CAMINO A EMAÚS

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: CAMINO A EMAÚS

TEXTO: Lucas 24:13-32

«Aquel mismo día dos de ellos se dirigían a un pueblo llamado Emaús, a unos once kilómetros[a] de Jerusalén. 14 Iban conversando sobre todo lo que había acontecido. 15 Sucedió que, mientras hablaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a caminar con ellos; 16 pero no lo reconocieron, pues sus ojos estaban velados. 17 ¿Qué vienen discutiendo por el camino? —les preguntó. Se detuvieron, cabizbajos; 18 y uno de ellos, llamado Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único peregrino en Jerusalén que no se ha enterado de todo lo que ha pasado recientemente? 19  ¿Qué es lo que ha pasado? —les preguntó. ―Lo de Jesús de Nazaret. Era un profeta, poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo. 20 Los jefes de los sacerdotes y nuestros gobernantes lo entregaron para ser condenado a muerte, y lo crucificaron; 21 pero nosotros abrigábamos la esperanza de que era él quien redimiría a Israel. Es más, ya hace tres días que sucedió todo esto. 22 También algunas mujeres de nuestro grupo nos dejaron asombrados. Esta mañana, muy temprano, fueron al sepulcro, 23 pero no hallaron su cuerpo. Cuando volvieron, nos contaron que se les habían aparecido unos ángeles quienes les dijeron que él está vivo. 24 Algunos de nuestros compañeros fueron después al sepulcro y lo encontraron tal como habían dicho las mujeres, pero a él no lo vieron. 25 ¡Qué torpes son ustedes —les dijo—, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas! 26 ¿Acaso no tenía que sufrir el Cristo estas cosas antes de entrar en su gloria? 27 Entonces, comenzando por Moisés y por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras. 28 Al acercarse al pueblo adonde se dirigían, Jesús hizo como que iba más lejos. 29 Pero ellos insistieron: ―Quédate con nosotros, que está atardeciendo; ya es casi de noche. Así que entró para quedarse con ellos. 30 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. 31 Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. 32 Se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras?»

INTRODUCCIÓN

Esta mañana estuvimos hablando sobre el tema de la RESURRECCIÓN de nuestro SEÑOR y SALVADOR JESUCRISTO, y ahora este Drama que hemos presenciado, nos ha dejado el mismo mensaje bien claro. Así que brevemente estaremos siguiendo con el tema de la RESURRECCIÓN de JESUCRISTO. Que Dios bendiga Su Palabra predicada en esta noche.

LECCIÓN

  1. TRASFONDO. — Este encuentro que el SEÑOR tuvo con estos dos hombres, ocurrió en el día de Resurrección, mientras que ellos iban camino a un pueblo llamado Emaús, a unas 7 millas de distancia.

    1. Estos dos hombres no eran parte de los 11 apóstoles, y se menciona el nombre de uno de ellos solamente, Cleofas.

    1. Pero esta historia nos muestra que Dios usa a personas común, para hacer el trabajo que Él quiere hacer, y también que nuestro SEÑOR se preocupa por TODOS, aún por los que tal vez no son muy bien conocidos.

  1. Esperaban que hubiera sido el que Redimiera a Israel. (versos 15-17) «Sucedió que, mientras hablaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a caminar con ellos; 16 pero no lo reconocieron, pues sus ojos estaban velados. 17 ¿Qué vienen discutiendo por el camino? —les preguntó. Se detuvieron, cabizbajos»

    1. Estos dos hombres iban hablando en voz alta, al estilo Oriental, y al estilo de muchos de nosotros los latinos, que también tenemos esa costumbre.

      1. Estos dos hombres conocían a los apóstoles ya que sabían dónde encontrar a los 11 en Jerusalén (verso 33). Veamos algunas cosas:

      1. Seguramente que habían presenciado la crucifixión de lejos, y con toda seguridad, ellos habían concluido que JESUCRISTO había muerto en la cruz del Calvario.

        1. Según ellos, (verso 19b) «Era un profeta, poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo»

    1. Ellos abrigaban la esperanza que JESÚS era el MESÍAS, o el CRISTO. Quiere decir que estos dos hombres se sentían desilusionados.

      1. Ese era el tercer día desde la crucifixión, y habían oído que las mujeres habían encontrado al sepulcro vacío, y habían visto ángeles, pero no habían visto a JESÚS.

      1. Parece ser que ellos se habían enterado de la Resurrección y de las apariciones con ángeles, pero todavía no habían escuchado que JESÚS se había aparecido a algunas de las mujeres.

    1. Estos dos hombres habían perdido su esperanza, pero no habían perdido su deseo. A pesar de cómo se sentían, el tema de su conversación era JESUCRISTO. Tal vez ellos no habían pensado cuanto necesitaban a JESÚS, hasta el día cuando ellos pensaron que lo habían perdido.

  1. La importancia de Conocer las Sagradas Escrituras. (versos 25-27) «¡Qué torpes son ustedes —les dijo—, y qué tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas! 26 ¿Acaso no tenía que sufrir el Cristo estas cosas antes de entrar en su gloria?27 Entonces, comenzando por Moisés y por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras.»

    1. Estos hombres no le habían puesto atención a la necesidad que JESÚS entregara Su Vida en la Cruz del Calvario por la humanidad. Ellos se habían contagiado con el deseo común del pueblo de que el Cristo viniera a Reinar en Jerusalén, y que los librara del yugo Romano.

      1. Ellos no le habían puesto atención de cuanto necesitaban que JESÚS muriera por el pecado de ellos. «¿Acaso no tenía que sufrir el Cristo estas cosas antes de entrar en su gloria?»

    1. Nuestro SEÑOR tenía la costumbre de Probar por medio de las Sagradas Escrituras, que las mismas Escrituras hablan de Él.

      1. Con eso podemos estar seguros de que nuestro SEÑOR estaba probando que las Sagradas Escrituras tienen un origen Divino, y Su Venida a la tierra no fue una coincidencia, sino que había sido PROFETIZADO de antaño, y esas profecías, se habían cumplido.

      1. Podemos ver a nuestro SEÑOR usando las Escrituras cuando es tentado por Satanás (Mateo 4:1-11).

      1. Podemos verlo en la sinagoga de Nazaret (Lucas 4:20-22), que después de haberles leído en el libro de Isaías, se sentó y les dijo:

        1. «Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente, 21 y él comenzó a hablarles: «Hoy se cumple esta Escritura en presencia de ustedes». 22 Todos dieron su aprobación, impresionados por las hermosas palabras[f] que salían de su boca. «¿No es este el hijo de José?», se preguntaban.»

  1. ¿No ardía nuestro corazón? Habían llegado al final del camino, y ellos invitan al Salvador que se quedara con ellos ya que se estaba poniendo el sol. Durante todo el largo camino, habían estado oyendo a JESÚS hablar y citar el comienzo del Antiguo Testamento con Moisés, hasta los Profetas, de cómo las Escrituras mencionan la necesidad de que el Cristo muriera en la Cruz del Calvario, y el corazón de ellos comenzaba a arderles al estar oyendo las propias Palabras del Salvador.

    1. No hay nada mejor para el ser humano que el Espíritu Santo haga ARDER a las Sagradas Escrituras en nuestras vidas, así como les ardía a esos dos hombres su corazón en el camino con nuestro SEÑOR.

      1. (Versos 29-32) «Al acercarse al pueblo adonde se dirigían, Jesús hizo como que iba más lejos. 29 Pero ellos insistieron: ―Quédate con nosotros, que está atardeciendo; ya es casi de noche. Así que entró para quedarse con ellos. 30 Luego, estando con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. 31 Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él desapareció. 32 Se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón mientras conversaba con nosotros en el camino y nos explicaba las Escrituras?»

    1. Cuando ellos ven como JESÚS tomó el pan, lo bendijo, y lo partió, que se les abrieron los ojos. ¿Cuántas veces no vieron ellos a JESÚS hacer eso en el pasado?

  1. ¡Cristo Vive! Noten que estos hombres no pudieron dejar las nuevas de lo que habían visto para el día siguiente. Así de cansados, emprendieron el viaje de 7 millas de regreso caminando (Versos 33-35).

    1. Nótese que el MENSAJE QUE CRISTO VIVE fue el mensaje que estos dos hombres llevaron a otros sin tardar.

    1. Que lección tan grande para nosotros sobre la gran responsabilidad de compartir con los demás las BUENAS NUEVAS.

    1. Para concluir, recordemos la importancia que las Sagradas Escrituras deben tener en nuestra vida personal. (Juan 20:31) «Pero éstas se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer en su nombre tengan vida

CONCLUSIÓN

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.