Al SEÑOR se lo pedí

01/06/2011

Por: pastor Daniel Brito

Título: Al SEÑOR se lo pedí

Texto: 1 Samuel 1:18

«En la sierra de Efraín había un hombre zufita de Ramatayin. Su nombre era Elcaná hijo de Jeroán, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efraimita.2 Elcaná tenía dos esposas. Una de ellas se llamaba Ana, y la otra, Penina. Ésta tenía hijos, pero Ana no tenía ninguno.

3 Cada año Elcaná salía de su pueblo para adorar al Señor *Todopoderoso y ofrecerle sacrificios en Siló, donde Ofni y Finés, los dos hijos de Elí, oficiaban como sacerdotes del Señor.4 Cuando llegaba el día de ofrecer su sacrificio, Elcaná solía darles a Penina y a todos sus hijos e hijas la porción que les correspondía.5 Pero a Ana le daba una porción especial,[b] pues la amaba a pesar de que el Señor la había hecho estéril.6 Penina, su rival, solía atormentarla para que se enojara, ya que el Señor la había hecho estéril.

7 Cada año, cuando iban a la casa del Señor, sucedía lo mismo: Penina la atormentaba, hasta que Ana se ponía a llorar y ni comer quería.8 Entonces Elcaná, su esposo, le decía: «Ana, ¿por qué lloras? ¿Por qué no comes? ¿Por qué estás resentida? ¿Acaso no soy para ti mejor que diez hijos?»

9 Una vez, estando en Siló, Ana se levantó después de la comida. Y a la vista del sacerdote Elí, que estaba sentado en su silla junto a la puerta del santuario del Señor,10 con gran angustia comenzó a orar al Señor y a llorar desconsoladamente.11 Entonces hizo este voto: «Señor Todopoderoso, si te dignas mirar la desdicha de esta sierva tuya y, si en vez de olvidarme, te acuerdas de mí y me concedes un hijo varón, yo te lo entregaré para toda su vida, y nunca se le cortará el cabello.»

12 Como Ana estuvo orando largo rato ante el Señor, Elí se fijó en su boca.13 Sus labios se movían pero, debido a que Ana oraba en voz baja, no se podía oír su voz. Elí pensó que estaba borracha,14 así que le dijo:

—¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Deja ya el vino!

15 —No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.16 No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción.

17 —Vete en *paz —respondió Elí—. Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido.

18 —Gracias. Ojalá favorezca usted siempre a esta sierva suya.

Con esto, Ana se despidió y se fue a comer. Desde ese momento, su semblante cambió.19 Al día siguiente madrugaron y, después de adorar al Señor, volvieron a su casa en Ramá. Luego Elcaná se unió a su esposa Ana, y el Señor se acordó de ella.20 Ana concibió y, pasado un año, dio a luz un hijo y le puso por nombre Samuel,[c] pues dijo: «Al Señor se lo pedí

Introducción

Siguiendo nuestro estudio de A TRAVÉS DE LA BIBLIA LIBRO POR LIBRO, comenzamos ahora el libro de 1 Samuel. Tal vez para algunos de ustedes el contenido de este libro es desconocido, sin embargo para muchos de ustedes sí es bien conocido. Pero no importa cuánto uno conozca el libro de 1 Samuel, porque encontramos muchas lecciones de cada uno de los personajes mencionados en nuestro libro que debemos aprender de ellas, y aplicar la respuesta del Texto Sagrado a nuestras vidas.

Lección

1.    Trasfondo del libro. – En el Texto Hebreo original 1 Samuel y 2 Samuel son un sólo libro. Es así como nosotros los estaremos tratando en nuestras lecciones, y es como un sólo libro. En nuestras Biblias los libros de Samuel aparecen con los Libros Históricos; en el canon Hebreo, aparecen con los “Profetas Anteriores”, y como he dicho en el pasado de Josué y Jueces, son conocidos así porque el/los autor era un profeta.

(a)    Autor: El libro no menciona su autor, pero la tradición Judía dice que el autor es Samuel, por lo menos hasta el capítulo 25 de 1 Samuel, y el resto fue escrito por Natán y Gad (1 Samuel 10:25; 1 Crónicas 29:29).

(b)   Transición: El último Juez en el libro de Jueces es Sansón, y nuestro libro ahora comienza siguiendo con el tiempo de los Jueces, pero sin dejarnos un tiempo exacto entre Sansón y Elí, quien es el Juez al comienzo de nuestra narración. Algunos han pensado que Elí fue contemporáneo de Sansón, por lo menos al final de su vida.

(c)    Condición: En nuestro estudio del libro de Jueces, pudimos ver la condición del pueblo de Israel y las muchas apostasías narradas en el Texto Sagrado. El culto pagano a Baal y astarté había sido común en muchos israelitas, y por esa razón JEHOVÁ los había castigado con naciones paganas que los venían a oprimir.

i.      En la historia de Sansón, el último Juez en el libro de Jueces, vemos que el pueblo estaba tan acostumbrado a la opresión Filistea, que entregaron a Sansón en las manos de los Filisteos (Jueces 16).

ii.    Ahora podemos ver que la condición MORAL del pueblo de Israel era la misma que encontramos en el libro de Jueces. Aunque Elí quien era JUEZ, y al mismo tiempo SUMO SACERDOTE parece haber sido un hombre piadoso, era CULPABLE de haber dejado que sus dos hijos impíos ejercieran el oficio de sacerdotes.

2.    Un levita que no ejercía su oficio. – Elcana era levita (1 Crónicas 6:27-28; 34), y eso es importante notar porque es por esa razón que Samuel podía oficiar en el Tabernáculo, y como podremos ver más adelante, ofrecer sacrificios también. La tribu de Leví había sido escogida por DIOS para servirlo. De esa tribu también salía el sacerdocio. Los levitas no recibieron herencia como el resto de las tribus, porque JEHOVÁ era su herencia, pero recibieron 48 ciudades con pasto para el ganado (Números 18; Josué 21).  No sabemos por qué razón Elcana no ejercía su oficio de levita, pero parece ser que había llegado a ser un hombre próspero, porque tenía DOS esposas; una prueba de su abundancia económica.

3.    La poligamia, un trastorno de lo que el matrimonio debe ser. – Nuestro Texto nos muestra que Elcana tenía dos esposas: Ana y Penina. Seguramente que como Ana es mencionada primero, ella halla sido su primer esposa, pero porque era estéril, Elcana había buscado una segunda esposa para que le diera heredero. En el tiempo de nuestra narración, la poligamia no era común, y nos muestra que Elcana era un hombre próspero que tenía muchos bienes, para poder tener una segunda esposa.

(a)    No es nada nuevo explicar que en el principio, DIOS creó a Adán y Eva solamente. Ni le dio dos esposas a Adán, ni tampoco dos esposos a Eva. Ni tampoco hizo a Adán y a Esteban, o a Eva y a María, porque entonces hubiera sido el fin de la raza humana.

i.      (Génesis 2:24) «Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.»

(b)   La poligamia tuvo su comienzo con el impío Lamec, hijo, o descendiente del impío Caín (Génesis 4:19).

(c)    En este matrimonio podemos ver algunas de las consecuencias de tener más de una mujer. Los celos entre las esposas es común, y los celos entre los hijos/as lo es también. La Ley de Moisés no la condenaba, sino que la “regulaba”. Pero el Texto Sagrado nos muestra en muchas ocasiones las CONSECUENCIAS de tener más de una mujer. Ese fue el caso de Sarai y de Agar (Génesis 17:4), y lo es entre Ana y Penina.

(d)   ¿Había felicidad en el hogar de Elcana y sus dos esposas? La respuesta es un fuerte NO. Las dos esposas no se hablaban, y los celos hacían que Penina reprochara a Ana, y Ana se sintiera como que no era una esposa completa.

4.    DOS fiestas olvidadas. – La ley de Moisés requería a todo varón mostrarse en el lugar de reunión (Tabernáculo) TRES veces al año (Deuteronomio 16), para celebrar la Pascua, Pentecostés, y la fiesta de los Tabernáculos. Pero nuestro Texto en el verso 7 dice: “ Cada año, cuando iban a la casa del Señor, sucedía lo mismo….” La fiesta aquí mencionada es con seguridad la fiesta de la Pascua. Eso quiere decir que Pentecostés y Tabernáculos, habían sido “olvidadas” por el pueblo de Israel.

(a)    Eso nos muestra que después de la conquista y de la muerte de Josué, el pueblo de Israel se había ido “enfriando” en su devoción a JEHOVÁ, comenzando con ir solamente a UNA fiesta, en vez de a TRES. Así que UNA VEZ era suficiente para la mayoría de los Israelitas en vez de hacerlo como la ley de Moisés dice.

(b)   Es así como comienza el libro de Jueces, mostrando el comienzo de un pueblo que se había alejado de JEHOVÁ.

5. La oración de una mujer piadosa. – Ana entra en el Tabernáculo y derrama su corazón delante de JEHOVÁ.  (Versos 9-11) «Una vez, estando en Siló, Ana se levantó después de la comida. Y a la vista del sacerdote Elí, que estaba sentado en su silla junto a la puerta del santuario del Señor,10 con gran angustia comenzó a orar al Señor y a llorar desconsoladamente.11 Entonces hizo este voto: «Señor Todopoderoso, si te dignas mirar la desdicha de esta sierva tuya y, si en vez de olvidarme, te acuerdas de mí y me concedes un hijo varón, yo te lo entregaré para toda su vida, y nunca se le cortará el cabello.»

(a)    En esa oración, Ana en su angustia pide a JEHOVÁ un hijo VARÓN, y promete que será siempre un Nazareo. El Nazareo no solamente no se podía cortar su cabello, sino que tampoco podía tener contacto con “cadáveres”, y no podía consumir nada del producto de la vid.

i.      El Nazareo era la persona que hacía voto por un tiempo, o en el caso de Sansón era para toda su vida, y lo sería también para Samuel. En ese voto, el Nazareo se separaba del mundo para consagrar su vida a JEHOVÁ.

(b)   Elí, el sumo sacerdote estaba sentado en su silla mirando los labios de Ana que se movían, pero no se oía nada. Los Judíos en su mayoría oraban en voz alta. Pero tal parece haber sido la condición MORAL de los Israelitas que seguramente que usaban la excusa de una “fiesta” como la Pascua para festejar con exceso de vino, y seguramente que otros excesos también, que Elí pensaba que Ana estaba borracha. Eso muestra la condición en la que el pueblo de Israel se encontraba en el tiempo de los Jueces.

i. (versos 13-18) «Sus labios se movían pero, debido a que Ana oraba en voz baja, no se podía oír su voz. Elí pensó que estaba borracha,14 así que le dijo: —¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Deja ya el vino! 15 —No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.16 No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción. 17 —Vete en *paz —respondió Elí—. Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido. 18 —Gracias. Ojalá favorezca usted siempre a esta sierva suya.»

ii.    Noten la respuesta de Ana: «No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.16 No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción.»

iii.  “No me tome por una mujer mala” o “indigna”, pero literalmente quiere decir: “Hija de belial”. Hija o hijo de belial es como decir: “Hija del diablo”. O sea, lo peor.

(c)    Elí reconoce su error, y entonces bendice a Ana.

6.    Las oraciones y la Soberanía de DIOS. – (verso 18-20) «Gracias. Ojalá favorezca usted siempre a esta sierva suya. Con esto, Ana se despidió y se fue a comer. Desde ese momento, su semblante cambió.19 Al día siguiente madrugaron y, después de adorar al Señor, volvieron a su casa en Ramá. Luego Elcaná se unió a su esposa Ana, y el Señor se acordó de ella.20 Ana concibió y, pasado un año, dio a luz un hijo y le puso por nombre Samuel, pues dijo: «Al Señor se lo pedí.»

(a)    Noten la diferencia en Ana desde ese momento en adelante. Era como que había recibido el consuelo y la seguridad que necesitaba. Eso es lo que la oración hace en el creyente, cuando llega y derrama su corazón delante del SEÑOR, mostrando su “incapacidad” y poniendo toda su confianza en el SEÑOR JESUCRISTO.

(b)   No podemos dejar a un lado lo más importante, y es la SOBERANÍA DE DIOS. Se dice desde el comienzo que Ana era estéril, pero vemos que DIOS tenía un plan para Ana, y para todo el pueblo de Israel.

i.      Quiere decir que DIOS había hecho a Ana estéril, para GLORIFICAR SU NOMBRE, porque a Su tiempo, Ana era la mujer que daría a luz al hombre que iba a traer al pueblo de Israel en entrega a JEHOVÁ, y sería usado para ser el hombre que iba a ungir al primer y al segundo rey de Israel.

ii.    A la vista de los ojos de la gente, Ana era una mujer estéril, la cual tendría que vivir con su propio bochorno.

iii.  A la vista de JEHOVÁ, Ana era la mujer que iba a ser usada por DIOS para traer al último Juez de Israel.

7.    Nacimiento de Samuel. – (1 Samuel 1:21-28) «Cuando Elcaná salió con toda su familia para cumplir su promesa y ofrecer su sacrificio anual al Señor,22 Ana no lo acompañó. —No iré hasta que el niño sea destetado —le explicó a su esposo—. Entonces lo llevaré para dedicarlo al Señor, y allí se quedará el resto de su vida. 23 —Bien, haz lo que te parezca mejor —respondió su esposo Elcaná—. Quédate hasta que lo destetes, con tal de que el Señor cumpla su palabra. Así pues, Ana se quedó en su casa y crió a su hijo hasta que lo destetó. 24 Cuando dejó de amamantarlo, salió con el niño, a pesar de ser tan pequeño, y lo llevó a la casa del Señor en Siló. También llevó un becerro de tres años, una medida de harina y un odre de vino.25 Luego sacrificaron el becerro y presentaron el niño a Elí.26 Dijo Ana: «Mi señor, tan cierto como que usted vive, le juro que yo soy la mujer que estuvo aquí a su lado orando al Señor.27 Éste es el niño que yo le pedí al Señor, y él me lo concedió.28 Ahora yo, por mi parte, se lo entrego al Señor. Mientras el niño viva, estará dedicado a él.» Entonces Elí se postró allí ante el Señor.»

(a)    Los niños en Israel eran destetados a los TRES años de edad. Esa era una edad bien temprana para que una madre dejara a su hijo, y lo hace a uno pensar, ¿quién iba a cuidar de un niño de TRES años de edad? La respuesta la encontramos en que en el Tabernáculo siempre había una “orden” de mujeres que dedicaban su servicio a JEHOVÁ.

i.      (1 Samuel 2:22) «Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario

ii.    (Éxodo 38:8) «Además, con el bronce de los espejos de las mujeres que servían a la entrada de la *Tienda de reunión, hizo el lavamanos y su pedestal

(b)   Podemos ver en el Texto del próximo capítulo de nuestro libro, que los hijos impíos de Elí se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del Tabernáculo. Y en el Texto de Éxodo 38, vemos mencionada también a las mujeres que servían a la entrada del Tabernáculo.

i.      No es improbable que Ana la profetisa que ministraban el Templo día y noche, y profetizó cuando María y José llegaron al Templo a presentar a JESÚS, era una de las que servían a la entrada del Templo (Lucas 2:36).

(c)    ¿Cuál era el trabajo de esas mujeres en el Tabernáculo? Los que especialmente pertenecen al trabajo de las mujeres en casa (aunque la vida en los hogares han ido cambiando), como cocer la carne sacrificada, limpiar las vasijas, el cuidado de niños, hilar, bordar, y lavar las cortinas y tapices del santuario.[i]

i.      En los tiempos posteriores de la monarquía, encontramos que habían mujeres que tejían mantos para la diosa falsa Aserá (2 Reyes 23:7).

A.  Como dice William J. Dean en su libro que ya he citado, “esto era probablemente una prostitución de la clase original, a propósitos idolátricos, sobreviviendo la institución al cambio de religión, aunque pervertida de su designio original.”[ii]

(d)   Eso quiere decir que Samuel seguramente que fue cuidado por las mujeres que servían a la entrada del Tabernáculo, y había sido ofrecido y atendido, por el hecho que era LEVITA.

8.    Algunas LECCIONES para nosotros. – Hay bastante para nosotros aprender de la conducta del pueblo de Israel. Hay tendencia entre los creyentes de hoy día de pensar que el pueblo de Israel actuaba así porque era en un tiempo antes de la CRUZ, y que el ESPÍRITU SANTO fuera derramado sobre todos. Pero eso descuida algo, y es la NATURALEZA HUMANA que simplemente no es confiable. Veamos algunas observaciones:

(a)    El primero es el DESCUIDO de asistir a la Casa del SEÑOR, lo cual viene siendo el comienzo de la “frialdad espiritual”, y de mostrar donde verdaderamente esta el corazón del creyente.

i.      El pueblo de Israel había descuidado las TRES FIESTAS, y se había conformado con una sola.

ii.    Para nosotros en el Nuevo Pacto es tan importante el congregarnos, que lo era para Israel. Por esa razón Hebreos 10:25 dice:

A.  «No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca

(b)   El segundo es tener cuidado de OBSERVAR TODA la ESCRITURA. El pueblo de Israel había decidido que aunque el Texto Sagrado decía que tenían que ir TRES veces al año, ellos llegaron a la conclusión que NO, sino solamente UNA VEZ era suficiente.

i.      ¡Cuidado con diluir las Escrituras!

(c)    El tercero es el MATRIMONIO, y vemos que si no ponemos atención al PLAN ORIGINAL de DIOS en respecto al MATRIMONIO, caemos en el mismo error que el impío Lamec, y en los que en nuestras días promueven el matrimonio homosexual. JESUCRISTO mismo lo aclaró muy bien cuando le preguntaron sobre el divorcio, él aclaró otra vez, lo mismo que encontramos en el Texto de Génesis que ya hemos leído:

i.      (Mateo 19:4-6) «¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer” ,5 y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo” ? 6 Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»

ii.    Las consecuencias de vidas destrozadas por el divorcio, por la infidelidad, y por el egoísmo que solamente piensan en sí mismo.

iii.  Cuando el creyente llega a los Pies del Salvador, lo primero que tiene que desaparecer es el egoísmo, porque la persona es una Nueva Criatura.

(d)   La última LECCIÓN es sobre la importancia de la ORACIÓN. La oración muestra nuestra inhabilidad de hacer las cosas por nuestras propias fuerzas. La oración es una prueba que el creyente necesita a DIOS las 24 horas del día. Por esa razón el apóstol Pablo dice que debemos orar sin cesar.

i.      (1 Tesalonicenses 5:17) «oren sin cesar».

ii.    (Lucas 18:1) «Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse

A.  JESUCRISTO les cuenta la parábola del juez injusto y la viuda, para enseñar que es mejor ORAR SIEMPRE, para no DESMAYAR o DESANIMARSE.

B.   En otras palabras, la oración es el antídoto en contra del desánimo.

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:


[i] William J. Deane, Samuel y Saúl, Su Vida y sus Tiempos, p. 31, editorial CLIE.

[ii] Ibid.

01/06/2011 (Jueves)

 

Por: pastor Daniel Brito

 

Título: Al SEÑOR se lo pedí

 

Texto: 1 Samuel 1:18

«En la sierra de Efraín había un hombre zufita de Ramatayin. Su nombre era Elcaná hijo de Jeroán, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efraimita.2 Elcaná tenía dos esposas. Una de ellas se llamaba Ana, y la otra, Penina. Ésta tenía hijos, pero Ana no tenía ninguno.

3 Cada año Elcaná salía de su pueblo para adorar al Señor *Todopoderoso y ofrecerle sacrificios en Siló, donde Ofni y Finés, los dos hijos de Elí, oficiaban como sacerdotes del Señor.4 Cuando llegaba el día de ofrecer su sacrificio, Elcaná solía darles a Penina y a todos sus hijos e hijas la porción que les correspondía.5 Pero a Ana le daba una porción especial,[b] pues la amaba a pesar de que el Señor la había hecho estéril.6 Penina, su rival, solía atormentarla para que se enojara, ya que el Señor la había hecho estéril.

7 Cada año, cuando iban a la casa del Señor, sucedía lo mismo: Penina la atormentaba, hasta que Ana se ponía a llorar y ni comer quería.8 Entonces Elcaná, su esposo, le decía: «Ana, ¿por qué lloras? ¿Por qué no comes? ¿Por qué estás resentida? ¿Acaso no soy para ti mejor que diez hijos?»

9 Una vez, estando en Siló, Ana se levantó después de la comida. Y a la vista del sacerdote Elí, que estaba sentado en su silla junto a la puerta del santuario del Señor,10 con gran angustia comenzó a orar al Señor y a llorar desconsoladamente.11 Entonces hizo este voto: «Señor Todopoderoso, si te dignas mirar la desdicha de esta sierva tuya y, si en vez de olvidarme, te acuerdas de mí y me concedes un hijo varón, yo te lo entregaré para toda su vida, y nunca se le cortará el cabello.»

12 Como Ana estuvo orando largo rato ante el Señor, Elí se fijó en su boca.13 Sus labios se movían pero, debido a que Ana oraba en voz baja, no se podía oír su voz. Elí pensó que estaba borracha,14 así que le dijo:

—¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Deja ya el vino!

15 —No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.16 No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción.

17 —Vete en *paz —respondió Elí—. Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido.

18 —Gracias. Ojalá favorezca usted siempre a esta sierva suya.

Con esto, Ana se despidió y se fue a comer. Desde ese momento, su semblante cambió.19 Al día siguiente madrugaron y, después de adorar al Señor, volvieron a su casa en Ramá. Luego Elcaná se unió a su esposa Ana, y el Señor se acordó de ella.20 Ana concibió y, pasado un año, dio a luz un hijo y le puso por nombre Samuel,[c] pues dijo: «Al Señor se lo pedí

 

Introducción

Siguiendo nuestro estudio de A TRAVÉS DE LA BIBLIA LIBRO POR LIBRO, comenzamos ahora el libro de 1 Samuel. Tal vez para algunos de ustedes el contenido de este libro es desconocido, sin embargo para muchos de ustedes sí es bien conocido. Pero no importa cuánto uno conozca el libro de 1 Samuel, porque encontramos muchas lecciones de cada uno de los personajes mencionados en nuestro libro que debemos aprender de ellas, y aplicar la respuesta del Texto Sagrado a nuestras vidas.

 

 

 

Lección

 

1. Trasfondo del libro. – En el Texto Hebreo original 1 Samuel y 2 Samuel son un sólo libro. Es así como nosotros los estaremos tratando en nuestras lecciones, y es como un sólo libro. En nuestras Biblias los libros de Samuel aparecen con los Libros Históricos; en el canon Hebreo, aparecen con los “Profetas Anteriores”, y como he dicho en el pasado de Josué y Jueces, son conocidos así porque el/los autor era un profeta.

 

(a) Autor: El libro no menciona su autor, pero la tradición Judía dice que el autor es Samuel, por lo menos hasta el capítulo 25 de 1 Samuel, y el resto fue escrito por Natán y Gad (1 Samuel 10:25; 1 Crónicas 29:29).

 

(b) Transición: El último Juez en el libro de Jueces es Sansón, y nuestro libro ahora comienza siguiendo con el tiempo de los Jueces, pero sin dejarnos un tiempo exacto entre Sansón y Elí, quien es el Juez al comienzo de nuestra narración. Algunos han pensado que Elí fue contemporáneo de Sansón, por lo menos al final de su vida.

 

(c) Condición: En nuestro estudio del libro de Jueces, pudimos ver la condición del pueblo de Israel y las muchas apostasías narradas en el Texto Sagrado. El culto pagano a Baal y astarté había sido común en muchos israelitas, y por esa razón JEHOVÁ los había castigado con naciones paganas que los venían a oprimir.

 

i. En la historia de Sansón, el último Juez en el libro de Jueces, vemos que el pueblo estaba tan acostumbrado a la opresión Filistea, que entregaron a Sansón en las manos de los Filisteos (Jueces 16).

 

ii. Ahora podemos ver que la condición MORAL del pueblo de Israel era la misma que encontramos en el libro de Jueces. Aunque Elí quien era JUEZ, y al mismo tiempo SUMO SACERDOTE parece haber sido un hombre piadoso, era CULPABLE de haber dejado que sus dos hijos impíos ejercieran el oficio de sacerdotes.

 

2. Un levita que no ejercía su oficio. – Elcana era levita (1 Crónicas 6:27-28; 34), y eso es importante notar porque es por esa razón que Samuel podía oficiar en el Tabernáculo, y como podremos ver más adelante, ofrecer sacrificios también. La tribu de Leví había sido escogida por DIOS para servirlo. De esa tribu también salía el sacerdocio. Los levitas no recibieron herencia como el resto de las tribus, porque JEHOVÁ era su herencia, pero recibieron 48 ciudades con pasto para el ganado (Números 18; Josué 21).  No sabemos por qué razón Elcana no ejercía su oficio de levita, pero parece ser que había llegado a ser un hombre próspero, porque tenía DOS esposas; una prueba de su abundancia económica.

 

3. La poligamia, un trastorno de lo que el matrimonio debe ser. – Nuestro Texto nos muestra que Elcana tenía dos esposas: Ana y Penina. Seguramente que como Ana es mencionada primero, ella halla sido su primer esposa, pero porque era estéril, Elcana había buscado una segunda esposa para que le diera heredero. En el tiempo de nuestra narración, la poligamia no era común, y nos muestra que Elcana era un hombre próspero que tenía muchos bienes, para poder tener una segunda esposa.

 

(a) No es nada nuevo explicar que en el principio, DIOS creó a Adán y Eva solamente. Ni le dio dos esposas a Adán, ni tampoco dos esposos a Eva. Ni tampoco hizo a Adán y a Esteban, o a Eva y a María, porque entonces hubiera sido el fin de la raza humana.

 

i. (Génesis 2:24) «Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser.»

 

(b) La poligamia tuvo su comienzo con el impío Lamec, hijo, o descendiente del impío Caín (Génesis 4:19).

 

(c) En este matrimonio podemos ver algunas de las consecuencias de tener más de una mujer. Los celos entre las esposas es común, y los celos entre los hijos/as lo es también. La Ley de Moisés no la condenaba, sino que la “regulaba”. Pero el Texto Sagrado nos muestra en muchas ocasiones las CONSECUENCIAS de tener más de una mujer. Ese fue el caso de Sarai y de Agar (Génesis 17:4), y lo es entre Ana y Penina.

 

(d) ¿Había felicidad en el hogar de Elcana y sus dos esposas? La respuesta es un fuerte NO. Las dos esposas no se hablaban, y los celos hacían que Penina reprochara a Ana, y Ana se sintiera como que no era una esposa completa.

 

4. DOS fiestas olvidadas. – La ley de Moisés requería a todo varón mostrarse en el lugar de reunión (Tabernáculo) TRES veces al año (Deuteronomio 16), para celebrar la Pascua, Pentecostés, y la fiesta de los Tabernáculos. Pero nuestro Texto en el verso 7 dice: “ Cada año, cuando iban a la casa del Señor, sucedía lo mismo….” La fiesta aquí mencionada es con seguridad la fiesta de la Pascua. Eso quiere decir que Pentecostés y Tabernáculos, habían sido “olvidadas” por el pueblo de Israel.

(a) Eso nos muestra que después de la conquista y de la muerte de Josué, el pueblo de Israel se había ido “enfriando” en su devoción a JEHOVÁ, comenzando con ir solamente a UNA fiesta, en vez de a TRES. Así que UNA VEZ era suficiente para la mayoría de los Israelitas en vez de hacerlo como la ley de Moisés dice.

 

(b) Es así como comienza el libro de Jueces, mostrando el comienzo de un pueblo que se había alejado de JEHOVÁ.

 

5. La oración de una mujer piadosa. – Ana entra en el Tabernáculo y derrama su corazón delante de JEHOVÁ.  (Versos 9-11) «Una vez, estando en Siló, Ana se levantó después de la comida. Y a la vista del sacerdote Elí, que estaba sentado en su silla junto a la puerta del santuario del Señor,10 con gran angustia comenzó a orar al Señor y a llorar desconsoladamente.11 Entonces hizo este voto: «Señor Todopoderoso, si te dignas mirar la desdicha de esta sierva tuya y, si en vez de olvidarme, te acuerdas de mí y me concedes un hijo varón, yo te lo entregaré para toda su vida, y nunca se le cortará el cabello.»

(a) En esa oración, Ana en su angustia pide a JEHOVÁ un hijo VARÓN, y promete que será siempre un Nazareo. El Nazareo no solamente no se podía cortar su cabello, sino que tampoco podía tener contacto con “cadáveres”, y no podía consumir nada del producto de la vid.

 

i. El Nazareo era la persona que hacía voto por un tiempo, o en el caso de Sansón era para toda su vida, y lo sería también para Samuel. En ese voto, el Nazareo se separaba del mundo para consagrar su vida a JEHOVÁ.

 

(b) Elí, el sumo sacerdote estaba sentado en su silla mirando los labios de Ana que se movían, pero no se oía nada. Los Judíos en su mayoría oraban en voz alta. Pero tal parece haber sido la condición MORAL de los Israelitas que seguramente que usaban la excusa de una “fiesta” como la Pascua para festejar con exceso de vino, y seguramente que otros excesos también, que Elí pensaba que Ana estaba borracha. Eso muestra la condición en la que el pueblo de Israel se encontraba en el tiempo de los Jueces.

 

i. (versos 13-18) «Sus labios se movían pero, debido a que Ana oraba en voz baja, no se podía oír su voz. Elí pensó que estaba borracha,14 así que le dijo: —¿Hasta cuándo te va a durar la borrachera? ¡Deja ya el vino! 15 —No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.16 No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción. 17 —Vete en *paz —respondió Elí—. Que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido. 18 —Gracias. Ojalá favorezca usted siempre a esta sierva suya.»

ii. Noten la respuesta de Ana: «No, mi señor; no he bebido ni vino ni cerveza. Soy sólo una mujer angustiada que ha venido a desahogarse delante del Señor.16 No me tome usted por una mala mujer. He pasado este tiempo orando debido a mi angustia y aflicción.»

 

iii. No me tome por una mujer mala” o “indigna”, pero literalmente quiere decir: “Hija de belial”. Hija o hijo de belial es como decir: “Hija del diablo”. O sea, lo peor.

 

(c) Elí reconoce su error, y entonces bendice a Ana.

 

6. Las oraciones y la Soberanía de DIOS. – (verso 18-20) «Gracias. Ojalá favorezca usted siempre a esta sierva suya. Con esto, Ana se despidió y se fue a comer. Desde ese momento, su semblante cambió.19 Al día siguiente madrugaron y, después de adorar al Señor, volvieron a su casa en Ramá. Luego Elcaná se unió a su esposa Ana, y el Señor se acordó de ella.20 Ana concibió y, pasado un año, dio a luz un hijo y le puso por nombre Samuel, pues dijo: «Al Señor se lo pedí.»

 

(a) Noten la diferencia en Ana desde ese momento en adelante. Era como que había recibido el consuelo y la seguridad que necesitaba. Eso es lo que la oración hace en el creyente, cuando llega y derrama su corazón delante del SEÑOR, mostrando su “incapacidad” y poniendo toda su confianza en el SEÑOR JESUCRISTO.

 

(b) No podemos dejar a un lado lo más importante, y es la SOBERANÍA DE DIOS. Se dice desde el comienzo que Ana era estéril, pero vemos que DIOS tenía un plan para Ana, y para todo el pueblo de Israel.

 

i. Quiere decir que DIOS había hecho a Ana estéril, para GLORIFICAR SU NOMBRE, porque a Su tiempo, Ana era la mujer que daría a luz al hombre que iba a traer al pueblo de Israel en entrega a JEHOVÁ, y sería usado para ser el hombre que iba a ungir al primer y al segundo rey de Israel.

 

ii. A la vista de los ojos de la gente, Ana era una mujer estéril, la cual tendría que vivir con su propio bochorno.

 

iii. A la vista de JEHOVÁ, Ana era la mujer que iba a ser usada por DIOS para traer al último Juez de Israel.

 

7. Nacimiento de Samuel. – (1 Samuel 1:21-28) «Cuando Elcaná salió con toda su familia para cumplir su promesa y ofrecer su sacrificio anual al Señor,22 Ana no lo acompañó. —No iré hasta que el niño sea destetado —le explicó a su esposo—. Entonces lo llevaré para dedicarlo al Señor, y allí se quedará el resto de su vida. 23 —Bien, haz lo que te parezca mejor —respondió su esposo Elcaná—. Quédate hasta que lo destetes, con tal de que el Señor cumpla su palabra. Así pues, Ana se quedó en su casa y crió a su hijo hasta que lo destetó. 24 Cuando dejó de amamantarlo, salió con el niño, a pesar de ser tan pequeño, y lo llevó a la casa del Señor en Siló. También llevó un becerro de tres años, una medida de harina y un odre de vino.25 Luego sacrificaron el becerro y presentaron el niño a Elí.26 Dijo Ana: «Mi señor, tan cierto como que usted vive, le juro que yo soy la mujer que estuvo aquí a su lado orando al Señor.27 Éste es el niño que yo le pedí al Señor, y él me lo concedió.28 Ahora yo, por mi parte, se lo entrego al Señor. Mientras el niño viva, estará dedicado a él.» Entonces Elí se postró allí ante el Señor.»

 

(a) Los niños en Israel eran destetados a los TRES años de edad. Esa era una edad bien temprana para que una madre dejara a su hijo, y lo hace a uno pensar, ¿quién iba a cuidar de un niño de TRES años de edad? La respuesta la encontramos en que en el Tabernáculo siempre había una “orden” de mujeres que dedicaban su servicio a JEHOVÁ.

 

i. (1 Samuel 2:22) «Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario

 

ii. (Éxodo 38:8) «Además, con el bronce de los espejos de las mujeres que servían a la entrada de la *Tienda de reunión, hizo el lavamanos y su pedestal

 

(b) Podemos ver en el Texto del próximo capítulo de nuestro libro, que los hijos impíos de Elí se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del Tabernáculo. Y en el Texto de Éxodo 38, vemos mencionada también a las mujeres que servían a la entrada del Tabernáculo.

 

i. No es improbable que Ana la profetisa que ministraban el Templo día y noche, y profetizó cuando María y José llegaron al Templo a presentar a JESÚS, era una de las que servían a la entrada del Templo (Lucas 2:36).

 

(c) ¿Cuál era el trabajo de esas mujeres en el Tabernáculo? Los que especialmente pertenecen al trabajo de las mujeres en casa (aunque la vida en los hogares han ido cambiando), como cocer la carne sacrificada, limpiar las vasijas, el cuidado de niños, hilar, bordar, y lavar las cortinas y tapices del santuario.[i]

 

i. En los tiempos posteriores de la monarquía, encontramos que habían mujeres que tejían mantos para la diosa falsa Aserá (2 Reyes 23:7).

 

A. Como dice William J. Dean en su libro que ya he citado, “esto era probablemente una prostitución de la clase original, a propósitos idolátricos, sobreviviendo la institución al cambio de religión, aunque pervertida de su designio original.”[ii]

 

(d) Eso quiere decir que Samuel seguramente que fue cuidado por las mujeres que servían a la entrada del Tabernáculo, y había sido ofrecido y atendido, por el hecho que era LEVITA.

 

8. Algunas LECCIONES para nosotros. – Hay bastante para nosotros aprender de la conducta del pueblo de Israel. Hay tendencia entre los creyentes de hoy día de pensar que el pueblo de Israel actuaba así porque era en un tiempo antes de la CRUZ, y que el ESPÍRITU SANTO fuera derramado sobre todos. Pero eso descuida algo, y es la NATURALEZA HUMANA que simplemente no es confiable. Veamos algunas observaciones:

 

(a) El primero es el DESCUIDO de asistir a la Casa del SEÑOR, lo cual viene siendo el comienzo de la “frialdad espiritual”, y de mostrar donde verdaderamente esta el corazón del creyente.

 

i. El pueblo de Israel había descuidado las TRES FIESTAS, y se había conformado con una sola.

 

ii. Para nosotros en el Nuevo Pacto es tan importante el congregarnos, que lo era para Israel. Por esa razón Hebreos 10:25 dice:

 

A. «No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca

 

(b) El segundo es tener cuidado de OBSERVAR TODA la ESCRITURA. El pueblo de Israel había decidido que aunque el Texto Sagrado decía que tenían que ir TRES veces al año, ellos llegaron a la conclusión que NO, sino solamente UNA VEZ era suficiente.

 

i. ¡Cuidado con diluir las Escrituras!

 

(c) El tercero es el MATRIMONIO, y vemos que si no ponemos atención al PLAN ORIGINAL de DIOS en respecto al MATRIMONIO, caemos en el mismo error que el impío Lamec, y en los que en nuestras días promueven el matrimonio homosexual. JESUCRISTO mismo lo aclaró muy bien cuando le preguntaron sobre el divorcio, él aclaró otra vez, lo mismo que encontramos en el Texto de Génesis que ya hemos leído:

 

i. (Mateo 19:4-6) «¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer” ,5 y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo” ? 6 Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.»

 

ii. Las consecuencias de vidas destrozadas por el divorcio, por la infidelidad, y por el egoísmo que solamente piensan en sí mismo.

 

iii. Cuando el creyente llega a los Pies del Salvador, lo primero que tiene que desaparecer es el egoísmo, porque la persona es una Nueva Criatura.

 

(d) La última LECCIÓN es sobre la importancia de la ORACIÓN. La oración muestra nuestra inhabilidad de hacer las cosas por nuestras propias fuerzas. La oración es una prueba que el creyente necesita a DIOS las 24 horas del día. Por esa razón el apóstol Pablo dice que debemos orar sin cesar.

 

i. (1 Tesalonicenses 5:17) «oren sin cesar».

 

ii. (Lucas 18:1) «Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse

 

A. JESUCRISTO les cuenta la parábola del juez injusto y la viuda, para enseñar que es mejor ORAR SIEMPRE, para no DESMAYAR o DESANIMARSE.

 

B. En otras palabras, la oración es el antídoto en contra del desánimo.

 

 

 

 

 

 

Conclusión

 

Oremos….

 

 

 

 

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.


[i] William J. Deane, Samuel y Saúl, Su Vida y sus Tiempos, p. 31, editorial CLIE.

[ii] Ibid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s