El Temor del SEÑOR vs. El temor del Hombre

Por: pastor Daniel Brito

TÍTULO: El Temor del SEÑOR vs. El temor del Hombre

TEXTO: Proverbios 29:25-26

«Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado. 26 Muchos buscan el favor del gobernante, pero la sentencia del hombre la dicta el Señor.»

INTRODUCCIÓN:

Los días en que vivimos son días de DECISIONES constantes, ya que todo lo que en este país y cultura era considerado como bueno, ahora está siendo considerado como malo; al igual que lo que antes era considerado malo, ahora es considerado bueno. Eso lo vemos en los cambios sociales sobre el MATRIMONIO, sobre el VALOR de la vida, y sobre el libertinaje sexual. En realidad, podemos decir que estamos viviendo los días como los de Noé y Sodoma y Gomorra. Trataremos los siguientes puntos:

  1. Trasfondo

  2. Lo que el temor a los hombres puede hacer

  3. Una Preciosa Promesa para aquí en la tierra

  4. Una Promesa Eternal

LECCIÓN:

  1. Trasfondo. El Verso 25 nos muestra que es el SEÑOR JEHOVÁ quien LIBRA, y el 26 quien da la SENTENCIA. Ambos Proverbios nos muestran que la CONFIANZA en HOMBRES lleva a la desgracia, mientras la CONFIANZA en DIOS, es la única que puede SALVAR.

  1. Lo que el temor a los hombres puede hacer. A veces conduce a los hombres a la cobardía moral, y/o a grandes pecados.

    1. Como ejemplo, Herodes Antipas, había puesto en la cárcel a Juan el Bautista pero aun así, él temía a Juan. O sea, él sabía que Juan era un Profeta de DIOS.

      1. Sin embargo, cuando Salomé, la hija de Herodías, la mujer de Herodes, bailó delante del rey en la fiesta para homenajearlo, Herodes le prometió darle lo que ella quisiera. Ella le pidió la cabeza de Juan el Bautista.

      1. Por MIEDO a lo que iban a decir o pensar de él sus invitados, mandó que decapitaran a Juan el Bautista.

        1. (Marcos 6:25-29) «En seguida se fue corriendo la muchacha a presentarle al rey su petición: —Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista. 26 El rey se quedó angustiado, pero a causa de sus juramentos y en atención a los invitados, no quiso desairarla. 27 Así que en seguida envió a un verdugo con la orden de llevarle la cabeza de Juan. El hombre fue, decapitó a Juan en la cárcel 28 y volvió con la cabeza en una bandeja. Se la entregó a la muchacha, y ella se la dio a su madre. 29 Al enterarse de esto, los discípulos de Juan fueron a recoger el cuerpo y le dieron sepultura.»

    1. Pilato decidió entregar al SEÑOR JESÚS para que fuera CRUCIFICADO aunque no había encontrado nada malo en Él, por MIEDO a que el pueblo lo denunciara al Emperador Romano.

      1. (Mateo 27:24) «Cuando Pilato vio que no conseguía nada, sino que más bien se estaba formando un tumulto, pidió agua y se lavó las manos delante de la gente. —Soy inocente de la sangre de este hombre —dijo—. ¡Allá ustedes!»

    1. El apóstol Juan nos dice que muchos Judíos habían creído en JESUCRISTO, pero por MIEDO a que los Fariseos los expulsaran de la Sinagoga, no lo expresaban.

      1. (Juan 12:42-43) «Sin embargo, muchos de ellos, incluso de entre los jefes, creyeron en él, pero no lo confesaban porque temían que los fariseos los expulsaran de la sinagoga. 43 Preferían recibir honores de los hombres más que de parte de Dios.»

      1. Noten como dice: «Preferían recibir honores de los hombres más que de parte de Dios.»

    1. Por causa del MIEDO al que «dirán» o que «pensarán», o de perder sus AMIGOS/AS, muchas personas no van a una iglesia o no dejan de hacer aquello que no le AGRADA a DIOS.

      1. Ese TEMOR ha llevado a muchos a RECHAZAR al SEÑOR JESÚS y a ser condenados al infierno (Apocalipsis 21:8).

      1. Ese TEMOR también impide que muchos CONFIESEN al SEÑOR JESÚS con su boca, por MIEDO al que DIRÁN. El que hace eso debe recordar lo que dice Romanos 10:10:

        1. «Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.»

  1. Una Preciosa Promesa para aquí en la Tierra.

    1. Nuestro Texto en TRES VERSIONES: (Proverbios 29:25) «Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado.»

      1. La Biblia de las Américas dice: «El temor al hombre es[s] un lazo, pero el que confía en el Señor estará seguro»

      1. DIOS Habla Hoy dice: «El miedo a los hombres es una trampa, pero el que confía en el Señor estará protegido.»

    1. Debemos notar la importancia de nuestro Texto, y es que aquí, en esta vida terrenal, el creyente puede estar SEGURO o LIBRE del TEMOR a lo que OTROS digan o piensen, pero también al MIEDO REPENTINO del mal que acecha en este mundo.

      1. Lo mismo podemos decir de la enfermedad o la adversidad, ya que en tiempos de angustia, el creyente puede encontrar REFUGIO en el SEÑOR. Proverbios 18:10 dice:

        1. «Torre inexpugnable es el nombre del Señor; a ella corren los justos y se ponen a salvo.»

        1. El Salmo 46:1-2 dice:

          1. «Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar»

    1. Matthew Henry nos dice en su comentario que, se cuenta que Martín Lutero, el gran Reformador del siglo 16, cuando escuchaba malas noticias decía: ¡Vamos a cantar el Salmo 46!i

  1. Una Promesa Eternal. (Romanos 8:35-39)) «¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? 36 Así está escrito: «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte;¡nos tratan como a ovejas para el matadero!» 37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.»

    1. Debemos notar que el TEMOR AL SEÑOR es el fruto de una vida que ha NACIDO DE NUEVO.

    1. Así como dice nuestro Texto, el creyente que ha puesto su confianza en el SEÑOR, puede estar SEGURO que en las MANOS del SALVADOR, su vida está segura. O sea, su FUTURO ETERNO está seguro.

      1. Ni demonios, ni adversidad, ni enfermedad, nada SEPARA al creyente que ha puesto su CONFIANZA en JESUCRISTO de DIOS.

    1. Para terminar nuestra lección, hemos podido aprender que el TEMOR AL SEÑOR lleva a la VIDA ETERNA. Es nuestra oración que esa sea la decisión de toda persona aquí presente.

Conclusión

Oremos…

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

Notas:

i Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 586, editorial CLIE.

Castillo Fuerte es nuestro DIOS

Por: pastor Daniel Brito

Título: Castillo Fuerte es nuestro DIOS

Texto: Salmo 46:1-3
«Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia.
2 Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar; 3 aunque rujan y se encrespen sus aguas, y ante su furia retiemblen los montes»

Introducción
En estos tiempos donde hemos experimentado terremotos y calamidades en distintos lugares del mundo, este hermoso Salmo nos hace recordar que en medio de la tribulación, Dios es nuestro amparo y fortaleza. Trataremos los siguientes puntos:

1) Seguridad en DIOS
2) La confianza vence el temor
3) La Suficiencia de DIOS
4) La Supremacía de DIOS

Lección

1. Seguridad en DIOS. – Este Salmo ha sido de mucha inspiración para los Cristianos por siglos, que lo han cantado en forma de himno, y de coro también. La Biblia de las Américas dice en el verso uno: “Dios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.”

a. Un Amparo o un Refugio, es lo que se encuentra dentro de una fortaleza. Una fortaleza antigua nos recuerda las ciudades amuralladas, o aún los castillos de antes que estaban protegidos por murallas gruesas que difícilmente se podían penetrar.

b. Ese lugar es nuestro SEÑOR que en Su Fidelidad, nunca desampara a los Suyos, sin importarle raza o nacionalidad.

2. La confianza vence el temor. – El creyente nunca está solo, puede ser que esté pasando por tentaciones y pruebas, pero dentro de la Fortaleza que es nuestro SEÑOR, encuentra el amparo y la protección necesaria. ¡Cuánto necesitamos a Dios TODO el tiempo y en todo lugar! Es por eso que al poner la confianza en el SEÑOR, es como entrar en un Castillo Fuerte, bajo la Protección del Todo Poderoso.

a. Matthew Henry nos dice en su comentario que, se cuenta que Martín Lutero, el gran Reformador del siglo 16, cuando oía malas noticias decía: ¡Vamos a cantar el salmo 46![1]

b. Debemos notar que una cosa es el confesar a nuestro SEÑOR como nuestra fortaleza, y otra es el poder decir como el verso dos: “no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar.” Y eso es lo más importante.

c. Confiar en el SEÑOR es una entrega, es obediencia, es someterse a Él. Es fruto del Arrepentimiento y el Nuevo Nacimiento.

3. La Suficiencia de DIOS. – (Salmo 46:4-5) “Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, la santa habitación del *Altísimo. 5 Dios está en ella, la ciudad no caerá; al rayar el alba Dios le brindará su ayuda.”

a. El salmista observa que la Paz de Jerusalén, la Ciudad de Dios, con el lugar santo en ella, o sea el Templo donde Dios daba a conocer su Nombre, estaba seguro por DIOS. En otras palabras, la Presencia de Dios es comparada a: río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, la santa habitación del *Altísimo.

b. Noten también que el Salmo 1:3 habla del hombre BIENAVENTURADO o DICHOSO que está plantado junto a la orilla de un río; mostrando la BENDICIÓN de DIOS sobre los que le temen.

i. “Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!”

4. La Supremacía de DIOS. – (Salmo 46:-11) “Se agitan las naciones, se tambalean los reinos; Dios deja oír su voz, y la tierra se derrumba. 7 El Señor *Todopoderoso está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah 8 Vengan y vean los portentos del Señor; él ha traído desolación sobre la tierra. 9 Ha puesto fin a las guerras en todos los confines de la tierra; ha quebrado los arcos, ha destrozado las lanzas, ha arrojado los carros al fuego. 10 «Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra!» 11 El Señor Todopoderoso está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah.

a. Al comenzar nuestra lección, pudimos ver que en medio de los peligros y calamidades que se conocen como “naturales”, encontramos que nuestro SEÑOR es un CASTILLO FUERTE. Ahora vemos que en medio de las “agitaciones” políticas de las naciones, y de las guerras y rumores de guerras, encontramos que nuestro SEÑOR ES NUESTRO REFUGIO.

b. Esa SEGURIDAD no quiere decir que el Creyente no va a morir, al contrario, eso es inevitable, sino que abarca a la SEGURIDAD de que en el SEÑOR, tenemos VIDA ETERNA. Esa en realidad es la SEGURIDAD más importante que una persona puede tener. JESUCRISTO dijo en Juan 5:21-24:

i. “Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él le place.22 Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo,23 para que todos honren al Hijo como lo honran a él. El que se niega a honrar al Hijo no honra al Padre que lo envió. 24 »Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.”

c. Concluimos con las palabras del gran predicador del siglo 19, Charles Spurgeon:

i. “No olvidemos el hecho de que Dios es nuestro refugio tanto ahora mismo, en este presente momento, como lo era cuando David escribió estas palabras. Dios solo es nuestro todo. Todos los demás refugios son refugios de mentiras; toda otra fuerza es debilidad, porque el poder pertenece a Dios; pero como Dios es suficiente en todo, nuestra defensa y poder están a la altura de todas las situaciones apuradas.”[2]

 

Conclusión

Oremos….

Notas:
1. Francisco Lacueva, Comentario Bíblico de Matthew Henry, p. 586, editorial CLIE.
2. Charles Spurgeon, El Tesoro de David.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional, y la Biblia de las Américas.

**PARA DESCARGAR EL PDF O COMPARTIR, PULSE AQUÍ,