Cuando el Cristiano se ausenta

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Cuando el Cristiano se ausenta

TEXTO: Juan 20:24-28

«Tomás, al que apodaban el Gemelo, y que era uno de los doce, no estaba con los discípulos cuando llegó Jesús. 25 Así que los otros discípulos le dijeron: —¡Hemos visto al Señor! —Mientras no vea yo la marca de los clavos en sus manos, y meta mi dedo en las marcas y mi mano en su costado, no lo creeré —repuso Tomás. 26 Una semana más tarde estaban los discípulos de nuevo en la casa, y Tomás estaba con ellos. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús entró y, poniéndose en medio de ellos, los saludó. —¡La paz sea con ustedes! 27 Luego le dijo a Tomás: —Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre de fe. 28 —¡Señor mío y Dios mío! —exclamó Tomás.»

INTRODUCCIÓN:

En esta noche seguimos con el tema de UN DÍA PARA EL SEÑOR. Ese es el tema que hemos llevado ahora por TRES semanas, y es parte de nuestro estudio de los 10 Mandamientos. El Mandamiento #4 es el de guardar el DÍA DE REPOSO. En el Pacto con Israel, ese era el día Sábado. Pero en el Nuevo Pacto, ya hemos aclarado que los Cristianos adoramos el PRIMER DÍA DE LA SEMANA. O sea, el día Domingo. Que DIOS bendiga Su Palabra predicada en esta noche.

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. El Texto que acabamos de leer contiene la gran CONFESIÓN de Tomás al llamar a JESUCRISTO: SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO. En otras palabras, ya que en el idioma griego, SEÑOR es el equivalente de JEHOVÁ, Tomás le ha llamado al SEÑOR JESÚS: JEHOVÁ MÍO y DIOS MÍO.

    1. Este es un Texto sumamente importante en la afirmación de la DIVINIDAD de nuestro SEÑOR JESUCRISTO.

    1. Aunque nuestro Texto incluye la gran CONFESIÓN de Tomás, nuestro Tema se basa más bien en la AUSENCIA de Tomás del grupo de apóstoles en la noche de Resurrección de nuestro SEÑOR JESÚS.

    1. Pero noten también ya que estamos hablando del DÍA DE REPOSO, recuerden que el día de Resurrección, fue el PRIMER DÍA DE LA SEMANA. O sea, el Domingo. Lo mismo es ahora con nuestro relato, y es que es el PRIMER DÍA DE LA SEMANA, ocho días después del día de Resurrección.

      1. Así que como hemos dicho en el pasado, todos estos eventos ocurrieron en un PRIMER DÍA DE LA SEMANA. O sea, el DOMINGO.

  1. La ausencia de un pastor. El pastor Kittim Silva, pastor en la ciudad de Nueva York y autor de muchos libros, escribe en su libro de sermones como es que un domingo en la mañana, él decide hacer la prueba y quedarse en casa. El pastor Silva no le avisó a nadie, así que parece ser que había dejado encargado a otro para exponer la Palabra en esa mañana.

    1. Dice Silva: «Ese día, los hermanos oraron mucho por mí. Al verme nuevamente, estaban preocupados por mi ausencia como pastor. En mi ausencia, ellos podían ver su propia ausencia. Yo fui su gemelo. La falta de asistencia a los cultos es una de las graves enfermedades espirituales de la iglesia moderna de nuestros días.»i

    1. En nuestros días, creo que lo primero que muchos harían en la iglesia es llamar el pastor por celular para saber que estaba pasando.

    1. Es algo extraño y fuera de lo usual en una iglesia, y lo sería en esta también, si el pastor, o todos los pastores, como es aquí en esta iglesia, no llegan al culto.

      1. Eso nos lleva al TEMA de esta noche sobre CUANDO EL CRISTIANO SE AUSENTA.

      1. Sí, cada Cristiano tiene su lugar en el CUERPO de CRISTO y en la iglesia local.

  1. Una Comunidad: Muchos miembros. (Romanos 12:1-8) «Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado. Pues así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función, también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás. Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado. Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción con su fe;si es el de prestar un servicio, que lo preste; si es el de enseñar, que enseñe;si es el de animar a otros, que los anime; si es el de socorrer a los necesitados, que dé con generosidad; si es el de dirigir, que dirija con esmero; si es el de mostrar compasión, que lo haga con alegría.»

    1. Como hemos leído, somos un SOLO CUERPO. O sea, el Cuerpo de Cristo, y como Cuerpo de Cristo, somos una COMUNIDAD.

      1. Ahora bien, el CUERPO DE CRISTO no puede estar en un solo lugar, ya que por todo el mundo hay Cristianos que componen el CUERPO DE CRISTO.

    1. Noten que en el Cuerpo de CRISTO, cada persona tiene un DON que le ha sido dado por DIOS para ejercer, y es para el bien del Cuerpo de CRISTO. Así debemos ponerle atención al verso 5:

      1. «también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás.»

      1. La UNIDAD del Cuerpo de CRISTO es muy importante, ya que por medio de esa UNIDAD, todos en el Cuerpo de Cristo pueden MADURAR.

    1. Noten también que dentro de la UNIDAD del CUERPO DE CRISTO hay SANTIDAD y HUMILDAD. Dos ingredientes esenciales para la vida Cristiana.

    1. La lista que está aquí no es exhaustiva, ya que son muchos más los DONES que DIOS ha otorgado el pueblo de DIOS. El apóstol Pablo trata el tema también en 1 Corintios 12.

      1. Si somos Cristianos llamados a la UNIDAD, entonces somos parte de la COMUNIDAD Cristiana, el CUERPO DE CRISTO.

      1. Así que cada vez que un MIEMBRO del Cuerpo de Cristo se AUSENTA del culto o de la iglesia local, está dejando un vacío que otro tiene que llenar.

  1. Una amonestación. (Hebreos 10:25) «No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.»

    1. Los Cristianos hebreos o Judíos, estaban pasando por persecución. Así algunos habían apostatado de la fe. Otros seguramente que por miedo habían dejado de congregarse. Así en el contexto de nuestro Texto, podemos ver los graves peligros para ellos al dejar de congregarse. Esos mismos peligros acechan a todos los creyentes.

      1. El peligro de enfriarse por no congregarse es real.

      1. El peligro de caer en un error Doctrinal por no congregarse, ya que NO está presente en la impartición de la Palabra.

      1. El peligro de ser malos ejemplos para otros.

      1. El peligro de soltar las manos del arado.

        1. (Lucas 9:62) «Jesús le respondió: —Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios.»

      1. El peligro de ser sorprendido por el diablo. 1 Pedro 5:8-9:

        1. «Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos en todo el mundo están soportando la misma clase de sufrimientos.»

    1. Miremos ahora la necesidad de CONGREGARNOS.

      1. Cuando nos congregamos, somos EXHORTADOS por la predicación de la Palabra, y por los demás creyentes en el culto.

      1. Recibimos el ánimo para seguir adelante en la lucha en contra del pecado.

  1. Aprendamos de Tomás. El apóstol Tomás se perdió la bendición de ver al CRISTO RESUCITADO el mismo día de Su Resurrección. Ya que él no estaba, no pudo creer el relato de los otros testigos. Así que no fue hasta OCHO días después cuando Tomás ve al SEÑOR Resucitado.

    1. Debemos aprender de Tomás que al ver al SEÑOR JESÚS, dejó la gran CONFESIÓN de FE al llamar a JESÚS: SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO.

      1. Sabemos muy bien que después de esa CONFESIÓN, Tomás ya no fue el mismo.

      1. La tradición de la Iglesia dice que Tomás fue hasta la India a predicar el Evangelio.

    1. Aprendamos de Tomás que la UNIDAD del Cuerpo de Cristo es esencial para nosotros.

  1. Otros ejemplos. (Salmo 84:1-12) «¡Cuán hermosas son tus moradas, SeñorTodopoderoso! Anhelo con el alma los atrios del Señor; casi agonizo por estar en ellos. Con el corazón, con todo el cuerpo, canto alegre al Dios de la vida. Señor Todopoderoso, rey mío y Dios mío, aun el gorrión halla casa cerca de tus altares; también la golondrina hace allí su nido, para poner sus polluelos. Dichoso el que habita en tu templo, pues siempre te está alabando. Dichoso el que tiene en ti su fortaleza, que sólo piensa en recorrer tus sendas. Cuando pasa por el valle de las Lágrimas lo convierte en región de manantiales; también las lluvias tempranas cubren de bendiciones el valle. Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas, y en Sión se presentan ante el Dios de dioses. Oye mi oración, Señor, Dios Todopoderoso; escúchame, Dios de Jacob. Oh Dios, escudo nuestro, pon sobre tu ungido tus ojos bondadosos. 10 Vale más pasar un día en tus atrios que mil fuera de ellos; prefiero cuidar la entrada de la casa de mi Dios que habitar entre los impíos. 11 El Señor es sol y escudo; Dios nos concede honor y gloria. El Señor brinda generosamente su bondad a los que se conducen sin tacha. 12 Señor Todopoderoso, ¡dichosos los que en ti confían

    1. Aquí el salmista prefiere estar en la CASA del SEÑOR que en cualquier otro lugar. Lo mismo leemos del Rey David.

      1. Aunque nosotros en el Nuevo Pacto sabemos que cada creyente es en realidad TEMPLO del ESPÍRITU SANTO, estamos UNIDOS al CUERPO DE CRISTO.

    1. El Salmo 122:1 dice: «Yo me alegro cuando me dicen: «Vamos a la casa del Señor.»

    1. En el libro de los Hechos vemos que los Cristianos solían reunirse regularmente para adorar a DIOS. En esas reuniones participaban de la Cena del SEÑOR y a veces de una cena FRATERNAL o el ÁGAPE.

      1. (Hechos 2:42) «Se mantenían firmes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en el partimiento del pan y en la oración.»

  1. Recordando. Nosotros debemos recordar que nos CONGREGAMOS no para tener un culto «social» sino para rendir CULTO a nuestro SEÑOR Y DIOS, como dijo Tomás. A Él sea la Gloria, la Honra y la Alabanza.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Kittim Silva, Bosquejos para Predicadores, tomo 4, p. 38, 1991 Editorial CLIE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s