La gran Confesión de Tomás

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: La gran Confesión de Tomás

TEXTO: (Juan 20:27)

«¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás.»

INTRODUCCIÓN:

La exclamación de Tomás hace más de DOS MIL años, nos muestra la creencia de los apóstoles y discípulos de JESUCRISTO sobre su SEÑOR. Eso es muy importante en nuestros días donde en la televisión vemos cuantos proclaman las creencias paganas de religiones orientales, y cada semana alguien llega a tocar la puerta de nuestras casas para traer la «supuesta» verdad que en la mayoría de los casos no es otra cosa que un FALSO evangelio. Es por eso que en esta noche vamos a analizar esa gran CONFESIÓN de Tomás y su significado para nosotros. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. Convencido de Su Muerte Física

  3. La Paz de DIOS

  4. La Gran Confesión

  5. Para que todos podamos Creer

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – Este evento ocurrió una semana exacta, o sea, OCHO días después de la Resurrección de nuestro SEÑOR JESÚS, al atardecer, en el Primer Día de la semana. Contando OCHO días como lo hacían los antiguos, ya que comenzaban a contar con el día actual.i Algo parecido hacen en algunos de nuestros países, donde dicen: «De hoy en ocho días».

  1. El día de Su Resurrección, el SEÑOR JESÚS al atardecer, se había aparecido a 10 de los apóstoles que estaban encerrados por miedo a las autoridades judías. Pero Tomás no estaba entre ellos.

    1. En realidad no sabemos dónde estaba, pero debemos recordar que cada persona reacciona diferente ante la adversidad, o cuando pierde a un ser querido. Puede ser que Tomás simplemente quería estar solo, y por eso no estaba con ellos.

    1. Así que aunque los otros 10 apóstoles vieron al CRISTO RESUCITADO, Tomás no les creyó, ya que él no estaba ahí, pero debemos notar que Tomás no dudó más que los otros apóstoles, ya que si él hubiera estado con ellos, hubiera creído al ver al CRISTO RESUCITADO. Así que en el caso de Tomás, él tuvo que esperar una semana más.

  1. Convencido de Su Muerte Física. – No sabemos si Tomás vio de lejos la Muerte del SEÑOR JESÚS ya que el Texto Sagrado nos dice que solamente fue el apóstol Juan, o tal vez Tomás vio el Cuerpo de JESÚS después de muerto cuando lo bajaron de la Cruz, o tal vez el apóstol Juan le había dado una descripción bien exacta de lo que había ocurrido en el Gólgota.

  1. Así que Tomás estaba totalmente SEGURO que JESÚS había muerto y para él, ya no había esperanza.

    1. Recordando que el SEÑOR JESÚS había anunciado en varias ocasiones que era necesario para Él morir y Resucitar de entre los muertos. Por alguna razón, los discípulos del SEÑOR no habían querido ponerle atención a esas PREDICCIONES por parte del SEÑOR JESÚS.

    1. Es importante recordar que los discípulos del SEÑOR creían que JESUCRISTO era el MESÍAS, o el CRISTO, pero al igual que los demás judíos, ellos esperaban que el CRISTO comenzara a reinar, y los libertara del dominio de los Romanos.

      1. Pero ellos no querían aceptar los SUFRIMIENTOS del CRISTO, necesarios para la REDENCIÓN, o simplemente no lo podían captar.

    1. El apóstol Juan nos relata las palabras de Tomás cuando los discípulos del SEÑOR se enteraron que Lázaro estaba enfermo, solamente unas semanas atrás, y cuando el SEÑOR JESÚS les dijo que iba a VER a Lázaro, Tomás dijo:

    1. «Por eso les dijo claramente: —Lázaro ha muerto, 15 y por causa de ustedes me alegro de no haber estado allí, para que crean. Pero vamos a verlo. 16 Entonces Tomás, apodado el Gemelo,[a] dijo a los otros discípulos: —Vayamos también nosotros, para morir con él.» (Juan 11:14-15).

    1. Eso es porque los judíos en Jerusalén buscaban darle muerte al SEÑOR JESÚS. Así que Tomás aquí habla con VALOR y CONVICCIÓN. O sea, Tomás estaba dispuesto a MORIR por el SEÑOR JESÚS en ese momento.

  1. La Paz de DIOS. – (Juan 20:26-27) «Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. —¡La paz sea con ustedes! 27 Luego le dijo a Tomás: —Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe.»

  1. Debemos notar algo en las DOS apariciones del SEÑOR JESÚS a Sus apóstoles, y es el SALUDO. El día de Su Resurrección cuando se les apareció a los 10 en la tarde de ese día, los saludó DOS veces con el saludo de «¡La paz sea con ustedes!», el saludo común de un judío a otro.ii

    1. Después al llegar la siguiente semana con el relato de nuestro Texto, otra vez entró y los saluda con el mismo saludo: «¡La paz sea con ustedes!». Debemos recordar que los apóstoles estaban encerrados todavía por miedo a las autoridades judías. Así que en medio de ese miedo, el SEÑOR les dice: «¡La paz sea con ustedes

    1. Así que seguramente que ellos pudieron recordar las Palabras del SEÑOR JESÚS solamente unos días antes de ir a la Cruz del Calvario.

      1. «La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.» (Juan 14:27).

    1. El SEÑOR les enseña las manos y su costado a los 10 el día de Su Resurrección (Juan 20:20), pero ahora lo hace otra vez para que Tomás pudiera ser también un testigo ocular de Su Resurrección. Noten que es como si les estuviera diciendo que había logrado esa PAZ para ellos por medio de Su Obra en la Cruz del Calvario.

    1. Así que recordemos la PAZ que el SEÑOR JESÚS nos ha dejado, la cual el mundo no nos la puede quitar. .

      1. (Filipenses 4:7) «Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.»

  1. La Gran Confesión. – (Juan 20:27-28) «Luego le dijo a Tomás: —Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. 28 —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás

  1. Ninguno de los apóstoles había hecho una CONFESIÓN como la que el Texto Sagrado aquí nos muestra. «¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás

    1. Tomás no dijo maestro, Rabino, ni Mesías o Cristo. Sino SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO.

    1. Noten que SEÑOR aquí en nuestro Texto es el equivalente a JEHOVÁ o YAHVÉ. Así que Tomás CONFESÓ que JESÚS es JEHOVÁ.

    1. Y noten también que su DIOS estaba de pie delante de él en CARNE.iii O sea, no era un «espíritu», sino que era de CARNE y podía tocarlo y poner sus dedos en Sus heridas.

    1. Debemos recordar que toda persona necesita hacer esa CONFESIÓN para ser salvo. Pero también debemos notar que el hecho que JESUCRISTO es nuestro SEÑOR Y DIOS, significa que en toda área de nuestra vida Él es nuestro DIOS.

    1. Como nuestro DIOS, debemos someternos a Su Voluntad, y así poder decir con toda libertad HÁGASE TU VOLUNTAD.

    1. Así también en medio de las pruebas, luchas y enfermedad, o cuando todo marcha bien, podemos tener PAZ CON DIOS.

  1. Para que todos podamos Creer. – (Juan 20:29-31) «Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; *dichosos los que no han visto y sin embargo creen. 30 Jesús hizo muchas otras señales milagrosas en presencia de sus discípulos, las cuales no están registradas en este libro. 31 Pero éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el *Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida.»

  1. El SEÑOR JESÚS ha dejado esa Bienaventuranza a todos lo que lo reciben a Él como SEÑOR y como DIOS, y Él aun agrega una Bienaventuranza para aquellos que creen sin haber tenido la dicha de ser testigos oculares.iv

    1. O sea, con esa Bienaventuranza, el SEÑOR JESÚS estaba diciendo que a DIOS le ha placido que hay gente que cree en CRISTO sin haberlo visto.v

    1. Así que nosotros que hemos CREÍDO, somos BIENAVENTURADOS por haber creído sin haber visto.

    1. Eso es porque hemos creído al relato del Texto Sagrado.

    1. Es así como toda persona puede encontrar al Salvador y es por medio de lo que el Texto Sagrado dice. Así que al CREER en Su Nombre, el SEÑOR nos otorga la VIDA ETERNA. Pero no solamente gozamos de esa VIDA ETERNA en el MÁS ALLÁ, sino que en esta vida al CREER EN JESUCRISTO, tenemos PAZ CON DIOS.

 

Conclusión

Oremos…

 

*Toda referencia Biblia ha sido tomada de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

 

 

Notas:

i Gerald L. Borchert, NAC, John 12-21, p. 313, Broadman Press.

ii R. C. Sproul, John, St. Andrew’s Expositional Commentary, kindle location 5074, Crossway books.

iii Ibid. location 5116.

iv Ibid. location 5124.

v Ibid. location 5129.

3 pensamientos en “La gran Confesión de Tomás

  1. ESTUPENDO MENSAJE Pastor Daniel, le doy las gracias por este otro fortalesimiento a mi vida y mi familia. Dios lo bendiga baron de Dios.

  2. Amen que la PAZ siempre reposo en usted pastor. QUE el señor me lo guarde y le siga utilizando como valioso instrumento. Feliz dia en Cristo Jesus que neustra fortaleza nuestro amparo nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. amen con el estamos completo. Date: Tue, 24 Jun 2014 03:59:43 +0000 To: rosy_xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s