Debemos vestirnos de la Armadura de DIOS y no la de Saúl

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Debemos vestirnos de la Armadura de DIOS y no la de Saúl

TEXTO: 1 Samuel 17:38-47

«Luego Saúl vistió a David con su uniforme de campaña. Le entregó también un casco de bronce y le puso una coraza. 39 David se ciñó la espada sobre la armadura e intentó caminar, pero no pudo porque no estaba acostumbrado. —No puedo andar con todo esto —le dijo a Saúl—; no estoy entrenado para ello. De modo que se quitó todo aquello, 40 tomó su bastón, fue al río a escoger cinco piedras lisas, y las metió en su bolsa de pastor. Luego, honda en mano, se acercó al filisteo. 41 Éste, por su parte, también avanzaba hacia David detrás de su escudero. 42 Le echó una mirada a David y, al darse cuenta de que era apenas un muchacho, trigueño y buen mozo, con desprecio 43 le dijo: —¿Soy acaso un perro para que vengas a atacarme con palos? Y maldiciendo a David en nombre de sus dioses, 44 añadió: —¡Ven acá, que les voy a echar tu carne a las aves del cielo y a las fieras del campo! 45 David le contestó: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado. 46 Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza. Hoy mismo echaré los cadáveres del ejército filisteo a las aves del cielo y a las fieras del campo, y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel. 47 Todos los que están aquí reconocerán que el Señor salva sin necesidad de espada ni de lanza. La batalla es del Señor, y él los entregará a ustedes en nuestras manos.»

INTRODUCCIÓN:

Seguimos tomando lecciones del Antiguo Testamento para aplicarlas a nuestras vidas. En esta lección tenemos la historia de David, un simple pastor de ovejas, quien no pudo contener su celo por JEHOVÁ y fue a luchar una batalla que por su edad no le pertenecía. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. David rehúsa la armadura de Saúl

  3. El Cristiano no puede llevar la armadura de Saúl

  4. El Cristiano debe vestirse de la Armadura de DIOS

  5. Últimas palabras

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. Los filisteos habían sido un aguijón para el pueblo de Israel, ya que eran usados por DIOS muchas veces para traer JUICIO contra ellos por su «sincretismo». Es decir, la mezcla de adorar a JEHOVÁ y también a los dioses falsos de los países vecinos. Ahora los filisteos vienen a pelear contra el pueblo de Israel con un gran ejército y mucho mejor armados que los israelitas. Si hubieran existido los casinos de Las Vegas en aquel entonces, las apuestas hubieran estado a favor de los filisteos 9 a 1.

    1. El miedo se había apoderado de todos, ya que el gigante Goliat estaba retando al pueblo para que le enviaran a uno de ellos a pelear contra él.

      1. Ni siquiera el rey Saúl, quien, según el Texto Sagrado, era el hombre más alto del pueblo de Israel, se atrevía a aceptar el reto del gigante filisteo.

    1. La batalla no solamente era física, sino que más bien espiritual. Los filisteos contaban con que sus falsos dioses iban a vencer a JEHOVÁ, el ÚNICO y VERDADERO DIOS.

  1. David rehúsa la armadura de Saúl. (1 Samuel 7:37-38) «Luego Saúl vistió a David con su uniforme de campaña. Le entregó también un casco de bronce y le puso una coraza. 39 David se ciñó la espada sobre la armadura e intentó caminar, pero no pudo porque no estaba acostumbrado. —No puedo andar con todo esto —le dijo a Saúl—; no estoy entrenado para ello. De modo que se quitó todo aquello»

    1. David era un muchacho y no estaba entrenado en el uso de la armadura.

      1. Le quedaba muy grande porque Saúl era un hombre mucho más alto que David.

    1. Pero noten que David como pastor de ovejas sabía luchar contra animales salvajes que atacaban su manada, pero no sabía cómo usar una armadura, espada y escudo.

    1. David iba a pelear contra el gigante filisteo no con sus propias fuerzas o equipo militar, sino que él iba CONFIANDO TOTALMENTE EN JEHOVÁ DE LOS EJÉRCITOS.

      1. Así que, si se hubiera puesto la armadura, su confianza hubiera estado en las armas que llevaba.

      1. Es por eso que debemos notar que esa batalla entre David y el gigante filisteo era espiritual. JEHOVÁ le iba a dar la victoria a David, un joven sin entrenamiento militar y, sin armas militares, mostrando que JEHOVÁ ES EL ÚNICO Y VERDADERO DIOS.

    1. La respuesta de David a Goliat muestra la confianza que él tenía en JEHOVÁ DE LOS EJÉRCITOS y no en sí mismo.

      1. (1 Samuel 7:45) «David le contestó: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado.»

  1. El Cristiano no puede llevar la armadura de Saúl. Para nosotros, el ejemplo de esta historia es que no podemos llevar la ARMADURA de Saúl porque la lucha del Cristiano es ESPIRITUAL. Así esta historia de David y la armadura de Saúl, nos sirve para comparar como es que el Cristiano debe vestirse de la ARMADURA DE DIOS, la cual provee la ayuda necesaria para el diario vivir.

    1. Tampoco podemos depender de la ARMADURA de otro creyente, ya que la SALVACIÓN y la VIDA CRISTIANA es algo INDIVIDUAL.

    1. La lucha del Cristiano es directa en contra de las fuerzas demoniacas. Es una lucha ESPIRITUAL. Es decir, no se vence con la fuerza, ni con armas, sino con la ayuda del ESPÍRITU SANTO.

      1. (Efesios 6:10-12) «Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.»

  1. El Cristiano debe vestirse de la Armadura de DIOS. (Efesios 6:13-17) «Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza. 14 Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia, 15 y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz. 16 Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno. 17 Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.»

    1. En primer lugar, tenemos al Cinto de la Verdad. Ese era el cinto donde la espada iba colgada. El cinto de la Verdad es esa Verdad aprendida de JESUCRISTO que es la Verdad. La Palabra de Dios es Verdad, y en este caso, está sujetando a la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios, y es el mensaje del Evangelio. Así que aquí tenemos la importancia de la PALABRA de Dios en nuestras vidas.

    1. En segundo lugar, tenemos la Coraza de Justicia. Ésta, en la armadura del soldado, cubre el pecho, un área vital de la persona.

      1. Noten que la Justicia de JESUCRISTO aplicada a nuestras vidas nos protege de la condenación y la culpa.

        1. (Romanos 5:1) «En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo

      1. En Isaías 59:17 dice que el mismo JEHOVÁ se pone la Justicia como coraza.

        1. Por eso la coraza de la Justicia como ya hemos dicho, cubre el pecho, que es una parte vital para el ser humano, porque donde hay paz con DIOS, no hay condenación o culpa.

    1. En tercer lugar, tenemos el calzado del Evangelio, o «apresto del Evangelio» como dicen otras Versiones. Es una parte muy importante porque incluye el calzado que los soldados usaban. Eso era muy necesario para la «seguridad y prontitud de la marcha.»i

      1. En la vida Cristiana, «esta prontitud da el evangelio al cristiano para el combate; le hace alerta, ágil, listo a obrar, porque sabe dónde pone el pie, adonde va lo que tiene que hacer; y sobre todo disfruta de la paz que toma del evangelio. De ahí esta designación: el evangelio de la paz»ii

    1. En cuarto lugar, tenemos el Escudo de la Fe. Esta es la defensa del creyente en contra de los DARDOS (pensamientos, tentaciones, etc.) del diablo. Parece algo inofensivo, pero las tentaciones comienzan en nuestra mente. Sea por lo que vemos, oímos, tocamos, o simplemente pensamos.

      1. El escudo de los soldados romanos era de la forma de un rectángulo, cuatro pies de alto por 30 pulgadas de ancho. En el tiempo de las espadas, lanzas y flechas, era lo más importante para la defensa propia del soldado.iii

        1. El escudo era de una altura y ancho suficiente para que el soldado se agachara, y pudiera esconder todo su cuerpo en contra de las flechas que muchas veces las tiraban encendidas de fuego.

      1. Para el creyente, la FE es lo que protege de los dardos del enemigo. Toda duda, burla, acusación, persecución en contra del creyente, quedan clavadas como dardos en el escudo de la FE.

        1. La FE es confianza, la FE es seguridad, la FE es la evidencia de las cosas que no vemos.

    1. En quinto lugar, tenemos el casco de la salvación. Todos sabemos que la cabeza es la parte más importante del cuerpo. Es en la cabeza donde tenemos el cerebro que controla todos nuestros miembros. En una batalla, el soldado busca proteger su cabeza de proyectiles, en el tiempo moderno, también de explosiones. Por esa razón el soldado usaba y usa, un casco.

      1. Como ya hemos mencionado, Isaías 59:17 dice que JEHOVÁ mismo se cubre Su Cabeza con el Casco de la Salvación junto con la Coraza de la Justicia.

      1. El Cristiano comparte ese equipo Divino. 1 Tesalonicenses 5:8 dice:

        1. «Nosotros que somos del día, por el contrario, estemos siempre en nuestro sano juicio, protegidos por la coraza de la fe y del amor, y por el casco de la esperanza de salvación»

      1. La salvación protege al cristiano, es un sello sobre su vida, es garantía de propiedad que pertenece a DIOS y, lo protege en contra de las insidias del diablo.

    1. El último es la Espada del ESPÍRITU. Esta es la única arma ofensiva, puesto que las otras son, defensivas. La espada del Espíritu es la Palabra de Dios (Hebreos 4:12).

      1. JESUCRISTO nos ha dejado el ejemplo cuando fue tentado, y es que Él usó la Palabra de DIOS en contra del tentador (Mat. 4:4,7,10).

      1. Así que, para nosotros, en medio de la tentación, debemos usar la Palabra de DIOS contra Satanás.

      1. No hay armadura para la espalda, solamente para el frente; nunca debemos voltear nuestras espaldas al enemigo (Lucas 9:62); nuestra única seguridad está en resistir sin cesar (Mat. 4:11; Santiago 4:7).

  1. Últimas palabras. Para uno poder vestirse de la ARMADURA DE DIOS, primeramente, hay que NACER DE NUEVO. Así como David conocía a JEHOVÁ y podía CONFIAR en Él, así también nosotros debemos conocer a DIOS por medio de Su Palabra. Debemos DEPENDER de DIOS para Su ayuda Divina en nuestras vidas.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i L. Bonnet, Comentario del Nuevo Testamento, vol. 3, p. 531, Casa Bautista de Publicaciones.

ii Ibid.

iii Gordon H. Clark, Ephesians, p. 208, The Trinity Foundation.

2 pensamientos en “Debemos vestirnos de la Armadura de DIOS y no la de Saúl

  1. buenas tarde pastor muchas gracias por los semones que me has eviado me servido bastante tu sermon animo sigue adelante. que dios de bendiga.

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s