El rey que el pueblo escogió

Por: pastor Daniel Brito

Título: El rey que el pueblo escogió

Texto: 1 Samuel 9:1-9

«Había un hombre de la tribu de Benjamín, muy respetado, cuyo nombre era Quis hijo de Abiel, hijo de Zeror, hijo de Becorat, hijo de Afía, también benjaminita.2 Quis tenía un hijo llamado Saúl, que era buen mozo y apuesto como ningún otro israelita, tan alto que los demás apenas le llegaban al hombro.3 En cierta ocasión se extraviaron las burras de su padre Quis, y éste le dijo a Saúl: «Toma a uno de los criados y ve a buscar las burras.»4 Saúl y el criado se fueron y cruzaron la sierra de Efraín, hasta pasar por la región de Salisá, pero no las encontraron. Pasaron también por la región de Salín, y después por el territorio de Benjamín, pero tampoco allí las encontraron.5 Cuando llegaron al territorio de Zuf, Saúl le dijo al criado que lo acompañaba:—Vámonos. Debemos regresar, no sea que mi padre comience a preocuparse más por nosotros que por las burras

Introducción

Seguimos con nuestro estudio de A TRAVÉS DE LA BIBLIA LIBRO POR LIBRO, estudiando ahora el libro de 1 Samuel, y el ungimiento de Saúl como primer rey de Israel. Son muchas las lecciones que encontramos en este relato para cada uno de nosotros. Que DIOS bendiga Su Palabra predicada en esta noche.

Lección

1. De la tribu más pequeña. – Benjamín era la tribu más pequeña de Israel, y si recuerdan nuestros estudios en el libro de Jueces, recordarán que después de la conquista de la tierra de Canaán, la tribu de Benjamín fue casi totalmente destruida por causa de los habitantes del pueblo de Guibeá de Benjamín, donde los hombres de la ciudad querían violar al levita que había llegado con su concubina. Para hacer la historia corta, el levita le pasó su concubina a los hombres perversos de la ciudad que la violaron toda la noche. La mujer murió, y eso causó una guerra entre las 11 tribus de Israel en contra de la tribu de Benjamín, quienes rehusaron entregar a los hombre perversos. Por eso los registros familiares seguramente que fueron destruidos, y todos los Benjamitas, descienden de un padre Benjamita, pero de una madre de otra tribu. Es de esa misma tribu pequeña que DIOS decide darles al pueblo de Israel el rey que ellos quieren: alto, bien parecido, valiente, etc….

2. El Profeta. – (1 Samuel 9:10-17) «El criado le contestó: —En este pueblo vive un hombre de Dios que es muy famoso. Todo lo que dice se cumple sin falta. ¿Por qué no vamos allá? A lo mejor nos indica el camino que debemos seguir. 7 —Pero si vamos, ¿qué le podemos llevar? —preguntó Saúl—. En las alforjas no nos queda nada de comer, ni tenemos ningún regalo que ofrecerle. 8 —Aquí tengo casi tres gramos de plata —respondió el criado—. Se los puedo dar al hombre de Dios para que nos indique el camino. 9 (Antiguamente, cuando alguien en Israel iba a consultar a Dios, solía decir: «Vamos a ver al vidente», porque así se le llamaba entonces al que ahora se le llama profeta.)Muy bien —dijo Saúl—, vamos. Dicho esto, se dirigieron al pueblo donde vivía el hombre de Dios.11 Subían por la cuesta de la ciudad cuando se encontraron con unas jóvenes que iban a sacar agua. Les preguntaron: —¿Se encuentra por aquí el vidente? 12 —Sí, está más adelante —contestaron ellas—. Dense prisa, que acaba de llegar a la ciudad, y el pueblo va a ofrecer un sacrificio en el santuario del cerro.13 Cuando entren en la ciudad lo encontrarán, si llegan antes de que suba al santuario para comer. La gente no empezará a comer hasta que él llegue, pues primero tiene que bendecir el sacrificio, y luego los invitados comerán. Así que vayan de inmediato, que hoy mismo lo van a encontrar. 14 Saúl y su criado se dirigieron entonces a la ciudad. Iban entrando cuando Samuel se encontró con ellos, camino al santuario del cerro. 15 Un día antes de que Saúl llegara, el Señor le había hecho esta revelación a Samuel:16 «Mañana, a esta hora, te voy a enviar un hombre de la tierra de Benjamín. Lo ungirás como gobernante de mi pueblo Israel, para que lo libre del poder de los filisteos. Me he compadecido de mi pueblo, pues sus gritos de angustia han llegado hasta mí.»17 Cuando Samuel vio a Saúl, el Señor le dijo: «Ahí tienes al hombre de quien te hablé; él gobernará a mi pueblo

a. En primer lugar, debemos notar los eventos detallados según el historiador sagrado, porque ellos muestran qué es DIOS quien hace que esos eventos ocurran como Él quiere.

b. En segundo lugar, noten la costumbre de llamar al profeta “vidente”, lo cual era común llamarle a los adivinos y a aquellos que usaban la necromancia y el espiritismo para adivinar.[1] De ahí que DIOS lo cambia a “profeta”. Una diferencia entre lo genuino y lo que es imitación.

c. En tercer lugar, Samuel tenía fama por hablar en NOMBRE DE JEHOVÁ, y todo se cumplía. Esas son las características de un VERDADERO profeta; y es que todo lo que dice se cumple (Deuteronomio 18:21-22).

d. En cuarto lugar, DIOS le habla a Samuel y le dice: «Cuando Samuel vio a Saúl, el SEÑOR le dijo: He aquí el hombre de quien te hablé. Este gobernará a mi pueblo.» LBLA

i. Debemos notar que DIOS le habló a Samuel tal y como el Texto lo dice.

ii. No fue imaginado, ni tampoco un “sentir” como tantos profesan en nuestros días. Simplemente, DIOS le habló.

e. En quinto lugar, Matthew Henry nos dice en su comentario algo que merece citarlo:

i. «Fueron a Samuel como a un adivino, más bien que a un profeta y pensaron así que era bastante darle un cuarto de ciclo. A la mayoría de la gente le gusta una religión barata; sobre todo, cuando consiguen que alguna otra persona les pague los gastos.»[2]

3. El llamado del primer rey de Israel. – (1 Samuel 9:18-27) «Al llegar a la *puerta de la ciudad, Saúl se acercó a Samuel y le preguntó: —¿Podría usted indicarme dónde está la casa del vidente? 19 —Yo soy el vidente —respondió Samuel—. Acompáñame al santuario del cerro, que hoy comerán ustedes conmigo. Ya mañana, cuando te deje partir, responderé a todas tus inquietudes.20 En cuanto a las burras que se te perdieron hace tres días, ni te preocupes, que ya las encontraron. Y agregó: —Lo que Israel más desea, ¿no tiene que ver contigo y con toda la familia de tu padre? 21 —¿Por qué me dices eso? —respondió Saúl—. ¿No soy yo de la tribu de Benjamín, que es la más pequeña de Israel? ¿Y no es mi familia la más insignificante de la tribu de Benjamín? 22 No obstante, Samuel tomó a Saúl y a su criado, los llevó al salón y les dio un lugar especial entre los invitados, que eran unos treinta.23 Luego Samuel le dijo al cocinero: —Trae la ración de carne que te pedí que apartaras, y que yo mismo te entregué. 24 El cocinero sacó un pernil entero, y se lo sirvió a Saúl. Entonces Samuel dijo: —Ahí tienes lo que estaba reservado para ti. Come, pues antes de invitar a los otros, tu ración ya había sido apartada para esta ocasión. Así fue como Saúl comió aquel día con Samuel.25 Luego bajaron del santuario a la ciudad, y Samuel conversó con Saúl en la azotea de su casa.26 Al amanecer, a la hora de levantarse, Samuel habló con Saúl en ese mismo lugar: —¡Levántate! —le dijo—; ya debes partir. Saúl se levantó, y salieron de la casa juntos.27 Mientras se dirigían a las afueras de la ciudad, Samuel le dijo a Saúl: —Dile al criado que se adelante, pero tú quédate un momento, que te voy a dar un mensaje de parte de Dios. El criado se adelantó

a. Samuel tenía invitados en la mesa, pero había reservado el sitio de honor para Saúl, incluyendo una buena porción de comida. Es bien claro que Samuel estaba preparando el camino para el nuevo rey, mostrando así que JEHOVÁ ya lo había escogido.

b. La forma que Saúl responde a Samuel: «¿Por qué me dices eso? —respondió Saúl—. ¿No soy yo de la tribu de Benjamín, que es la más pequeña de Israel? ¿Y no es mi familia la más insignificante de la tribu de Benjamín?» lo hace a uno recordar a Gedeón cuando el ÁNGEL DE JEHOVÁ le habló y le llamó “gerrero valiente”, Gedeón respondió de una forma similar a la de Saúl, pero en el caso de Gedeón, Israel iba a ir a una guerra, y Gedeón estaba trillando escondido por miedo a los madianitas.

i. Pero en vista de la historia de Saúl que ya conocemos, podemos decir que Saúl está mostrando una falsa humildad con sus palabras, porque su familia no era pobre, al contrario, parece ser que era una familia pudiente porque tenía criado.

c. Noten los detalles que Samuel le da a Saúl que sin duda alguna era para mostrarle a él que JEHOVÁ lo había escogido.

i. (1 Samuel 10:1-9) «Entonces Samuel tomó un frasco de aceite y lo derramó sobre la cabeza de Saúl. Luego lo besó y le dijo: —¡Es el Señor quien te ha ungido para que gobiernes a su pueblo![a]2 Hoy mismo, cuando te alejes de mí y llegues a Selsa, en el territorio de Benjamín, cerca de la tumba de Raquel verás a dos hombres. Ellos te dirán: “Ya encontramos las burras que andabas buscando. Pero tu padre ya no piensa en las burras, sino que ahora está preocupado por ustedes y se pregunta: ‘¿Qué puedo hacer para encontrar a mi hijo?’ ” 3 »Más adelante, cuando llegues a la encina de Tabor, te encontrarás con tres hombres que se dirigen a Betel para adorar a Dios. Uno de ellos lleva tres cabritos; otro, tres panes; y el otro, un odre de vino.4 Después de saludarte, te entregarán dos panes. Acéptalos. 5 »De ahí llegarás a Guibeá de Dios, donde hay una guarnición filistea. Al entrar en la ciudad te encontrarás con un grupo de profetas que bajan del santuario en el cerro. Vendrán profetizando, precedidos por músicos que tocan liras, panderetas, flautas y arpas.6 Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con poder, y tú profetizarás con ellos y serás una nueva persona.7 Cuando se cumplan estas señales que has recibido, podrás hacer todo lo que esté a tu alcance, pues Dios estará contigo. 8 »Baja luego a Guilgal antes que yo. Allí me reuniré contigo para ofrecer *holocaustos y sacrificios de *comunión, y cuando llegue, te diré lo que tienes que hacer. Pero tú debes esperarme siete días. Cuando Saúl se dio vuelta para alejarse de Samuel, Dios le cambió el *corazón, y ese mismo día se cumplieron todas esas señales

d. Noten como Samuel le dice a Saúl que él será una nueva persona. Aquí podemos ver que DIOS capacita a Saúl en toda área que él necesitaba para poder gobernar, pero especialmente en el área ESPIRITUAL; muy necesaria para el gobernante del pueblo de Israel.

i. DIOS le está mostrando a Saúl que el llamado de parte de DIOS es real, y va respaldado con lo necesario para cumplir esa tarea.

ii. Pero más adelante estaremos viendo que Saúl fue escogido por DIOS porque era el hombre que ellos querían como rey, y a pesar de los CAMBIOS internos en su vida que JEHOVÁ había hecho, Saúl era responsable por sus hechos, y en esa parte totalmente falló.

iii. La historia nos muestra más adelante que Saúl es el ejemplo de aquellos que están convencidos, pero no CONVERTIDOS.

e. Los eventos se cumplen al pie de la letra.

i. (1 Samuel 10:10-16) «En efecto, al llegar Saúl y su criado a Guibeá, un grupo de profetas les salió al encuentro. Entonces el Espíritu de Dios vino con poder sobre Saúl, quien cayó en trance profético junto con ellos.11 Los que desde antes lo conocían, al verlo profetizar junto con los profetas se preguntaban unos a otros: —¿Qué le pasa a Saúl hijo de Quis? ¿Acaso él también es uno de los profetas? 12 Alguien que vivía allí replicó: —¿Y quién es el responsable[b] de ellos? De ahí viene el dicho: «¿Acaso también Saúl es uno de los profetas?» 13 Cuando Saúl acabó de profetizar, subió al santuario del cerro.14 Su tío les preguntó a él y a su criado: —¿Y ustedes dónde estaban? —Andábamos buscando las burras —respondió Saúl—; pero como no dábamos con ellas, fuimos a ver a Samuel. 15 —Cuéntame lo que les dijo Samuel —pidió el tío de Saúl. 16 —Nos aseguró que ya habían encontrado las burras. Sin embargo, Saúl no le contó a su tío lo que Samuel le había dicho acerca del reino

4. Samuel convoca al pueblo. – (1 Samuel 10:17-27) «Después de esto, Samuel convocó al pueblo de Israel para que se presentara ante el Señor en Mizpa.18 Allí les dijo a los israelitas: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Yo saqué a Israel de Egipto. Yo los libré a ustedes del poder de los egipcios y de todos los reinos que los oprimían.” 19 Ahora, sin embargo, ustedes han rechazado a su Dios, quien los libra de todas las calamidades y aflicciones. Han dicho: “¡No! ¡Danos un rey que nos gobierne!” Por tanto, preséntense ahora ante el Señor por tribus y por familias.» 20 Dicho esto, Samuel hizo que se acercaran todas las tribus de Israel y, al echar la suerte, fue escogida la tribu de Benjamín.21 Luego mandó que se acercara la tribu de Benjamín, familia por familia, y la suerte cayó sobre la familia de Matri, y finalmente sobre Saúl hijo de Quis. Entonces fueron a buscar a Saúl, pero no lo encontraron,22 de modo que volvieron a consultar al Señor: —¿Ha venido aquí ese hombre? —Sí —respondió el Señor—, pero se ha escondido entre el equipaje. 23 Fueron corriendo y lo sacaron de allí. Y cuando Saúl se puso en medio de la gente, vieron que era tan alto que nadie le llegaba al hombro.24 Dijo entonces Samuel a todo el pueblo: —¡Miren al hombre que el Señor ha escogido! ¡No hay nadie como él en todo el pueblo! —¡Viva el rey! —exclamaron todos. 25 A continuación, Samuel le explicó al pueblo las leyes del reino y las escribió en un libro que depositó ante el Señor. Luego mandó que todos regresaran a sus casas. 26 También Saúl se fue a su casa en Guibeá, acompañado por un grupo de hombres leales, a quienes el Señor les había movido el corazón.27 Pero algunos insolentes protestaron: «¿Y éste es el que nos va a salvar?» Y fue tanto su desprecio por Saúl, que ni le ofrecieron regalos. Saúl, por su parte, no les hizo caso

a. Nuevamente JEHOVÁ habla por medio de Samuel y le dice al pueblo que ellos lo habían rechazado al pedir un rey, aunque JEHOVÁ había sido FIEL en sustentar al pueblo de Israel en toda área.

i. Noten que a casua de la REBELDIA de Israel al pedir rey, JEHOVÁ les da lo que ellos quieren; pero, sufrirán las consecuencias.

b. Obra vez podemos ver lo que parece ser FALSA HUMILDAD por parte de Saúl al esconderse entre el equipaje, por la sencilla razón que ya sabemos los eventos futuros de su conducta.

c. Nuestro Texto también dice que Saúl se fue a su casa en Guibeá: «acompañado por un grupo de hombres leales, a quienes el Señor les había movido el corazón.»

i. Con esto podemos ver que JEHOVÁ había provisto a Saúl de todo lo necesario para gobernar como un rey piadoso, temeroso del SEÑOR.

5. Algunas LECCIONES para nosotros. – Saúl es el ejemplo de alguien que no debemos imitar, o mejor dicho, debemos aprender a no hacer lo que él hizo. Comenzar bien y terminar mal, no es a lo que DIOS no ha llamado a nosotros. Veamos algunos ejemplos.

a. Lo primero que debemos ponerle atención es que así como Saúl necesitaba un “cambio” en su corazón para gobernar, así también todo el que quiera servir en la Obra del SEÑOR necesita el RESPALDO, o “llenura” del ESPÍRITU SANTO para poder hacerlo. El mundo gobierna a su manera, pero en la CASA del SEÑOR se necesita el RESPALDO de DIOS para poder hacerlo.

i. Al comienzo de la Iglesia en el libro de los Hechos, podemos notar que aun para estar encargados de servir mesas, o sea de repartir los alimentos a las viudas, quien lo hacía debía mostrar llevar una vida LLENA DEL ESPÍRITU SANTO.

1. (Hechos 6:3) «Hermanos, escojan de entre ustedes a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría, para encargarles esta responsabilidad.»

ii. Con eso debo aclarar que no se trata de una vida “emocional”, o sea de alguien que brinca y hace mucho ruido, sino de una vida piadosa que con su conducta muestra estar llena del ESPÍRITU SANTO.

iii. Esa debe ser la expectativa de la Iglesia de hoy, tener personas que sirvan con el RESPALDO de DIOS.

iv. No son las estrategias humanas las que hacen VERDADERAMENTE crecer a una congregación, sino que es el RESPALDO del ESPÍRITU SANTO.

b. La segunda es que Saúl como ya hemos dicho, es un ejemplo de aquellos que COMIENZAN bien en las cosas de DIOS, pero terminan mal. En otras palabras, terminan en el mundo. En el Nuevo Testamento tenemos varios ejemplos de muchos que hicieron lo mismo. El SEÑOR JESUCRISTO tuvo muchos seguidores que cuando no les gustaba las enseñanzas fuerte, lo abandonaban, prefiriendo seguir su propio camino, y no ser OBEDIENTES al SEÑOR; incluyendo a Judas que habiendo sido uno de los 12, traicionó a JESUCRISTO.

i. Algunas razones por la cual muchos se descarrían son enumeradas en el Texto Sagrado, entre ellas la busca por el poder, como Saúl, y el amor al dinero; algo que en nuestros días está de moda con todos los predicadores de PROSPERIDAD.

1. (1 Timoteo 6:6-10) «Es cierto que con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero sólo si uno está satisfecho con lo que tiene.7 Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos.8 Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso.9 Los que quieren enriquecerse caen en la *tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción.10 Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores

ii. En la Epístola a los Hebreos hay varias advertencias sobre NO descarriarse.

1. (Hebreos 3:12) «Cuídense, hermanos, de que ninguno de ustedes tenga un corazón pecaminoso e incrédulo que los haga apartarse del Dios vivo

2. (Hebreos 12:14-17) «Busquen la paz con todos, y la *santidad, sin la cual nadie verá al Señor.15 Asegúrense de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz amarga brote y cause dificultades y corrompa a muchos;16 y de que nadie sea inmoral ni profano como Esaú, quien por un solo plato de comida vendió sus derechos de hijo mayor.17 Después, como ya saben, cuando quiso heredar esa bendición, fue rechazado: No se le dio lugar para el *arrepentimiento, aunque con lágrimas buscó la bendición

iii. El Texto 15 nos recuerda las palabras de Moisés a Israel de tener cuidado de no abandonar al SEÑOR siguiendo a falsos dioses.

1. (Deuteronomio 29:18) «Asegúrense de que ningún hombre ni mujer, ni clan ni tribu entre ustedes, aparte hoy su *corazón del Señor nuestro Dios para ir a adorar a los dioses de esas naciones. Tengan cuidado de que ninguno de ustedes sea como una raíz venenosa y amarga

2. La raíz de amargura, o venenosa, nos muestra las consecuencias contagiosas cuando alguien se aleja de DIOS, y llega a contagiar a otros.

c. El creyente es llamado/a a PELEAR o LUCHAR la BUENA BATALLA DE LA FE. Esa es la vida que nuestro SEÑOR nos ha llamado a todos los que somos parte del Cuerpo de Cristo.

i. (1 Timoteo 6:11-12) «Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad.12 Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual hiciste aquella admirable declaración de fe delante de muchos testigos.»

d. Para concluir, somos llamados a PERSEVERAR (Hebreos 10:39) «Pero nosotros no somos de los que se vuelven atrás y acaban por perderse, sino de los que tienen fe y preservan su *vida»

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional, y la Biblia de las Américas.

Notas:

1. J. Vernon McGee, Thru the Bible, vol. II, p. 140, Thomas Nelson Publishers.

2. Matthew Henry, traducido por Francisco Lacueva, p. 294, editorial CLIE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s