El Trono de la Gracia

Por: pastor Daniel Brito

Título: El Trono de la Gracia

Texto: (Hebreos 4:16) «Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos

Introducción

El tema de la oración es uno que muestra nuestra dependencia con DIOS. Por muy independiente que el ser humano quiera ser, llega el momento cuando se puede notar que la “fragilidad” humana rompe esa llamada “independencia”, mostrando que el ser humano necesita a DIOS. Trataremos los siguientes puntos:

    1. Trasfondo

    2. La verdadera oración

    3. Un Trono

    4. Un remedio

    5. Gracia y Misericordia

Lección

  1. Trasfondo. – En el culto del Antiguo Testamento, el sacerdote era un “intermediario” entre JEHOVÁ y los seres humanos.

    1. Entre los sacerdotes había uno que era el sumo sacerdote, y solamente él podía entrar en el lugar santísimo del Templo, una vez al año para ofrecer sacrificios por todo el pueblo, pero también por él mismo, porque era un simple hombre.

    1. Por eso debemos notar que el apóstol y autor de nuestra Epístola, había estado hablando en los versículos anteriores del Sumo Sacerdocio de CRISTO JESÚS, quien siendo Él mismo DIOS, ofreció Su vida por los pecadores sin tener que ofrecer por Él mismo, como lo hacían los sumos sacerdotes de Israel.

    1. Hemos dicho todo eso para mostrar que nuestro SEÑOR JESUCRISTO es nuestro SUMO SACERDOTE, y es por eso que nuestras oraciones llegan al TRONO DE LA GRACIA por medio de Él.

  1. El hombre y la oración. – La oración es conocida aun por los paganos y los que profesan otras religiones quienes oran a sus falsos dioses. Esas personas oran sin conocer al VERDADERO DIOS. Eso es porque el ser humano tiene un deseo, o mejor dicho, una necesidad de comunicarse con el Creador. Ese deseo o necesidad, ha sido puesta en el ser humano desde la Creación de Adán y Eva, por el mismo DIOS, y muestra la dependencia del hombre con DIOS.

  1. Un Trono. – (Salmo 45:6) «Tu trono, oh Dios, permanece para siempre; el cetro de tu reino es un cetro de justicia

    1. Este Salmo es “Mesiánico”, o sea, es un Salmo que está PROFETIZANDO el reinado ETERNO de CRISTO JESÚS. El mismo autor de la Epístola a los Hebreos, lo cita en referencia a JESÚS (Hebreos 1:8).

    1. Debemos notar que un “trono” es donde un monarca reina. En el Trono de Dios encontramos que nuestras oraciones van dirigidas a un MONARCA, o sea, el verdadero MONARCA del Universo quien es DIOS.

    1. Veamos DOS cosas:

      1. La primera es que el hecho que podamos llegar directamente al TRONO de DIOS, es por la Obra Redentora de JESUCRISTO en la Cruz del Calvario como Sumo Sacerdote.

      1. La segunda es que el cetro, era la vara o el bastón que el monarca usaba, y era un símbolo de su autoridad. Ahora nuestro Salmo nos muestra que el cetro de DIOS, o sea, Su AUTORIDAD, es uno de JUSTICIA. Su gobierno ETERNO, es uno de JUSTICIA.

  1. Un remedio. – (Hebreos 4:12) «Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos,[f] y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.»

    1. La Palabra de DIOS, la Biblia, es el único libro que no solamente es “leído”, sino que también “lee” el interior del ser humano. Ella muestra las intenciones engañosas y desasosegadas del ser humano.

                            i.   Por medio de la Palabra de DIOS, el ser humano puede comprender que todos somos pecadores.

      1. Por medio de la Palabra de DIOS, el ser humano también puede comprender que necesita a un Salvador.

    1. Es por eso que podemos decir que de nada serviría si la Palabra de DIOS revela nuestras intenciones, sin presentar un REMEDIO.

      1. Ese remedio lo vemos en el siguiente punto:

  1. Gracia y Misericordia. – (Hebreos 4:15) «Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido *tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado

    1. Nuestro Texto ahora nos muestra la COMPASIÓN de nuestro SEÑOR JESÚS, quien habiéndose hecho hombre (Juan 1:14), fue probado también y se compadece de nosotros.

    1. Es por eso que el TRONO de DIOS es uno de GRACIA, o sea, GRACIA es algo que el ser humano no merece. Es por eso que el ser humano puede acercarse a DIOS, sin tener que hacer obras meritorias, porque ninguna buena obra que el ser humano pueda hacer, puede comprar el perdón y la misericordia de Dios.

    1. Podemos acercarnos al TRONO DE LA GRACIA con toda CONFIANZA, no en nuestra habilidad de poder hacer buenas oraciones, sino en la GRACIA y MISERICORDIA de DIOS.

      1. (Hebreos 4:16) «Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s