La Paz de DIOS

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: La Paz de DIOS

TEXTO: Filipenses 4:1-3

«Por lo tanto, queridos hermanos míos, a quienes amo y extraño mucho, ustedes que son mi alegría y mi corona, manténganse así firmes en el Señor. Ruego a Evodia y también a Síntique que se pongan de acuerdo en el Señor. Y a ti, mi fiel compañero, te pido que ayudes a estas mujeres que han luchado a mi lado en la obra del evangelio, junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.»

TEMA: Estudiando la Epístola a los Filipenses (parte 7)

INTRODUCCIÓN

El texto de este capítulo 4 de Filipenses, es uno que he predicado en varias ocasiones. El capítulo incluye varios temas que son muy importante para nuestro diario vivir. El Tema de la PAZ DE DIOS es el antídoto para la PREOCUPACIÓN y la ANSIEDAD. Que DIOS bendiga Su Palabra predicada en esta noche.

LECCIÓN

  1. Trasfondo. Una vez más debemos recordar que el apóstol Pablo estaba preso al escribir nuestra Epístola. Así que la Epístola del GOZO fue redactada por Inspiración del ESPÍRITU SANTO mientras Pablo estaba encadenado a un soldado Romano las 24 horas del día.

    1. En estos días donde escuchamos de persecución de Cristianos en diferentes partes del mundo, pero también de la manera en que el Cristianismo sigue declinando en este país, mientras que el antagonismo en contra de los Cristianos aumenta.

    1. En medio de todo eso, ¡EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA!

  1. Mirando al futuro. (v. 1) «Por lo tanto, queridos hermanos míos, a quienes amo y extraño mucho, ustedes que son mi alegría y mi corona, manténganse así firmes en el Señor.»

    1. La iglesia de los Filipenses era muy querida para el apóstol Pablo. No solamente los amaba en el SEÑOR, sino que también los extrañaba. Él deseaba poder estar con ellos.

    1. Pablo les llama «mi corona», o como dice Dios Habla Hoy: «premio.»

      1. Aquí no se está refiriendo a la corona de diademas que usaban los reyes, sino a la que era de hojas de árbol, y se las otorgaban a los ganadores en los juegos Olímpicos, y es usada de una manera metafórica 18 veces en el Nuevo Testamento, en su mayoría para referirse a la recompensa eterna de los fieles (1 Cor. 9:25; 2 Tim. 4:8; 1 Pedro 5:4).i

    1. Nótese que los Filipenses no son la corona actual, sino que eran los frutos de la obra de Pablo lo cual lo calificaba a él para recibir la corona.

      1. Pablo estaba mirando hacia el futuro cuando los Redimidos por la Sangra de JESUCRISTO estarán presente en el Tribunal de CRISTO para recibir recompensas y para rendir cuentas delante de nuestro SALVADOR (Romanos 14:10; 2 Corintios 5:10).

  1. Dos mujeres. (vv. 2-3) «Ruego a Evodia y también a Síntique que se pongan de acuerdo en el Señor. Y a ti, mi fiel compañero, te pido que ayudes a estas mujeres que han luchado a mi lado en la obra del evangelio, junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.»

    1. Al final de la Epístola, el apóstol Pablo hace notar que había cierto problema entre dos mujeres prominentes en la iglesia de los Filipenses.

    1. Probablemente estas mujeres eran DIACONISAS y tal vez cada una de ella asistía a la iglesia en una casa diferentes. Recordemos que las iglesias en aquellos tiempos se reunían en casas.

      1. Estas mujeres eran miembros importantes de esta iglesia, pues Pablo las menciona por nombre.

      1. Parece que la disensión que existía entre ellas, estaba siendo mal ejemplo.

    1. Parece ser que estas mujeres habían sido fundadoras de la iglesia de los Filipenses, y habían trabajado al lado del apóstol Pablo como dice en el v. 3:

      1. «Y a ti, mi fiel compañero, te pido que ayudes a estas mujeres que han luchado a mi lado en la obra del evangelio, junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.»

    1. Estas dos hermanas parecen que habían tenido cierto problema entre ellas y tal vez por esa razón la estabilidad de esta iglesia local estaba siendo estremecida. No sabemos cuál era el problema que tenían, pero Pablo les implora que “Vivan en armonía en el Señor”.

      1. El problema de ellas no podía haber sido doctrinal, porque el apóstol Pablo las hubiera corregido de una manera diferente.

      1. El problema parece haber sido que no estaban de acuerdo en algo. Y eso había producido cierto problema.

      1. Aunque algunos comentaristas, entre ellos William Menzies, creen que esas mujeres seguramente que no se hablaban.ii

    1. Este Texto es de mucha ayuda para todos los cristianos, porque en toda congregación existen las diferencias, y algunas diferencias terminan en enemistad, que llega a poner a PRUEBA la CONDUCTA Cristiana.

  1. Escritos en el LIBRO DE LA VIDA. (v. 3) «Y a ti, mi fiel compañero, te pido que ayudes a estas mujeres que han luchado a mi lado en la obra del evangelio, junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.»

    1. Sobre el compañero fiel (v. 3), ¿quién era este individuo? En realidad, nosotros no sabemos porque Pablo no menciona su nombre, aunque existen varias teorías.

      1. Algunos piensan que era Lucas.

      1. Timoteo.

      1. Epafrodito.

      1. Otros que era la esposa de Pablo. Esta creencia era aprobada por Clemente de Alejandría (segundo siglo), y defendida por Erasmo (siglo 16).

    1. Nótese que Pablo menciona a Evodia y Síntique como que lucharon al lado de Clemente y otros colaboradores de Pablo. La mención de Clemente es porque era bien conocido para dicha iglesia.

      1. Eso quiere decir que esas mujeres eran bien conocidas por Pablo.

    1. Cuyos nombres están escritos en el LIBRO DE LA VIDA. Algunos piensan que Pablo se refiere a hermanos en Cristo que ya habían partido para estar con el SEÑOR. Pero recordemos que en otros lugares en el NT se usa para los que están vivos. Como ejemplo, Lucas 10:20:

      1. «Sin embargo, no se alegren de que puedan someter a los espíritus, sino alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo.»

  1. ¡Alégrense en el SEÑOR! (Filipenses 4:4-5) «Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.»

    1. Recordamos una vez más que el apóstol Pablo estaba preso mientras escribía esta Epístola, pero también debemos notar que cuando Pablo y Silas fundaron la Iglesia de Filipos, fue bajo circunstancias adversas.

      1. Pablo reprendió el demonio que poseía y hacia que una esclava adivinara. De esa manera la esclava ya no podía adivinar (Hechos 16:22-31).

        1. «Entonces la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados mandaron que les arrancaran la ropa y los azotaran. 23 Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. 24 Al recibir tal orden, éste los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo. 25 A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. 26 De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas. 27 El carcelero despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada y estuvo a punto de matarse, porque pensaba que los presos se habían escapado. Pero Pablo le gritó: 28 —¡No te hagas ningún daño! ¡Todos estamos aquí! 29 El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas. 30 Luego los sacó y les preguntó: —Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo? 31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.»

      1. Pablo y Silas fueron azotados, y puestos en el interior de la cárcel, y sujetos sus pies en el cepo. Estaban en una condición pésima y dolorosa.

      1. Sin embargo, noten que, a media noche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar HIMNOS A DIOS.

    1. Así que podemos estar seguros que el apóstol Pablo había experimentado tener GOZO aun en las circunstancias adversas.

    1. Que su amabilidad, bondad o gentileza sea conocida por todos (v.5).

      1. Esto dice mucho sobre la CONDUCTA o la manera que tratamos a los demás. (Filipenses 2:4)

  1. Por nada estén afanosos (o no se preocupen por nada). (vv. 5-7) «Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.»

    1. Sería imposible no preocuparse, al igual de regocijarse siempre, si el evangelio no ofreciera constantemente los medios y los remedios. Mateo 6:25:

      1. «Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa?»

    1. La paz de DIOS (vv. 7), otro beneficio de la oración y la acción de gracias, opuestas a la inquietud. La paz de DIOS sobrepasa todo entendimiento.

      1. Uno puede estar en tribulación, y estar gozando de la paz de DIOS.

        1. (Juan 14:27) «La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.»

    1. Nótese la importancia de la oración para el cristiano; es algo que no debemos descuidar. En realidad, debemos orar TODO EL TIEMPO; eso es porque debemos estar siempre en comunión con el SEÑOR.

      1. (1 Tesalonicenses 5:17) «oren sin cesar»

      1. (1 Pedro 5:7) «Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.»

      1. Recordando que DIOS contesta nuestras oraciones según su Santa Voluntad.

        1. (1 Juan 5:14-15) «Ésta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido.»

  1. Lo que debemos considerar para pensar en ello. (Filipenses 4:8-9) «Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes.»

    1. Es muy claro que el mantener la mente ocupada en cosas que edifican, sea en la lectura, la televisión, computadoras, conversaciones, etcétera, es esencial para una buena salud espiritual y emocional.

    1. William Menzies dice: «En la actualidad, hay quienes están muy preocupados con su dieta, y tienen mucha razón. Nuestro bienestar físico y el mental no sólo están íntimamente relacionados, sino que también nuestro ser entero se ve afectado por aspectos físicos de la vida tales como la dieta y el ejercicio. Sin embargo, lo que no siempre se considera de la misma manera es el hecho de que aquello con que “alimentamos” nuestra mente ejerce también una poderosa impresión sobre nuestro ser entero; cuerpo, alma y espíritu. Mucho antes que la psiquiatría y la psicología modernas, Pablo comprendió la importancia de una mente sana.»iii

      1. (Proverbios 15:26) «El Señor aborrece los planes de los malvados,
            pero le agradan las palabras puras.»

      1. Es decir, pensamientos de hacer daño a otros.iv Donde hay planes, hay pensamientos.

    1. La pregunta aquí para todos es: ¿EN QUÉ ESTÁS PENSANDO? Pongamos cuidado a lo que dejamos entrar en nuestra mente.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Hellerman, Joseph H.. Philippians (Exegetical Guide to the Greek New Testament) (Kindle Locations 7426-7431). B&H Publishing Group. Kindle Edition.

ii William Menzies, Filipenses, la Epístola del Gozo, p. 132, Editorial VIDA (1983).

iii Ibid. p. 142.

iv Biblia de Estudio, la Biblia de las Américas, p. 859, The Lockman Foundation.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s