Preparándonos para adorar

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Preparándonos para adorar

TEXTO: Salmo 15:1-5

«¿Quién, Señor, puede habitar en tu santuario? ¿Quién puede vivir en tu santo monte?
Sólo el de conducta intachable, que practica la *justicia y de *corazón dice la verdad;
que no calumnia con la lengua, que no le hace mal a su prójimo ni le acarrea desgracias a su vecino; que desprecia al que Dios reprueba, pero honra al que teme al Señor; que cumple lo prometido aunque salga perjudicado; que presta dinero sin ánimo de lucro, y no acepta sobornos que afecten al inocente. El que así actúa no caerá jamás

INTRODUCCIÓN:

En esta noche seguimos estudiando en los Salmos, los cuales están llenos de grandes lecciones para cada uno de nosotros. Trataremos los siguientes puntos:

1) Trasfondo

2) La condición

3) Para llegar al Santuario

4) Ciudadano del Cielo

5) El carácter del Ciudadano del Cielo

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – Este Salmo 15 es uno de los Salmos de David que están conectados a la adoración pública. Hay aproximadamente unos 30 Salmos que se identifican de esa manera.i La adoración es en Jerusalén, y el santuario era el Tabernáculo donde los israelitas iban a ADORAR al SEÑOR y a ofrecer los sacrificios según estaban prescritos en la ley de Moisés.

  1. La condición. – El Salmista hace una pregunta a la cual él responde, y es sobre, Cuál debe ser la condición del adorador. El Salmo es una pregunta para los peregrinos que llegaban al Tabernáculo para adorar.

    1. La respuesta le muestra al peregrino que al entrar en el SANTUARIO, se daría cuenta que necesitaba ser perdonado por medio de los sacrificios.

    1. Pero debemos notar también que la pregunta y respuesta en el verso 1, nos muestra que el adorador israelita, debía vivir una vida que agradara al SEÑOR, así que la entrada en el SANTUARIO no dependía solamente de RITOS, sino de un corazón entregado al SEÑOR.

  1. Para llegar al Santuario. – Al leer este Salmo, el creyente podrá notar que hay un deseo en el Salmista de ser DIGNO de entrar en el SANTUARIO donde estaba la PRESENCIA de JEHOVÁ. Así podemos notar que el Salmista estaba haciendo la pregunta que fue contestada por medio de la OBRA REDENTORA de nuestro SEÑOR JESÚS en la Cruz del Calvario.

    1. Así que podemos decir sobre este Salmo como decía Matthew Henry en el siglo 18: «El objeto de este breve, pero excelente salmo es mostrarnos el camino del Cielo y convencernos de que, si queremos ser felices de veras, hemos de ser santos y honestos.»ii

    1. Una pregunta similar la hizo aquel carcelero que temblando de miedo después de haber experimentado un milagro por parte de DIOS, lo cual lo hizo hacer esa pregunta:

      1. (Hechos 16:30b) «…—Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo

      1. La respuesta por parte del apóstol Pablo fue simple, pero tajante, porque no hay varios métodos o caminos, sino solamente UNO:

        1. (Hechos 16:31) «—Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron

      1. El Texto Sagrado nos muestra que eso es lo que el carcelero y su familia, y todos los que estaban en su casa hicieron.

        1. (Hechos 16:32-33) «Luego les expusieron la palabra de Dios a él y a todos los demás que estaban en su casa. A esas horas de la noche, el carcelero se los llevó y les lavó las heridas; en seguida fueron bautizados él y toda su familia

    1. Para poder entrar en el SANTUARIO de DIOS hay que entrar en la FAMILIA de DIOS. O sea, así como el carcelero creyó en el SEÑOR JESÚS, así también toda persona tiene que creer en el SEÑOR.

      1. El creer en el SEÑOR JESÚS no es solamente asentir con la cabeza, o decir «yo creo», sino que en la persona que verdaderamente CREE, hay un NUEVO NACIMIENTO.

      1. Ese NUEVO NACIMIENTO cambia la condición, o la vida de la persona.

        1. (1ª Pedro 1:22-23) «Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero por sus hermanos, ámense de todo corazón33 [e] los unos a los otros. 23 Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece

  1. Ciudadanos del Cielo. – El creyente que ha NACIDO DE NUEVO, ahora es CIUDADANO DEL CIELO.

    1. Así el apóstol Pablo les dice a los Filipenses que aunque ellos podían estar muy orgullosos de su ciudadanía Romana, la VERDADERA CIUDADANÍA del creyente es en el Cielo, ya que la vida en esta tierra es solamente TEMPORAL, mientras que la vida con el SEÑOR es eternal.

      1. (Filipenses 3:20-21) «En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo. 21 Él transformará nuestro cuerpo miserable para que sea como su cuerpo glorioso, mediante el poder con que somete a sí mismo todas las cosas

    1. Ese es el lugar donde el creyente estará habitando en el SANTUARIO del SEÑOR. Así que si hacemos la pregunta que hizo el Salmista:

      1. ¿Quién, SEÑOR, puede habitar en tu santuario?

      1. Respondemos que solamente aquel que ha NACIDO DE NUEVO, y por ende, es CIUDADANO DEL CIELO.

  1. El carácter del Ciudadano del Cielo. – (Salmo 15:1-5) «¿Quién, Señor, puede habitar en tu santuario? ¿Quién puede vivir en tu santo monte?
    Sólo el de conducta intachable, que practica la *justicia y de *corazón dice la verdad;
    que no calumnia con la lengua, que no le hace mal a su prójimo ni le acarrea desgracias a su vecino; que desprecia al que Dios reprueba, pero honra al que teme al Señor; que cumple lo prometido aunque salga perjudicado; que presta dinero sin ánimo de lucro, y no acepta sobornos que afecten al inocente. El que así actúa no caerá jamás

    1. Al leer una vez más nuestro Salmo, podemos notar que así como el israelita que entraba en el Santuario de JEHOVÁ, debía EXAMINARSE así mismo porque debía reflejar una vida en OBEDIENCIA a la ley de Moisés.

    1. Así también el ciudadano del Cielo, debe llevar una vida como dice nuestro Salmo, la cual REFLEJA que ha NACIDO DE NUEVO, y por esa razón es CIUDADANO DEL CIELO.

    2. Así que si hacemos la pregunta que el Salmista hizo: «¿Quién, Señor, puede habitar en tu santuario? ¿Quién puede vivir en tu santo monte?»

      1. Volvemos a responder: el que ha NACIDO DE NUEVO y por eso es CIUDADANO DEL CIELO.

    1. Así que este Salmo, al igual que el 26 que estuvimos estudiando en nuestra lección pasada, es un Salmo que nos debe llevar a EXAMINARNOS a nosotros mismos. «¿Quién, Señor, puede habitar en tu santuario? ¿Quién puede vivir en tu santo monte?»

Conclusión

Oremos…

*Todo el Texto Bíblico sin otra indicación ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.


Notas:

i W. T. Purkiser, Beacon Commentary, vol. 3, Beacon Press.

ii Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 558, editorial CLIE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s