Una Palabra de Seguridad

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Una Palabra de Seguridad

TEXTO: Lucas 23:39-43

«Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo: —¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro criminal lo reprendió: —¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo. 42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús.»

INTRODUCCIÓN:

Semana Santa o Semana Mayor, es también conocida como la Semana de la Pasión del Cristo. Eso es porque fue en este tiempo hace más de DOS MIL años, que nuestro SEÑOR JESUCRISTO dio Su Vida por los pecadores en la Cruz del Calvario. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. Un malhechor endurecido

  3. Un Penitente Genuino

  4. ¿Adónde van las almas de los que mueren?

  5. Con el SEÑOR

  6. Para Concluir

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. El SEÑOR JESÚS había sido juzgado y condenado INJUSTAMENTE por el Sanedrín Judío, lo que era más bien una corte suprema del pueblo Judío. El método que los Romanos usaban para aquellos que no eran Ciudadanos Romanos, era la CRUCIFIXIÓN. Podemos decir que en los tiempos de Cristo y de los Apóstoles, hablar de «la cruz» era como decir una mala palabra. Era el método más cruel para ejecutar a una persona que uno pudiera imaginarse.

  1. Un malhechor endurecido. Hacía solamente unos días que estos DOS malhechores, seguramente que juntos con Barrabas, habían llevado una vida criminal sin pensar en las consecuencias de una manera bien clara.

    1. Incluso, hacía solamente unas horas que este malhechor tenía un corazón endurecido y sin arrepentirse, ya que el Evangelio de Mateo dice que los malhechores lo injuriaban (Mateo 27:44).

    1. Eso quiere decir que este malhechor Penitente, había llegado a la Cruz con un corazón endurecido, pero al haber observado todos los eventos desde la marcha para la Cruz y la Primera EXCLAMACIÓN: «Padre —dijo Jesús—, perdónalos, porque no saben lo que hacen.» (Lucas 23:34a).

      1. Todo eso tiene que haberle suavizado su corazón endurecido.

  1. Un Penitente Genuino. (Lucas 23:39-43) «Uno de los criminales allí colgados empezó a insultarlo: —¿No eres tú el Cristo? ¡Sálvate a ti mismo y a nosotros! 40 Pero el otro criminal lo reprendió: —¿Ni siquiera temor de Dios tienes, aunque sufres la misma condena? 41 En nuestro caso, el castigo es justo, pues sufrimos lo que merecen nuestros delitos; éste, en cambio, no ha hecho nada malo. 42 Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. 43 —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso —le contestó Jesús.»

    1. Este malhechor penitente tiene que haber tenido mucha FE en JESUCRISTO, quien en ese momento estaba colgado de una Cruz a su lado. Sin embargo, este hombre había experimentado que JESÚS era el CRISTO.

      1. Él le pide a JESUCRISTO que se acordara de él cuando llegare en Su Reino, y el SEÑOR JESÚS le dijo que ese mismo día, iba a estar en el PARAÍSO con el Salvador.

    1. El Evangelio de Juan nos enseñan que a este hombre penitente junto con el otro malhechor, les rompieron las piernas para que acabaran de morir (Juan 19:32).

    1. Sin embargo, el SEÑOR JESÚS ya había dado SU ESPÍRITU. O sea, el SEÑOR JESÚS murió en el TIEMPO que Él había preparado, ya que Él había entregado Su Vida. Nadie podía quitársela.

  1. ¿Adónde van las almas de los que mueren? (Lucas 16:19-31) «Había un hombre rico que se vestía lujosamente y daba espléndidos banquetes todos los días. 20 A la puerta de su casa se tendía un mendigo llamado Lázaro, que estaba cubierto de llagas 21 y que hubiera querido llenarse el estómago con lo que caía de la mesa del rico. Hasta los perros se acercaban y le lamían las llagas. 22 »Resulta que murió el mendigo, y los ángeles se lo llevaron para que estuviera al lado de Abraham. También murió el rico, y lo sepultaron. 23 En el infierno, en medio de sus tormentos, el rico levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él. 24 Así que alzó la voz y lo llamó: “Padre Abraham, ten compasión de mí y manda a Lázaro que moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego.” 25 Pero Abraham le contestó: “Hijo, recuerda que durante tu vida te fue muy bien, mientras que a Lázaro le fue muy mal; pero ahora a él le toca recibir consuelo aquí, y a ti, sufrir terriblemente. 26 Además de eso, hay un gran abismo entre nosotros y ustedes, de modo que los que quieren pasar de aquí para allá no pueden, ni tampoco pueden los de allá para acá.” 27 »Él respondió: “Entonces te ruego, padre, que mandes a Lázaro a la casa de mi padre, 28 para que advierta a mis cinco hermanos y no vengan ellos también a este lugar de tormento.” 29 Pero Abraham le contestó: “Ya tienen a Moisés y a los profetas; ¡que les hagan caso a ellos!” 30 arrepentirían” 31 Abraham le dijo: “Si no les hacen caso a Moisés y a los profetas, tampoco se convencerán aunque alguien se levante de entre los muertos.»

    1. Todo ser humano se ha hecho la pregunta alguna vez sobre adónde van las almas de los que mueren. El ser humano es frágil, y algo que todo hombre y mujer temen hasta cierto punto, es la muerte.

    1. Este relato es una historia (aunque muchos la consideran una Parábola para quitarle su importancia). Pero si es una Parábola, las Parábolas del señor JESÚS tenían una enseñanza sobre una Verdad.

    1. Aquí tenemos a DOS hombres: uno es rico pero un hombre impío, y el otro era un mendigo, pero había sido un hombre piadoso. Debemos notar los siguientes puntos:

      1. El Primero es que ambos el Rico y Lázaro, mueren, y pasan a la eternidad. Ambos estaban conscientes de quienes eran y reconocían a otros.

      1. El Rico le reclama a Abraham por estar ahí de una manera implícita. Él pide que Abraham envíe a Lázaro para que le hable a sus hermanos que estaban en la misma condición que él. Eran hombres alejados de DIOS.

      1. Abraham le dice que la gente tiene la Palabra de DIOS la cual es SUFICIENTE para cambiar sus VIDAS.

    1. Para concluir este punto, debemos notar que ambos el Rico y Lázaro al estar conscientes, nos muestra que la persona cuando muere, tiene DOS lugares donde ir: El Cielo con la Vida Eterna, o el infierno, con la condenación eterna.

  1. Con el SEÑOR. (2 Corintios 5:6-8) «Por eso mantenemos siempre la confianza, aunque sabemos que mientras vivamos en este cuerpo estaremos alejados del Señor. Vivimos por fe, no por vista. Así que nos mantenemos confiados, y preferiríamos ausentarnos de este cuerpo y vivir junto al Señor.»

    1. El apóstol Pablo en su segunda Epístola a los Corintios, les dice que el Cristiano vive por FE y no por vista. Mientras que estamos en este cuerpo físico, estamos alejados del SEÑOR o del Cielo. Pero que ellos preferían AUSENTARSE de este cuerpo, o sea, morir físicamente, para vivir junto al SEÑOR.

      1. Eso no era un deseo suicida, sino que era una SEGURIDAD de lo que les esperaba, ya que ellos pasaban por tantas tribulaciones para predicar el Evangelio, sabían que no era en vano, y que al morir, iban a pasar DIRECTAMENTE a la PRESENCIA de DIOS.

    1. Esa es la confianza que tenemos en Cristo, y es una Promesa y SEGURIDAD dada por el mismo SEÑOR JESÚS a todo aquel que pone su CONFIANZA en el Salvador del mundo.

      1. (Juan 5:24) «Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.»

  1. Para Concluir. El penitente en la Cruz del Calvario murió después que JESÚS había ENTREGADO SU VIDA. Pero no fue a «dormir» como algunas sectas enseñan, sino que allí en al Paraíso, el SEÑOR JESÚS quien había estado colgado en esa cruenta Cruz junto a él, lo fue a recibir con los brazos abiertos. Este tiempo de Semana Santa o Semana Mayor, debe ser un tiempo de analizar nuestras vidas y PREGUNTAR: ¿Has recibido a JESUCRISTO como Salvador de tu vida?

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

2 pensamientos en “Una Palabra de Seguridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s