Cuando la maldad llega a su colmo

Por: pastor Daniel Brito

Título: Cuando la maldad llega a su colmo

Texto: 1 Samuel 2:1-10

«Ana elevó esta oración: «Mi *corazón se alegra en el Señor; en él radica mi poder. Puedo celebrar su *salvación  y burlarme de mis enemigos. 2 »Nadie es santo como el Señor;  no hay *roca como nuestro Dios.  ¡No hay nadie como él!

3 »Dejen de hablar con tanto orgullo y altivez; ¡no profieran palabras soberbias! El Señor es un Dios que todo lo sabe, y él es quien juzga las acciones. 4 »El arco de los poderosos se quiebra,

pero los débiles recobran las fuerzas. 5 Los que antes tenían comida de sobra

se venden por un pedazo de pan; los que antes sufrían hambre ahora viven saciados. La estéril ha dado a luz siete veces, pero la que tenía muchos hijos languidece. 6 »Del Señor vienen la muerte y la vida; él nos hace bajar al *sepulcro,  pero también nos levanta.

7 El Señor da la riqueza y la pobreza;  humilla, pero también enaltece. 8 Levanta del polvo al desvalido y saca del basurero al pobre para sentarlos en medio de príncipes y darles un trono esplendoroso. »Del Señor son los fundamentos de la tierra; ¡sobre ellos afianzó el mundo!

9 Él guiará los pasos de sus fieles, pero los malvados se perderán entre las sombras. ¡Nadie triunfa por sus propias fuerzas! 10 »El Señor destrozará a sus enemigos;  desde el cielo lanzará truenos contra ellos. El Señor juzgará los confines de la tierra, fortalecerá a su rey y enaltecerá el poder de su *ungido.

Elcaná volvió a su casa en Ramá, pero el niño se quedó para servir al Señor, bajo el cuidado del sacerdote Elí

Introducción

Seguimos con nuestra serie de A TRAVÉS DE LA BIBLIA LIBRO POR LIBRO. Estaremos estudiando el SEGUNDO capítulo del libro de 1 Samuel, que trata con DOS temas: el primero es sobre la oración de Ana, y el segundo trata sobre la perversidad y el juicio de los hijos de Elí. Estas lecciones del Texto Sagrado nos dejan mucho para nosotros aprender y aplicar a nuestras vidas. Es así como comenzamos nuestra lección.

Lección

1.         La oración de Ana. –  Debemos recordar que los capítulos y versículos no son parte del Texto original, sino que fueron añadidos siglos después para ayudar mejor al lector. Digo esto porque no hay en realidad una división entre el capítulo 1 y el 2, y esta oración continúa con lo que Ana estaba diciendo en el primer capítulo. Analicemos ahora la oración de Ana que fue una oración, o cántico, pero al mismo tiempo fue “profética”, y se puede poner a la par de otras grandes oraciones hechas por mujeres y hombres como Miriam la hermana de Moisés, Débora, Ezequías y María la madre de nuestro SEÑOR.

a.         Hay regocijo en Ana, porque por fin ha podido tapar la boca de aquellos/as que se burlaban de ella por ser estéril. Ella se regocija en “Su salvación” o sea que ella había sido liberada por el SEÑOR de todo aquello que la afligía. Veamos TRES cosas sobre la SALVACIÓN.

i.          La primera es que el creyente es salvo al creer en JESUCRISTO como Salvador (Juan 5:24). Eso quiere decir que el SEÑOR nos ha salvado de la “culpa del pecado” (Romanos 5:1; 8:1). Eso lo conocemos como JUSTIFICACIÓN.

ii.         La segunda es que nos ha librado de la “contaminación” del pecado, y a eso lo conocemos como SANTIFICACIÓN, y esa es la liberación (presente) a la que Ana se refiere.[1]

iii.        La tercera es ser liberados de la muerte en el futuro, o sea, la que no es física, sino qué es la muerte espiritual (1 Juan 3:2).

b.         NADIE COMO DIOS.

i.          DIOS es Santo.

ii.         Conocido por Israel como una ROCA, vemos que en el Nuevo Pacto JESUCRISTO es la PIEDRA ANGULAR, y también una ROCA (Efesios 2:20; Mateo 16:18).

(1)        Es por eso que seguir las enseñanzas de JESUCRISTO y ponerlas por obra, es estar FUNDADO sobre la ROCA (Mateo 7:24).

(2)        No poner por obras las Palabras de JESUCRISTO, o simplemente seguir OTRO evangelio, es estar FUNDADO sobre la ARENA (Mateo 7:26).

c.         La vida y la muerte están bajo el PODER DE DIOS.

d.         Por último, hay en esta oración una predicción sobre EL MESÍAS, el futuro Rey de Reyes, quien es nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

2.         Perversidad de los hijos de Elí. – (1 Samuel 2:12-26) «Los hijos de Elí eran unos perversos que no tomaban en cuenta al Señor.13 La costumbre de estos sacerdotes era la siguiente: Cuando alguien ofrecía un sacrificio, el asistente del sacerdote se presentaba con un tenedor grande en la mano y, mientras se cocía la carne,14 metía el tenedor en la olla, en el caldero, en la cacerola o en la cazuela; y el sacerdote tomaba para sí mismo todo lo que se enganchaba en el tenedor. De este modo trataban a todos los israelitas que iban a Siló.15 Además, antes de quemarse la grasa, solía llegar el ayudante del sacerdote para decirle al que estaba por ofrecer el sacrificio: «Dame carne para el asado del sacerdote, pues no te la va a aceptar cocida, sino cruda.»16 Y si el hombre contestaba: «Espera a que se queme la grasa, como es debido; luego podrás tomar lo que desees», el asistente replicaba: «No, dámela ahora mismo; de lo contrario, te la quito por la fuerza.»17 Así que el pecado de estos jóvenes era gravísimo a los ojos del Señor, pues trataban con desprecio las ofrendas que le pertenecían. 18 El niño Samuel, por su parte, vestido con un *efod de lino, seguía sirviendo en la presencia del Señor.19 Cada año su madre le hacía una pequeña túnica, y se la llevaba cuando iba con su esposo para ofrecer su sacrificio anual.20 Elí entonces bendecía a Elcaná y a su esposa, diciendo: «Que el Señor te conceda hijos de esta mujer, a cambio del niño que ella pidió para dedicárselo al Señor.» Luego regresaban a su casa. 21 El Señor bendijo a Ana, de manera que ella concibió y dio a luz tres hijos y dos hijas. Durante ese tiempo, Samuel crecía en la presencia del Señor. 22 Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario.23 Les dijo: «¿Por qué se comportan así? Todo el pueblo me habla de su mala conducta.24 No, hijos míos; no es nada bueno lo que se comenta en el pueblo del Señor.25 Si alguien peca contra otra persona, Dios le servirá de árbitro; pero si peca contra el Señor, ¿quién podrá interceder por él?» No obstante, ellos no le hicieron caso a la advertencia de su padre, pues la voluntad del Señor era quitarles la vida. 26 Por su parte, el niño Samuel seguía creciendo y ganándose el aprecio del Señor y de la gente

a.         Nuestro Texto dice: «Los hijos de Elí eran unos perversos que no tomaban en cuenta al Señor.» Veamos lo que otras DOS Versiones más dicen:

i.          «Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová.» RV1960

ii.         «Los hijos de Elí eran hombres indignos; no conocían al SEÑOR» LBLA

iii.        Literalmente, el Texto dice que los “Hijos de Elí eran hijos de belial.” O sea, hijos del diablo. Eso muestra que NO  todos los que ministraban en el Santuario, eran hombres fieles a DIOS viviendo una vida en Santidad como la ley de Moisés requería.

iv.        La segunda parte de nuestro Texto dice que: «no conocían al SEÑOR» Lo mismo ocurre en nuestros días, donde muchos predicadores y pastores son perversos que no conocen a DIOS.

b.         Siendo que Elí era un anciano, ya no podía ejercer la función de “supervisar” lo que sus hijos hacían, y ellos se aprovechaban de eso.

i.          Esos dos hombres eran CORRUPTOS y LADRONES. Robaban al pueblo que venía a sacrificar tomando lo que no era de ellos.

c.         Eran piedra de tropiezo de DOS forma:

i.          La primera era que su conducta hacía que el pueblo MENOSPRECIARA sacrificar en el altar, y seguramente que muchos no llegaban a hacerlo por eso, o lo hacían de mala gana.

ii.         La segunda es que así como ellos eran de corruptos e inmorales, así también lo eran muchos que seguían el ejemplo perverso de ellos.

(1)        En el verso 22b vemos: «incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario»

d.         Debemos notar que esos dos hombres eran culpable como líderes RELIGIOSOS o ESPIRITUALES del pueblo por haber sido mal ejemplo hacia los demás, influyendo en la mala conducta de otros, y en que el ALTAR DE JEHOVÁ fuera MENOSPRECIADO.

3.         El fracaso de un padre. – (Versos 22-25) «Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario.23 Les dijo: «¿Por qué se comportan así? Todo el pueblo me habla de su mala conducta.24 No, hijos míos; no es nada bueno lo que se comenta en el pueblo del Señor.25 Si alguien peca contra otra persona, Dios le servirá de árbitro; pero si peca contra el Señor, ¿quién podrá interceder por él?» No obstante, ellos no le hicieron caso a la advertencia de su padre, pues la voluntad del Señor era quitarles la vida.»

a.         Debemos notar que Elí ya de anciano “vuelve” a oír sobre la vida perversa que sus hijos quienes eran sacerdotes llevaban delante del pueblo. Pero eso no quiere decir que Elí no sabía eso de antemano, porque el capítulo 3:13 que es el siguiente, nos dice:

i.          «Porque le he hecho saber que estoy a punto de juzgar su casa para siempre a causa de la iniquidad que él conocía, pues sus hijos trajeron sobre sí una maldición, y él no los reprendió

ii.         En nuestra próxima lección estaremos tratando lo que DIOS le dice a Samuel sobre el juicio sobre la casa de Elí, pero por ahora debemos notar que Elí sabía lo que ellos hacían desde mucho antes, pero no los había reprendido.

b.         Elí era responsable delante de DIOS por la forma que había criado a sus dos hijos, pero también porque él era quien estaba encargado de los que ministraban en el altar, y había dejado que sus dos hijos perversos ministraran en un lugar que no les pertenecía a ellos por razones de su conducta, y de como dice nuestro Texto: «no conocían al SEÑOR» Como dijo el comentarista del siglo 18 Matthew Henry:

i.          “Que fue demasiado suave y débil. Tenía que haberlos reprendido más duramente. Sus crímenes merecían trato duro. La suavidad con que los reprendía sólo iba a servir para que ellos se endurecieran más. Lo que dijo estaba bien, pero no era suficiente.”[2]

c.         LECCIÓN PARA NOSOTROS: De esta lección aprendemos algo muy importante para todo padre en nuestros días, y es la corrección de los hijos/as en el hogar.

i.          (Proverbios 13:24) «No corregir al hijo es no quererlo; amarlo es disciplinarlo

ii.         (Proverbios 23:13-14) «No dejes de disciplinar al joven, que de unos cuantos azotes no se morirá. 14 Dale unos buenos azotes, y así lo librarás del *sepulcro

iii.        Son muchos los buenos cristianos que son negligentes en la crianza de sus hijos/as. Incluso, culpan a la iglesia, o a los “programas” (o falta de) de la iglesia por no ponerle atención a sus hijos. Pero es muy fácil para un padre culpar a otros, mientras que él mismo halla sido negligente.

4.         Buscad a DIOS mientras pueda ser hallado. – (Isaías 55:6-7) «Busquen al Señor mientras se deje encontrar, llámenlo mientras esté cercano. 7 Que abandone el malvado su *camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia.»

a.         Encontramos bien claro en el Texto Sagrado qué es DIOS quien llama al pecador. Eso es lo que nuestro SEÑOR JESUCRISTO mismo dijo:

i.          (Juan 6:44) «Nadie puede venir a mí si no lo atrae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final

b.         Veamos otra vez lo que dice nuestro Texto sobre los hijos de Elí:

i.          (Verso 25b) «No obstante, ellos no le hicieron caso a la advertencia de su padre, pues la voluntad del Señor era quitarles la vida

c.         EXPLICACIÓN: Estamos acostumbrados a oír que la persona tiene oportunidad hasta lo último de su vida, y en realidad es nuestro deseo que así sea pero, no siempre es así.

i.          Debemos notar que en el caso de los hijos de Elí, JEHOVÁ haba decido quitarles la vida por lo que habían estado haciendo.

(1)        La maldad de esos dos sacerdotes, habían llegado a su colmo delante de JEHOVÁ.

(2)        Es igual que cuando Faraón había endurecido su corazón.

(3)        Cuando la maldad llega a su colmo, entonces el corazón se endurece.

ii.         El SEÑOR JESUCRISTO aclaró que es DIOS quien llama al pecador, y no el pecador a sí mismo.

(1)        Con eso podemos ver que si el SEÑOR deja de buscar al pecador, el pecador se pierde.

iii.        También debemos notar que nadie puede jugar con DIOS, no importa cuanto tiempo tenga en el Evangelio, o cuanto tiempo tenga llevando su vida descarriada, el tiempo de la SALVACIÓN siempre es visto como AHORA.

(1)        (2 Corintios 6:1) «Nosotros, colaboradores de Dios, les rogamos que no reciban su gracia en vano.2 Porque él dice: «En el momento propicio te escuché, y en el día de salvación te ayudé Les digo que éste es el momento propicio de Dios; ¡hoy es el día de salvación!»

5.         Profecía contra la Familia de Elí. – (1 Samuel 2:27-36) «Un hombre de Dios fue a ver a Elí, y le dijo:  «Así dice el Señor: “Bien sabes que yo me manifesté a tus antepasados cuando estaban en Egipto bajo el poder del faraón.28 De entre todas las tribus de Israel, escogí a Aarón para que fuera mi sacerdote, es decir, para que en mi presencia se acercara a mi altar, quemara el incienso y se pusiera el *efod. Además, a su familia le concedí las ofrendas que los israelitas queman en mi honor.29 ¿Por qué, pues, tratan ustedes con tanto desprecio los sacrificios y ofrendas que yo he ordenado que me traigan? ¿Por qué honras a tus hijos más que a mí, y los engordas con lo mejor de todas las ofrendas de mi pueblo Israel?” 30 »Por cuanto has hecho esto, de ninguna manera permitiré que tus parientes me sirvan, aun cuando yo había prometido que toda tu familia, tanto tus antepasados como tus descendientes, me servirían siempre. Yo, el Señor, Dios de Israel, lo afirmo. Yo honro a los que me honran, y humillo a los que me desprecian.31 En efecto, se acerca el día en que acabaré con tu poder y con el de tu familia; ninguno de tus descendientes llegará a viejo.32 Mirarás con envidia el bien que se le hará a Israel, y ninguno de tus descendientes llegará a viejo.33 Si permito que alguno de los tuyos continúe sirviendo en mi altar, será para empañarte de lágrimas los ojos y abatirte el *alma; todos tus descendientes morirán en la flor de la vida.34 Y te doy esta señal: tus dos hijos, Ofni y Finés, morirán el mismo día. 35 »Pero yo levantaré a un sacerdote fiel, que hará mi voluntad y cumplirá mis deseos. Jamás le faltará descendencia, y vivirá una larga vida en presencia de mi *ungido.36 Y los familiares tuyos que sobrevivan vendrán y de rodillas le rogarán que les regale una moneda de plata o un pedazo de pan. Le suplicarán: “¡Dame algún trabajo sacerdotal para mi sustento!”»

a.         Ahora vemos que DIOS usa a un varón de DIOS, o sea un profeta, para advertirle a Elí lo que él ya sabía pero había sido negligente en corregirlo.

i.          Las palabras del varón de DIOS son severas en cuanto a la descendencia de Elí.

ii.         Pero como podemos ver, Elí no había hecho nada para corregir a sus hijos cuando estaba más joven, y ahora que estaba anciano mucho menos.

b.         La sentencia para los hijos de Elí era bien clara: iban a morir el mismo día. Eso es porque iba a ser JUICIO DE DIOS sobre ellos.

6.         Un sacerdote fiel. – (Verso 35) «Pero yo levantaré a un sacerdote fiel, que hará mi voluntad y cumplirá mis deseos. Jamás le faltará descendencia, y vivirá una larga vida en presencia de mi *ungido.»

a.         En contraste con la maldad de los hijos de Elí, tenemos a Samuel a quien DIOS lo llama para usarlo como “sacerdote” y “profeta”; oficios que ejerció con fidelidad. Eso quiere decir que nuestro Texto se cumple parcialmente en Samuel.

b.         Pero se cumple en su totalidad en nuestro SEÑOR JESUCRISTO, quien es el Verdadero Sumo Sacerdote, y el “ungido” o MESÍAS.

7.         REFLEXIÓN. – Nuestra lección ha sido clara para todos. Debemos ser como Ana de quien vemos su agradecimiento hacia JEHOVÁ en su oración. También debemos aprender la importancia que como padres cristianos, no podemos ser negligentes. Nuestra responsabilidad delante de DIOS es real. También debemos notar que no se debe dejar las decisiones para mañana u otro día. El día de RECONCILIACIÓN Y SALVACIÓN es HOY.

Conclusión

Oremos….

Notas:


[1]. J. Vernon McGee, Thru the Bible, vol. II, p. 125, Baker Book House.

[2]. Comentario Bíblico de Matthew Henry, traducido por Francisco Lacueva, obra completa, p. 286, editorial CLIE.

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

3 pensamientos en “Cuando la maldad llega a su colmo

    • SI SE PERDIO DARME EXPLICACIONES BIBLICAS QUE LO ABALEN Y SI NO SE PERDIO TAMBIEN POR FAVOR ESTO ES MUY IMPORTANTE PARA MI…!!!

    • Estimada Glencys, Elí era un hombre piadoso, pero un terrible padre, y como sumo sacerdote, debería haber quitado a sus dos hijos impíos del trabajo del santuario para no profanarlo más. Son los hijos de Elí los que están en el infierno, porque DIOS cerró todo tipo de arrepentimiento para ellos por causa de su maldad.

      El juicio de DIOS vino sobre Elí en la forma en que murió, y siendo sumo sacerdote, su descendencia podía haber seguido ocupando ese puesto, pero por causa del Juicio de DIOS, él fue el último sumo sacerdote de su familia.

      ¿Dónde está Elí ahora? En el Cielo con nuestro SEÑOR.

      Bendiciones en Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s