(1)        «Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu.»

iii.        Aunque otras religiones y sectas  dicen diferente, el mismo JESUCRISTO enfatiza que no hay otra forma, u otra persona, o nombre, por el cual se pueda entrar en el Rebaño de nuestro SEÑOR.

b.         Como el Buen Pastor, JESUCRISTO ha dado Su Vida por los pecadores. Juan 10:11 dice:

i.          «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.»

c.         Eso quiere decir que así como el Salmista tenía confianza en nuestro SEÑOR como su Pastor, así también nosotros debemos de poner TODA nuestra confianza en el que Pastorea nuestras almas.


2.         Una Confesión de Confianza. – Pasando a este segundo punto, notemos la confianza que el Salmista tiene del cuidado diario de la vida por Parte del Buen Pastor «en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce». Un pastor de ovejas tenía que cerciorarse que sus ovejas tuvieran de comer. Antiguamente el pastor iba adelante, y las ovejas lo seguían. Muchos pastores de ovejas usaban (o usan) un perro que los ayuda a mantenerlas en el camino siguiendo a su pastor. Notemos algunas cosas sobre esto.

a.         Es una confesión de confianza, habiendo experimentado el sustento mismo del SEÑOR como una oveja del Rebaño de nuestro SEÑOR.

b.         Algunos quieren recibir bendiciones por parte de Dios, pero nunca quieren entregarle sus vidas al Buen Pastor JESUCRISTO.

c.         El Salmista dice: «El Señor es mi pastor, nada me falta.» Noten que no dice: nada de lo que yo deseo me falta, o las riquezas no me faltan. Más bien dice: “Nada me falta”. Eso es las cosas necesarias, o lo esencial para esta vida.

i.          El Buen Pastor alimenta y sustenta a sus ovejas con las cosas necesarias, no con las que son innecesarias.

d.         ¿Puede alguien confiar en Dios mientras confíe en sí mismo? La respuesta es un NO.   Para una persona poder poner TODA su confianza en Dios, necesita dejar de confiar en sí mismo. El confiar en uno mismo, lo hace a uno desconfiar en el Verdadero Proveedor y Pastor de nuestras vidas.


3.         Una Confesión de Cuidado. – (Verso 3) «me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.»

a.         En esta primera parte de este verso, nos dice como el SEÑOR infunde nuevas fuerzas al creyente que es agobiado por las pruebas, y las tentaciones, pero recibe la ayuda Divina necesaria para seguir adelante. La Biblia de las Américas dice: “El restaura mi alma”. La Reina Valera 1960 dice: “Confortará mi alma”.

i.          «Cuando el alma está afligida, Él la restaura; cuando peca, la santifica; cuando es débil, la corrobora. El lo hace.»[1]

b.         Esto nos recuerda las Palabras de nuestro SEÑOR JESUCRISTO en Juan 16:13:

i.          «Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta sino que dirá sólo lo que oiga y les anunciará las cosas por venir.»

ii.         El camino correcto puede que no sea el más fácil, pero es el nos lleva por esa senda de la Verdad, y que conduce a la Vida Eterna.

c.         Para uno poder ser guiado por El Espíritu Santo, hay que entregarle TODO a nuestro SEÑOR.

i.          Por eso hay muchos que no andan por el camino correcto, por querer hacer su propia voluntad.

ii.         Por eso debemos recordar la oración modelo que nuestro SEÑOR nos enseñó y dice: «venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.» (Mateo 6:10).

iii.        Debemos desear que El Espíritu Santo en Su Soberanía, nos guíe a TODA Verdad.


4.         Una Confesión de Protección. – (Verso 4) «Aun si voy por valles tenebrosos,  no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.» Un pastor de ovejas usaba una vara para guiar y proteger a sus ovejas. Algunas personas se refieren a ciertos animales como inteligentes, pero los animales se guían por instinto, y no pueden razonar, así que lo de “inteligentes”, es algo subjetivo. Pero estamos de acuerdo que hay animales que parecen demostrar cierta inteligencia, aunque claramente que no pueden razonar. En el caso de las ovejas, son tontas, y necesitan la ayuda y protección de su pastor. Veamos algunas cosas.

a.         Eso se puede comparar a nosotros como Iglesia de JESUCRISTO, que somos OVEJAS de Su Rebaño.

i.          Pero el ser humano tantas veces quiere hacer lo que quiere, escogiendo irse por otro lado que no debe. De ahí que necesitamos que nuestro PASTOR JESUCRISTO use Su Vara para corregirnos y guiarnos a TODA verdad.

b.         Es en medio del peligro que uno puede ver, o que tal vez uno no se ha dado cuenta todavía, donde encontramos la PROTECCIÓN de Dios hacia nuestras vidas.

c.         En el libro de Isaías encontramos promesa del Buen Pastor hacia Israel de Protección en medio de los peligros.

i.          «Cuando cruces las aguas,  yo estaré contigo; cuando cruces los ríos,  no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas.» (Isaías 43:2).


5.         Más que suficiente. – (Verso 5) «Dispones ante mí un banquete en presencia de mis enemigos. Has ungido con perfume mi cabeza; has llenado mi copa a rebosar.»

a.         Aquí una vez más El SEÑOR nos asegura de Su provisión para nuestra alma, y para nuestra vida cotidiana. El SEÑOR nos da suficiente para poder compartir con otros.

b.         Pero también recordamos la bendición de esa llenura que tanto necesitamos, y es el Ser llenos del Espíritu Santo.

i.          «En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó:  -¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva.» (Juan 7:37-38).


6.         Una Promesa de Vida Eterna. – (Verso 6) «La bondad y el amor me seguirán todos los días de mi vida; y en la casa del Señor habitaré para siempre» Este hermoso Salmo concluye con lo mejor, y es con lo que nos espera a todos, y es enfrentar algún día la eternidad. He ahí la diferencia entre el que no tiene esperanza, o tal vez no está seguro(a) de lo que le espera.

a.         El Buen Pastor lo es para nuestras vidas aquí en la tierra, pero lo es aun más en las Moradas Celestiales que nuestro Salvador nos prometió.

i.          «No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar.3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.» (Juan 14:1-3).

ii.         «De hecho, sabemos que si esta tienda de campaña en que vivimos se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas.2 Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial,3 porque cuando seamos revestidos, no se nos hallará desnudos.4 Realmente, vivimos en esta tienda de campaña, suspirando y agobiados, pues no deseamos ser desvestidos sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.5 Es Dios quien nos ha hecho para este fin y nos ha dado su Espíritu como garantía de sus promesas.» (2 Corintios 5:1-5).

b.         Noten con que seguridad el apóstol Pablo habla sobre el cuerpo espiritual que todos tendremos cuando entremos en las Moradas Celestiales. Es la misma confianza que nos dice nuestro Texto del Salmo 23:6: «y en la casa del Señor habitaré para siempre»

i.          ¿Cómo un creyente puede estar seguro de la vida eterna?

ii.         A eso regresamos al principio de esta lección, y es que nadie puede decir el SEÑOR ES MI PASTOR, sin antes haberle entregado su vida a JESUCRISTO. Es en el momento de la entrega, que con toda seguridad, podemos decir: el SEÑOR ES MI PASTOR Y NADA ME FALTA.

Conclusión:

Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:


1.  Charles Spurgeon, El Tesoro de David, Salmo 23.

**Este sermón fue predicado en Enero, 2009.

Esperando al SEÑOR

Por:  Pastor Daniel Brito

Título: Esperando al SEÑOR

Texto: Lucas 12:35-40:  «Manténganse listos, con la ropa bien ajustada y la luz encendida.36 Pórtense como siervos que esperan a que regrese su señor de un banquete de bodas, para abrirle la puerta tan pronto como él llegue y toque.37 Dichosos los siervos a quienes su señor encuentre pendientes de su llegada. Créanme que se ajustará la ropa, hará que los siervos se sienten a la mesa, y él mismo se pondrá a servirles.38 Sí, dichosos aquellos siervos a quienes su señor encuentre preparados, aunque llegue a la medianoche o de madrugada.39 Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, estaría pendiente para no dejarlo forzar la entrada.40 Así mismo deben ustedes estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.»*

Introducción:
Esta Parábola nos deja una gran enseñanza sobre el tema del Retorno de nuestro SEÑOR JESUCRISTO a la Tierra para Reinar. Uno de los temas claves de la Biblia que nuestro SEÑOR nos dejó como promesa. Es así como comenzamos nuestra lección en esta noche.

Trataremos los siguientes Puntos:
(1)    El Plan de Dios.
(2)    La Espera.
(3)    La Expectativa.
(4)    El esperar a nuestro SEÑOR es un estilo de vida

Lección:

1.    El Plan de Dios. – Este es uno de los tantos temas que encontramos en las Sagradas Escrituras que nos muestra como Dios como Creador de todas las cosas, tiene un PLAN bien formado. Acabamos de celebrar Navidad y pronto celebraremos Semana Santa que nos recuerda el Sacrificio en la Cruz. Ambos PLANES de nuestro SEÑOR se han CUMPLIDO.

a.    El RETORNO de JESUCRISTO es el PLAN que todavía no se ha cumplido, pero ha sido PROMETIDO por nuestro SEÑOR JESÚS. Hechos 1:9-11 dice:

i.    «Habiendo dicho esto, mientras ellos lo miraban, fue llevado a las alturas hasta que una nube lo ocultó de su vista.10 Ellos se quedaron mirando fijamente al cielo mientras él se alejaba. De repente, se les acercaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: 11 -Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse.»

2.    La espera. – Ahora regresamos al Texto que leímos al comenzar sobre LA ESPERA. “Es una llamada a esforzarnos para que llegue ese Día, y para que nos halle preparados.”[1]

a.     La vida del creyente no es una de CUMPLIR solamente al ir a la iglesia los Domingos, o asistir a ciertos eventos de vez en cuando, sino que es una vida de ESPERA por su SEÑOR.

b.    Una vida que ESPERA a su SEÑOR, es una vida entregada. Nadie puede esperar a su SEÑOR sino está listo para encontrarlo. Por eso JESUCRISTO dijo que Él viene cuando NADIE lo espera. Veamos DOS puntos importantes sobre la ESPERA:

i.    Para ESPERAR hay que entregarle la vida al SEÑOR JESUCRISTO.

ii.    Para ESPERAR hay que hacerse SIERVOS de JESUCRISTO; eso es una ENTREGA total. Sigamos al siguiente punto.

3.    La expectativa. – Toda persona vive en expectativa de lo que va a hacer, o de lo que espera. Muchos esperan el Día de su graduación, o del comienzo de un nuevo trabajo, o de un viaje de vacaciones, o tal vez del nacimiento de un bebé. Esas esperanzas son parte de la vida humana; tan necesarias. El Cristiano(a), tiene todas esas esperanzas tan necesarias, pero la esperanza suprema de nuestras vidas es el ESPERAR a nuestro SEÑOR. Veamos algunos puntos:

a.    El esperar a nuestro SEÑOR muestra que estamos listos para el futuro cercano o lejano. Eso es porque la ESPERA se hace por haber hecho una decisión de entregarle al SEÑOR la vida de uno, y eso hace que la espera sea REAL.

b.    El futuro cercano es incierto. Eso lo vemos en estos días con el problema de la economía donde muchos han perdido sus casas, y otros temen perder sus empleos.

i.    En medio de la incertitud del futuro, está la ESPERANZA puesta en el Regreso de nuestro SEÑOR, que nos hace recordar que el FUTURO está en las manos de Dios.

c.    Eso no quiere decir que somos holgazanes, o “flojos”; quiere decir que no tememos al futuro que la gente quiere marcar con sus predicciones económicas o políticas, sino que vemos más allá al que verdaderamente trazó el futuro con Sus Planes, y es a nuestro SEÑOR. Sigamos a nuestro último punto.

4.    El esperar a nuestro SEÑOR es un estilo de vida. – La Epístola a Tito 2:11-13 dice: «En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación 12 y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio,13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.»

a.    Mientras esperamos la “Bendita Esperanza”. – Esto también nos hace regresar al Texto que leímos al comienzo de esta lección, y es sobre el estar esperando en obediencia. “Este pensamiento, esta espera habitual es lo más propio para destruir en nosotros ‘las concupiscencias mundanas,’  y para desarrollar la vida cristiana y santa cuyos principales caracteres acaba de trazar el apóstol.”[2]

b.    Ya no vivo yo dice el apóstol Pablo en Gálatas 2:20:

i.    «He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.»

ii.    ¿Qué quiere decir Pablo con eso? Que su vida ya no la vivía para sí solamente, sino que ahora tenía puesta su mirada no sólo en los quehaceres de esta vida, sino en lo más importante y es en la ETERNIDAD.

c.    Es por eso que el ESPERAR el Regreso de JESUCRISTO, es un estilo de vida; es una esperanza; es un deseo.

Conclusión:
Oremos.

Notas:

1. William Barclay, Comentario el Nuevo Testamento, p. 504, editorial CLIE.

2. L. Bonnet, Comentario del Nuevo Testamento, tomo 3, p. 750, Casa Bautista de Publicaciones.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Enero, 2008.

He Guardado la Fe

Por: pastor Daniel Brito

TITULO: He guardado la Fe

TEXTO: 2 Timoteo 4:6-8

«Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado.7 He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe.8 Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.»

INTRODUCCIÓN: Esta noche estamos despidiendo un año más, y, es común que la gente hable sobre resoluciones para el año siguiente. En el mundo se habla mucho de resoluciones sobre tener “éxito”, poder tener más cosas, mejores trabajos, etc…. En realidad no hay nada malo en eso, siempre y cuando miremos a lo que el verdadero éxito es para el Cristiano, y lo que las verdaderas resoluciones deben ser. Trataremos algunos puntos basados en este Texto tan hermoso. Así comenzamos nuestra lección.

Lección:

1.         Una Confesión de Fe. – El Texto que hemos leído se encuentra en la última Epístola que el apóstol Pablo escribió. El apóstol se encuentra preso en ese momento. Él sabe que su vida en esta tierra está llegando al final. Pero noten lo seguro que el apóstol está de la realidad de su creencia y la obra que él había emprendido desde que JESUCRISTO lo llamó en el camino a Damasco.

a.         El apóstol le está dando instrucciones a Timoteo que tendrá que emprender más responsabilidades después de su partida. Pero Pablo espera todavía verlo. Eso quiere decir que no era una despedida total. Veamos algunas cosas que debemos ponerle atención.

b.         En primer lugar, Pablo le dice a Timoteo que él sabe que su tiempo está llegando. En otras palabras, él estaba preparado.

c.         En segundo lugar, aquí Pablo se está refiriendo al ministerio que Dios le había dado, pero también a su vida diaria, que no puede separarse del servicio a Dios. Pablo cuenta lo que había hecho en la Obra del SEÑOR hasta ese momento en las siguientes palabras.

i.          “He peleado la buena batalla” – La vida del creyente es una lucha contra el pecado, contra todo lo que se opone a Dios. Contra la desidia. Contra el desánimo. Contra la enfermedad. Contra pruebas. Me gusta lo que el comentarista del siglo 18,  Matthew Poole, dice (en mi propia traducción del ingles).

(1)        Mi vida ha sido una vida militar, pero yo no he peleado las luchas malas de la ambición ni de hombres pendencieros: mi lucha ha sido la buena y noble batalla de la fe, una lucha con el mundo, con la carne, y con el diablo, una contienda por la fe dada a los santos, manteniendo el deseo del Espíritu en contra de la carne, una guerra en contra de las maldades en lugares altos.[1]

(2)        Esas son luchas que el Cristiano tiene que emprender todo el tiempo agarrado del SEÑOR.

(3)        El apóstol Pablo estaba por terminar su carrera, pero entre nosotros en esta noche, tal vez se encuentre alguien que también esté por terminar su carrera, pero a la mayoría todavía nos queda mucho que hacer.

ii.         Con esto podemos decir que Pablo había cumplido lo que se le había CONFIADO a él, a si como él le amonesta a Timoteo que lo cuide. Eso es la Doctrina o Predicación del Evangelio. Veamos 2 Timoteo 1:14:

(1)        «Con el poder del Espíritu Santo que vive en nosotros, cuida la preciosa enseñanza que se te ha confiado.»

(2)        «Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.» -RV1960

(3)        «Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado.» -Biblia de las Américas.


d.         “Me he mantenido en la fe“- Podemos decir que este verso es clave en el Texto que estamos tratando, porque con estas palabras, el apóstol Pablo dice todo: he guardado la Doctrina, he sido fiel, me he mantenido en el Camino. He guardado mi fe personal.

i.          El Cristiano vive en el presente. Es por eso que debemos analizar nuestras intenciones a diario; sin esperar a algún evento especial, o alguna prueba.  Es ahí donde el creyente debe analizar su confesión de Fe al final de un año más: ¿He guardado la Fe? ¿Cómo he caminado en este año?

ii.         Pero Pablo estaba seguro que en medio de las pruebas y las luchas, él se había mantenido en la FE. No se había dejado ir para un lado ni para el otro.


2.         Un llamado a la Santidad. – (Efesios 5:1-14) «Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados,2 y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios. 3 Entre ustedes ni siquiera debe mencionarse la inmoralidad sexual, ni ninguna clase de impureza o de avaricia, porque eso no es propio del pueblo santo de Dios.4 Tampoco debe haber palabras indecentes, conversaciones necias ni chistes groseros, todo lo cual está fuera de lugar; haya más bien acción de gracias.5 Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. 6 Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia.7 Así que no se hagan cómplices de ellos. 8 Porque ustedes antes eran oscuridad, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de luz9 (el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad)10 y comprueben lo que agrada al Señor.11 No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas,12 porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto.13 Pero todo lo que la luz pone al descubierto se hace visible,14 porque la luz es lo que hace que todo sea visible. Por eso se dice: «Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo.»

a.         Podemos ver que la verdadera prioridad para nosotros es vivir una vida en santidad. Si unimos esto con el Texto de 2 Timoteo que hemos leído, podemos recordar que sí, la vida del creyente es una lucha en contra de las cosas que ya mencionamos, quiere decir que es una lucha por la santidad.

b.         El que tiene la esperanza de ver al SEÑOR, se purifica, o sea, busca la santidad. 1 Juan 3:2-3 dice:

i.          «Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.3 Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro.»

c.         He ahí el análisis que el creyente debe hacerse a sí mismo. Cada una de las cosas que dice el Texto Sagrado que hemos leído, se aplican a nuestras vidas en estos días. Y debemos preguntarnos: ¿estoy siguiendo a la santidad?

i.          Es una decisión humana de apartarse del pecado, claramente con la ayuda de Dios solamente. 2 Timoteo 2:19 dice:

(1)        «A pesar de todo, el fundamento de Dios es sólido y se mantiene firme, pues está sellado con esta inscripción: «El Señor conoce a los suyos», y esta otra: «Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor»


3.         Redimiendo el tiempo. – (Efesios 5:15-17) «Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios,16 aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.17 Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor»

a.         Esto es aprovechar la oportunidad, o más directo: no perder la oportunidad, o el tiempo. La Versión NVI dice: “aprovechando al máximo cada momento oportuno.”  Es esta la parte qué como cristianos, debemos ponerle atención, porque no nos servimos a nosotros mismos, sino que servimos a nuestro SEÑOR JESUCRISTO que es Cabeza de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo.

b.         Como creyentes, todos somos llamados a servir, y tenemos una parte en la Obra de Dios. Cuando nos ocupamos del todo en nuestros quehaceres y no nos ocupamos en la Obra de Dios, estamos poniendo más carga en otros, que tienen que tomar nuestro lugar en esa Maravillosa Obra de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

c.         “Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.” Pero, ¿Cómo sabemos la Voluntad de Dios? La voluntad de Dios está revelada en Su Palabra. Notemos algo sobre la Voluntad de Dios.

i.          «No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios» (Efesios 6:6)

ii.         «No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.» (Romanos 12:2)

iii.        «Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido.» (Hebreos 10:36)

iv.        La Palabra de Dios nos enseña la Voluntad de Dios, que a diario es:

(1)        Como debemos comportarnos.

(2)        Como debemos adorarlo.

(3)        Como debemos servirle.

(4)        Como debemos serle fiel.


4.         Una recompensa. – (2 Timoteo 4:8) «Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.»

a.         Para el apóstol Pablo, la lucha por la Fe y la fidelidad a Dios era una lucha real, así como la recompensa que él esperaba.

b.         La vida del Cristiano, es una Vida SEPARADA, y DEDICADA a Dios. Eso es porque hemos sido LLAMADOS por el SEÑOR.

i.          Por eso para el creyente la lucha por la BUENA BATALLA de nuestra FE, es una que produce el fruto de recompensa cuando lleguemos a estar en la Presencia de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

ii.         Es ahí donde recibiremos esa CORONA, que para nosotros ahora, debe ser tan real, como todo lo que podemos ver con nuestros propios ojos.

c.         Los reto en esta noche a reflexionar en cada una de nuestras vidas de lo que hemos hecho por el SEÑOR primeramente, y después, por nosotros mismos.

i.          ¿Qué debemos cambiar?

ii.         ¿Qué debemos mejorar?

iii.        ¿Qué debemos dejar?


Conclusión:

Oremos.

Notas:


1. Matthew Pool, Matthew Poole’s Commentary on the whole Bible, vol. 3, p. 798, Hendrickson Publishers.

 

 

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 31 de Diciembre, 2008.