La relación entre la Venida de Cristo y la Santidad del creyente

Por: pastor Daniel Brito

Título: La relación entre la Venida de Cristo y la Santidad del creyente

Texto: Colosenses 3:4

“Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.”

Introducción:

El terremoto en Haití con tanta pérdida humana, tiende a traer preguntas sobre las señales del FIN. Ese es el tema de esta noche, sobre la relación que existe entre esa expectativa del creyente sobre la Venida de Cristo, y su vida en santidad mientras espera.

Lección:

1.Distinguiendo los términos. – Antes de seguir nuestra lección, debemos aclarar los términos que usamos para referirnos a la Segunda Venida de Cristo, y al Rapto de la Iglesia.

(a)Lo primero es el ARREBATAMIENTO o Rapto de la Iglesia, donde nuestro SEÑOR JESUCRISTO llama a la Iglesia, o sea a todos los creyentes, a reunirse con Él en el aire.

(b)Lo segundo es que siguiendo al ARREBATAMIENTO de la Iglesia, comienzan los 7 años de gran tribulación en la tierra.

(c)Lo tercero es que después de los 7 años de tribulación, JESUCRISTO viene en Gloria a Reinar en la tierra por Mil años.

(d)Podemos notar que para el creyente, la Venida de JESUCRISTO en Gloria comienza con el ARREBATAMIENTO de la Iglesia, es ahí donde el creyente pasa a reunirse con su Salvador. Ahora seguimos con nuestra lección.

2.La Esperanza es genuina. – La vida del creyente no es una vida “normal” en el sentido de la palabra, como la vida de aquellos que no conocen a JESUCRISTO. El creyente no vive su vida solamente por vivir, porque el creyente es parte de un PLAN DIVINO y su vida en esta tierra tiene un propósito y es ESPERAR a nuestro Salvador.

(a)Todos sabemos muy bien que hace dos mil años que JESUCRISTO dijo que volvería, y de tantos millones de creyentes que han muerto sin haber visto Su Venida, hace a algunos pensar que tal vez es un evento que no tiene importancia. Pero como veremos en nuestra lección de esta noche, hay una conexión entre la ESPERA del creyente por su SEÑOR, y la vida que decide vivir en esta tierra.

(b)El creyente no espera con temor o miedo la Venida de JESUCRISTO como algo siniestro. El creyente espera el ARREBATAMIENTO como una NOVIA en los tiempos Bíblicos esperaba a su novio. Así el creyente espera con ansiedad la VENIDA de su SEÑOR.

3.Su Efecto en la Conducta. – El Texto con el cual hemos comenzado nuestra lección, es parte de un contexto amplio, donde nuestra Epístola ha estado hablando de la Divinidad y de la Obra de JESUCRISTO, y como el creyente está completo en Él, es decir en Cristo. De ahí prosigue con este capítulo tres, donde comienza hablando de la vida en santidad que el creyente debe llevar, mirando a las cosas de ARRIBA, y llegando a nuestro verso: “Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.”

(a)Noten la conexión entre la Manifestación de Cristo, o sea Su Venida, y la vida del creyente en santidad. Leamos el 3:1-4:

i.“Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la *derecha de Dios.2 Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra,3 pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.4 Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.”

ii.Es por eso que el creyente se PURIFICA, o sea da el paso para vivir una vida en santidad. Algo que no es perfección, porque es imposible ser perfecto en esta vida. Santidad es SEPARACIÓN, ¿Separación de qué? Separación del pecado; o sea, separados para vivir una vida dedicada a Cristo. Veamos 1 Juan 3:1-7:

A.“¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él.2 Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.3 Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 4 Todo el que comete pecado quebranta la ley; de hecho, el pecado es transgresión de la ley.5 Pero ustedes saben que Jesucristo se manifestó para quitar nuestros pecados. Y él no tiene pecado.6 Todo el que permanece en él, no practica el pecado. Todo el que practica el pecado, no lo ha visto ni lo ha conocido. 7 Queridos hijos, que nadie los engañe. El que practica la justicia es justo, así como él es justo.”

iii.Según nuestros Textos, el creyente ha MUERTO al pecado, o mejor dicho, al dominio del pecado, y ha RESUCITADO con Cristo. Ahora, la vida del creyente es una de mirar, o buscar las cosas de ARRIBA, y agradar a Dios. Es obvio que el comportamiento es parte de la vida humana, y es por medio del comportamiento que el creyente dirige su vida, sus pasos, su mirada, y sus pensamientos, para agradar a aquel que lo llamó.

(b)La parte importante del creyente es en rechazar la impiedad. Eso no se hace por las propias fuerzas humanas, sino que se hace por medio de la gracia de JESUCRISTO que nos enseña, o sea que obra en nosotros. Veamos Tito 2:11-13:

i.“En verdad, Dios ha manifestado a toda la *humanidad su gracia, la cual trae salvación12 y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio,13 mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.”

ii.Noten aquí también la conexión entre la Venida de JESUCRISTO, y la vida en santidad del creyente mientras espera.

(c)Aclaramos otra vez que la Venida de JESUCRISTO aquí para el creyente es el ARREBATAMIENTO de la Iglesia, lo cual es la BENDITA ESPERANZA del creyente.

4.Su Efecto en la Actitud. – En la Palabra de Dios, el amar la aparición de JESUCRISTO es esencial para la vida del creyente, y para el ministerio de la IGLESIA. Es obvio que una vida desinteresada en la Venida de JESUCRISTO, es una vida desinteresada en vivir una vida entregada y en santidad para JESUCRISTO.

(a)Una vida desinteresada es una vida que va camino a la mundanalidad. Por esa razón, la actitud del creyente debe ser una que AME LA APARICIÓN DE JESUCRISTO por Su Iglesia. Veamos 1 Tesalonicenses 3:12-14:

i.“Que el Señor los haga crecer para que se amen más y más unos a otros, y a todos, tal como nosotros los amamos a ustedes.13 Que los fortalezca interiormente para que, cuando nuestro Señor Jesús venga con todos sus *santos, la santidad de ustedes sea intachable delante de nuestro Dios y Padre.”

(b)La vida del creyente es una en la que ha habido un cambio interno. Noten como dice: “ Que los fortalezca interiormente….” Es por eso que la espera del ARREBATAMIENTO de la Iglesia, debe producir un cambio en la conducta del creyente. Ese cambio se debe reflejar en el diario vivir del creyente, y en su relación con los demás creyentes y con los que no son creyentes.

i.No es opcional el amarnos los unos a los otros, es un MANDAMIENTO, y por eso debe ser manifestado en la vida del creyente que espera la APARICIÓN DE JESUCRISTO.

(c)El SEÑOR JESUCRISTO dejó el mejor ejemplo de cuál debe ser la actitud del creyente que espera a su SEÑOR.

i.(Mateo 24:42-47) “Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor.43 Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada.44 Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen. 45 »¿Quién es el *siervo fiel y prudente a quien su señor ha dejado encargado de los sirvientes para darles la comida a su debido tiempo?46 *Dichoso el siervo cuando su señor, al regresar, lo encuentra cumpliendo con su deber.47 Les aseguro que lo pondrá a cargo de todos sus bienes.”

ii.Noten la urgencia en el mensaje de nuestro SEÑOR sobre cual debe ser la actitud del creyente, mientras espera el REGRESO de su SEÑOR. Comenzamos nuestra lección mencionando a la Novia del tiempo Bíblico que esperaba a su esposo. Así el SIERVO fiel, que debe ser TODO creyente, debe esperar con ansias a su SEÑOR.

(d)El siervo INFIEL es lo opuesto a lo que un verdadero creyente es. El siervo INFIEL no es un verdadero creyente. Por eso el VERDADERO CREYENTE debe ser un siervo FIEL, y que desea con ansias encontrarse con su SALVADOR.

i.(Mateo 24:48-51) “Pero ¿qué tal si ese siervo malo se pone a pensar: “Mi señor se está demorando” ,49 y luego comienza a golpear a sus compañeros, y a comer y beber con los borrachos?50 El día en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada el señor volverá.51 Lo castigará severamente y le impondrá la condena que reciben los *hipócritas. Y habrá llanto y rechinar de dientes.”

ii.Noten que es obvio que el siervo INFIEL es echado en el Lago de Fuego, así que no puede ser un creyente.

5.Una Recompensa prometida. – (2 Timoteo 4:8) “Por lo demás me espera la corona de justicia que el Señor, el juez justo, me otorgará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que con amor hayan esperado su venida.”

(a)Hay una corona de justicia esperando al creyente que con AMOR haya esperado su venida. La espera no es como ya hemos dicho con desinterés, o con desidia en el servicio, es una con AMOR, y esperando con ansias a nuestro SALVADOR.

(b)La promesa por parte de nuestro SEÑOR JESUCRISTO es real, Él mismo dijo que vendría a llevarnos. Veamos Juan 14:1-4:

i.“No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. 2 En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar.3 Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.4 Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy.”

6.Las dos Invitaciones. – (Apocalipsis 22:17) “El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; y el que escuche diga: «¡Ven!» El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.”

(a)En esta invitación, El Espíritu Santo y la novia, quien es la Iglesia de JESUCRISTO, hace el llamado, o la invitación, a JESUCRISTO para que venga por Su Iglesia. Como hemos aprendido en nuestra lección, esa debe ser la expectativa del creyente, o sea, de esperar a su SEÑOR en Su Venida con ansias.

i.Noten también que en esta última invitación que hace El Espíritu y la Novia, también es un llamado a beber del agua de la vida. Eso quiere decir que el llamado a la SALVACIÓN, lo encontramos en toda parte de la Biblia, porque eso es lo más importante que existe en la vida, y es encontrar a JESUCRISTO como Salvador, y poder decir también: “El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; y el que escuche diga: «¡Ven!» El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.”

(b)Notemos que así como El Espíritu Santo y la Iglesia invitan a beber del agua de vida, así también nuestro SEÑOR JESUCRISTO hizo esa invitación en varias ocasiones. Por eso concluimos nuestra lección en esta noche, con esa invitación para recordar que para irse con JESUCRISTO en gloria, hay que beber del agua de la vida. Veamos al Evangelio de Juan 7:37-39:

i.“En el último día, el más solemne de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: —¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba!38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. 39 Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él. Hasta ese momento el Espíritu no había sido dado, porque Jesús no había sido glorificado todavía.”

A.Nuestro SEÑOR se encontraba en el Templo en el último día de la Fiesta de los Tabernáculos. Esa era la fiesta que recordaba que Israel había peregrinado en el desierto por 40 años. En ese último día, temprano en la mañana, salía una procesión con un sacerdote delante que iba al estanque de Siloé y sacaba agua, y de ahí regresaban al templo, donde el sacerdote regaba el agua en al altar. Eso lo hacían para recordar como Dios les había dado agua por medio de moisés en el desierto al golpear la roca, y simbolizaba la lluvia que Dios les daría para la cosecha del año.

B.Debemos recordar que JESUCRISTO habló del agua que Él, como el Salvador del mundo, daría a los sedientos que quisieran tomar, para darles la salvación.

C.En nuestro Texto, JESUCRISTO dice: “De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva. 39 Con esto se refería al Espíritu que habrían de recibir más tarde los que creyeran en él.”

D.En su respuesta a la mujer Samaritana (Juan 4:13-14) JESUCRISTO dijo:

“Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—,14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.”

B.Concluimos ahora una vez más leyendo Apocalipsis 22:17: “El Espíritu y la novia dicen: «¡Ven!»; y el que escuche diga: «¡Ven!» El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.”

CONCLUSIÓN:

Oremos…..

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional*

**Este sermón fue predicado en Enero, 2010**

Para compartir el sermón o para imprimirlo, pulse aquí.

2 pensamientos en “La relación entre la Venida de Cristo y la Santidad del creyente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s