Bellas Palabras de Vida

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Bellas Palabras de Vida

TEXTO: Hebreos 4:12

«Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón»

INTRODUCCIÓN:

El tema de hoy es sobre la PALABRA DE DIOS y la obra eficaz que produce en cada vida donde es leída y predicada. En esta noche quisiera preguntar si todos tienen Biblias, no solamente aquí, sino para llevar a sus casas. Vamos a hablar de las Bellas Palabras de Vida que en encontramos en la Biblia, y cuanto necesitamos tener una en nuestros hogares para leer. Trataremos los siguientes temas:

1) Trasfondo

2) El origen Divino de la Palabra de Dios

3) Como una espada de dos filos

4) La obra penetrante de la Palabra de Dios

5) Juzga las intenciones

6) Lo mejor para lo último.

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. No es ninguna sorpresa que el autor de nuestra Epístola compare a la Palabra de DIOS con una espada. La espada era el arma común en aquellos tiempos, y servía como un instrumento de batalla para atacar y para defenderse. En Efesios 6:17 se le llama: «La espada del Espíritu».

    1. Cuando hablamos del origen de la Palabra de DIOS, debemos notar que DIOS y Su Palabra son uno. DIOS no se contradice, ni cambia, y es por eso que Su Palabra ni se contradice, ni tampoco CAMBIA.

    1. Pero nosotros sí cambiamos, y a veces nos jactamos que somos modernos, y no queremos ser anticuados. Pero DIOS ni es moderno, ni es anticuado. DIOS NO CAMBIA, y es por eso que Su Palabra no CAMBIA.

  1. El Origen Divino de la Palabra de DIOS. Alguien puede decir: ¿Cómo puede un libro escrito por hombres, ser de origen Divino?

    1. A esto respondemos con las Palabras encontradas en 2 Pedro 1:21: «Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo

      1. He ahí lo claro del Texto Sagrado: «..la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana..» Los escritores de las Sagradas Escrituras, fueron impulsados por el Espíritu Santo para escribir lo que NO era de ellos, sino que fueron IMPULSADOS por el Espíritu Santo para escribir la Palabra dada por Dios.

      1. El Salmo 119:89 dice:

        1. «Tu palabra, SEÑOR, es eterna, y está firme en los cielos

    1. De ahí el origen Divino de las Sagradas Escrituras y de la razón que es comparada a una espada, es decir, a algo que penetra con tanta facilidad.

  1. Como una espada de dos filos. Nuestras propias palabras no pueden penetrar en el corazón de nadie. Es por eso que necesitamos la Palabra de DIOS, la cual es comparada a una espada de dos filos, porque por cualquier lado corta.

    1. En este caso la podemos comparar al bisturí del cirujano, que es bien afilado, y usado para corregir el mal en el cuerpo de una persona por medio de la cirugía.

    1. La espada del Espíritu corrige el mal del pecado en nuestros corazones. Es como si estuviera haciéndonos cirugía a nuestra propia alma.

  1. La obra penetrante de la Palabra de Dios. Ya hemos visto que la Palabra de DIOS penetra porque es semejante a una espada de dos filos. Ahora veamos lo que Isaías 55:11 dice: «así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos

    1. La Palabra de Dios penetra en el corazón de las personas más obstinadas y resistentes al Evangelio de JESUCRISTO.

      1. Lo único que toma es un testimonio personal que cita la Palabra de DIOS, una predicación, una lectura de la Palabra de DIOS que sea escuchada, o leída, para que penetre y haga efecto en la vida del pecador.

    1. El Espíritu Santo Obra en las vidas de las personas. Él envía Su Palabra para cumplir Su Propósito.

      1. (Salmo 107:20) «Envió su palabra para sanarlos, y así los rescató del sepulcro.»

      1. Luego dice en Isaías 55:11:

        1. «así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.»

  1. Juzga las intenciones. Podemos decir que uno lee un libro y aprende algo de ese libro, pero la Palabra de DIOS es el único libro que lo lee a uno. Es decir, la Palabra de DIOS es el único libro nos habla juzgando nuestras intenciones.

    1. Note como dice que «Juzga las intenciones», o podríamos decir, que juzga NUESTRAS intenciones. Lo hace porque al leerla, o escucharla, estamos oyendo a DIOS decirnos lo que es y lo que no es.

      1. Charles Spurgeon, el gran predicador del siglo 19, decía que la Palabra de Dios critica nuestros pensamientos. La Palabra de Dios le dice a este pensamiento, que es vanidad, y a ese otro pensamiento, que es aceptable, y a este pensamiento, que es egoísta, y a ese otro pensamiento, que es semejante a Cristo.i

    1. La Palabra de DIOS nos desnuda delante del DIOS TODOPODEROSO, que al escucharla, o al leerla, nos está viendo tal como somos. Podemos escondernos de otros, podemos disimular nuestras intenciones e ideas delante de la gente, pero delante de DIOS, Su Palabra nos descubre, tal como somos.

    1. Es por eso que tantas veces al escuchar un sermón predicado, alguien pregunta: ¿Cómo es que el predicador conocía mi vida? ¿Quién le dijo? ¿Cómo es que el predicador sabía en la condición que estoy?

      1. No es que el predicador sabía, ni que nadie le dijo, sino que la Palabra de Dios descubre nuestras intenciones, nuestros problemas, nuestros pecados. Es decir: «A todas las personas les llega el momento en que tienen que encontrarse con ese Dios ante Cuyos ojos nada se puede ocultar.»ii

  1. Lo mejor para lo último. Concluimos nuestra lección con esto como lo mejor, porque casi siempre en toda reunión, o evento, dejan lo mejor para lo último.

    1. Es igual en los cultos y reuniones, el sermón de la Palabra de DIOS ocupa la última parte. Y es por eso que es lo mejor. Sí, es cierto que los cantos son hermosos, y también los testimonios. Pero es la Palabra de DIOS predicada la que penetra nuestros corazones, la que descubre nuestras intenciones, la que nos habla de una forma directa.

    1. Y así cerramos con el Texto de Romanos 10:17:

      1. «Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Charles Spurgeon, The Word a Sword.

ii William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 891, editorial CLIE.

**Actualizado 11-04-2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s