Estudios en Romanos: Justificados gratuitamente

Por: pastor Daniel Brito

TITULO: Estudios en Romanos: Justificados gratuitamente

TEXTO: Romanos 3:24-34

«Pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.25 Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados.»

INTRODUCCIÓN: En esta noche seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos, y ahora entramos en la definición de lo que JUSTIFICACIÓN es. El apóstol por Inspiración del Espíritu Santo ha expuesto la condición del hombre que es: “…..Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los gentiles están bajo el pecado.” (3:9b). Ahora sigue con la solución y es el regalo de ser Justificados por medio de la Fe en JESUCRISTO solamente. Es así como comenzamos nuestra lección.


1.         Lo que el legalismo hace.– No hay que irse muy lejos para uno encontrarse con alguien que practica otra religión o alguna secta, y observar las cosas que hacen para ganarse el favor de Dios, o de “su dios”.

a.         Podemos decir que este es el punto clave que distingue al Catolicismo Romano, con el Protestantismo Evangélico, y es la Justificación por la Fe solamente. Podemos recordar lo que impulsó a Lutero, y fue los abusos de las indulgencias, especialmente cuando Juan Tetzel dijo que antes que la moneda pegue en el fondo del cofre, su pariente saldrá del Purgatorio.

i.          La salvación no se puede vender, y tampoco se puede comprar.

ii.         Todo sistema que depende de lo que la persona hace para ganarse el favor de Dios, o el derecho de ir al Cielo, está bien errado en un sistema legalista de hacerlo por sus propios méritos.

b.         Entre los Cristianos Evangélicos, encontramos a muchos que practican un sistema “legalista”, un término que entre los evangélico es usado tantas veces para referirse a esas congregaciones que les imponen a las mujeres ciertas reglas de vestuario y maquillaje. Pero, legalismo abarca todo aquello que indica que por méritos propios, se puede ganar la salvación de uno, o de otra persona.

i.          Como ejemplo, están los que confían en asistir a la iglesia de vez en cuando, o aun frecuentemente. Pero no han entregado sus vidas a JESUCRISTO, o sea, no se han arrepentido de sus pecados, y aceptado a nuestro SEÑOR JESUCRISTO como Salvador.

(1)        Ese tipo de gente piensa que están cumpliendo, y eso mismo es también legalismo, porque se están basando en lo que HACEN y no en lo que Él que HIZO.

ii.         También están los que se han criado en una iglesia Evangélica y aunque viven sus vidas como impíos, se consideran Cristianos. Eso es poner su confianza también en lo que HACEN, o lo que creen que han heredado, y no en QUIEN lo HIZO en la cruz del Calvario.

c.         También entre los Evangélicos hay muchos que dicen que ayunan por un ser querido para que sean salvos. Eso también es obras, porque se está haciendo un sacrificio por otra persona.

i.          La Biblia nos dice que OREMOS en todo lugar, y por los demás. Es la oración la que toma el lugar de intercesión.


2.         La Definición. – Justificación es un término legal, si pensamos en un tribunal donde el juez trata al culpable como inocente. En este capítulo tres, el apóstol Pablo ha aclarado muy bien la culpabilidad del hombre delante de Dios. Regresamos otra vez A:  “…..Ya hemos demostrado que tanto los judíos como los gentiles están bajo el pecado.” (3:9b).

a.         Aquí encontramos que la Salvación es otorgada y condicionada por el mismo Dios. La Justificación revela la GLORIA de Dios, porque es para Dios la Gloria, y no para el hombre. Veamos algunas cosas:

i.          La bendición de Dios hacia el ser humano es para la GLORIA DE DIOS, nunca para la nuestra.

(1)        «Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo.» (Efesios 1:3).

ii.         Cuando defendemos nuestra creencia en Dios, lo hacemos para la GLORIA DE DIOS.

(1)        «La gloria, Señor, no es para nosotros;  no es para nosotros sino para tu nombre, por causa de tu amor y tu verdad. 2 ¿Por qué tienen que decirnos las naciones: «¿Dónde está su Dios?» 3 Nuestro Dios está en los cielos y puede hacer lo que le parezca.» (Salmo 115:1-3).


3.         Es por Gracia. – Justificación es un Regalo, se RECIBE, pero no se puede GANAR ni COMPRAR.

a.         A esto incluso algunos pueden jactarse en su propia fe, creyendo que han alcanzado algo por sus propias fuerzas. Pongamos atención a Efesios 2:8-10:

i.          «Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios,9 no por obras, para que nadie se jacte.10 Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.»

ii.         Quiere decir que aun la FE de uno, es un REGALO de Dios. Eso es Dios obrando en el ser humano.

b.         Esto nos muestra que la Salvación es un REGALO, y no hay nada por lo que uno pueda jactarse, porque todo es regalo de Dios.


4.         El que guarda la ley, ha caído de la Gracia. – Estas son palabras fuerte del apóstol Pablo, pero dicen una verdad muy grande. Ya hemos hablado en nuestro primer punto, sobre la necedad del legalismo. Ahora les recuerdo el estudio de este Jueves pasado donde estuve hablando del Sábado, y porqué la Iglesia lo ha celebrado el Domingo.

a.         Uno de los mejores ejemplos de una iglesia que se desvió para el legalismo otra vez, es el de los Gálatas. No pasó de un día al otro, sino que viniendo maestros judaizantes de Jerusalén, les empezaron a decir que el Evangelio que Pablo les había predicado era inferior. Me gusta mucho esta traducción de la NVI de Gálatas 3:1:

i.          «¡Gálatas torpes! ¿Quién los ha hechizado a ustedes, ante quienes Jesucristo crucificado ha sido presentado tan claramente?»

ii.         Y el siguiente muestra que el que pone su confianza en guardar la ley, o ciertas normas para ser salvo , ha caído de la Gracia Divina. Eso es porque ahora lo está haciendo por sus propios méritos.

(1)        «Todos los que viven por las obras que demanda la ley están bajo maldición, porque está escrito: «Maldito sea quien no practique fielmente todo lo que está escrito en el libro de la ley.»[e]11 Ahora bien, es evidente que por la ley nadie es justificado delante de Dios, porque «el justo vivirá por la fe».12 La ley no se basa en la fe; por el contrario, «quien practique estas cosas vivirá por ellas».13 Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado de un madero.»14 Así sucedió, para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa.»

b.         Regreso al tema del Jueves, donde estuve hablando de aquellos que se dejan convencer de que es el Sábado el que hay que guardar y no el Domingo.

i.          Aclaramos que nadie puede “guardar” el Domingo, porque eso no es lo que hacemos. Celebramos el Domingo, porque así como el Culto de Israel giraba alrededor del Sábado, así el Culto de la Iglesia gira alrededor del Domingo. Lo hacemos no para ser salvos, sino porque somos salvos.

c.         La ley lo hace evidente que somos pecadores. En el intercambio que Pablo y Pedro tuvieron, Pablo le recuerda a Pedro que la hipocresía lo hace a uno transgresor al volver a edificar con lo que ya hemos dejado.

i.          «Pues bien, cuando Pedro fue a Antioquía, le eché en cara su comportamiento condenable.12 Antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, Pedro solía comer con los gentiles. Pero cuando aquéllos llegaron, comenzó a retraerse y a separarse de los gentiles por temor a los partidarios de la circuncisión.13 Entonces los demás judíos se unieron a Pedro en su hipocresía, y hasta el mismo Bernabé se dejó arrastrar por esa conducta hipócrita. 14 Cuando vi que no actuaban rectamente, como corresponde a la integridad del evangelio, le dije a Pedro delante de todos: «Si tú, que eres judío, vives como si no lo fueras, ¿por qué obligas a los gentiles a practicar el judaísmo? 15 »Nosotros somos judíos de nacimiento y no “pecadores paganos” .16 Sin embargo, al reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley sino por la fe en Jesucristo, también nosotros hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús, para ser justificados por la fe en él y no por las obras de la ley; porque por éstas nadie será justificado. 17 »Ahora bien, cuando buscamos ser justificados por Cristo, se hace evidente que nosotros mismos somos pecadores. ¿Quiere esto decir que Cristo está al servicio del pecado? ¡De ninguna manera!18 Si uno vuelve a edificar lo que antes había destruido, se hace transgresor.19 Yo, por mi parte, mediante la ley he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios.20 He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí.21 No desecho la gracia de Dios. Si la justicia se obtuviera mediante la ley, Cristo habría muerto en vano.» (Gálatas 2:11-21).


5.         Mediante la Redención de Cristo JESÚS. – (Romanos 3:24-26) «Pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. 25 Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia. Anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados;26 pero en el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su justicia. De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús.»

a.         Redención es un rescate, y es lo que JESUCRISTO hizo en la cruz del Calvario por nosotros los pecadores.

b.         En el pasado, Dios había soportado el pecado de la gente, pero ahora, en esta Dispensación de la Gracia, la Justicia de Dios se revela, en que Dios ofrece el perdón de los pecados por medio del arrepentimiento.

i.          «Pues bien, Dios pasó por alto aquellos tiempos de tal ignorancia, pero ahora manda a todos, en todas partes, que se arrepientan.» (Hechos 17:30).

c.         De ahí que el arrepentimiento y la obediencia es lo que Dios requiere del ser humano. Notemos que ARREPENTIMIENTO implica un cambio de conducta, de pensamiento, de camino. De ahí que el que se arrepiente, es Justificado, no por sus obras, sino por la fe en JESUCRISTO, mediante la redención en la cruz del Calvario.


6.         Confirmamos la ley. – (Romanos 3:27-31) «¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál principio? ¿Por el de la observancia de la ley? No, sino por el de la fe.28 Porque sostenemos que todos somos justificados por la fe, y no por las obras que la ley exige.29 ¿Es acaso Dios sólo Dios de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles? Sí, también es Dios de los gentiles,30 pues no hay más que un solo Dios. Él justificará por la fe a los que están circuncidados y, mediante esa misma fe, a los que no lo están.31 ¿Quiere decir que anulamos la ley con la fe? ¡De ninguna manera! Más bien, confirmamos la ley.»

a.         Estos últimos versos que cierran este capítulo, prueban que el apóstol Pablo, ni aun nosotros, estamos denigrando la ley de Moisés. «Más bien, confirmamos la ley.»

b.         “La ley queda en pie con el papel que Pablo mismo ha descrito en este capítulo: Dar el diagnóstico del enfermo (v. 20b).»[1] «más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.»

c.         La ley nos recuerda que somos pecadores, y necesitamos la ayuda de Dios todo el tiempo.


7.         RESUMEN: A Dios gracias, que hemos puesto nuestra confianza en JESUCRISTO, y no en nuestros propios méritos. De ahí que hallamos recibido un regalo tan grande que es el ser Justificados gratuitamente sin merecerlo. «Pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.» (Romanos 3:24).

Conclusión:

Oremos.


1. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 1575, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Este sermón fue predicado el 10 de enero, 2009.

8 pensamientos en “Estudios en Romanos: Justificados gratuitamente

  1. pastor que dios te bendiga por esta pagina que as creado DIOS te seguira iluminando para cosas mayores muy interesante mi pregunta que papel juegan las obras en la justificacion

    • Hermano Simón Ortega, gracias por tu visita a este blog. Hermano, las obras no juegan ningún papel en la justificación. Es por fe y no es por obras. Ahora, las obras siempre siguen a la regeneración. Eso quiere decir que el cristiano hace buenas obras porque ha nacido de nuevo, no para ser salvo.

      Que Dios te bendiga.

  2. me gustó su blog y el tema estoy de acuerdo, sin embargo es necesario aclarar si hay alguna contradicción en santiago 2:14-25 donde dice que la fe sin obras es muerta?.
    Dios siga bendiciendo su ministerio

    • Hola Sol, gracias por visitar y comentar en este blog. No hay ninguna contradicción entre el apóstol Pablo y Santiago.

      II.LA FE Y LAS OBRAS – vs. 14 – 26
      A. Santiago y Pablo –
      – Santiago habla de la fe que la gente ve, que resulta en obras.
      – Pablo habla de la fe interior, delante de Dios.
      – Santiago habla del fruto del Espíritu que produce obras.
      – Pablo habla de las obras legales de la ley – Ef. 2:8,9,10. Aún allí, note vs.9 y 10, “no por las obras, más para buenas obras.

      Que Dios le bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s