No nos dejes caer en tentación

Por: pastor Daniel Brito

Título: No nos dejes caer en tentación

Texto: Mateo 6:9-13
«Ustedes deben orar así: »”Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre,
10 venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. 11 Danos hoy nuestro pan cotidiano. 12 Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. 13 Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno..»
*

Introducción:
En esta noche seguimos con nuestra tercer lección sobre la oración modelo conocida como el Padre Nuestro. En esta noche tratamos las últimas dos peticiones de esta hermosa oración, en la cual nuestro SEÑOR nos deja el ejemplo de como pedir y cual debe ser nuestra actitud en la oración. Es así como comenzamos nuestra lección en esta noche. Trataremos los siguientes temas:


(1) Nuestra actitud en la oración.
(2) No nos dejes caer en tentación.
(3) Líbranos del mal y del maligno.
(4) Últimas Palabras.

Lección:
1. Nuestra actitud en la oración. — Hemos estudiado en nuestras dos lecciones pasadas, sobre la oración modelo que nuestro SEÑOR JESÚS le enseñó a sus discípulos, después que ellos le pidieran que los enseñaran a orar. Debemos poner atención a cada una de estas peticiones que nuestro SEÑOR JESUCRISTO nos deja en esta enseñanza. Veamos tres cosas:

a. La primera parte de esta oración va dirigida al Padre, como hijos e hijas que somos, y podemos ver que sólo Dios puede contestar nuestras peticiones. También como buenos hijos(as), deseamos honrar el NOMBRE de DIOS y que Su Voluntad se haga en todas las cosas.

b. La segunda parte es el deseo que el Reino de Dios se realice por completo en la tierra, y que Su voluntad sea hecha en la tierra y en toda área de nuestras vidas.

c. La tercera parte de esta oración va dirigida a pedirle a Dios por las cosas esenciales de la vida como el pan, eso es la comida, y esto es seguido por el arrepentimiento que debido a que somos pecadores y le faltamos a Dios, debemos recordar siempre pedirle perdón a Dios por nuestras deudas. Al pedirle a Dios perdón, recordamos que nosotros también perdonamos a los que nos han ofendido.

d. Ahora vayamos a la cuarta parte de esta oración, que son dos peticiones de protección a Dios. Noten el orden de la oración que nuestro SEÑOR nos ha dejado, y que es un ejemplo modelo de cómo debemos orar.

2. No nos dejes caer en tentación. — Esta traducción se acerca muy bien al sentimiento del Texto original en lo que quiere decir; mucho mejor que la Reina Valera 1960 que dice: “Y no nos metas en tentación”. La Versión Católica Dios Habla Hoy dice: “No nos expongas a la tentación”.

a. Debemos aclarar que Dios no tienta a nadie a hacer el mal. Santiago 1:13-15 dice:

i. “Que nadie, al ser tentado, diga: «Es Dios quien me tienta.» Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie.14 Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.15 Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.”

ii. La tentación a hacer el mal, viene por parte de nuestra propia concupiscencia, o sea, nuestras propias pasiones.

b. El Cristiano debe entender que vivimos en un mundo lleno de pecado, y después de haberse uno lavado en la Sangre de JESUCRISTO, necesitamos cuidarnos de no volver a caer en el pecado de nuestra vida anterior. No podemos hacerlo por nuestras fuerzas solamente, sino que necesitamos la ayuda Divina todo el tiempo, de ahí que oramos: No nos dejes caer en tentación. Si vemos que otros caen en pecado, debemos orar: No nos dejes caer en tentación. No debemos poner nuestra mirada en otros, sino en buscar que El DIOS TODOPODEROSO, nos libre de cer en la tentación.

c. Dios sí nos somete a pruebas para probarnos, pero no a tentaciones para hacer el mal. La razón es la misma que uno muchas veces nota cuando se está queriendo hablar con una persona, y esa persona está bien entretenida, y solamente cuando uno levanta la voz, casi con un grito, es que la persona reacciona y le pone atención a uno.

i. ¡Cuántas veces el ser humano está tan ocupado en sus propias cosas, que no tiene tiempo para Dios! Es ahí donde Dios aprieta el zapato, o tal vez permite la adversidad para así captar la atención de la persona.

ii. Es en los problemas y en la adversidad, donde el ser humano con más frecuencia clama a Dios.

iii. Por eso la oración de “no nos dejes caer en tentación”, si la hacemos de corazón, nos mantiene alerta buscando al SEÑOR.

3. Líbranos del mal y del maligno. — Algunas Versiones dicen: “Líbranos del mal”, pero el Texto Original muy bien puede significar las dos cosas. No puede haber una oración que nosotros no pidamos por la protección de Dios sobre nuestras vidas, y aun sobre nuestros familiares. En realidad, esta última petición también muestra cuanto dependemos de Dios, en un mundo tan inseguro, y tan lleno de peligros.

a. En vista de pedirle a Dios que “no nos deje caer en tentación”, podemos notar también que Satanás es un agente del mal que obra en contra de nuestras vidas, y aquí entonces el SEÑOR nos enseña a pedirle a Dios que nos libre de las tramas del maligno.

b. El apóstol Pablo en su segunda epístola a Timoteo, y la última que escribió, dice:

i. “El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A él sea la gloria por los siglos de los siglos.” (2 Timoteo 4:18).

ii. El apóstol estaba preso en ese momento, pero noten la seguridad que tenía de la protección de Dios en medio del peligro de muerte, y sobre todo, la preservación para el reino celestial.

c. Esa fue también la oración de nuestro SEÑOR JESÚS en Su última oración por Sus discípulos antes de Su arresto y crucifixión. Juan 17:15 dice:

i. “No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno.”

4. Últimas palabras. — Esta oración nos ha mostrado algo, y es que cuando uno le entrega su vida a JESUCRISTO como SALVADOR, uno llega a pertenecer a la Familia de Dios. De ahí la forma de orar: “Padre nuestro que estás en los cielos”. Es una oración familiar, es una oración de confianza.

Conclusión:
¿Le has entregado tu vida a JESUCRISTO? ¡Cuánto necesitamos de la ayuda de Dios! Este modelo de oración no es para repetirlo, sino para usarlo como modelo en nuestras oraciones, que en medio de un mundo lleno de adversidad, guerras y enfermedades, necesitamos a Dios TODO el tiempo.

*Toda Referencia Bíblica es tomada de la Biblia Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado en Mayo de 2008.

2 pensamientos en “No nos dejes caer en tentación

  1. Me gustaría recibir datos de algún estudio referente a hagase tu voluntad, en el cielo como en la tierra, esa parte del Padre Nuestro.

    Desde ya le agradezco, querido pastor por todo lo que pude ver en su página.
    Dios le bendiga ricamente.

    Carlos González Fernández
    Asunción – Paraguay
    Teléf: 00595-21-498 606 de 8.00 a 13.00 hs.
    Celulares 00595-991-777 999 – 00595-981-895 486
    e-mail: gonzalezfernandez.carlos@gmail.com

    • Hermano Carlos,

      Gracias por visitar y comentar en este sitio. Sobre su pregunta, no recuerdo de memoria, pero le estaré informando aquí cuando lo encuentre.

      Que Dios le bendiga ricamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s