El Milagro del Aceite

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: El Milagro del Aceite

TEXTO: 2 Reyes 4:1-7

«La viuda de un miembro de la comunidad de los profetas le suplicó a Eliseo: —Mi esposo, su servidor, ha muerto, y usted sabe que él era fiel[a] al Señor. Ahora resulta que el hombre con quien estamos endeudados ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos. —¿Y qué puedo hacer por ti? —le preguntó Eliseo—. Dime, ¿qué tienes en casa? —Su servidora no tiene nada en casa —le respondió—, excepto un poco de aceite. Eliseo le ordenó: —Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas.Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte. En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban. Cuando ya todas estuvieron llenas, ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más, y él respondió: «Ya no hay.» En ese momento se acabó el aceite. La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios, quien le mandó: «Ahora ve a vender el aceite, y paga tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tú y tus hijos.»

INTRODUCCIÓN:

Seguimos estudiando 2 Reyes, y en esta noche el tema trata sobre la PROVISIÓN de DIOS para los Suyos, quienes no están exentos de las temporadas de aflicción. Pero aún en medio de las vicisitudes, podemos experimentar la AYUDA DIVINA en esos momentos de la vida. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. Una Pobre viuda

  3. Una extrema pobreza

  4. Un Acto de FE

  5. El Milagro de la Multiplicación

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – En los LIBROS HISTÓRICOS que narran gran parte de la Historia del pueblo de Israel, encontramos muchas lecciones para estos tiempos. Ese es el caso de nuestro Texto en esta noche, el cual trata de una manera bien breve como DIOS provee para los Suyos.

    1. El Texto Sagrado no dice el nombre de esta viuda, pero nos dice que su esposo había sido uno de la comunidad de los profetas.

      1. Eso nos muestra que los «profetas» al igual que los «sacerdotes», vivían vidas normales teniendo sus respectivas esposas e hijos.

    1. Pero la viuda es rescatada de su ANONIMIDAD, ya que la tradición Judía,i al igual que el historiador Josefo, contemporáneo con los apóstoles, dicen que esta viuda era esposa de ABDÍAS,ii el oficial del impío y asesino rey Acab. ABDÍAS había arriesgado su vida librando de la muerte a 100 de los profetas de JEHOVÁ, ya que Jezabel, la esposa de Acab, había ordenado la muerte de TODOS los profetas de JEHOVÁ (1 Reyes 18:3-4).

      1. La razón por esa deuda, es que ABDÍAS había tomado dinero prestado para alimentar a esos 100 profetas de JEHOVÁ.iii

      1. Así que no solamente había muerto este hombre PIADOSO, sino que había muerto ENDEUDADO, dejando a su esposa viuda con una DEUDA que ella no podía pagar.

  1. Una Pobre viuda. – Debemos recordar que en aquellos tiempos, una viuda quedaba en la miseria, ya que las mujeres no podían obtener empleos como lo pueden hacer ahora, ni tampoco había ayuda social. Así que los prestamistas, quienes no tenían nada de misericordia, venían a colectar, y como la viuda no podía pagar, entonces sus dos hijos, quienes eran su única esperanza para el futuro, serían vendidos a la esclavitud para pagar la deuda (Éxodo 21:2).

  1. Una extrema pobreza. – (2 Reyes 4:1-2) «La viuda de un miembro de la comunidad de los profetas le suplicó a Eliseo: —Mi esposo, su servidor, ha muerto, y usted sabe que él era fiel[a] al Señor. Ahora resulta que el hombre con quien estamos endeudados ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos. —¿Y qué puedo hacer por ti? —le preguntó Eliseo—. Dime, ¿qué tienes en casa? —Su servidora no tiene nada en casa —le respondió—, excepto un poco de aceite.»

    1. El pueblo de Israel estaba pasando por un periodo de APOSTASÍA, el Culto a JEHOVÁ había sido prohibido por Jezabel bajo pena de muerte. Así que los profetas de JEHOVÁ y sus familiares no tenían los recursos necesarios para suplir para ellos mismos, mucho menos para una viuda con dos hijos.

    1. Así que lo único que esta pobre viuda tenía era un poco de aceite. Eso quiere decir que en la casa de esa pobre viuda, había hambre y todo tipo de escasez. ¡Qué dolor para esta pobre viuda!

  1. Un Acto de FE. – (2 Reyes 4:2-5) «—¿Y qué puedo hacer por ti? —le preguntó Eliseo—. Dime, ¿qué tienes en casa? —Su servidora no tiene nada en casa —le respondió—, excepto un poco de aceite. Eliseo le ordenó: —Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas.Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte. En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban.»

    1. La mujer obedece la orden de Eliseo, y pide prestado todas las vasijas que pudo encontrar. Luego se encierra con sus hijos y empieza a llenar las vasijas. Eso fue una acción de FE por parte de esa mujer piadosa.

    1. ¿Puede el SEÑOR llenar las vasijas? Seguramente que ella se hizo esa pregunta, y tal vez en medio nuestro hay algunos que están pasando por ESCASEZ, o algún tipo de AFLICCIÓN, y se hacen la misma pregunta: ¿Puede el SEÑOR hacerlo?

      1. El pueblo de Israel había experimentado la AYUDA DIVINA en Egipto, y durante su peregrinación por el desierto.

        1. (Salmo 81:10) «Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto. Abre bien la boca, y te la llenaré.»

    1. También nosotros podemos recordar las Palabras del Salmista, quien en medio de la AFLICCIÓN estaba seguro de la AYUDA DIVINA.

      1. (Salmo 34:4) «Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores.»

      1. (Salmo 34:6) «Este pobre clamó, y el Señor le oyó y lo libró de todas sus angustias.»

      1. (Salmo 37:25) «He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus hijos mendiguen pan.»

  1. El Milagro de la Multiplicación. – (2 Reyes 4:5-6) «En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban. Cuando ya todas estuvieron llenas, ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más, y él respondió: «Ya no hay.» En ese momento se acabó el aceite.»

    1. Esta pobre viuda se aventuró a OBEDECER, como si estuviera sola en la PRESENCIA de DIOS, para reclamar la PROMESA por medio de la FE.iv

    1. Noten que el profeta Eliseo le había dicho que se ENCERRARA con sus hijos en la casa. Hay veces cuando es necesario estar a SOLAS con DIOS en oración, y en este caso, también era necesario no tener distracción de otras personas.

      1. Es importante no dejar que las distracciones de esta vida no permitan que pasemos tiempos a solas con DIOS.

    1. En el momento que la viuda empezó a llenar las otras vasijas con el aceite, era como una «fuente» que seguía corriendo sin parar de vasija a vasija, hasta que el hijo le dijo que ya no había más vasijas; en ese momento dice nuestro Texto que: «se acabó el aceite.» Como dice Matthew Henry:

      1. «El aceite continuó fluyendo mientras hubo vasijas vacías para recibirlo. Dios da más de lo que le pedimos: si hubiese más vasijas, siempre hay en Dios bastante poder para llenarlas todas; bastante para todas y bastante para cada una.»v

  1. La Provisión de DIOS. – (2 Reyes 4:7) «La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios, quien le mandó: «Ahora ve a vender el aceite, y paga tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tú y tus hijos.»

    1. Uno puede imaginarse la emoción que había en esta mujer quien fue y le contó al hombre DIOS, quien le dijo que lo vendiera para pagar su deuda, y con el resto, podrían vivir ella y sus hijos. Eso quiere decir que muchas vasijas habían sido llenas de aceite.

    1. Debemos notar que el SEÑOR no solamente le había dado PROVISIÓN para la deuda, sino que le había dado en ABUNDANCIA para que ellos pudieran vivir de ese dinero.

    1. PREGUNTA: ¿Hay escasez en tu casa? ¿O tal vez estas pasando por un tiempo de AFLICCIÓN? Así como DIOS hizo PROVISIÓN para esta viuda y sus hijos, sigue haciendo PROVISIÓN para los Suyos. O sea, el SEÑOR provee para cada uno de nosotros, ya que el SEÑOR provee para las necesidades de los Suyos. Sea cual sea la necesidad que uno tenga, no nos cansemos de ORAR y depositar nuestra CONFIANZA en el SALVADOR del mundo. ¡A Él sea la GLORIA y la HONRA!

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva versión Internacional.

Notas:

i Hobbs, T. R., Word Biblical Commentary, Volume 13: 2 Kings, (Dallas, Texas: Word Books, Publisher) 1998.

ii August H. Konkel, The NIV Application Commentary, 1 & 2 Kings, p. 412, Zondervan.

iii Ibid.

iv James Smith, Handfuls on Purpose, vol. 2, series VI, p. 24, Hendrickson.

v Matthew Henry, Comentario Bíblico de Matthew Henry, traducido por Francisco Lacueva, Obra complete, p. 399, editorial CLIE.

2 pensamientos en “El Milagro del Aceite

  1. Buenísimo… Qué bueno es saber que Dios provee.. Cuántas veces olvidamos eso… Bendices Hermano. Espero seguir recibiendo mas sermones…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s