El Testimonio del ESPÍRITU

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: El Testimonio del ESPÍRITU

TEXTO: Romanos 8:16

«El Espíritu mismo da juntamente testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.» RVR 1977

«El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.» NVI

INTRODUCCIÓN:

Siguiendo nuestro estudio sobre nuestras creencias, basadas en las Verdades Fundamentales de las Asambleas de DIOS. Ahora toca la segunda parte del tema de la SALVACIÓN. El artículo 5, inciso b, de las Verdades Fundamentales dice:

«b. Evidencias de la salvación. La evidencia interna de la salvación es el testimonio directo del Espíritu (Romanos 8:16). La evidencia externa ante todos los hombres es una

vida de justicia y verdadera santidad (Efesios 4:24; Tito 2:12).

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. Este capítulo 8 de Romanos nos muestra la vida Cristiana mediante la ayuda del ESPÍRITU SANTO. Es necesario entender que el Cristiano necesita la ayuda del ESPÍRITU SANTO en su vida las 24 horas del día.

    1. El tema de este capítulo también podemos decir que es el de la ADOPCIÓN por la cual somos declarados HIJOS/AS DE DIOS.

    1. Noten también que, en este capítulo, podemos ver la Obra del ESPÍRITU SANTO en nuestras vidas como el GRAN CONSOLADOR quien nos GUÍA a toda verdad, así como el SEÑOR JESUS había dicho que Él haría (Juan 16:13).

    1. El tema de las evidencias de la salvación se expone de DOS maneras:

      1. La primera es por el testimonio interno del ESPÍRITU SANTO a nuestra vida.

      1. El segundo es el testimonio externo el cual es por medio de una vida en SANTIDAD.

  1. Seguridad interna. El tema en realidad en este capítulo 8 es el de la seguridad que el creyente es HIJO/A DE DIOS.

    1. Es importante notar que la VIDA CRISTIANA no es una de INSEGURIDAD ETERNA, más bien es una de SEGURIDAD ETERNA.

      1. Así es importante entender que la VIDA CRISTIANA no la vivimos parte del tiempo, sino que es TODO EL TIEMPO.

    1. Ahora bien, debemos enfatizar que la SEGURIDAD ETERNA que todo creyente puede estar confiado tener, no viene porque nos imaginamos tenerla, o, porque presumimos tenerla.

      1. Debemos entender que la SEGURIDAD de la salvación debe ir acompañada con el Testimonio de las Sagradas Escrituras.

      1. Con esto quiero decir que la Palabra de DIOS está en acuerdo con el Testimonio del ESPÍRITU SANTO. Dice Francisco Lacueva:

        1. «Este testimonio del Espíritu está siempre en conformidad con las Santas Escrituras y tiene su base en la santificación del creyente, pues el Espíritu no puede dar testimonio de los privilegios de hijos a quienes no tienen la naturaleza ni las disposiciones que corresponden a los hijos de Dios.»i

    1. Quien no vive de acuerdo a la Palabra de DIOS, se engaña a sí mismo.

  1. ¿Seguridad de qué? (Romanos 8:1) «Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús.» NVI

    1. Somos salvos de la IRA DE DIOS, ya que antes de venir al SEÑOR JESUS éramos por naturaleza, HIJOS DE IRA, o, estábamos bajo la IRA DE DIOS.

      1. (Efesios 2:3) «entre los cuales también todos nosotros nos movíamos en otro tiempo al impulso de los deseos de nuestra carne, satisfaciendo las tendencias de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.» RVR 1977

    1. Como estuvimos hablando en nuestra lección pasada, por causa del pecado de Adán y Eva, había enemistad entre nosotros y DIOS. Pero el SEÑOR JESUCRISTO nos ha dado la RECONCILIACIÓN por medio de Su Obra en la Cruz del Calvario.

      1. Así que tenemos seguridad que ya no estamos bajo CONDENACIÓN.

      1. Tenemos seguridad que hemos sido RECONCILIADOS con DIOS.

  1. La muerte sustitutoria de JESUCRISTO. (Romanos 8:2-4) «pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, 3 4 a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.» NVI

    1. La ley de Moisés solamente podía declarar lo que NO SE PODÍA HACER. Así la ley muestra la pecaminosidad de la persona.

      1. La ley no podía JUSTIFICAR al pecador.

    1. Sin embargo, JESUCRISTO vino a morir en nuestro lugar por nosotros. El JUSTO murió por los injustos.

      1. Así que por medio de la FE EN JESUCRISTO podemos recibir el PERDÓN de nuestros pecados.

      1. Por medio de la FE en JESUCRISTO recibimos la JUSTIFICACIÓN, como estuvimos enseñando en nuestra lección pasada.

  1. La Mentalidad espiritual vs. La mentalidad carnal. (Romanos 8:5-11) «Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios. Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. 10 Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia. 11 Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes.»

    1. Debemos entender que toda persona que recibe a JESUCRISTO en su vida, ya no vive bajo la carne. Así que lo opuesto a vivir conforme a la carne es vivir conforme al ESPÍRITU SANTO.

      1. Con esto debemos notar que todo creyente que genuinamente ha nacido de nuevo, es ESPIRITUAL.

Entiendo cómo es que interpretamos lo que ESPIRITUAL es, y es cierto que todo creyente debe de mostrar las pruebas de una vida en CRISTO. Es decir, una vida espiritual, en su manera de vivir.

      1. (Romanos 8:12-13) «Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. 13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.»

    1. La lucha del creyente es una entre las OBRAS DE LA CARNE y los FRUTOS DEL ESPÍRITU (Gálatas 5:19-26).

      1. Así que fijar la mente en los deseos de la naturaleza pecaminosa, es fijar la mente en la CARNE. Es lo que las personas que no conocen a JESUCRISTO como Salvador hacen.

      1. Fijar la mente en los deseos del ESPÍRITU, es tener la MENTE DE CRISTO.

        1. (1 Corintios 2:16) «¿quién ha conocido la mente del Señor
              para que pueda instruirlo?» Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de Cristo.»

  1. Adoptados como hijos. (Romanos 8:14-17) «Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa. 13 Porque si ustedes viven conforme a ella, morirán; pero si por medio del Espíritu dan muerte a los malos hábitos del cuerpo, vivirán.»

    1. Según la costumbre Romana, un padre podía adoptar legalmente un niño fuera de la familia como hijo. Cuando el niño llegara a la edad de 13 o 14 años, el padre le pasaba a su hijo adoptado la herencia.ii

    1. El creyente pasa a ser HIJO DE DIOS por medio de la ADOPCIÓN, ya que DIOS tiene un solo HIJO: JESUCRISTO.

      1. Así nosotros podemos llamar a DIOS Abba, Padre.

    1. Como hijos y herederos, tenemos SEGURIDAD ETERNA para nuestras vidas.

      1. Con esto aclaramos claramente lo que ya hemos dicho que, el creyente ya no vive conforme a la CARNE, sino CONFORME AL ESPÍRITU SANTO.

  1. Nada nos apartara del AMOR DE DIOS. (Romanos 8:37-39) «Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, 38 39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.»

    1. Es importante notar que el creyente está SEGURO en los BRAZOS DEL SALVADOR.

      1. Ni los ángeles ni los demonios ni nada aquí en la tierra nos puede apartar del AMOR DE DIOS.

    1. Así el verdadero creyente, que ya no sirve a la carne, sino que vive conforme el ESPÍRITU, está seguro en los BRAZOS DEL SALVADOR.

      1. Debemos recordar que hay creyentes que sufren persecución y cárcel por su fe en JESUCRISTO.

      1. Aun en medio del dolor y la persecución, NADA, puede separar al creyente del AMOR DEL SALVADOR.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 1.584, Editorial CLIE: 1999.

ii C. Marvin Pate, Romans, Teach the Text Commentary series, p. 166, BakerBooks: 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s