Sometidos a la Voluntad de Dios

Por: pastor Daniel Brito

Título: Sometidos a la Voluntad de Dios

Texto: Mateo 8:5-13:

«Al entrar Jesús en Capernaúm, se le acercó un centurión pidiendo ayuda.

6 —Señor, mi siervo está postrado en casa con parálisis, y sufre terriblemente.

7 —Iré a sanarlo —respondió Jesús.

8 —Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano.9 Porque yo mismo soy un hombre sujeto a órdenes superiores, y además tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve” , y va, y al otro: “Ven” , y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto” , y lo hace.

10 Al oír esto, Jesús se asombró y dijo a quienes lo seguían: —Les aseguro que no he encontrado en Israel a nadie que tenga tanta fe.11 Les digo que muchos vendrán del oriente y del occidente, y participarán en el banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.12 Pero a los súbditos del reino se les echará afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes.

13 Luego Jesús le dijo al centurión: —¡Ve! Todo se hará tal como creíste. Y en esa misma hora aquel siervo quedó sanó. »

Introducción:

La semana pasada, estuvimos hablando de lo simple que es la fe. Esta noche seguimos con el tema, pero tomando el rumbo a lo que verdaderamente tiene que hacer el ser humano, cuando decide CONFIAR en JESUCRISTO. Trataremos los siguientes puntos:

(1) Un Centurión pagano.

(2) Una gran confianza.

(3) Sometido a Su Voluntad.

(4) Incluidos y Excluidos.

Lección:

1. Un Centurión pagano. —Un Centurión era un oficial Romano, que tenía a su cargo una compañía de 100 soldados. Este relato, lo encontramos también en el Evangelio de Lucas 7:1-10, donde dice que él mandó a algunos líderes judíos que fueran a hablar con JESÚS en lugar suyo. No hay ninguna discrepancia en eso, porque en la Biblia encontramos otros casos donde una persona hace algo, cuando en realidad lo hace por medio de otros. Agustín, el erudito del quinto siglo armonizando esta aparente discrepancia, dijo: “El que hace algo por medio de otro lo hace también por sí mismo.”[1]

2. Una gran confianza. —Este Centurión pagano, amaba al pueblo judío. Noten lo que dice el Texto en Lucas 7:4-5 «Cuando llegaron ante Jesús, le rogaron con insistencia: —Este hombre merece que le concedas lo que te pide:5 aprecia tanto a nuestra nación, que nos ha construido una sinagoga.»

a. Seguramente que era uno de los tantos gentiles que eran temerosos de Dios, y no se convertían al Judaísmo, tal vez por la posición social que tenían, o las exigencias de la ley de Moisés como la circuncisión. Pero ahora, había llegado a creer que JESUCRISTO era un hombre SOBRENATURAL, y era el Mesías o el Cristo de Israel.

b. El siervo de este Centurión, que según el relato de Lucas, era muy estimado por su amo.

i. (Lucas 7:2) «Había allí un centurión, cuyo *siervo, a quien él estimaba mucho, estaba enfermo, a punto de morir.»

ii. El siervo sufría de una parálisis que lo tenía atormentado, según nos dice Mateo, y a punto de la muerte, según nos dice Lucas.

(1) (Mateo 8:6) «Señor, mi siervo está postrado en casa con parálisis, y sufre terriblemente.»

(2) Este hombre seguramente que sufría mucho dolor, y estaba tirado en una cama.

c. La semana pasada, estuvimos hablando de como los apóstoles le pidieron al SEÑOR que les aumentara la Fe, pero nuestro Salvador les respondió que si solamente es del tamaño de un grano de mostaza, se pueden mover montes y árboles. Un buen ejemplo por parte de nuestro SEÑOR para aclarar, que no se necesita una FE gigantesca, sino una FE SIMPLE, que se atreve a CONFIAR en el PODER DE DIOS.

i. Eso nos lleva a lo que sigue después de CONFIAR, en el siguiente capítulo.

3. Sometidos a Su Voluntad. —El Centurión, era un hombre de autoridad. Él tenía 100 soldados que estaban bajo su mando, y ellos tenían que someterse a la VOLUNTAD del Centurión.

a. Noten las palabras del Centurión en Mateo 8:8-9:

i. «Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano.9 Porque yo mismo soy un hombre sujeto a órdenes superiores, y además tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve” , y va, y al otro: “Ven” , y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto” , y lo hace.»

ii. El Centurión sabía que las costumbres de los Rabinos, prohibían a un Judío entrar en casa de un gentil. Y con toda humildad, le dice a JESÚS que no tiene que hacerlo, que solamente use Su Autoridad, para decir la Palabra y sanarlo.

b. Veamos algunas cosas sobre esto:

i. En primer lugar, el Centurión entendía muy bien el concepto de SOMETER su voluntad. Porque el soldado Romano sometía su voluntad al imperio, personificado en el emperador. El soldado Romano, hacía la voluntad del emperador.

ii. En segundo lugar, ese ejemplo del Centurión, es el ejemplo que nuestro SEÑOR JESUCRISTO nos dejó tantas veces, sobre la necesidad de entregar nuestra voluntad, a la VOLUNTAD DE DIOS. Veamos en Marcos 8:34:

(1) «Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. —Si alguien quiere ser mi discípulo —les dijo—, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.»

(2) JESUCRISTO no está exigiendo que uno tome una cruz literal para caminar con ella. JESUCRISTO se estaba refiriendo a renunciar al YO de uno mismo como el elemento dominante en la vida de uno. Es reemplazar al YO de uno, con el de nuestro SEÑOR. Es poner a la Voluntad Divina, en lugar de la voluntad de uno mismo.[2]

c. Para concluir este punto, podemos notar que así como el imperio Romano se personificaba en una persona: el emperador, así también el Reino de Dios, se personifica en JESUCRISTO, porque es solamente por medio de la OBRA DE JESUCRISTO en la Cruz del Calvario, que uno puede entrar al Reino de Dios.

i. Por eso, para ser parte del Reino de Dios, se necesita SOMETERSE a la VOLUNTAD total de JESUCRISTO.

ii. A eso nos llama el SEÑOR, y eso nos lleva al siguiente punto de los Incluidos y Excluidos.

4. Incluidos y Excluidos. —Notemos que nuestro SEÑOR JESÚS, se admira de la FE del Centurión. Esa fe es una lección para todos, porque los Judíos que conocían la ley de Moisés, no estaban aceptando a JESÚS como el Cristo. Pero un gentil pagano, se había convencido que JESUCRISTO era un hombre sobrenatural, era el Cristo, el Hijo de Dios.

a. Veamos las Palabras de JESÚS en Mateo 8:10-12:

i. «Al oír esto, Jesús se asombró y dijo a quienes lo seguían: —Les aseguro que no he encontrado en Israel a nadie que tenga tanta fe.11 Les digo que muchos vendrán del oriente y del occidente, y participarán en el banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.12 Pero a los súbditos del reino se les echará afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes.»

b. Nuestro SEÑOR aclara algo con Palabras fuertes, y es que Él les dice a los Judíos, que en el banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, estarán sentados gentiles como este Centurión, y como todos aquellos que vengan a los pies de JESUCRISTO para SOMETERSE a SU VOLUNTAD.

i. Para aquellos que rehúsan creer en JESUCRISTO y SOMETERSE a SU VOLUNTAD, entonces es igual que a los Israelitas que siendo parte del Pacto de Abraham, fueron y son excluidos, por no CREER en JESUCRISTO como el Hijo de Dios.

ii. JESUCRISTO fue bien claro, al aclarar que los excluidos, irán a un lugar de tormento, mientras los que son incluidos, irán a reinar con JESUCRISTO.

Conclusión:

Oremos.


Notas:

[1] James Bartley, Comentario Bíblico Mundo Hispano, tomo 14, p. 123, editorial Mundo Hispano.

[2] James A. Brooks, Mark, TNAC, p.137, Broadman Press.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.*

**Este sermón fue predicado en Juio, 2009.*

<!–[if supportFields]> SEQ CHAPTER \h \r 1<![endif]–><!–[if supportFields]><![endif]–>“Preparando líderes para abrir nuevos Cultos de hogar de manera continua”

Por: pastor Daniel Brito

Título: Sometidos a la Voluntad de Dios

Texto: Mateo 8:5-13:

«Al entrar Jesús en Capernaúm, se le acercó un centurión pidiendo ayuda.

6 —Señor, mi siervo está postrado en casa con parálisis, y sufre terriblemente.

7 —Iré a sanarlo —respondió Jesús.

8 —Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano.9 Porque yo mismo soy un hombre sujeto a órdenes superiores, y además tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve” , y va, y al otro: “Ven” , y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto” , y lo hace.

10 Al oír esto, Jesús se asombró y dijo a quienes lo seguían:  —Les aseguro que no he encontrado en Israel a nadie que tenga tanta fe.11 Les digo que muchos vendrán del oriente y del occidente, y participarán en el banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.12 Pero a los súbditos del reino se les echará afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes.

13 Luego Jesús le dijo al centurión:  —¡Ve! Todo se hará tal como creíste. Y en esa misma hora aquel siervo quedó sanó. »

Introducción:

La semana pasada, estuvimos hablando de lo simple que es la fe. Esta noche seguimos con el tema, pero tomando el rumbo a lo que verdaderamente tiene que hacer el ser humano, cuando decide CONFIAR en JESUCRISTO. Trataremos los siguientes puntos:

(1) Un Centurión pagano.

(2) Una gran confianza.

(3) Sometido a Su Voluntad.

(4) Incluidos y Excluidos.

Lección:

1. Un Centurión pagano. —Un Centurión era un oficial Romano, que tenía a su cargo una compañía de 100 soldados. Este relato, lo encontramos también en el Evangelio de Lucas 7:1-10, donde dice que él mandó a algunos líderes judíos que fueran a hablar con JESÚS en lugar suyo. No hay ninguna discrepancia en eso, porque en la Biblia encontramos otros casos donde una persona hace algo, cuando en realidad lo hace por medio de otros. Agustín, el erudito del quinto siglo armonizando esta aparente discrepancia, dijo: “El que hace algo por medio de otro lo hace también por sí mismo.”[1]

2. Una gran confianza. —Este Centurión pagano, amaba al pueblo judío. Noten lo que dice el Texto en Lucas 7:4-5 «Cuando llegaron ante Jesús, le rogaron con insistencia: —Este hombre merece que le concedas lo que te pide:5 aprecia tanto a nuestra nación, que nos ha construido una sinagoga.»

a. Seguramente que era uno de los tantos gentiles que eran temerosos de Dios, y no se convertían al Judaísmo, tal vez por la posición social que tenían, o las exigencias de la ley de Moisés como la circuncisión. Pero ahora, había llegado a creer que JESUCRISTO era un hombre SOBRENATURAL, y era el Mesías o el Cristo de Israel.

b. El siervo de este Centurión, que según el relato de Lucas, era muy estimado por su amo.

i. (Lucas 7:2) «Había allí un centurión, cuyo *siervo, a quien él estimaba mucho, estaba enfermo, a punto de morir.»

ii. El siervo sufría de una parálisis que lo tenía atormentado, según nos dice Mateo, y a punto de la muerte, según nos dice Lucas.

(1) (Mateo 8:6) «Señor, mi siervo está postrado en casa con parálisis, y sufre terriblemente.»

(2) Este hombre seguramente que sufría mucho dolor, y estaba tirado en una cama.

c. La semana pasada, estuvimos hablando de como los apóstoles le pidieron al SEÑOR que les aumentara la Fe, pero nuestro Salvador les respondió que si solamente es del tamaño de un grano de mostaza, se pueden mover montes y árboles. Un buen ejemplo por parte de nuestro SEÑOR para aclarar, que no se necesita una FE gigantesca, sino una FE SIMPLE, que se atreve a CONFIAR en el PODER DE DIOS.

i. Eso nos lleva a lo que sigue después de CONFIAR, en el siguiente capítulo.

3. Sometidos a Su Voluntad. —El Centurión, era un hombre de autoridad. Él tenía 100 soldados que estaban bajo su mando, y ellos tenían que someterse a la VOLUNTAD del Centurión.

a. Noten las palabras del Centurión en Mateo 8:8-9:

i. «Señor, no merezco que entres bajo mi techo. Pero basta con que digas una sola palabra, y mi siervo quedará sano.9 Porque yo mismo soy un hombre sujeto a órdenes superiores, y además tengo soldados bajo mi autoridad. Le digo a uno: “Ve” , y va, y al otro: “Ven” , y viene. Le digo a mi siervo: “Haz esto” , y lo hace.»

ii. El Centurión sabía que las costumbres de los Rabinos, prohibían a un Judío entrar en casa de un gentil. Y con toda humildad, le dice a JESÚS que no tiene que hacerlo, que solamente use Su Autoridad, para decir la Palabra y sanarlo.

b. Veamos algunas cosas sobre esto:

i. En primer lugar, el Centurión entendía muy bien el concepto de SOMETER su voluntad. Porque el soldado Romano sometía su voluntad al imperio, personificado en el emperador. El soldado Romano, hacía la voluntad del emperador.

ii. En segundo lugar, ese ejemplo del Centurión, es el ejemplo que nuestro SEÑOR JESUCRISTO nos dejó tantas veces, sobre la necesidad de entregar nuestra voluntad, a la VOLUNTAD DE DIOS. Veamos en Marcos 8:34:

(1) «Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos.  —Si alguien quiere ser mi discípulo —les dijo—, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga.»

(2) JESUCRISTO no está exigiendo que uno tome una cruz literal para caminar con ella. JESUCRISTO se estaba refiriendo a renunciar al YO de uno mismo como el elemento dominante en la vida de uno. Es reemplazar al YO de uno, con el de nuestro SEÑOR. Es poner a la Voluntad Divina, en lugar de la voluntad de uno mismo.[2]

c. Para concluir este punto, podemos notar que así como el imperio Romano se personificaba en una persona: el emperador, así también el Reino de Dios, se personifica en JESUCRISTO, porque es solamente por medio de la OBRA DE JESUCRISTO en la Cruz del Calvario, que uno puede entrar al Reino de Dios.

i. Por eso, para ser parte del Reino de Dios, se necesita SOMETERSE a la VOLUNTAD total de JESUCRISTO.

ii. A eso nos llama el SEÑOR, y eso nos lleva al siguiente punto de los Incluidos y Excluidos.

4. Incluidos y Excluidos. —Notemos que nuestro SEÑOR JESÚS, se admira de la FE del Centurión. Esa fe es una lección para todos, porque los Judíos que conocían la ley de Moisés, no estaban aceptando a JESÚS como el Cristo. Pero un gentil pagano, se había convencido que JESUCRISTO era un hombre sobrenatural, era el Cristo, el Hijo de Dios.

a. Veamos las Palabras de JESÚS en Mateo 8:10-12:

i. «Al oír esto, Jesús se asombró y dijo a quienes lo seguían:  —Les aseguro que no he encontrado en Israel a nadie que tenga tanta fe.11 Les digo que muchos vendrán del oriente y del occidente, y participarán en el banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.12 Pero a los súbditos del reino se les echará afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes.»

b. Nuestro SEÑOR aclara algo con Palabras fuertes, y es que Él les dice a los Judíos, que en el banquete con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, estarán sentados gentiles como este Centurión, y como todos aquellos que vengan a los pies de JESUCRISTO para SOMETERSE a SU VOLUNTAD.

i. Para aquellos que rehúsan creer en JESUCRISTO y SOMETERSE a SU VOLUNTAD, entonces es igual que a los Israelitas que siendo parte del Pacto de Abraham, fueron y son excluidos, por no CREER en JESUCRISTO como el Hijo de Dios.

ii. JESUCRISTO fue bien claro, al aclarar que los excluidos, irán a un lugar de tormento, mientras los que son incluidos, irán a reinar con JESUCRISTO.

Conclusión:

Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:



[1]. James Bartley, Comentario Bíblico Mundo Hispano, tomo 14, p. 123, editorial Mundo Hispano.

[2]. James A. Brooks, Mark, TNAC, p.137, Broadman Press.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s