Cuando la Salvación llega al hogar

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: Cuando la Salvación llega al hogar

TEXTO: Hechos 16:29-31

«El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas. 30 Luego los sacó y les preguntó: —Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo? 31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.»

INTRODUCCIÓN:

Esta historia es bastante conocida por la mayoría de creyentes, y también ha sido malinterpretada por muchos. La realidad es que, en esta historia encontramos el tema de la importancia que las puertas de un hogar se abran para el Evangelio. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. Una noche en la cárcel

  3. La intervención Divina

  4. Una pregunta en medio de la desesperación

  5. Una decisión para la conversión

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. Comenzamos nuestra lección en la ciudad de Filipo, con la hermosa historia del apóstol Pablo y su compañero de ministerio, Silas. Ellos habían sido echados en la cárcel simplemente por expulsar a un demonio que controlaba a una joven esclava, que adivinaba. Pero al salir el demonio, ya no podía adivinar. Cuando los amos de la joven esclava se dieron cuenta que se les había acabado su fuente de dinero, se enojaron mucho por la pérdida de sus ganancias (Hechos 16:16-18)

    1. Ellos los llevaron a los magistrados y los acusaron, los cuales ordenaron que Pablo y Silas fueran azotados, sin preguntar si eran ciudadanos Romanos, y echados en la cárcel, algo que no podían hacerles a los ciudadanos Romanos.

    1. El mundo está lleno de gente sin escrúpulos como los amos de esta pobre esclava, que la usaban para sus propios intereses.

  1. Una noche en la cárcel. (Hechos 16:22-24) «Entonces la multitud se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados mandaron que les arrancaran la ropa y los azotaran. 23 Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. 24 Al recibir tal orden, éste los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo.»

    1. Pablo y Silas estaban adoloridos, ya que los habían azotado y puestos en el área interior de la cárcel como si fueran criminales peligrosos.

      1. Poner los pies en el cepo, era una manera de torturar a los presos por medio de dos tablas provistas de sendos agujeros. Como dice Antonio Ropero, no se usaban solamente por seguridad, sino como castigo y tortura.i

    1. En esa condición que ellos estaban, sin poder moverse, y llenos de dolor por las heridas y sus pies fijos como si fueran los peores criminales, ellos demuestran su confianza en DIOS.

      1. El interior de la cárcel seguramente que estaba oscuro, frío, e infectado de insectos.

      1. Dormir esa noche, seguramente que hubiera sido casi imposible.

    1. ¿Cuánta gente no hubiera maldecido en esas circunstancias? Pero ellos deciden cantarle a DIOS. Pablo y Silas se podían haber quejado, pero deciden alabar y glorificar a DIOS.

      1. Es en las circunstancias adversas, donde debemos recordar que nuestro socorro no viene de las quejas, ni de renegar. Nuestro socorro viene de nuestro SEÑOR. El Salmo 121:1-2 dice:

        1. «A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra.»

  1. La intervención Divina. Los cantos entonados por Pablo y Silas eran un testimonio para los otros presos. Ellos estaban testificando del poder de DIOS a través de los cantos, en medio del dolor físico que estaban experimentando.

    1. Pero a medianoche, un acto del PODER Divino de DIOS causa un terremoto tan fuerte, que estremeció la cárcel causando bastante daño.

      1. No sabemos si el terremoto se limitó a la cárcel solamente, o si se pudo sentir en el resto de la ciudad, pero lo más probable es que el efecto del temblor se limitó a la cárcel, porque era una demostración del Poder de DIOS. Hechos 16:25-28 dice:

        1. «A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban. 2 26 De repente se produjo un terremoto tan fuerte que la cárcel se estremeció hasta sus cimientos. Al instante se abrieron todas las puertas y a los presos se les soltaron las cadenas. 27 El carcelero despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada y estuvo a punto de matarse, porque pensaba que los presos se habían escapado. Pero Pablo le gritó: 28 —¡No te hagas ningún daño! ¡Todos estamos aquí!»

    1. El carcelero, o el jefe de la cárcel, era responsable por cada uno de los presos. Si un preso sé escapaba, el carcelero era condenado a muerte. En este caso, el carcelero parece que vio tanto daño a la cárcel, que pensó que todos los presos se habían escapado.

      1. El carcelero toma la espada para suicidarse, cuando Pablo lo vio, le gritó para decirle que todos estaban ahí. ¿Por qué no se habían ido los presos? Podemos estar seguros que el Temor del SEÑOR había caído sobre todos los que estaban en la cárcel, y simplemente se habían quedado en su lugar. Con toda seguridad, ¡DIOS estaba en ese lugar!

  1. Una pregunta en medio de la desesperación. (Hechos 16:29-31) «El carcelero pidió luz, entró precipitadamente y se echó temblando a los pies de Pablo y de Silas. 30 Luego los sacó y les preguntó: —Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo? 31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.»

    1. Esa pregunta nos muestra con toda seguridad que, el carcelero había oído la historia de la joven endemoniada que había sido libertada por el poder de DIOS.

      1. También podemos estar seguros que él había escuchado los cantos de Pablo y Silas. ¡Qué testimonio tan hermoso!

    1. La respuesta que el carcelero recibe por parte de Pablo es simple: «Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron.»

      1. Notemos que este carcelero había sido consumido por el miedo que el terremoto le había ocasionado, porque no era un simple terremoto.

        1. El carcelero sabía muy bien lo que había ocurrido antes y después del terremoto; no había sido una casualidad.

        1. Este carcelero al ver a Pablo y a Silas, y notar que ningún preso se había escapado, sabía muy bien que el PODER de DIOS lo había hecho.

      1. La respuesta de Pablo es simple, no había nada extraño que el carcelero tenía que hacer, sino creer que JESUCRISTO es el Hijo de DIOS. Es por medio de la fe en JESUCRISTO que recibimos la Justificación.

        1. Es solamente por fe, y no por nada que nosotros podamos hacer. Solamente el poder de DIOS puede transformar nuestras vidas.

    1. Esta última cláusula: «tú y tu familia serán salvos», no quiere decir que automáticamente la esposa y los hijos serían salvos.

      1. Hay muchos que creen que la salvación se hereda, pero debemos recordar el dicho antiguo que dice que DIOS es Padre, pero no es Abuelo. Cada miembro de la familia tenía que confiar en JESUCRISTO para ser salvo.

        1. Si por medio de la salvación del padre, los hijos automáticamente llegan a ser salvos, entonces sería lo mismo si el padre no cree, entonces todos los hijos también serían condenados.

          1. La salvación es INDIVIDUAL y toda persona tiene que responder al llamado de DIOS para ser salvo.

      1. Pablo Hoff lo explica de esta manera:

        1. «Con esto, Pablo no quiso decir que toda la casa del carcelero sería salva simplemente porque él lo fuera. Sin embargo, Pablo quería que el carcelero supiera que la oferta no se limitaba a él, sino que el mismo tipo de fe le llevaría salvación a todo el que creyera. Sin duda, pudo ver que el terremoto y sus consecuciones los habían afectado a todos. Quería verlos salvos a todos, y no solo a uno.»ii

    1. ¡Qué importante es que los padres y madres entreguen sus vidas a JESUCRISTO y así poder abrir la puerta del Evangelio para que sus hijos sigan en sus pasos!

  1. Una decisión para la conversión. (Hechos 16:32-34) «Luego les expusieron la palabra de Dios a él y a todos los demás que estaban en su casa. A esas horas de la noche, el carcelero se los llevó y les lavó las heridas; en seguida fueron bautizados él y toda su familia. 33 34 El carcelero los llevó a su casa, les sirvió comida y se alegró mucho junto con toda su familia por haber creído en Dios.»

    1. El carcelero entregó su vida a JESUCRISTO en ese mismo lugar, y a esa hora de la noche, se los llevó a su casa, y les lavó las heridas.

      1. Un acto de humildad por parte del carcelero que, nos muestra que había tenido un encuentro genuino con el SEÑOR.

    1. A esa hora de la noche, el carcelero y su familia fueron bautizados.

      1. No hay duda que fueron todos los que tenían edad para decidir, al escuchar lo que había ocurrido en la cárcel, entendieron el mensaje del Evangelio y también hicieron la decisión de entregar sus vidas a JESUCRISTO.

      1. Nadie puede ser salvo por medio de otra persona.

      1. Nadie puede ir al cielo porque heredó la salvación por medio de otra persona. Romanos 3:23 dice:

        1. «Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios

      1. Eso quiere decir que toda persona, sea joven, adulto, grande, pequeño, necesita arrepentirse de sus pecados para recibir la salvación.

    1. Para concluir, esta lección nos debe hacer pensar en la importancia que el Evangelio llegue a nuestras propias vidas, y así también a nuestros hogares.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Antonio Ropero Berboza, Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia, p. 440, Editorial CLIE: 2013.

ii Pablo Hoff, El Libro de los Hechos, p. 192, Editorial VIDA: 1983.

Anuncios

El hombre que decidió obedecer a Dios

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: El hombre que decidió obedecer a DIOS

TEXTO: Daniel 6:9-16

«El rey Darío expidió el decreto y lo puso por escrito.10 Cuando Daniel se enteró de la publicación del decreto, se fue a su casa y subió a su dormitorio, cuyas ventanas se abrían en dirección a Jerusalén. Allí se arrodilló y se puso a orar y alabar a Dios, pues tenía por costumbre orar tres veces al día.11 Cuando aquellos hombres llegaron y encontraron a Daniel orando e implorando la ayuda de Dios, 12 fueron a hablar con el rey respecto al decreto real: —¿No es verdad que Su Majestad publicó un decreto? Según entendemos, todo el que en los próximos treinta días adore a otro dios u hombre que no sea Su Majestad, será arrojado al foso de los leones. —El decreto sigue en pie —contestó el rey—. Según la ley de los medos y los persas, no puede ser derogado. 13 —¡Pues Daniel —respondieron ellos—, que es uno de los exiliados de Judá, no toma en cuenta a Su Majestad ni al decreto que ha promulgado! ¡Todavía sigue orando a su Dios tres veces al día! 14 Cuando el rey escuchó esto, se deprimió mucho y se propuso salvar a Daniel, así que durante todo el día buscó la forma de salvarlo.15 Pero aquellos hombres fueron a ver al rey y lo presionaron: —No olvide Su Majestad que, según la ley de los medos y los persas, ningún decreto ni edicto emitido por el rey puede ser derogado. 16 El rey dio entonces la orden, y Daniel fue arrojado al foso de los leones. Allí el rey animaba a Daniel: —¡Que tu Dios, a quien siempre sirves, se digne salvarte

INTRODUCCIÓN:

Cuando uno pregunta sobre héroes, o tal vez sobre personas importantes, muchos enseguida mencionan a los artistas de la televisión, o a deportistas, o tal vez a cantantes famosos. Pero la vida de muchas de esas personas a veces está bien lejos de ser ejemplar. ¿Cuántos artistas no se casan y se divorcian una tras otra vez? ¿Cuántos aún son detenidos por la policía por conducir sus automóviles bajo los efectos del alcohol?

Sin embargo, las Sagradas Escrituras nos muestran ejemplos de hombres y mujeres que llegaron a ser HÉROES DE LA FE por el simple hecho de haber OBEDECIDO a DIOS antes que, a los hombres, poniendo sus vidas en peligro por el hecho de esa decisión. En nuestra lección pasada estuvimos hablando sobre cómo Daniel PROPUSO en su corazón no contaminarse. En esta noche estaremos viendo cómo es que el profeta Daniel tuvo que seguir haciendo decisiones como esa primera de no contaminarse. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. La fidelidad no es para una sola vez

  3. La devoción a Dios probada

  4. El propósito de ser fiel a Cristo

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. – En nuestra lección pasada hablamos de cómo Daniel fue llevado cautivo con cientos de personas a Babilonia, la capital del imperio Babilónico o Caldeo. Pero ahora en el capítulo SEIS, han pasado unos 66 años desde ese primer cautiverio.

    1. El imperio Medo-Persa había conquistado a los babilonios, y ahora reinaba el rey Darío el medo, sobre Babilonia.

    1. Bajo el nuevo gobierno Medo-Persa, Daniel había sido nombrado uno de los TRES administradores del reino, pero como dice el Verso 3:

      1. «Y tanto se distinguió Daniel por sus extraordinarias cualidades administrativas, que el rey pensó en ponerlo al frente de todo el reino.»

  1. La fidelidad no es para una sola vez. – En nuestra lección pasada estuvimos hablando sobre como el joven Daniel PROPUSO en su corazón, o sea que HIZO LA DECISIÓN de no contaminarse con la comida del rey. Esa era una decisión de FIDELIDAD a DIOS.

    1. Para los seres humanos, el tema de la fidelidad es asociada a como la gente se comporta con sus semejantes o con su cónyuge. En otras palabras, la fidelidad para muchos es algo temporal; solamente mientras convenga.

    1. Pero la fidelidad que requiere Dios no es para conveniencia nuestra, sino que es requerida por DIOS como OBEDIENCIA y como único uno puede llegar a estar cara a cara con DIOS en el más allá.

      1. En otras palabras, la OBEDIENCIA a DIOS muestra que la persona ha tenido un encuentro con el SEÑOR. En el Nuevo Pacto podemos decir que la persona ha NACIDO DE NUEVO.

        1. (1ª Juan 2:3) «¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos.»

    1. Daniel sabía muy bien eso y puso la DECISIÓN en la PESA, o en la BALANZA, como podemos decir en término común, para ver cuál era el beneficio que más iba a durar.

      1. El beneficio de comer de los manjares servidos en la corte del rey era algo pasajero, mientras que la OBEDIENCIA a DIOS, produce VIDA ETERNA.

  1. La devoción a Dios probada. – Daniel era bien joven cuando fue llevado cautivo a Babilonia según leemos en el capítulo uno del libro de Daniel. En el capítulo Sexto, que es el Texto que hemos leído esta noche, Daniel tenía entre 85 a 90 años de edad. ¡Era un anciano!

    1. Noten que Daniel había sido siempre entregado a obedecer a Dios. En Daniel 6:4 dice:

      1. «Entonces los administradores y los sátrapas empezaron a buscar algún motivo para acusar a Daniel de malos manejos en los negocios del reino. Sin embargo, no encontraron de qué acusarlo porque, lejos de ser corrupto o negligente, Daniel era un hombre digno de confianza

    1. Daniel era Digno de confianza por su devoción a DIOS. Sin embargo, ¿Cuánta gente corrupta no encontramos en todo gobierno?

      1. Daniel había tenido la oportunidad vez tras vez de ser un hombre común con los fines puestos en las cosas terrenales solamente. Pero él decidió que era de más valor la OBEDIENCIA a DIOS, con PROMESA de VIDA ETERNA.

    1. Pero noten que su devoción a DIOS fue probada en más de una ocasión como ya hemos podido ver. Esta vez fue la ENVIDIA de los otros que trabajaban también para el rey, aludiendo al rey Darío con vanagloria para pasar una ley idólatra e injusta que ponía la vida de su fiel siervo en peligro.

      1. Daniel fue echado en un foso de leones por su DEVOCIÓN A DIOS. Así que a pesar de los años que había trabajado en la corte de los babilonios y ahora de los Medo- Persas, Daniel pone una vez más la decisión en la BALANZA, y decidió ser fiel a DIOS. Daniel había puesto sus ojos no en las cosas perecederas, sino en las eternas.

        1. 2ª Corintios 4:18 dice: «Así no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.»

  1. El propósito de ser fiel a Cristo. – Daniel tal como había propuesto en su corazón cuando joven de no contaminarse, propuso seguir adorando al ÚNICO y VERDADERO DIOS. Vemos que después de oír el EDICTO del rey, Daniel hizo como siempre hacía, y era abrir las ventanas y orar TRES veces al día mirando hacia Jerusalén. ¡Qué valor de este hombre anciano que desde joven, había decidido ser FIEL a DIOS HASTA LA MUERTE.

    1. De igual manera nuestro SEÑOR JESUCRISTO exige FIDELIDAD de nosotros con PROMESA de VIDA ETERNA. Juan 8:51 dice:

      1. «Ciertamente les aseguro que el que cumple mi palabra, nunca morirá

    1. Veamos lo que cumplir en cuanto a DIOS no es:

      1. Cumplir no es dejarlo a medias.

      1. Cumplir no es asentir con la cabeza solamente.

    1. Veamos lo que cumplir es en cuanto a lo que DIOS exige:

      1. Cumplir es llevar a cabo una tarea señalada para un tiempo; en este caso, es la ETERNIDAD.

      1. Cumplir es un ESTILO de VIDA; es una DECISIÓN que uno hace todo el tiempo.

      1. Cumplir es OBEDECER.

      1. Cumplir es FIDELIDAD a DIOS.

  1. Resumen. – Daniel escogió la FIDELIDAD A DIOS sabiendo que ella conduce a la vida eterna. Nosotros debemos escoger igual, sabiendo que nuestro SALVADOR nos prometió VIDA ETERNA. Así una vez más podemos preguntarnos y responder como nos dice el Texto Sagrado: «¿Cómo sabemos si hemos llegado a conocer a Dios? Si obedecemos sus mandamientos.» (1ª Juan 2:3).

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Nueva Versión Internacional.

**Actualizado 07-02-2014.