Semana Santa

Por: pastor Daniel Brito

Título: Semana Santa

Texto: (Marcos 11:1-10) «Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagué y a Betania, junto al monte de los Olivos, Jesús envió a dos de sus discípulos2 con este encargo: «Vayan a la aldea que tienen enfrente. Tan pronto como entren en ella, encontrarán atado un burrito, en el que nunca se ha montado nadie. Desátenlo y tráiganlo acá.3 Y si alguien les dice: “¿Por qué hacen eso?” , díganle: “El Señor lo necesita, y en seguida lo devolverá.” »
4 Fueron, encontraron un burrito afuera en la calle, atado a un portón, y lo desataron.5 Entonces algunos de los que estaban allí les preguntaron: «¿Qué hacen desatando el burrito?»6 Ellos contestaron como Jesús les había dicho, y les dejaron desatarlo.7 Le llevaron, pues, el burrito a Jesús. Luego pusieron encima sus mantos, y él se montó.8 Muchos tendieron sus mantos sobre el camino; otros usaron ramas que habían cortado en los campos.9 Tanto los que iban delante como los que iban detrás, gritaban:  —¡Hosanna![a] —¡Bendito el que viene en el nombre del Señor![b] 10 —¡Bendito el reino venidero de nuestro padre David!  —¡Hosanna en las alturas!»

Introducción

Semana Santa es el tiempo más sagrado en el calendario Cristiano, siendo el tiempo que recordamos en todo el mundo la Obra Redentora de nuestro Salvador. Trataremos los siguientes puntos:

  1. La Pascua

  2. Cumplimiento de una PROFECÍA

  3. La entrada del Rey

  4. La Cruz

  5. El Rechazo

Lección

  1. La Pascua. – La Pascua Judía tenía su origen en la salida del pueblo de Israel de Egipto. Fue en esa primera Pascua, cuando todo israelita tenía que sacrificar un cordero PASCUAL, para luego sentarse por familia, y comer del cordero PASCUAL. Parte de la sangre del cordero Pascual era puesta en el dintel de sus casas, para que el “ángel de la muerte” no tocara al hijo mayor en esa casa.

    1. Esa era la DÉCIMA plaga que JEHOVÁ DIOS había enviado sobre el pueblo de Egipto para que dejara ir al pueblo de Israel.

    1. La PASCUA se celebra desde su comienzo en el mes de Marzo y Abril, según el CALENDARIO Judío.

    1. Es por eso que no fue una coincidencia que JESÚS murió en el tiempo de la Pascua, pues la Pascua era una celebración que miraba siempre al futuro, o sea que era una sombra de lo que había de venir, porque JESUCRISTO es NUESTRA PASCUA:

      1. (1ª Corintios 5:7-8) «Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado.8 Así que celebremos nuestra Pascua no con la vieja levadura, que es la malicia y la perversidad, sino con pan sin levadura, que es la sinceridad y la verdad.»

  1. Cumplimiento de una Profecía. – Debemos regocijarnos cuando la Biblia menciona Profecías cumplidas. Es una prueba del ORIGEN DIVINO de las Sagradas Escrituras que han sido dadas por el Espíritu Santo.

    1. Unos 500 años antes de Jesucristo, Zacarías profetiza de la entrada del Mesías Rey a Jerusalén.

      1. Zacarías 9:9 dice: «¡Alégrate mucho, hija de Sión! ¡Grita de alegría, hija de Jerusalén! Mira, tu rey viene hacia ti, justo, salvador y humilde. Viene montado en un asno, en un pollino, cría de asna

    1. Los judíos esperaban al rey prometido en las Escrituras. Dios le había prometido al rey David, que uno de sus descendientes estaría sentado en su trono para siempre. Y esa expectativa se había hecho más real con los hechos milagrosos de JESÚS. La gente se preguntaba a sí misma si Él era El Cristo, el Mesías que iba a librarlos del yugo Romano, porque un hombre común no podía hacer los milagros que Él hacía.

    1. Hasta ese momento, nuestro Salvador había esquivado toda proclamación de ser coronado como Rey, porque JESÚS sabía muy bien que el pueblo quería un Salvador al estilo del mundo. Un Salvador que los haría independiente de Roma, que les daría de comer hasta saciar sus estómagos.

    1. JESÚS había dicho: “Mi reino no es de este mundo”. Con eso NO quería decir que JESÚS nunca iba a reinar en la tierra, sino que Su reino era guiado por principios espirituales y no mundanos. Los deseos de este mundo son pasajeros. Los deseos de Dios son eternos. Veremos el siguiente punto con la entrada Triunfal a Jerusalén.

  1. La Entrada del Rey. – La Entrada Triunfal a Jerusalén como es conocida, se llevó a cabo en ese Primer día de la semana, era el primer día de esa Semana Santa que llevaría al SEÑOR JESÚS a los sufrimientos en la Cruz del Calvario el día VIERNES, y en Su GLORIOSA RESURRECCIÓN el siguiente Primer día de la Semana.

    1. El SEÑOR JESÚS sabiendo todas las cosas, había preparado los eventos que iban a ocurrir. Ahora era el tiempo de entrar abiertamente como el Cristo, como el Rey de Israel.

      1. En los tiempos antiguos, hombres distinguidos montaban sobre burros (Jueces 5:10; 10:4). Después de Salomón, el caballo llegó a ser el animal de la realeza, y el animal de guerra. Desde ese tiempo, el burro o asno, llegó a ser considerado como más bajo, o de menos valor que el caballo. El animal también era usado para propósitos pacíficos, y un símbolo de paz.i

    1. ¡Hosanna, Hosanna! La gente y los niños gritaban. Hosanna quiere decir: “Salva ahora.”ii El pueblo lo recibe como el Rey de Israel, y gritan que los salve. ¿Los salve de qué? ¿Del pecado? No, del yugo romano. De la vida miserable que muchos vivían. Sus deseos eran como ya dijimos, de este mundo. Regresaban una y otra vez a los deseos temporales y no a los eternos.

    1. No había nadie que gritara: ¡Sálvanos de nuestros pecados! En otras palabras, eso ero probablemente lo menos que la gente pensaba, porque para la mayor parte, la causa de ese gozo eran los milagros que había visto, y especialmente el milagro de la resurrección de Lázaro, que había tenido lugar poco tiempo antes.iii

  1. La Cruz. – Mucha de esa gente que gritaba: ¡Hosanna! Cuando vieron que JESÚS no era el REY que ellos querían, lo abandonaron, y solamente unos días después gritaban: ¡Crucifícale! Ahora veamos por qué JESUCRISTO dio Su Vida en la Cruz del Calvario:

    1. Fue un sacrificio por nosotros (Hebreos 9:22).

      1. «De hecho, la ley exige que casi todo sea purificado con sangre, pues sin derramamiento de sangre no hay perdón

    1. Fue en sustitución nuestra. O sea, en lugar nuestro (Marcos 10:45).

      1. «Porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su *vida en rescate por muchos

    1. Fue necesaria por causa del pecado original (de Adán y Eva) y el pecado actual nuestro. (Romanos 3:23).

      1. «Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios»

      1. (Romanos 6:17) «Pues si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo

  1. El Rechazo. – Así como muchos rechazaron a JESÚS en Su ENTRADA TRIUNFAL a Jerusalén, así también muchos rechazan al Salvador al no aceptarlo como SEÑOR y SALVADOR de sus vidas. Eso no es un simple asentir con la cabeza.

    1. Aceptar a JESUCRISTO como SEÑOR es entregarse a Él. Es ARREPENTIRSE de sus pecados, y por supuesto, recibir el PERDÓN de los pecados.

    1. La mayoría del pueblo de Israel rechazó a su MESÍAS, al CRISTO. Por eso Juan 1:10-13 dice:

      1. «Vino a lo que era suyo, pero los suyos no lo recibieron.12 Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.13 Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos *naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios

        1. Pero los Israelitas no son peor que todo aquel que rechaza la SALVACIÓN otorgada por JESUCRISTO en Su Obra Redentora en la Cruz del Calvario.

        1. Porque todo el que RECHAZA al HIJO DE DIOS, termina en la misma condenación que aquellos que RECHAZARON al CRISTO en Su Entrada Triunfal a Jerusalén como el Rey de Reyes.

    1. Pero noten el verso 12 y 13 de nuestro Texto que dice: «Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.13 Éstos no nacen de la sangre, ni por deseos *naturales, ni por voluntad humana, sino que nacen de Dios

      1. La SALVACIÓN es un REGALO de DIOS INMERECIDO, porque nadie merece ese precioso regalo, ya que todos somos PECADORES. Es por eso que es por GRACIA. O sea, UN REGALO.

      1. Por medio de la Obra Redentora de nuestro Salvador JESÚS, todo aquel que lo recibe como SALVADOR de su vida, recibe el DERECHO de ser HIJOS DE DIOS.

    1. Eso es lo que celebramos y RECORDAMOS en este tiempo de Semana Santa.

Conclusión

Oremos….

*Toda referencia Bíblica ha sido tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Dr. James Smith, What the Bible teaches of the Promised Messiah, p. 426, Nelson.

ii Alfred Edersheim, The Life and Times of Jesus the Messiah, p. 728, Hendrickson.

iii L. Bonnet, tomo 1, p. 654, Casa Bautista de Publicaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s