Estudios en Romanos: el final de las excusas

Por: pastor Daniel Brito

Título: Estudios en Romanos: el final de las excusas

Texto: Romanos 10:1-4:

«Hermanos, el deseo de mi corazón, y mi oración a Dios por los israelitas, es que lleguen a ser salvos.2 Puedo declarar en favor de ellos que muestran celo por Dios, pero su celo no se basa en el conocimiento.3 No conociendo la justicia que proviene de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios.4 De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia.»

Introducción:

Seguimos con nuestro estudio de la Epístola a los Romanos. En esta mañana con el tema de Israel y la superioridad de la Gracia de Dios.

Lección:

1. El deseo de la salvación de Israel. — Ese debe ser el deseo y la oración de todo creyente. Analicemos algunos puntos encontrados en estos versos.

a. El celo religioso, no siempre indica algo bueno, porque hay muchos “religiosos” que están equivocados y son bien celosos de sus creencias, pero el hecho que son celosos por sus creencias erróneas, no los excusan delante de Dios por rechazar la VERDAD.

i. Ese era el caso de Israel, que como nación, había rechazado a JESUCRISTO como el Hijo de Dios.

b. El celo de ellos, era un celo EQUIVOCADO.

2. El fin de la ley. — (Verso 4) «De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia.»

a. En otras palabras, es el cumplimiento de la ley de Moisés. En Cristo, se cumple y termina de funcionar la ley de Moisés.

i. (Gálatas 3:24-25) «Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo, para que fuéramos *justificados por la fe.25 Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía.»

b. Noten que la ley tenía un objetivo, y ese objetivo era guiar a todos a JESUCRISTO. Pero ahora que Cristo murió por nuestros pecados, no necesitamos al GUÍA, o a la ley más.

3. La justicia del hombre vs. La Justicia de Dios. — (Romanos 10:5) «Así describe Moisés la justicia que se basa en la ley: «Quien practique estas cosas vivirá por ellas.»

a. La justicia del hombre, es chatarra, o basura, en comparación a la Justicia de Dios. El ser humano es egoísta. Las obras siempre producen orgullo espiritual en la persona que las hace. Se basa en lo “que hacen”, y no en lo que CRISTO ya hizo.

i. (Levítico 18:5) «Observen mis estatutos y mis preceptos, pues todo el que los practique vivirá por ellos. Yo soy el Señor.»

ii. En este Texto que hemos leído, hay una promesa de vida en la obediencia del ser humano hacia la ley de Dios. Pero ese “Observen” es guardar toda la ley.

(1) De ahí que hay muchos en nuestros días que buscan guardar otra vez parte de la ley de Moisés. Pero debemos aclarar que el que la comienza a guardar, la tiene que guardar toda.

(a) (Gálatas 3:12) «La ley no se basa en la fe; por el contrario, «quien practique estas cosas vivirá por ellas»

iii. Los judíos del tiempo de Cristo habían rechazado a JESUCRISTO, por seguir su propia justicia, basada totalmente en obras.

(1) El ser humano se jacta tantas veces en su propia opinión, sin contar con la opinión de Dios. Pero la Biblia advierte de que no debemos hacer eso.

(a) (Proverbios 3:7) «No seas sabio en tu propia opinión; más bien, teme al Señor y huye del mal.»

b. JESUCRISTO crucificado es la Justicia de Dios. Esta es la Justicia que Israel ignoraba, y es la Justicia que ellos rechazaron.[1]

i. (2 Corintios 5:21) «Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.»

4. La Justicia que se basa en la FE. — (Romanos 10:6-13) «Pero la justicia que se basa en la fe afirma: «No digas en tu corazón: “¿Quién subirá al cielo?” (es decir, para hacer bajar a Cristo),7 o “¿Quién bajará al *abismo?” » (es decir, para hacer subir a Cristo de entre los muertos).8 ¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» Ésta es la palabra de fe que predicamos:9 que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo *levantó de entre los muertos, serás salvo.10 Porque con el corazón se cree para ser *justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.11 Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado.» 12 No hay diferencia entre judíos y *gentiles, pues el mismo Señor es Señor de todos y bendice abundantemente a cuantos lo invocan,13 porque «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo»

a. En estos Textos el apóstol está citando a Deuteronomio 30:11-20, donde está aclarando que la Palabra de Dios no está escondida, ni necesitan que otro venga a decirles, porque ya Dios les había dado la ley escrita, que por medio de ella, podían ser obedientes a Dios.

i. No había que volver a pedirle a JESUCRISTO que Resucitare, o que subiera al Cielo. Eso sería negar lo que ya nuestro SEÑOR JESUCRISTO hizo por nosotros en la cruz del Calvario, y que Él Resucitó.

b. No se necesita una nueva revelación, ni que vengan profetas o enviados especiales para revelar el mensaje.

i. El Texto está bien claro: «¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» Ésta es la palabra de fe que predicamos» (verso 8).

c. La Palabra de Fe para ser salvo contiene tres cosas importantes en este Texto, aunque el apóstol aquí omite una muy importante, que es el ARREPENTIMIENTO (Hechos 2:38).

i. Noten que para ser salvo, hay que creer que JESÚS es el SEÑOR. Esta parece haber sido la primer confesión Cristiana de fe, que proclama en las palabras posiblemente más simple, que JESÚS de Nazaret es en realidad Dios. La palabra Griega usada a través de la Septuaginta (más de seis mil veces) es aplicada aquí a JESÚS.[2]

ii. La otra es que hay que creer que Dios Resucitó a JESÚS de entre los muertos. En otras palabras, negar la Resurrección de JESUCRISTO, es NEGARLO TODO.

5. La fe viene por el oír. — (Versos 15-18) «Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?15 ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas *nuevas!» 16 Sin embargo, no todos los israelitas aceptaron las buenas nuevas. Isaías dice: «Señor, ¿quién ha creído a nuestro mensaje?»17 Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.18 Pero pregunto: ¿Acaso no oyeron? ¡Claro que sí! «Por toda la tierra se difundió su voz, ¡sus palabras llegan hasta los confines del mundo!»

a. Estos versos han sido una guía para llevar a otros a los Pies de nuestro SEÑOR. El apóstol está haciendo referencia del mensaje predicado a Israel, quien no tenía excusa por rehusar creer en JESUCRISTO como su Salvador.

i. De ahí que el apóstol menciona Isaías 53:1 sobre como Israel no había creído al mensaje de Dios:

(1) «¿Quién ha creído a nuestro mensaje y a quién se le ha revelado el poder del Señor?»

b. La FE viene por el oír el mensaje de CRISTO. Esto es importante, porque es por medio de escuchar el mensaje, que la persona recibe fe.

i. Noten que el mensaje es de CRISTO, o sea, Cristo mismo es quien habla cuando el Evangelio es proclamado. Toda predicación efectiva, es cumplida por el mismo Dios. El mensajero es en sí un instrumento usado por el Espíritu Santo como una parte necesaria del proceso. Es la misma voz de Dios, la que enfrenta al pecador, y le ofrece la reconciliación.[3]

ii. De ahí que nuestro Texto dice en Romanos 1:16 que el Evangelio es PODER DE DIOS.

(1) «A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los *gentiles.»

iii. Debemos notar una vez más que el MENSAJE, solamente es de CRISTO JESÚS. Ese es el mensaje que atrae al pecador a los pies de nuestro Salvador. No se puede predicar OTRO mensaje.

6. Un pueblo rebelde. — (Romanos 10:19-21) «Pero insisto: ¿Acaso no entendió Israel? En primer lugar, Moisés dice: «Yo haré que ustedes sientan envidia de los que no son nación; voy a irritarlos con una nación insensata.» 20 Luego Isaías se atreve a decir: «Dejé que me hallaran los que no me buscaban; me di a conocer a los que no preguntaban por mí.» 21 En cambio, respecto de Israel, dice: «Todo el día extendí mis manos hacia un pueblo desobediente y rebelde.»

a. La desobediencia de Israel no se debía a una falta de oportunidad, o de haber sido ignorantes. Al contrario, Israel tenía la Palabra de Dios: la ley de Moisés, los Profetas, etc. Israel fue culpable de desobediencia, de rebeldía, y de apostasía.

i. Israel después rechazó a JESUCRISTO como el Hijo de Dios. Ellos mismos se habían hecho una idea de quien ellos creían que debería ser el Cristo, y al Verdadero Cristo, ellos rechazaron.

b. El odio hacia JESUCRISTO, no se limita a los Judíos, al contrario, el mensaje de JESUCRISTO fue recibido con violencia por muchos gentiles, que no querían saber nada de un Cristo Crucificado.

i. Otra vez encontramos que el ser humano, en su rebeldía, se hace la idea de quien debe ser su dios, y debe ser aceptable hacia ellos.

ii. Eso en realidad es REBELDÍA, y odio en contra de CRISTO.

iii. Son tantos los que prefieren seguir a otros dioses, o a profetas que les presentan otro dios.

(1) Eso es lo que podemos ver con los millones que siguen el Islam, o a los mormones, que prefieren seguir a un Cristo inventado por hombres. Eso para mencionar algunas de las tantas religiones y sectas que existen en el mundo.

7. RESUMEN:

a. Dios no ha desechado a Israel, pero para que Israel (el pueblo Judío) sea salvo, es solamente a través de JESUCRISTO.

b. En este capítulo de Romano, una vez más resumimos que la GRACIA de Dios, es superior a la ley de Moisés. Porque es solamente por FE y no por OBRAS, y anunciamos el final de las excusas.

CONCLUSIÓN:

Oremos.

Notas:

1. Donald Grey Barnhouse, 4:62, Eerdmans Publishers.

2. Robert H. Mounce, Romans, NAC Commentary, p. 209, Broadman Press.

3. Ibid., p. 212.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s