Estudios en Romanos: el Cristiano y el estado

Por: pastor Daniel Brito

Título: Estudios en Romanos: el Cristiano y el estado

Texto: Romanos 13:1-7

« Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él.2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo.3 Porque los gobernantes no están para infundir terror a los que hacen lo bueno sino a los que hacen lo malo. ¿Quieres librarte del miedo a la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás su aprobación,4 pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.5 Así que es necesario someterse a las autoridades, no sólo para evitar el castigo sino también por razones de conciencia.

6 Por eso mismo pagan ustedes impuestos, pues las autoridades están al servicio de Dios, dedicadas precisamente a gobernar.7 Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor.»

Introducción:

Habiendo tratado con el fruto de la fe y consejos a los creyentes en el capítulo 12, el apóstol Pablo ahora pasa al tema del deber del cristiano hacia el estado.

1.              Instituido por Dios. — Es bien claro que la Biblia ha sido usada fuera de contexto por tantas personas para justificar el mal por parte de gobiernos, y por aquellos que enseñan el pacifismo. Debemos tomar en su contexto lo que el Texto Sagrado nos dice sobre las autoridades civiles.

a.              La Biblia nos enseña que los gobiernos civiles son ordenados por Dios; eso no quiere decir que Dios bendice las injusticias que ellos hacen, sino que en este mundo caído bajo el pecado, tiene que haber un orden, o de otra manera reinaría la anarquía.

b.              Tenemos el caso de Israel, que habiendo sido infiel a Dios, fueron enviados al cautiverio; primero las 10 tribus del norte, y después el reino de Judá.

i.              (Jeremías 25:8-14) «Por eso, así dice el Señor *Todopoderoso: “Por cuanto no han obedecido mis palabras,9 yo haré que vengan todos los pueblos del norte, y también mi siervo Nabucodonosor, rey de Babilonia. Los traeré contra este país, contra sus habitantes y contra todas las naciones vecinas, y los *destruiré por completo: ¡los convertiré en objeto de horror, de burla y de eterna desolación! —afirma el Señor—.10 Haré que desaparezcan entre ellos los gritos de gozo y alegría, los cantos de bodas, el ruido del molino y la luz de la lámpara.11 Todo este país quedará reducido a horror y desolación, y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años.” 12 »Pero cuando se hayan cumplido los setenta años, yo castigaré por su iniquidad al rey de Babilonia y a aquella nación, país de los *caldeos, y los convertiré en desolación perpetua —afirma el Señor—.13 Haré que vengan sobre ese país todas las amenazas que le anuncié, y todo lo que está registrado en este libro y que Jeremías ha profetizado contra las naciones.14 Los caldeos, a su vez, caerán bajo el yugo de muchas naciones y reyes poderosos. Así les daré lo que merecen su conducta y sus hechos.»

ii.              Debemos notar que Dios le llama a Nabucodonosor, quien es un rey impío y cruel, Su SIERVO.  Eso es porque Dios levanta reyes, y derrumba reinos cuando Él quiere, y cómo Él quiere.

iii.              Nabucodonosor había sido enviado por Dios para castigar no solamente a Israel, sino a todas las naciones vecinas. Pero Dios no estaba pasando por alto las injusticias de ellos, al contrario, podemos ver en el verso14 que Dios mismo 70 años después los iba a entregar a otro reino para que ellos también fueran castigados.

c.              Concluimos este punto recalcando que las autoridades son ordenadas por Dios, y aun Satanás no puede hacer lo que él quiere, sino lo que Dios le permite hacer; así es también con las autoridades gubernamentales.

2.              Para César lo que es de César. — (Mateo 22:15-22) «Entonces salieron los fariseos y tramaron cómo tenderle a Jesús una trampa con sus mismas palabras.16 Enviaron algunos de sus discípulos junto con los herodianos, los cuales le dijeron:   —Maestro, sabemos que eres un hombre íntegro y que enseñas el camino de Dios de acuerdo con la verdad. No te dejas influir por nadie porque no te fijas en las apariencias.17 Danos tu opinión: ¿Está permitido pagar impuestos al *césar o no? 18 Conociendo sus malas intenciones, Jesús replicó:  —¡*Hipócritas! ¿Por qué me tienden *trampas?19 Muéstrenme la moneda para el impuesto.  Y se la enseñaron. 20 —¿De quién son esta imagen y esta inscripción? —les preguntó. 21 —Del césar —respondieron.  —Entonces denle al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios. 22 Al oír esto, se quedaron asombrados. Así que lo dejaron y se fueron.»

a.              Aquí tenemos un buen ejemplo de los fariseos hipócritas que odiaban a JESÚS, y tramaron tentarle con una pregunta sobre si era lícito pagar los impuestos (taxes) al César.

i.              Si el SEÑOR JESUCRISTO respondía que sí, lo acusaban de colaborador con los Romanos.

ii.              Si el SEÑOR respondía que no, lo acusaban ante los Romanos como instigador a la rebeldía.

b.              La respuesta de JESUCRISTO los asombró a ellos y a muchos en nuestros tiempos, porque nuestro SEÑOR nos enseña una gran lección con Su respuesta sobre como es que Dios está por encima de los reyes y gobiernos, pero los gobiernos son instituidos por Dios, y están subordinados a la AUTORIDAD de nuestro SEÑOR.

i.              De ahí que nosotros en este mundo debemos obedecer y cooperar con los gobiernos civiles.

(1)              (1 Pedro 2:13-17) «Sométanse por causa del Señor a toda autoridad humana, ya sea al rey como suprema autoridad,14 o a los gobernadores que él envía para castigar a los que hacen el mal y reconocer a los que hacen el bien.15 Porque ésta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos.16 Eso es actuar como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como *siervos de Dios.17 Den a todos el debido respeto: amen a los hermanos, teman a Dios, respeten al rey.»

c.              Ahora eso nos lleva a nuestro siguiente punto sobre qué hacer con los gobiernos que oprimen al pueblo, o prohíben la adoración al único y verdadero Dios.

3.              Es necesario obedecer a Dios ante que a los hombres. — (Hechos 5:28-32) «—Terminantemente les hemos prohibido enseñar en ese nombre. Sin embargo, ustedes han llenado a Jerusalén con sus enseñanzas, y se han propuesto echarnos la culpa a nosotros de la muerte de ese hombre. 29 —¡Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres! —respondieron Pedro y los demás apóstoles—.30 El Dios de nuestros antepasados resucitó a Jesús, a quien ustedes mataron colgándolo de un madero.31 Por su poder, Dios lo exaltó como Príncipe y Salvador, para que diera a Israel *arrepentimiento y perdón de pecados.32 Nosotros somos testigos de estos acontecimientos, y también lo es el Espíritu Santo que Dios ha dado a quienes le obedecen.»

a.              Aquí tenemos el mejor ejemplo de cuando es nuestro deber el desobedecer a las autoridades civiles y religiosas, y es cuando ellas quieren ocupar el lugar de Dios. En el momento que los gobiernos prohíben nuestra libertad de adorar a Dios, es tiempo de desobedecer.

b.              El segundo ejemplo es el de Abdías, no el profeta cuyo libro lleva su nombre, sino el siervo del rey asesino Acab, quien recibiendo orden de matar a los profetas de JEHOVÁ, los escondía en una cueva desobedeciendo así al rey.

i.              (1 Reyes 18:1-8) «Después de un largo tiempo, en el tercer año, la palabra del Señor vino a Elías y le dio este mensaje: «Ve y preséntate ante Acab, que voy a enviar lluvia sobre la tierra.»2 Así que Elías se puso en camino para presentarse ante Acab. En Samaria había mucha hambre. 3 Por lo tanto, Acab mandó llamar a Abdías, quien administraba su palacio y veneraba al Señor.4 Como Jezabel estaba acabando con los profetas del Señor, Abdías había tomado a cien de ellos y los había escondido en dos cuevas, cincuenta en cada una, y les había dado de comer y de beber. 5 Acab instruyó a Abdías: «Recorre todo el país en busca de fuentes y ríos. Tal vez encontremos pasto para mantener vivos los caballos y las mulas, y no perdamos nuestras bestias.» 6 Así que se dividieron la tierra que iban a recorrer: Acab se fue en una dirección, y Abdías en la otra. 7 Abdías iba por su camino cuando Elías le salió al encuentro. Al reconocerlo, Abdías se postró rostro en tierra y le preguntó: —Mi señor Elías, ¿de veras es usted? 8 —Sí, soy yo —le respondió—. Ve a decirle a tu amo que aquí estoy.»

c.              Es bien claro que el cristiano debe obediencia al gobierno donde vive, siempre y cuando no sea obligado a hacer injusticias, o a no servir a nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

i.              Así como Abdías, fueron muchos los Cristianos que salvaron a Judíos de las garras del gobierno alemán Nazi; incluso poniendo en riesgo sus propias vidas.

ii.              ¿Puede el Cristiano quedar callado ante los 50 millones de bebés abortados desde 1973 en este país?

(1)              La respuesta a esa pregunta es un NO grande, porque el Cristiano debe ser como Abdías, buscar como salvar esas vidas por medio de la democracia electoral, y por medio de hablarlo y condenarlo en todo lugar.

iii.              El cristiano no debe quedarse callado ante la pudrición social causada por leyes sucias de gobernantes que trastornan el orden de la familia, con la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo; y el adoctrinamiento sexual encontrado en las escuelas.

4.             El deber del gobierno humano. — (Romanos 13:4-5) «pues está al servicio de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, entonces debes tener miedo. No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.5 Así que es necesario someterse a las autoridades, no sólo para evitar el castigo sino también por razones de conciencia.»

a.              Debemos recordar que las fuerzas demoníacas operan en los hijos de desobediencia (Efesios 2:1-2), y muchos hacedores del mal roban, matan y hacen hechos que oprimen a los inocentes. De ahí que los “Policías” son “siervos” de Dios, porque ellos también están luchando en contra del mal.

b.              El policía, o el gobernante civil, es llamado por Dios aquí un “servidor”, o un “ministro” como dicen otras versiones. La palabra aquí en el griego es diákonós, alguien que “sirve”; de donde proviene lo que conocemos en muchas iglesias como el “diaconado”. Quiere decir que el gobernante civil o el policía, es un “diácono” o un “servidor” de Dios, para ejecutar venganza. Recordando que la Biblia nos dice que dejemos la venganza a Dios.

i.              (Romanos 12:9) “No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor.”

ii.              Pero es evidente que Dios usa a agentes subordinados a Él para ejecutar Su venganza.

c.              Podemos ver que es el deber del gobierno el castigar a los que hacen el mal, y la protección de los inocentes, aún cuando el gobierno tiene que usar fuerza letal. Por eso dice: “No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.”

i.              En nuestros tiempos podríamos decir: No en vano lleva la PISTOLA, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor.

ii.              La espada, y en nuestro caso la pistola, es un instrumento de castigo, y un emblema de guerra. Quiere decir que el gobierno tiene el deber de corregir, y castigar a aquellos que hacen el mal.

5.              El deber del ciudadano cristiano. — (Romanos 13:7) «Paguen a cada uno lo que le corresponda: si deben impuestos, paguen los impuestos; si deben contribuciones, paguen las contribuciones; al que deban respeto, muéstrenle respeto; al que deban honor, ríndanle honor.»

a.              El tema de los impuestos siempre ha sido controversial, por la cantidad de abusos que los gobiernos han impuestos a sus súbditos. Pero es importante aclarar que los gobiernos solamente pueden costear los gastos de mantener el orden y la protección de los ciudadanos por medio de los impuestos.

b.              Es por eso que es el deber de los cristianos de cumplir como ciudadanos del Cielo, y como ciudadanos aquí en la tierra, con los impuestos para el sostén del bienestar social.

i.              Es bien claro que los Cristianos no deben hacer trampas para no pagar impuestos; algo que tristemente es muy real entre creyentes.

c.              Otro deber para los Cristianos es el de orar por los gobernantes.

i.              (1 Timoteo 2:1-2) «Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos,2 especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna »

ii.              Se ora por los gobernantes no para Dios los bendiga, porque muchos son perversos, sino para que Dios les de sabiduría, y actúen con justicia. Por eso Proverbios 21:1 dice:

(1)              « En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado.»

6.              La responsabilidad hacia los demás — (Romanos 13:8-14) «No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley.9 Porque los mandamientos que dicen: «No cometas adulterio», «No mates», «No robes», «No codicies», y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.»10 El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley. 11 Hagan todo esto estando conscientes del tiempo en que vivimos. Ya es hora de que despierten del sueño, pues nuestra salvación está ahora más cerca que cuando inicialmente creímos.12 La noche está muy avanzada y ya se acerca el día. Por eso, dejemos a un lado las obras de la oscuridad y pongámonos la armadura de la luz.13 Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias.14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la *naturaleza pecaminosa.»

a.              Una vez más encontramos un AVISO por parte del apóstol Pablo sobre el peligro de la frialdad y la negligencia que puede llevar al pecado. Debemos recordar que esta Epístola a los Romanos es Doctrinal del capítulo 1 al 11, donde el apóstol Pablo habla de la Obra de Dios en NOSOTROS. Desde el capítulo 12 and adelante, el apóstol trata el tema del fruto de la FE; lo que viene siendo el comportamiento cristiano. El cristiano nunca debe pensar que el pecado es algo del cual no tiene que preocuparse; al contrario, es por eso que encontramos aviso, tras aviso sobre el peligro del pecado en nuestras vidas.

b.              El amor al prójimo es esencial para la relación entre los seres humanos. La respuesta a la pregunta ¿quién es mi prójimo? La dejó nuestro SEÑOR en la Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10:30-37).

i.              Es bien claro que nuestro prójimo es la persona que está delante de uno. Pero para los Cristianos, el amarse entre hermanos y hermanas, es ESENCIAL para la unidad, y como TESTIMONIO a los no convertidos.

(1)              (Juan 13:34-35) «Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.35 De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.»

c.              En el amor al prójimo se cumple toda la ley. Eso claramente que para los que guardaban la ley de Moisés, no les serviría de nada si no tenían amor por sus semejantes; porque el que ama a su prójimo, no va a cometer adulterio contra su prójimo; y no va a robarle; y no va levantarle calumnias; etc.

i.              Lo mismo es en el Nuevo Pacto, y es que el ama a su prójimo, no peca en contra de su prójimo.

d.              Para concluir este punto y toda ésta lección, tenemos ahora una ADVERTENCIA para los creyentes de vivir como HIJOS DE LUZ, sin caer en pecados morales, en borracheras y el libertinaje. Algo que debemos recordar TODO EL TIEMPO. La vida pecaminosa es dañina; es muerte espiritual; es algo que los VERDADEROS salvos, no hacen.

i.              (Romanos 13:13-14) «Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias.14 Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la *naturaleza pecaminosa.»

CONCLUSIÓN:

Oremos.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*
**Este sermón fue predicado en Noviembre, 2009**

Un pensamiento en “Estudios en Romanos: el Cristiano y el estado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s