Estudios en Romanos: Los dos destinos

Por pastor Daniel Brito

TEXTO: Romanos 2:1-28

TITULO: Estudios en Romanos: Los dos destinos

INTRODUCCIÓN: En esta noche continuamos el estudio de la Epístola a los Romanos, que hace algún tiempo atrás estuvimos estudiando y, terminamos con el primer capítulo de esta hermosa Epístola. Esta noche continuamos con el segundo capítulo, que es una continuación de los últimos versos del primer capítulo. Así comenzamos nuestra lección en esta noche.

1. No hay Excusa. — Para seguir el tema de esta noche, tenemos que regresar a los últimos versos del capítulo 1, donde encontramos que Dios está hablando por medio de Su Palabra, y dice que no hay excusa, porque las cualidades invisibles de Dios desde la Creación, son evidente. (Romanos 1:20-32). Eso es porque Dios le puesto a todos los hombre y mujeres algo en su conciencia sobre el bien y el mal, y claramente sobre las evidencias de la existencia de Dios.

a. Noten la lista que encontramos en este Texto, sobre todo tipo de perversiones sexuales.

b. Noten también la cantidad de perversiones que no tienen que ver con el sexo.

c. Y por último, noten lo que dice el verso 32:

i. «Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.»

ii. Es muy claro que no hay excusa para el hombre porque de una forma u otra, Dios se ha revelado al hombre.

iii. Y es así como seguimos ahora con el capítulo 2, que continúa el tema.

2. El Justo Juicio de Dios. — El propósito de este segundo capítulo de Romanos, es para mostrar las consecuencias inevitables de nuestra naturaleza pecaminosa, y del Justo Juicio de Dios sobre TODA injusticia. Mucha gente niega que Dios castigue con un infierno, porque según ellos: Dios es amor. Pero aunque es cierto que Dios es amor, también es un fuego consumidor.

a. Debemos notar que el apóstol Pablo comienza esta Epístola explicando la condición pecaminosa de todo ser humano, y que TODOS somos pecadores y necesitamos un SALVADOR.

b. También Hemos visto que la Ira de Dios se revela en contra de los que persisten en practicar pecado y perversiones en contra de Dios.

c. Ahora, el tema importante que sigue, es el de la hipocresía religiosa, que era común en el tiempo de los apóstoles, pero lo es común en los nuestro también.

3. La hipocresía religiosa. — Es cierto que los Judíos en el tiempo de Pablo no practicaban la idolatría como es mencionada aquí, y aun menos la homosexualidad. Pero los Judíos también eran culpables de algunos de los otros pecados mencionados por Pablo.

a. Noten que comienza alertando al hipócrita que critica pero está haciendo lo mismo.

i. «Por tanto, no tienes excusa tú, quienquiera que seas, cuando juzgas a los demás, pues al juzgar a otros te condenas a ti mismo, ya que practicas las mismas cosas.»

b. Debo aclarar sobre lo que juzgar es, porque está muy de moda que la gente diga: “no me juzgues”.

i. Es muy claro que ES la Palabra de Dios la que juzga nuestras actitudes. El creyente no tiene que idear nada propio, salvo el uso de la propia Palabra de Dios.

ii. El creyente sí tiene que juzgar en cuanto a DETERMINAR si algo es correcto o erróneo.

iii. Ahora, el juzgar que leemos aquí, y que nuestro SEÑOR JESÚS nos advirtió no hacer, es un juzgar que condena de una forma hipócrita. Veamos Mateo 7:1-2:

(1) «No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. 2 Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes.»

(2) Sin embargo, en el verso 15-20, JESÚS advierte sobre los falsos profetas y maestros, y que por sus frutos ellos los iban a conocer. Eso sin duda alguna es JUZGAR.

(a) «Cuídense de los falsos profetas. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces.16 Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?17 Del mismo modo, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo.18 Un árbol bueno no puede dar fruto malo, y un árbol malo no puede dar fruto bueno.19 Todo árbol que no da buen fruto se corta y se arroja al fuego.20 Así que por sus frutos los conocerán.»

(3) Por eso debemos poner atención a lo que JESUCRISTO se estaba refiriendo al condenar a alguien hipócritamente.

(4) Ahora, también debo advertir, que como dice Evis Carballosa: “El hombre que juzga a otro se encontrará algún día haciendo lo mismo que aquel a quien condenó.”¹

c. Pasemos ahora a el juicio hipócrita de los Judíos en contra de los gentiles, que como ya he dicho, los Judíos no practicaban la idolatría en el tiempo de Pablo, ni la homosexualidad, pero sí eran culpables de otros pecados mencionados en Romanos 1.

i. Los Judíos también “creían que ocupaban una posición privilegiada, porque Dios podría ser el Juez de los paganos, pero era el Protector especial de los judíos.”²

d. Con esto encontramos la historia del rey David y el profeta Natán, que le está haciendo una historia sobre cierta injusticia, a la cual el rey David se enoja y condena a muerte al culpable, pero Natán le dice, que él era esa persona. El rey David había tomado la mujer de su prójimo, y después de eso condenó a su esposo a la muerte. (2 Samuel 12:1-12).

e. Y a Israel por haber sido la que había recibido la Revelación y los Pactos, se le exigía más. De ahí que Amós 3:2 Dios declara Juicio contra Israel por su desobediencia.

i. «Sólo a ustedes los he escogido entre todas las familias de la tierra. Por tanto, les haré pagar todas sus perversidades.»

ii. Y el verso 22 de nuestro Texto en Romanos 2 dice:

(1) «En fin, tú que enseñas a otros, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas contra el robo, ¿robas?»

(2) Ese es el mejor ejemplo de un religioso hipócrita.

4. Hipocresía religiosa (segunda parte). — Pero ahora sigamos con nosotros la Iglesia de JESUCRISTO. A través de la Historia de la Iglesia, encontramos tantas veces donde la Iglesia se hizo pasiva en cuanto a su liderato moral y espiritual.

a. Eso lo podemos ver en nuestros días con tantas DENOMINACIONES que prácticamente están moribundas, y otras que han dejado su verdadero lugar al acoplarse a las costumbres del mundo.

i. Los Himnos Antiguos, eran pura DOCTRINA, en su adoración a DIOS, y en el mencionar la Redención, la Cruz de JESÚS, la Sangre de JESÚS, y el dejar el MUNDO.

ii. Eso era importante para recordar la importancia de alejarse de las cosas MUNDANAS, y la importancia de SERVIR a JESUCRISTO.

iii. Es muy triste que muchos de los cantos de hoy, parecen canciones románticas que pueden ser cantadas a una mujer o a un hombre.

b. La Iglesia no puede juzgar si está haciendo lo mismo que los que están afuera. Y es por eso que la Iglesia de JESUCRISTO tiene que obedecer el llamado que Dios nos hace a vivir en SANTIDAD.

5. Recompensas para los fieles. — (Proverbios 14:12) «Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.»

a. Es muy claro que hay caminos que el hombre quiere seguir como nos dice el Texto que hemos leído, y que llevan a la perdición eterna, porque no son los caminos que el hombre quiera, sino el CAMINO que Dios QUIERE.

b. El que escoge perseverar en la obediencia a Dios, recibe vida eterna (Romanos 2:7).

i. «Él dará vida eterna a los que, perseverando en las buenas obras, buscan gloria, honor e inmortalidad.»

c. Pero aquel que persevera en la maldad, recibe el CASTIGO eterno (Romanos 2:8).

i. «Pero los que por egoísmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad, recibirán el gran castigo de Dios.9 Habrá sufrimiento y angustia para todos los que hacen el mal, los judíos primeramente, y también los gentiles;10 pero gloria, honor y paz para todos los que hacen el bien, los judíos primeramente, y también los gentiles.»

6. Es lo interno lo que se refleja en lo externo. — (Romanos 2:25-29). El Texto de este segundo capítulo, aclara que no es el conocer la LEY, sino el ser HACEDOR de la ley lo que cuenta. Veamos algunas cosas:

a. No es la circuncisión externa lo que importaba, sino la INTERNA. No hay duda que eso hubiera sido hallado como una blasfemia para los Judíos que estaban tan orgullosos en su posición como Israelitas circuncidados. Pero Pablo aclara que no es la circuncisión que era parte del Pacto Israelita con Dios, lo importante, más bien era la intención del corazón.

b. Para nosotros es lo mismo, no es en el OÍR solamente, sino en el ser un HACEDOR de la Palabra de Dios. Santiago 1:22 dice:

i. «No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.»

ii. No es el llamarse un Cristiano, sino en ser un HACEDOR de la Palabra de Dios que lo convierte a uno en un verdadero Cristiano.

Conclusión:
Oremos.

Notas:

1. Evis Carballosa, Romanos, p. 56, editorial Portavoz.

2. William Barclay, Comentario al Nuevo Testamento, p. 565, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 16 de Noviembre, 2008.

2 pensamientos en “Estudios en Romanos: Los dos destinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s